Pan naan con paté de anacardos y ensalada crujiente

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Pan naan con paté de anacardos y ensalada crujiente
Pancito, cremita, verdurita / EL COMIDISTA.

¿Quién quiere una sola receta pudiendo tener tres que funcionan estupendamente juntas y por separado? Ese es el caso de la propuesta de hoy, que consta de un pan base, un untable y una ensalada fresca y crujiente que por separado podrían tener otros usos bastante divertidos. Aunque al ver tres pasos es posible que los más vagoncios ocupados os echéis atrás, pero os aseguro que el proceso completo no lleva mucho tiempo: la parte más larga es la del remojo y el levado, y precisamente ahí vosotros no tenéis que hacer nada.

Para empezar, el pan indio naan –vilmente mangado a Ibán Yarza, para variar– no tiene ningún secreto. Unos minutos (pocos) de amasado, una hora de levado, cortar, dar forma y levar un rato más, hasta ahí no difiere mucho de los panes más básicos, excepto porque este no necesita horno. O sea, puede hacerse en el horno, pero queda mejor en la sartén, donde se controla perfectamente su punto de cocción y no se tarda más de tres minutos por pan. A la masa se le puede añadir alcaravea, queso rallado, ajo o especias al gusto, aguanta unos días en la nevera y se puede congelar sin problema. Os lo podéis comer prácticamente con cualquier cosa, incluso solo, especialmente si la masa lleva cosas que le den alegría.

Después, el paté de anacardo, una maravilla de sabor y textura que me descubrió Carla, una amiga intolerante a la lactosa cuyo instagram es una fuente inagotable de trucos fantásticos sobre maquillaje y comida sana. También se puede tunear a muerte y su textura es muy agradable, a medio camino entre un hummus muy cremoso y un queso de untar. Vale la pena hacer más cantidad y guardarlo en la nevera, y se le puede poner cebolla deshidratada, chile fresco o seco, especias o, como me sugirieron ayer Genís y Carlos de la discográfica Arre Austrohúngaro, una combinación de albahaca, lima y ajo que sonaba cañón. Yo había pensado ponerle ras el hanout, pero charlando con Xesco Bueno me enteré de que contenía proteína animal en forma de cochinilla, un insecto que se usa para dar color a la comida desde hace siglos.

Y para terminar, una ensalada que mezcla verduras de la temporada que entra, como la remolacha y la calabaza, con una que se termina (el hinojo). Todas en crudo, cortadas pequeñas o picadas, dan como resultado una ensalada crujiente y llena de sabor que podría acompañar una carne o pescado a la plancha o al horno, o incluso, con pescado picado a cuchillo y algo más de limón, convertirse en un tartar sui generis.

Las tres preparaciones juntas tienen el punto perfecto de contraste fresco-cremoso-caliente-frío-crujiente que forma, a mi humilde parecer, el bocado ideal. Aunque os he puesto las recetas base, en esta preparación en concreto mi naan ideal lleva ajo –un diente rallado en la masa– y remataría la ensalada con un buen puñado de cilantro (pero no lo he puesto porque soy consciente de que últimamente si me dejo ir se lo pongo hasta al café).

Las cantidades están calculadas para 4 personas.

Pan naan

Ingredientes
  • 300 g de harina de fuerza
  • 6 g de sal
  • 6 g de levadura fresca
  • 75 ml de agua tibia
  • 1 yogur natural
  • 40 gr de mantequilla derretida (o aceite de oliva) y un poco más para el reposo

1. Diluir la levadura en el agua y dejar que se active durante unos 10 minutos. Añadir la harina y la sal mezcladas y el yogur, amasando hasta obtener una masa homogénea y elástica. Hacer el primer levado en un bol untado con un poco de aceite, tapado con un trapo húmedo y al abrigo de corrientes de aire hasta que doble su volumen.

2. Desgasar la masa –amasándola un poco– y dividirla en 4 partes. Darles forma de bola y, sobre una superfície lisa enharinada y con la ayuda de un rodillo, darle forma redondeada u ovalada (y del tamaño de un plato, más o menos). Dejar levar unos 20 minutos antes de hacerlos.

3. En una sartén muy caliente, poner –de uno en uno– los panes pincelados con los dos lados con aceite o mantequilla. Cuando la masa empiece a hacer burbujas, es el momento de darles la vuelta. Si no se van a consumir inmediatamente, envolverlos en un paño para que no se sequen.

Para el paté de anacardos

Ingredientes

  • 100 g de anacardos crudos
  • 1 cucharadita de pasta de curry
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de Marmite o levadura nutricional (opcional)
  • 1 cucharada de cebollino picado
  • Sal al gusto
  • 150 ml de agua o leche vegetal sin endulzar

1. Remojar los anacardos en agua entre 3 y 8 horas. Este paso es opcional, y se puede solventar añadiendo más agua durante el proceso, pero la textura mejora con el remojo.

2. Ponerlos en una batidora o robot de cocina con el resto de ingredientes menos el cebollino y el agua o la leche vegetal. Añadir esta última poco a poco (seguramente no hará falta toda) hasta conseguir la textura deseada.

3. Rectificar de sal y añadir el cebollino picado, mezclando con un tenedor. Reservar.

Para la ensalada crujiente

Ingredientes

  • 1 remolacha mediana
  • 150 g de calabaza sin piel
  • 1 cebolleta
  • 1 bulbo pequeño de hinojo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de zumo de lima
  • Sal
  • Pimienta

1. Eliminar la capa externa de la cebolleta y la parte más dura del hinojo y pelar la remolacha. Cortar todas las verduras a daditos o rallarlas, aliñarlas con el aceite, el zumo de lima, sal, pimienta y las hojitas tiernas del hinojo.

Montar el plato poniendo el naan como base, untando encima un poco de paté y terminando con la ensalada crujiente. Para comerlo cómodamente, lo mejor es enrollarlo, y a disfrutar.

Comentarios

Lo tuoy con el cilantro es como lo mio con el jengibre
Me encanta la propuesta de hoy, deliciosas las tres cosas. El pan naan que rico y parece sencillo de hacer!Saludos y buen jueves!
Madre mía que bueno! Aunque tienes razón que cuando he visto tres pasos casi me agobio :D :D Nosotras hoy te traemos el postre y es también más fácil imposible: 4 ingredientes y 3 pasos!! Tarta de chocolate y plátano: http://www.conextradequeso.com/2014/10/09/tarta-de-chocolate-y-platano/ Feliz jueves!
Me chifla el Naan, sobre todo el de coco. ¡¡Qué ganas de prepararlo!!
Aplausos y ovaciones! Muchas gracias por la triple receta es hoy, es un plato para disfrutar sólo o en compañía. Compartimos con vosotros Baba Ganush, literalmente traducido significa coqueto y vicioso. http://dosyemas.com/index.php/baba-ganush
Mónica, muy interesante ese humus de anacardos, junto al pan naan. Te aseguro que muy pronto en nuestros platos. http://dosyemas.com
La mezcla de especias Ras el hanout se puede preparar en casa sin usar cochinilla y con la ventaja de poderla adaptar a nuestro gusto. Ir a google, hay cantidad de recetas.
Me encanta el naan y lo compro siempre que tengo ocasión. Saber hacerlo no tiene precio, muchas gracias!!
Genial receta, ya tenía yo ganas de meterme con el pan naan, y esta es la excusa perfecta para dejarse de racanear. Por cierto, el rass al hanout puede hacerse muy bien en casita y no es imprescindible ponerse a matar cochinillas, pobres bichos, verdad: aquí. una de las miles de recetas que pueden encontrase en la red para prepararlo: (y de paso una receta de lentejas muy rica)http://gastrocinemia.blogspot.com.es/2012/12/lentejas-al-rass-al-hanout-con.html
Ohh me ha encantado esta triple receta!! Tanto para comer todo junto como por separado, aunque lo que más me tienta es probarlo así tal cual, sobre todo después de leer la descripción de ese punto caliente-cremoso-fresco-crujiente que alcanza cada bocado de estas tras cosas juntas. Fantástico!! El paté de anacardos lo he hecho varias veces, pero nunca con esa mezcla de especias, lo probaré así tal cual. Un abrazo!
Buena idea la de los anacardos, y la idea de remojarlos como hacemos con las legumbres. Os imagináis por ejemplo un puré de nueces con calabacín, uvas pasas y jamón, usando esta técnica para los frutos secos? En breves la pruebo!Por cierto, una receta de hummus totalmente original, en este caso a la mostaza sobre cama de tomate:http://sibarito.com/receta-hummustaza-sobre-cama-de-tomate/
Uff que pintacaaa... me lo apunto todito todo!
qué hambre, me comía dos o tres.
Con lo que me gusta hacer pan, todavía no he probado a hacer Naan... me ha encantado la receta al completo, espero probarla pronto :)
Gracias, Mónica. Es una receta fantástica.
10 puntos para Mikel por su originalidad en la receta, si señor! Te gusta el queso parmesano? El lambrusco? El vinagre de módena? Te invito a http://www.divusgourmet.es Te vas a quedar sin probarlos?
10 puntos para Mikel por su originalidad, si señor! Te gusta el queso parmesano? El lambrusco? El buen vinagre de módena? Pues no vas a querer perderte esta web http://www.divusgourmet.es
Si la receta queda bien será un lujazo tomar naan en casa, hace poco estuve en Sagar (Madrid)y lo preparaban muy rico.
HAMBRE...¿Puedo usar otros frutos secos siguiendo el mismo proceso?Gracias, Mònica!
Hola Antropóloga! :) Pues la verdad es que no lo he probado, pero el sentido común me dice que sí, siempre que también estén crudos –para poder hacer lo que los crudiveganos llaman "activar", que es ese remojo que les da las características perfectas para estos menesteres– y tengan un nivel de materia grasa similar al del anacardo. Por ejemplo: almendras, nueces de macadamia, cacahuetes y, se me acaba de ocurrir ahora mismo, –y puede ser un poco rollazo quitarles los pellejitos– que puede estar ATÓMICO con pistachos...
¡OOOOHHH!!!! ¡¡¡Con pistachos!!! Eso tiene que ser una fiesta.¡Este finde lo pruebo y cuento qué tal! Gracias, Mònica.
Escribo esto para un tal nick que en la entrada de la pizza frita habla del Mastropiero en Malasaña (Madrid). Me tire 7 años sin ir pensando que estaba cerrado y no quiero que le pase lo mismo a otro. El sitio abrió poco despues de cerrar, en la esquina de enfrente, en San Vicente Ferrer.
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Lo más visto en El Comidista