Los ocho mandamientos de la albóndiga

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Los ocho mandamientos de la albóndiga
El Flying Spaghetti Monster y sus divinas albóndigas. / FREETHOUGHTBLOGS.

Desde que hace ya unos cuatro años las hamburgueserías finas se pusieron de moda y nuestras ciudades se llenaron de hamburguesas de ternera criada entre algodones, de "buey de Kobe" nacido vaca en Segovia o de canguro australiano biodinámico, me llevo haciendo una pregunta: ¿por qué ellas sí y las albóndigas no? Sé que la albóndiga es la prima gorda y enana de la hamburguesa, ¿pero justifica su aspecto físico tamaña discriminación? No para mí, que siempre he disfrutado cual hobbit ante el segundo desayuno con esta maravilla de la cocina popular, y la he defendido a muerte en un montón de recetas.

Por suerte para los albondigófilos, existen leves indicios de que esta situación comienza a cambiar. Las bolas no sólo se mantienen en sus templos de siempre, sino que su presencia se detecta en unos cuantos restaurantes de nuevo cuño. Además, en los últimos meses han aparecido establecimientos dedicados a rendirles culto en exclusiva, como Bolero Meatballs en Madrid o A Tu Bola en Barcelona. La albóndiga puede ser la próxima tendencia, así que quizá deberías dejar de dar la caca con los cebiches, la masa madre y la cerveza artesana e instruirte en el arte de la pelotilla de carne. Para lograrlo en cinco minutos y poder demostrar en tu círculo de amistades que sabes del tema, no tienes más que observar estos 10 mandamientos.

HONRARÁS LA ALBÓNDIGA CON INGREDIENTES DIGNOS

Primera idea que deberás desterrar de tu cabeza: la albóndiga no es un plato-vertedero que se prepara con carne picada chunga y un kilo de ajo. Cierto que se hace así en muchos restaurantes, pero el albondiguero moderno no debe aceptar semejantes prácticas, sino usar carne decente, a poder ser picada en el momento, y utilizar las salsas para realzar su sabor, no para ocultarlo.

Desde el BarBas, uno de los nuevos locales de Barcelona donde mejor hacen las bolitas, Enrique Valentí señala que la dudosa reputación de éstas se debe a "la poca honradez de los platos donde interviene la famosa carne picada, en los que supuestamente vale todo". Las albóndigas con sepia del BarBas son tan poderosas que cuando Ferran y Albert Adrià las probaron recomendaron a Valentí que se dejara de historias y se dedicara sólo a esta especialidad. ¿Su secreto? "Utilizar productos de primera calidad: ternera blanca, sepia, miga de pan de hogaza, azafrán y almendra".

RESPETARÁS LA CARNE Y LA MEZCLARÁS

Para hacer albóndigas no vale cualquier carne, sobre todo si se cocinan con salsa. Conviene elegir piezas que tengan un porcentaje de grasa no demasiado bajo, porque si no quedarán más secas que los testículos incorruptos de San Juan Bosco. Vamos, que el solomillo te lo guardas para ponérselo a los abuelos en Navidad. Por esta misma necesidad de grasilla, a la mezcla de la carne se le suele añadir algo de cerdo picado, práctica que yo recomiendo pero que no es estrictamente necesaria.

May Pantoni, una de las dos fundadoras de Bolero Meatballs, considera crucial que la carne se pique sólo una vez. "Odio a muerte esas carnes picadas una y otra vez, rollo baba rosa, argh". Tiene razón en detestarlas: cuanto más triturada esté la carne, más compacta y tiesa será la bola. Shira Ben-Shitrit, chef de A Tu Bola, añade otro truco que secundo con entusiasmo: "Cuanto más se mezcla, mejor queda. Ésa es la filosofía. En Turquía, por ejemplo, mezclan durante varias horas la base de las albóndigas hasta que la carne casi empieza a cocinarse por contacto con el resto de ingredientes".

USARÁS EL PAN SIN EL SUDOR DE LOS HUEVOS

¿A que ha quedado muy bíblico este mandamiento? Y también un poco loco, ahora que lo pienso... A ver, me explico: la miga de pan mojada en leche es un ingrediente fundamental para conseguir una albóndiga perfecta, ya que el lácteo ablanda la carne y la miga da textura. ¿Que eres una jipitrusca naturista pesada de las que piensan que la leche es veneno porque lo has leído en internet? Pues mojas la miga con jugo de carne reducido (o de sepia, como hacen en el BarBas), pero no prescindas del pan ni aunque te manden a un laboratorio de transgénicos de Monsanto.

Albondigas barbas Las bolitas del BarBas. / EL COMIDISTA

Ahora, lo del huevo: no soy muy partidario de ponerlo en la mezcla de la carne. El huevo amalgama, lo que tiene una parte buena (la bolita compacta enseguida con el calor y es más fácil manejarla sin que se deshaga) y una mala (pierde ternura). Yo prefiero jugármela, pero si vas a hacer albóndigas a cascoporro o tienes aletas de foca en vez de manos para la cocina, no es mala idea usarlo.

NO REFREIRÁS NI RECOCERÁS

¿Lo más importante en unas albóndigas? "Conseguir una textura firme por fuera y tierna por dentro, que es lo más difícil", afirma Pedro Madera, periodista que se destapó como experto en la materia en un artículo para Voz Pópuli en el que recopilaba los 10 mejores lugares de Madrid para comerlas. Madera recuerda que su madre obraba el milagro de la bolita perfecta usando "carne como falda o morcillo, más barata y además resistente a las cocciones largas". "Siempre las freía un poco, con un rebozado muy suave con perejil, antes de ponerlas en la salsa".

La fritura no es imprescindible para lograr una buena albóndiga. Se pueden cocinar directamente en la salsa, lo que tiene una importante ventaja (te evitas todo el trajín del aceite) y un pequeño inconveniente (pierdes algo del sabor de la carne tostada). Un plan B es el horno, alternativa defendida con fervor por May Pantoni: "Freírlas es un coñazo. Desde que me fui de casa con 20 años las hago al horno para no tener que ensuciar salpicaduras de grasa y harina por todos lados, y porque así son más ligeras y sientan mejor". En cualquier caso, lo importante es no pasarte con los tiempos de cocción: una fritura rápida y un estofado/horneado corto (de unos 30 minutos) a temperatura suave marca la diferencia entre un buen ejemplar y un material antidisturbios.

1797485_236836709858338_7977760959806972269_n Pan y pelotillas de Bolero Meatballs. / FACEBOOK

NO LA CONSIDERARÁS VIEJUNA

Un pequeño descanso después de tanta chapa culinaria: las hamburguesas, que también se hacen con carne picada, cuentan con mejor imagen que las albóndigas, y no se ven como un plato viejuno, sino enrollado. ¿Por qué ocurre este fenómeno? "Porque hay más tontos que botellines", asegura contundente Pedro Madera. "Por desgracia, la gente come más con los ojos que con la boca".

En efecto, ver las pelotillas como un plato anticuado constituye un signo claro de esnobismo, cuando no de palurdez. "Las albóndigas son baratas, polivalentes, aguantan tiempo en la salsa y resultan perfectas para singles que se niegan a comer mal", defiende Madera. "Pero no han tenido una actualización hasta hace poco, con el empleo de nuevos ingredientes como butifarra, bacalao o salmón".

ACEPTARÁS LA INNOVACIÓN

Nuestras amigas las bolitas se han hecho fuertes en casas de comida de la capital como De La Riva, donde se rinde merecido culto a su versión más tradicional. Sin embargo, no hay que ser un carcamal y despreciar las revisiones más novedosas. Pedro Madera recomienda las de butifarra de la taberna Cachivache (Madrid) o las de congrio en La Botica de Matapozuelos (Valladolid); yo me rindo ante las que sirve Abraham García en Comala (Madrid), de cerdo ibérico en salsa mexicana: pequeñas, especiadas y tan tiernas como una magdalena mojada en colacao.

Las albondiguerías A Tu Bola y Bolero Meatballs, más orientadas al público joven y cercanas a la comida rápida, facturan pelotillas aún más exentas de prejuicios. En la primera se pueden tomar de gambas, pollo con piña o de ternera con hígado de pato y reducción de vino tinto e higos, mientras que en la segunda se sirven con salsa teriyaki o hoisin y al estilo de las keftedes griegas. Ahora bien, si lo que buscas es una experiencia extrema, debes probarlas con la salsa fireball de este último local. "La trajimos porque las dos socias somos amantes del picante y de pasar un rato mal", dice con sadomasoquista inocencia May Pantoni. "Al principio lo teníamos como algo para los colegas hasta que empezó a venir gente preguntando por ese picante del demonio". Tras haberla probado y pasado cinco angustiosos minutos de fuego en las entrañas, confirmo que el mejunje en cuestión proviene del mismísimo culo de Satanás.

10660381_749432271785102_7773703998377569266_n Albóndigas de gambas de A Tu Bola. / FACEBOOK

AMARÁS LA ALBÓNDIGA VEGETARIANA

No, no me refiero a las infames pelotas de goma fabricadas con seitán que venden en algunas tiendas macrobióticas. Hablo de bolitas elaboradas con legumbres y verduras frescas, que sazonadas con alegría tienen poco que envidiar a las de carne. "Las bolas son un tipo de comida perfecta para jugar con los ingredientes y los sabores", asegura Shira Ben-Shitrit. "Se pueden crear de de sabores de todo el mundo, desde los arancini italianos hasta el falafel de Oriente Medio". Ambas especialidades, con el arroz y el garbanzo como base, son vegetarianas. Y tan tradicionales como nuestra albóndiga más carnaca.

LLAMARÁS A LA ALBÓNDIGA COMO TE DÉ LA GANA

¿Te da palo decir "albóndigas" porque eres una Tamará Falcó en potencia y te suena como supervulgar? Tienes dos opciones: o llamarlas "almóndigas", mucho más fino y además aceptado por la RAE, u optar por denominaciones alternativas. A Shira Ben-Shitrit le gusta el término "bolas" porque "es divertido"; en Bolero Meatballs decidieron usar la traducción a otro idioma comprensible allende nuestras fronteras. "No sé si resultará más apetecible, pero al estar donde estamos, en pleno turisteo del centro de Madrid, había que combinar el nombre con albóndiga en inglés, meatball", reconoce May Pantoni. "Pero luego en nuestro local nosotras mismas las llamamos 'almóndigas' o 'pelotas de carne".

Comentarios

"Porque hay más tontos que botellines". Gran verdad. Me impresiona ver como la gente pide hamburguesas "gourmet" (que supongo que, por el precio, llevarán buena carne ...) para seguidamente embadurnarlas de ketchup y mostaza. O preferir una hamburguesa (para asimismo embadurnarla) a un solomillo o a un buen entrecot. En fin, signo de los tiempos. Fan del resurgir de las albóndigas, y si son con daditos de patata recién frita flotando en la salsa me convierto en superfans.
La esfera se caracteriza por minimizar la superficie y maximizar el volumen. Su utilización en cocina en tamaños pequeños es perfecta para comer de un bocado. Nosotras hemos optado por denominarlas bolas de carne. Al-bunduqa, literalmente ‘la bola’, es el origen árabe de nuestra albóndiga. http://dosyemas.com/index.php/albondigas-de-carne
Me ha encantado el último mandamiento. En Valdepeñas, mi pueblo, las llaman almondriguillas, y no se puede aguantar lo buenas que están
Yo soy "fans" de las guisos y salsas con albóndigas de pescado: de merluza y gambas, de bacalao, de salmón, etc. me encantan y salen muy melosas. En las de pescado creo que sí es imprescindible el uso de huevo para amalgamar la mezcla ya que el pescado suelta más agua y es difícil dar consistencia. Para quien tenga paciencia y un buen cuchillo, recomiendo, aunque sólo sea una vez en la vida, picar la carne a cuchillo para albóndigas o hamburguesas. Es laborioso pero el resultado es espectacular. Eso sí, creo que aquí también es imprescindible el uso del huevo porque la carne está cortada, muy pequeña, pero no triturada por lo que hay que ligar más la mezcla.
Casi me meo con lo de más tontos que botellines! Por desgracia que verdad... me apunto lo de hacerlas al horno porque siempre me da una perezaca brutal pringar todo de aceite y así se hacen ellas solitas mientras yo hago otra cosa, gracias!
En lo último, hay que hacer una excepción: "no las llames de tal forma que se puedan confundir con otras cosas".Yo vivo ese drama cuando mi padre se empeña en llamarlas "pelotillas". Yo me imagino las bolas de roña de los ombligos y aaagg...
Cuando leí el título lo primero que pensé es comida viejuna, a mí no me van tampoco las hamburguesas, conste. Recuerdo que las he hecho de salmón y de verduras, creo que mi problema con esas bolitas es tener la impresión que solo pegan consigo mismas.
Me encantan las albóndigas, aunque somos un poco vaguetes para prepararlas. Lo de usar el horno me lo apunto, no se nos había ocurrido y así no se pone todo perdido al freírlas.Sé que en algún sitio he probado hamburguesa de albóndigas, pero no recuerdo dónde (si no me acuerdo no debía ser gran cosa).
Yo las llamo mandongas, por lo de mandonguilles aquí en Catalonia, y he de decir orgulloso que cumplo los diez mandamientos a raj tabla. Inspirado por este delicioso articulo, hoy dedicaré el post a una receta de albóndigas. Salud, redondo y salseado día!!
Sin pan, carne 100% vacuno con poca grasa, un huevo, sal, pimienta, un poco de harina en la masa y con una picada de ajo y perejil. Punto. No tienen más secretos. Freirlas no: pasarñas en aceite caliente para que hagan un poco de "crosta" y no se abran una vez que le pongas salsa de tomate o lo que sea para acabar de cocerlas. Ojo al dato. He dicho "picada de ajo y perejil", detalle olvidado y que debería rescatarse YA en todas las cocinas del mundo mundial. La picada de ajo y perejil menos en el café con leche, está bien meterla en casi todo!!! Por cierto, GRIMA me dan estos nuevos restaurantes que se apuntan al bombardeo albondiguero: la carne picada tiene que ser siempre fresquísima y de primera calidad y me da a mi que...
En la cadena Viena han creado una coca especial de Navidad con albóndigas y samfaina.
Yo soy super fan de las almóndigas! Y nunca me ha dado por experimentar con ellas pero ahora me han entrado ganas... de primero os dejo copn esta crema de calabaza con manzana, romero y salvia que está muy rica!http://lesreceptesquemagraden.blogspot.com.es/2014/11/crema-aromatica-de-carbassa-i-poma.html
Que gran artículo que ensalza uno de mis platos favoritos!!!!Yo las hago de carne y de pescado y, a estas últimas las añado copos de puré de patata.... supongo que alguno pondrá el grito en el cielo y me llamará hereje, terrorista gastronómica o cualquier otra lindeza pero a mi me gustan así que ajo y agua y se admiten sugerenciasY me apunto a la idea de el horno porque llevo ya un tiempo en plena campaña de reducción de calorías en mis platos y creo que algo quitará además de no en enguarrinarlo todo de aceite y harina.
Um... Mis padres las hacen, con patatas fritas o en guiso, y son una delicia. Ellos usan lo de la rebanada mojada en leche, y también las fríen un poco antes de echarlas en la olla. Yo lo he intentado, pero me paso de cocción (mi defecto cocinero) y no he conseguido que me salgan tiernas. :P
A unas albondigas decentes nunca le deben faltar: Pan remojado en leche, un trocito de cebolla muy picaditas y un chorreòn de vino blanco, apenas unas gotas, segùn cantidad de carne. Amèn de un ajo y perejil, pimienta negra y nuez moscada. Y a comer....
Cuidado con las modas amigos!! Las albóndigas, plato popular y sublime en sus múltiples formas y nombres. Estuve en Meatball y me pareció un robo a mano armada, un bocadillo en un panecillo industrial(no de masa madre como anunciaban) con dos albóndigas diminutas,a 4,5 euros. Insípidas, por otra parte. Creo que no son autoridad para hablar de nada, habiendo lugares magistrales donde comerlas. Recomiendo en Madrid un sitio muy turístico en Huertas, al ladito de Sol, que se llama la Alhambra, donde ponen una ración de albóndigas para quitarse el sombrero: contundente, generosa y muy sabrosa, para no parar de mojar pan...
¿sabes como se llaman en "patois" mezcla de francés y catalán que se habla en el Rousillon francés ? Boulettes de picolat" (bolitas de picadillo"
Por qué no se habrían leído, en su momento, estos mandamientos las monjas de mi residencia de estudiantes, cuando en vez de albóndigas no servían pedruscos de carne?http://tarragonain.blogspot.com.es
Total, has dado exactamente las mismas instrucciones que para comer burguers...Si al borrador le cambias 4 palabras, y en vez de los 4 sitios postmodernillos que has puesto, pones 4 burguers postmodernillas, lo mismo te habría dado que te habría dado lo mismo.Ah, y la carne no se mezclará jamás jamás con pan. Ni con miga, ni con pan rallado, ni con sopa de cebolla en polvo, ni con harina, ni... Eso solo lo hacen para estirar la materia prima y que con la misma carne salgan más bolitas...
Yo creo que la albóndiga nunca ha dejado de comerse, pero se hacía en secreto, con miedo a ser descubierto por algún amigo, experto culinario con doctorado vitivinícola que también las come en secreto por idénticos miedos. La hemos jodido Sr. Iturriaga, porque desde su tribuna-altarcillo (reconozca que a estas alturas ya tiene adoradores) ha elevado la albóndiga a la categoría que se merece, pero eso va en detrimento de muchas economías. Ahora un montón de pollo-peras-chef van a empezar a exhibir su indiscutible arte y creatividad haciendo bolas de lo que les salga de las bolas y que van a costar un huevo.¿A que viene esto? ¿Porqué nos toca las bolas?Eramos felices comiendo albóndigas con papitas fritas o arroz blanco en recónditas casas de comida.Desde el minuto cero de su estupendo artículo han aparecido ya los fans de albóndigas rebuscadas elaboradas con técnicas complejas que solo se pueden hacer una vez en la vida. Ya mi hija no me verá como el mejor padre del mundo al pinchar las albóndigas que le hago, me cuestionará y comparará con cualquier culichichi amasa-bolas que quiera impresionarla en su cándida adolescencia. Esto no ha hecho más que empezar, y al final terminaremos con algún gurú que nos traerá una esferifación de criadillas en salsa de vete a saber qué y la llamará la albóndiga soñada. Ole sus bolas.
En Marruecos hacen unas albóndigas divinas con sardinas desmenuzaditas, con ajo y perejil o cilantro y una mezcla de especias como solo ellos las saben mezclar. Delicatessen.
¿Cómo fríe la gente?: que si lo pongo todo perdido, que salpica por todas partes...vamos a ver, una cosa es freir cosas congeladas que al llevar agua salpica pero freir un poco unas albóndigas, que además van enharinadas no lo veo tan problemático. Más pereza me da a mí encender el horno, esperar que se caliente, ponerlas en la bandeja...por cierto, existen tapaderas (incluso de rejilla que permiten que salga el vapor pero no los salpicones), sartenes hondas, calentar el aceite a la temperatura justa...
Excelente entrada... Que poco explotadas nuestras queríadas albóndigas en los menus de nuestra querida España. Y cuando las quieren poner nos las dan de palo. Esperemos que los restaurantes vean esta entrada y aprendan http://www.capitanfood.com
Mikel, cada vez me decepcionas más... este artículo es una ofensa para aquellos a quienes no nos gusta comer animales muertos. Asesinar seres vivos no está bien. Pronoto te dejaré un enlace con unas albóndigas de seitán bio-ecológicas hechas con ingredientes 100% eco-dinámicas.
El lunes mi hijo dijo: LA CENA PERFECTA.No eran ni más ni menos que" Albóndigas de Amachu" con patatas fritas (en cuadraditos, como es costumbre en casa para acompañar guisos) y mucha salsa.Lástima que no te pueda mandar foto.....a mis padres y hermana se la mandé via whatsapp y hubo quien pidió su tupper!!!!Creo que si me preguntan por mi comida favorita..... sin duda serían las ALBÓNDIGAS.
Una ofensa para los que no os gusta comer animales muertos... Es que os los coméis vivos entonces? Si en un blog de cocina no se puede hablar de carne, apaga y vámonos. Hay que joderse con las ofensas, qué país...
Pues yo las hago de carne de cabezada de cerdo -"cap de llom" le llaman en Cataluña- exclusivamente y me salen de rechupete.
@ José Luis, ni caso a Corchos "el ofendido", es un troll (y un pesado de la o*tia, añado). Lo que sí m'ha matao es lo del "buey de Kobe nacido vaca en Segovia". Hombre, que todo el mundo tiene derecho a reinventarse y a tener elevadas aspiraciones. A ver por qué no va a poder una humilde vaca de Segovia acceder a la realeza cárnica! Por ejemplo, en el super podemos ver residuos plásticos que han elevado su categoría a la de "chopped" y corchopanes teñidos que aspiran a ser tomates...Yes, they can.
Que "almóndiga" esté aceptado en la RAE es la prueba perfecta que verifica la frase "Porque hay más tontos que botellines"
Hay que tener más de una docena de huevos en la nevera para atreverse con lo de la leche, pero no sabes lo que se agradece que desde el modernismo os atreváis a meteros con tanta tontería. qué cansino con los lácteos, de verdad. Y por favor, por favor (igual hasta ya lo hiciste) devuelve la honra perdida al "plato combinado" de toda la vida, que ir de brunch con cuatro rodajas de fiambre y dos hojas de rúcula es lo más y luego resulta que está mañ visto ese pedazo plato con su ensaladilla, sus croquetas, sus huevos, su salchicha... #platoscombinadosrevivalya
Mikel, me encantaría que pusieras recetas de albóndigas vegetarianas :) por tener variedad. Me ha gustado mucho la idea de hacer las "almóndigas" al horno, hasta ahora no las hacía porque me echaba para atrás el poner la cocina empercochada de aceite friéndolas.
Hay que reconocer, en el resurgir de las albóndigas, la influencia de Ikea y sus menús de köttbullar (bolas de carne).
Añado a estas estupendas albóndigas dos especialidades murcianas, que son desconocidas fuera de aquí: - pelotas del cocido (se hacen con carne de pollo, morcón, chorizo y/o longaniza, huevo, ajo, perejil y pan rallado) - albóndigas de bacalao (bacalao desalado, huevo y pan rallado). Las primeras se cuecen con el caldo del cocido (la comida el día de Navidad en toda casa murciana pasa por una taza de caldo con pelotas) y las segundas se fríen en aceite de oliva (y se suelen comer para la Semana Santa).
Y una vez aprendidos los mandamientos solo queda primero cocinarla y después jalarsela. Aqui os dejo nuestra receta de albóndigashttp://operacionfartumbi.blogspot.com.es/2014/03/albondigas-de-carne-con-alcachofas.html
Fantástico cuasidecálogo albondiguero, a ver si los modelnos se ponen al día y se dejan de espumas y otras locuras. Y de paso dejo yo otra receta de albóndigas que, mira, yo creo que respetan estos mandamientos: albóndigas a la menta: http://gastrocinemia.blogspot.com.es/2012/09/albondigas-la-menta.html
En España es muy tradicional pero en los restaurantes actuales parece que se va olvidando. Hoy mismo he podido comerlas en mi restaurante de menu diario y no es lo que eran. Que pena que un plato tan nuestro se esté perdiendo. http://www.capitanfood.com
¿Se convertirán las "armóndigas" - ésta es la pronunciación más cañí - en esferificaciones de kobe al aroma de pino mediterráneo con copos de petroselinum crispum? Creo que el miedo a la transcocina se ha instalado profundamente en nuestra sociedad, pero como efectivamente hay más tontos que botellines el que se va a llevar el gato al agua va a ser el primero que las haga cuadradas, que será además alguien que tenga las pelotas cuadradas, valga la redundancia.Ah, y la albóndiga hay que pasarla por aceite. Si no no sabe igual.http://bistrotnahuatl.com/
Las Boulettes/Ballekes (denominaciones locales) son uno de los platos típicos de Bruselas. A la cerveza, con salsa de tomate, y acompañadas de patatas fritas.
Si van a Bélgica pidan Boulets à la Liégeoise.
En polaco se llaman pulpety que me imagino que las llaman así por las polpette italianas, es que tuvieron una reina italiana que influyo mucho.Después de esta pequeña clase de historia yo prefiero llamarlas almóndigas. Se pueden hacer con carne de solomillo si le haces un sofrito de cebolla y lo añades quedan jugosas. No me gusta echar carne de cerdo.Ya que estuviste con una leyenda viva de las cocinas te diré que la primera receta que me quedo grababa de Arguiñano fueron las albóndigas sorpresa, son sala de tomate y rellenas de queso. Buenísimas
Ya que todo el mundo enseña sus bolas yo os enseño las mías oh yeah!
Mala fama tienen por esas horribles bolas rosas con sabor a mortadela que han servido, y sirven, en muchos restaurantes. Es cierto que eran cubos de basura del menú del día anterior. En otros casos, lo que tienen es tanto pan y grasa (para rellenar) que la sensación es indescriptible... por lo chunga.Sin embargo, me encantan las albóndigas. Tengo recetas de bastantes países, de carne o vegetales, solas o en salsa, hasta bolas variadas dulces con otras cosas... Y no pueden ser más fáciles, ricas y contundentes.
Diógenes, me ha encantado tu blog, en cuanto tenga un poquito más de tiempo lo exploraré a fondo. De momento he empezado por el apartado con el nombre que me ha llamado más la atención: "Destino WC". Genial!
Mi madre cocina como los ángeles (fue cocinera en sus años mozos) y su plato estrella son las albóndigas. Una salsota espesa hecha con salsa de tomate casera, verduras y vino tinto, y en cazuela de barro...Y, por supuesto, hechas del día anterior, que es como más me gustan (reposar toda la noche en su salsota las pone en órbita).Yo me defiendo (hago unas de bacalao desalao y gambas bastante decentes), pero amos, ni punto de comparación.
Hombre, yo también me rendiría ante cualquier plato de Abraham García, un cocinero apabullante, brillante y exento de tontería.
Que os piquen pechuga de pollo, panceta de buena calidad y un poquito de queso cheddar. Luego en casa le ponéis pan con leche, pimienta blanca y sal, le dáis la forma y las preparáis en un guisito de aceite de oliva, caldo de pollo, cebolla y vino blanco. Como guarnición arroz salteado con ajo y aceite de oliva.Fácil y delicioso.
Qué éxito de entrada! L@s albondiguer@s somos legión, está claro!!!!!!!Yo desde que lo leí en el Comidista, ya no las paso por aceite, las cuezo directamente en la salsa que haga. Por la limpieza y sobre todo ... sniff snifff porque engordo con mirar, lo juro!!!! pero ligeramente fritas, están mejor...saludos, oh albondigueros.
Hola, para mi albondigas estan bien con el pescado y con la carne. Pero, por favor no con los espaguettis o con la pasta! Si quieres carne con la pasta, cocina los tagliatelle (fideos) o pappardelle con ragu, por favor! En italia no hay pasta con albondigas :-)Saludos SarahCon pescado: http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=241Con carne: http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=74Pappardelle con raguhttp://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=136
Totalmente fan de las albóndigas. Cambio y las hago cómo me da la gana ese día, o hechas directamente en la salsa, o sofritas ligeramente antes de cocinarlas. Suelo siempre hacerlas con ternera y cerdo. Y he experimentado con consejos ajenos de añadir piñones, otras veces champiñones, y la lista sigue. Un chorrito de vino blanco y hojita de laurel no suele faltar y el éxito está asegurado incluso con el comensal más exigente, mi hijo de 6 años :-)Y para los vegetarianos, que las coman de tofu, de soja o de otras verduras, que yo respeto los gustos de los demás pero por favor, este blog no es para adoctrinar a nadie. A mi me encantan las plantas, les cojo cariño y son seres vivos, y no veo por qué comerlas es menos ofensivo que comer un animal. In my humble opinión...
Compro masa para hacer falafel en la mezquita de Bravo Murillo en Madrid. Es masa de garbanzo con especias, ¡buenísim! ¿Recomiendas mezclar la masa de falafel con huevo? Lo digo por ligarla.
Puestos a ser snobs, 'esferificaciones de vacuno' sería un buen nombre para relanzar la armóndiga. Pero si es de vaca, si no sería un trampantojo.
hay muchas madres y esposas que hacen unas albondigas que no tienen nada que envidiar a las famosas recetas de los mejores restaurantes, personalmente las albondigas con sepia acompañadas de unos cuantos guisantes y aderezadas con sus salsa son un plato delicioso.
Lo de i arancini como opción vegetariana no se yo... Los clásicos están hechos con arroz y ragú, y luego las versiones más vistas son con mantequilla y jamón cocido, de pollo o de salmón... hechos solo de arroz no los he visto en mi vida! Por lo demás, me sumo a la reveindicación de la albóndiga!
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Lo más visto en El Comidista