Guisantes con bacalao

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Guisantes con bacalao
Lo poco que quedó después de que los hunos pasaran por casa. / EL COMIDISTA.

Llamar a los guisantes "caviar vegetal" es como decir que los Globos de Oro son la antesala de los Óscar. Como todos los topicazos, resulta cansino, pero no deja de tener su parte de verdad: pocos productos salidos de la tierra son tan exquisitos como nuestros amiguitos enanos, redonditos y verdes.

Ahora bien, de un buen guisante a uno malo hay un abismo. Los primeros rebosan dulzura e intensidad, y requieren muy poca cocción. Los segundos se convierten en harina en la boca, por lo que más vale condenarlos a la batidora para transformarlos en puré. El tamaño importa, claro: cuanto más pequeñitos, más tiernos. Pero lo fundamental es la clase y la frescura.

Los guisantes están en plena temporada, y para disfrutar de ellos plenamente, lo mejor es comprarlos en su vaina y entregarse al ejercicio místico de desgranarlos. Por suerte para la humanidad, es una legumbre que congela bastante bien, por lo que se pueden encontrar versiones en ese formato bastante aceptables. Lo importante es no machacarlos con una cocción prolongada que los arrugue y les prive de su precioso color.

En la receta de hoy los acompaño con tripa de bacalao. Antes de salir corriendo ante la mención de esas dos palabras juntas, escucha: pocas piezas de pescado son tan finas y generan unas salsas tan golosas como los callos bacaladeros. Además, su tratamiento en la cocina es tiradísimo, sin apenas probabilidad de fallo.

Debo agradecer al difunto Jean Luc Figueras que me enseñara, a través de este vídeo de El Periódico, cómo rematar el plato con aceite crudo para llevarlo a lo sublime. Por último, una aclaración importante: los que se nieguen a comer guisantesdespués de ver Toy Story 3 deben saber que los de verdad no hablan ni tienen sentimientos.

Ay mis guisantitos. / YOUTUBE

Dificultad

Para niños de 0 a 3 años.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 800 g de guisantes
  • 1 cebolla
  • 150 g de tripa de bacalao salado (u otras partes del mismo pescado)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de perejil picado
  • Sal

Preparación

1. Poner el bacalao en remojo en el agua fría el día anterior, y dejarlo en la nevera (si se compra bacalao desalado, este paso no hace falta, pero entonces aumentar la cantidad a 200-250 g).

2. Picar la cebolla y rehogarla en una sartén a fuego medio-suave con un chorro de aceite de oliva unos 20 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que se dore un poco.

3. Colocar el bacalao en un cazo con agua fría y poner al fuego. En el momento en el que el agua se caliente y el pescado se ponga blanco, sacar con una espumadera. Si se usa tripa, quitarle la telilla negra. Picar con las manos o con un cuchillo en trozos medianos y reservar.

4. Añadir los guisantes a la sartén de la cebolla con tres cucharadas de agua y tapar. A los tres minutos, incorporar el bacalao troceado. Dejar que se haga a fuego suave destapado tres minutos más, y a partir de ahí, ir probando los guisantes. En el momento en el que estén tiernos, pero al dente (dependerá del tamaño y la clase), retirar la sartén del fuego, echar el perejil y salar con moderación.

5. Añadir un buen chorro de aceite a la sartén y empezar a menearla hasta que la salsa quede ligada, como si se hiciera un pil pil. Corregir de sal y servir inmediatamente.

Comentarios

A la atención de Atila:Ayer se me ocurrió preguntarle a mi padre si conocía a Clemente, aquel señor de Resoba que fué atacado por el oso. "Sí hombre, Clemente, el hijo del tío Policarpo. Su hijo, Jose Antonio, era amigo mío porque fue un par de años a la escuela de Arbejal, donde tenían familia".Jojo. Pero claro, te acuerdas de aquel juego pueril, el teléfono escacharrao, en el que decías 'magdalena' rápido y el siguiente decía lo oído al siguiente y así hasta que el último de la cadena decía: ballena!?Pues en la versión de mi padre, un señor (Antolín?) avisó a Clemente de que un oso estaba rondando sus colmenas. Allá que fué Don Clemente cinegético perdido para proteger su preciado néctar sin más compañía que su perrilla. Pero en lo que se preparó y llegó se le hizo de noche y se cruzó de bruces con el oso. Clemente estuvo rápido y le dió un disparo al pecho mortal pero al oso le dió tiempo a agradecérselo con un buen achuchón. Cuentan que ese abrazo no le reventó gracias a la perra fiel, que estuvo incordiando al oso hasta que el disparo surtió efecto. Clemente regresó a casa de aquella manera y sigilosamente se metió en la cama y se tapó hasta la calota. Su mujer le llamó para cenar y él respondió que no tenía hambre, entonces ya se coscaron del percal al ver todas las sábanas ensangrentadas.Aquel gesto amor.oso le costó un mes varado en la cama temiéndose por su vida. En la actualidad Clemente no está presente :(Coordenadas: Batalla de Atila relatada en la entrada "Chocolate con café, nata y teja de almendra "/Comentario número 19.
Con los guisantes tengo una curiosa relación ya que hasta que me independicé y me fui a vivir con la que ahora es mi mujer los odiaba a muerte (supongo que por extensión de mis padres...) y ahora la verdad que salteados con patata, jamón y un poco de tomate triturado... buenísimos! Los callos de bacalao los he probado con garbanzos y también buenos así que si juntas dos cosas buenas, el resultado tiene que ser bueno también a la fuerza!
Una duda: ¿es más fácil encontrar buenos guisantes congelados o en tarro de cristal?
Al final de tanto narrar historias cualquier día mi anonimato se va a ir al traste, que tampoco es algo que me importe demasiado porque afortunadamente no soy ni Mariano Rajoy ni doña Concha Piquer, que en gloria esté.Qué interesante, Carrillera. La versión por mi cosechada contenía mucha más épica y en ella el oso, como narré, cogía indemne las de Villadiego. Doy por sentado que me las han metido dobladas en, calculo, el noventa por ciento de las ocasiones, pero en esto también hay truco pues uno tiene que aplicar una desviación de lo que te cuentan a lo que realmente pasó ¿Cómo se aplica? Pues a ojo, como en cocina de abuela. Además ten en cuenta que muchas veces son tan hermosas las mentiras que te cuentan que prefieres quedártelas y darlas por buenas.Hace años me largué a Mongolia con otros dos chalados con idea de intentar observar leopardos de las nieves y otras bestias. En el Gobi hay una pequeña población de osos pardos, que se quedaron allí aislados del resto de poblaciones asiáticas vaya a saber usted cómo y qué cojones hacen allí porque aquello es un solar infinito. Estando en una especie de covacho subterráneo con un fulano de allá que había visto uno de aquellos osos en una ocasión, el tipo se puso a contarnos la historia, en mongol. Nuestro interprete pasaba las frases del mongol al inglés, pero llegó un momento que a mi me daba igual lo que estaba traduciendo Tse, que así se llamaba, porque aquel tipo mongol tenía el brillo en los ojos, el gesto y el tono de voz que cientos de veces he escuchado en narraciones osunas en Perapertú, en Villar de Vildas, en Trabaces o en Palacios del Sil. Exactamente el mismo tono, es acojonante. Sabía lo que estaba contando simplemente mirándole a la cara. A mi me dio por pensar aquella noche que la forma en que ese tipo y yo habiamos interactuado era la verdadera globalización. Y con esa feliz idea estuve mirando al cielo nocturno del Gobi, que por cierto es bien bonito.Muchísimas gracias, Carri. Su señor padre y yo pasaríamos muy buenos ratos charlando.Y ahora, por hablar de la receta (mira, hoy va de arbeyos precisamente y el pie de foto cita a los hunos, doy fe de que yo no los probé), es un recetón. Me chiflan los arbeyos, aunque a veces me entra la gusa mientras los desgrano y los amachambro en crudo, así, a lo zorro. Los arbeyos son protagonistas de una frase que me encanta que dice así: "Al platu vendrás arbeyu, si nun ye de xóven será de vieyu".Buenos días
Llamar a los guisantes caviar vegetal y al aceite de oliva, oro líquido y hacer otras tantas analogías me parece absurdo. Llamemos al caviar "los guisantes del mar" a ver si cuela... o llamemos a la leche, zumo de vaca...bueno, esta última si, que es graciosa. Es posible que me guarde la receta para esta noche.
A la montaña aún no llega la ayuda. Ni la comida, XD. Tu mismo intenta ayudarles en la medida de tus posibilidades. Numero de Cuenta de Ayuda de la Cruz Roja al Nepal, Katmandu, ES92 0182 2370 46 0010022227//internacional.elpais.com/internacional/2015/04/29/actualidad/1430330121_176153.html
Hombre, llamar a los aburridos guisantes "caviar vegetal", ejem... arriesgado si que es, aunque a veces, lo arriesgado triunfa, como el carpaccio de calabacín:http://cocinadeemergencia.blogspot.com/2015/04/carpaccio-de-calabacin.html
Me encantan los guisantes y el bacalao, y aprovechando que tenemos guisantes frescos ésta receta cae en breve... ¡Que pintaza tiene!
Mi relación con los arbeyos (guisantes) ye de amor/odio, cuando están crudos me gustan la de su madre pero cocinados no los soporto.Cuando era guaje y era el tiempu de los arbeyos, me mandaban a buscar los susodichos a la huerta (que tiempos aquellos en que ibas a la huerta directamente a por lo que ibas a comer ese día), pero comoquiera que comía por el camino más de los que llegaban a la pota (olla pa que lo entendais) llegó un momento en que no me lo encargaron más y se me jodíó comer los arbeyos crudos, salvo incursión corsaria en el sembrado.En Asturias tienen fama los arbeyos de LLanos de Somerón, en el concejo de Lena, un pueblín guapo, enmedio de las montañas que separan Asturias del resto del mundo hacia abajo.Atila que coses más rares haces amigo, Mongolia ye un país que tengo gana (mucha gana) de visitar, me llama la atención su cultura nómada, la del caballo y su chamanismo, pero precisamente lo que me echa para atrás es una cuestión gastronómica, no se si sabeis que cuando tienen un invitado, le dan la mejor parte del guiso/cocido tradicional, que es de cordero, y esa mejor parte es el ojo del animal, lo que conmigo no va ni pa Dios, así que tendré que meditar algo más ir allí.PD: no se la razón de que no me deje espacios entre párrafos al comentar.
No sé si me gustan más las recetas de Mikel-Mònica o las historias que se cuecen en los comentarios. Los guisantes tienen una pinta estupenda y los veo fáciles fáciles, los hago seguro. Uno de mis primeros recuerdos culinarios es estar en la cocina desgranando guisantes con mi madre, zampando más de los que iban a parar al cesto. Pero leer las aventuras de Clemente y el oso, de Atila en el Gobi, de Lockhart y el ojo de cordero, me parece un modo espléndido de empezar la mañana. Gracias a todos!
Aquí en Murcia hacemos un sofrito como el tuyo con los guisantes y la cebolla, y cuando están tiernos se mezclan con huevos batidos y te queda una tortilla de guisantes para chuparte los dedos.Eso sí, los guisantes para esta tortilla tienen que ser naturales sí o sí.
Mis suegros tienen huerta, y en breve empezaré a recibir guisantinos en cantidades industriales, porque todo se les da muy rico, pero la planificación a la hora de plantar y por tanto recolectar, se les resiste un poco. Yo encantada porque me rechiflan y tengo la suerte de que mi intestino anti pellejos (como buena enferma de crohn), los tolera bastante bien. Los garbanzos con bacalao que me hacía mi abuela los domingos ya no los puedo catar, así que esta me parece una opción maravillosa.En mi asturiano de chichinabo, igual que las fabes son fabas, los arbeyos son arbejos. Qué cosas, eh!
Lockhart, tus temores son bien ciertos, a Mongolia se puede ir a cualquier cosa menos a comer. Podría contarte decenas de anécdotas relacionadas con aquel viaje y las decepciones gastronómicas. Además no fueron cuatro días precisamente... pasé más hambre que el perro del titiritero. Un día unos nómadas nos invitaron a su ger, que es como llaman a las yurtas, y nos ofrecieron camello. A mi debió tocarme una de las jorobas, no había manera de meter el diente a aquello, y eso que yo, como tú, puedo llegar a comer las piedras del río, pero aquello era imposible y estoy seguro de que cualquier fragmento de meteorito tiene que ser más tierno.Respecto a los arbeyos de Llanos de Somerón, ahora apenas los cultivan. A mi me contaron que el secreto para que salgan más finos consiste en sembrarlos asociados a centeno. De todos modos, con el precedente de la historia del oso de Resoba, igual me la envolvieron también con esto...
Los guisantes, chícharos les llamo yo, los robábamos de la huerta porque era lo más dulce que se podía llevar a la boca en la época en la que no había dónde comprar caramelos. Ahora que ya tengo huerta propia, con 50 años de diferencia, los planto como un tesoro. Y me los sigo comiendo crudos. Probaré con bacalao, pero con la cabeza, que me chifla. Hay una cosa que me sorprende en Bilbao: con todo lo que se aprecia este pescado, solo encontré una tienda donde ofrezcan la cabeza. Un saludo.
El guisante es uno de los protagonista de esta receta:https://tusconservas.com/blog/menestra-de-verduras-de-navarra/
Atila, camello no ye lo peor que se puede comer, yo lo probé en Jordania, y bueno, se podía comer, tenía una textura rara (como de carne viejuna) pero era comestible, si hubiese sido una de las jorobas, los camellos tienes 2 y si tien 1 ye un dromedario, ibas a ir como Dios, ye grasienta y ta blandina.
Bueno lo publico porque va a ser una quedada espectacular en un lugar que no se queda atrás. Es un local ambientado en los años 70, 80 y 90. Conozco el local y es una verdadera pasada, tienen un montón de cosas que te trasladan a aquellos maravillosos años que vivimos. Os animo a apuntaros y que pasemos una noche grande. https://www.gruppit.com/madrid/cenas/quedada-serrana-en-las-rozas
Sonia, tu tranquila, no soy ningún talibán del asturiano, si quieres decir fabas y arbejos(en argentina los llaman arbejas) sin nigún problema, se te entiende estupendamente.
No me tranquiliza lo que me dices, Lockhart ¿Qué sería? Prefiero no pensarlo... Por cierto, para que haya espacios entre párrafos no te quedan más cojones que dar varios "intros". Como soy un puntilloso para el tema de escribir y me gusta presentar los textos lo más decentemente posible, el truco es echar un ojo a "Vista previa" y comprobar que hay espacios. Si ves que no los hay pues le das otro "intro" o los que te hagan falta. A mi es que me inquieta que no se perciban los puntos, ya sabes que una coma de más o sobre todo de menos puede preparar un desbarajuste de tres pares en según qué frase.Por lo que leo la mayoría hemos pecado con los arbeyos, arbejos, chícharos o guisantes crudos. Una vuelta de tuerca al guisante es secarlo, como legumbre, y luego se hace un potaje con ellos que quita el hipo. En la zona de Riaño, en León, es un plato muy apreciado y me suena que se organizan unas jornadas consagradas al arbejo, que allí sí, Sonia, los llaman también así. Ya comenté un día que en algunos sitios oí hablar de arbejas, femenino, que me aseguraron que eran distintas a los arbejos, pero no tengo puta idea de qué diferencia hay. Otra más que me encalomaron, fijo.
Que deciros de la comida y los lugares donde comer bien. Con los años nos hemos vuelto unos expertos en diferenciar los buenos lugares, y distinguir lo caro = bueno. Pués no lo bueno buenísimo suele ser barato y para ello os traemos los mejores restaurantes de españa y el mundo probados y degustados por nuestros paladares os animo a bucear entre ellos y reservar. Será un acierto seguro http://www.capitanfood.com
Tengo que crearme la necesidad de tener un huerto urbano a ver si así lo tengo. He mirado fotos de tripas de bacalao y tienen pintilla de pulmón de alien. Atila, Carrillera y Lockhart; la parte primitiva de mi cerebro -a saber si es el todo- me crea la necesidad de ver igual que Atila la zarpa del oso en el nevero enrocao; hoy Carrillera -que por cierto no sé si sabe el Alma que tiene escribiendo- me deja asín con lo del disparo que lleva tiempo en surtir efecto...Fue por la canción de Mecano Laika -la perrita que enviaron al espacio- que sonaba cual mantra en mi habitación por lo que me dije deja de llorar y madura ...y por lo que veo no; estaban con osos y ahora empiezan con camellos...
Verónica, tu tranquila, yo no mato ni una mosca, si me caen lagrimones hasta en los conciertos de música clásica., y no ye la primera vez que me doy de palos con alguien porque maltrata a un animal.Pero entiendo qu todo va en la cultura de cada uno, en la India no comerán una vaca en la puta vida, como aquí no comemos perrinos. En jordania comen camello porque no hay otra cosa.Hay que endurecerse.
Gracias, me das ánimo, yo también puedo.
Esto es la hostia. Empezamos con guisantes y como en una montaña rusa, o mejor como en la silueta de dos jorobas de un camello, nos subimos al espacio con Laika, bajamos a una cueva del Gobi, pasamos por los Llanos de Somerón a echar un pincho y así seguimos liando la madeja como si fuese una tripa de bacalao.Estoy muy de acuerdo con Verónica en el Alma que Carrillera imprime a lo que escribe, con un punto de humor ácido que a mi me encanta. Para mi este es un lugar de encuentro chulísimo mientras curro delante del ordenador, un lugar que me alivia del coñazo de responder correos y revisar tablas y documentos infernales. Verónica, has escrito la palabra clave, Alma, algo que rezuma en muchas de lo que aquí se escribe. Daremos también las gracias a la Mònica y a Mikel por cedernos este local e inspirarnos.Me las piro, amigos, que voy a ver si cojo unos narcisos, que en León dicen capilotes y me suena que en Cantabria y Palencia los llaman lirones o grillandas, no me acuerdo ahora.
Desde hace unos años bajo al sur de Marruecos y como dromedario tanto en pinchos cocinados en el brasero de carbón, como en tajin que queda espectacular. Es una carne tierna, para nada viejuna, y la siempre se utiliza un poco de la joroba para que quede el guiso o el pincho más sabroso. A mí la joroba me recuerda al sabor del tocino, y de hecho cumple la misma función, dar jugosidad.
Cuando los desgranaba de pequeño también me comía la mitad ... cosa que sigo haciendo de mayor. En mi zona, El Maresme, disfrutamos de la variedad de "floreta" y, sin haber probado el caviar, no los cambio por estos guisantes. Aquí va una muestra con habitas y frutos de marhttp://persucar-hipa.blogspot.com.es/2015/04/habitas-y-guisantes-con-vieiras-y-gambas.htmlSaludos!
Quién iba a decir que los guisantes son tan evocadores. Siempre que los veo crudos en una frutería recuerdo cuando mi padre, que era un gran recolector, los cogía en la rebusca y me ponía con mi madre a escamondarlos. A mí también me encantaba comerlos crudos (dulces, frescos) y sin embargo no los soportaba cocidos. Con los años me he vuelto más tolerante con los guisantes cocinados, y menos con ciertas personas, pero aún así sólo los cocino ligeramente salteados, con cebolleta, jamón y un huevo escalfado. Congelados sólo los uso para ponerme la bolsa encima de los golpes.
Alguien puede recomendar alguna receta con las vainas de los guisantes? Gracias!
Arvejas creo que en La Rioja se usa como sinónimo de bisaltos o tirabeques, que son guisantes-lágrima que se comen con vaina. Se cuecen con agua y sal y se comen con un chorro de aceite cogiéndolos del rabito y dejándonos entre los dedos el rabito y los dos nervios. En Aragón se comen por estas fechas. Si me disculpáis por el arreglo, haré la receta con tirabeques y altenaré bacalao y tirabeque en la boca. Juntos me parece pornográfico.
Yo también robaba guisantes tiernos de la huerta y me los comía así.También he comido camello. Durante una semana, todos los días en diversas preparaciones que siempre tenïan los mismos ingredientes. El camello joven, pase, pero el viejuno...
Me encantan los guisantes.... y las habas tambien! En Italia, un entrante típico es habas y pecorino (queso de oveja). Fácil y sin cocinar! Saludoshttp://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=28
Si el bacalao tuviera que elegir un color se decidiría por el verde. Hace buenas migas con los guisantes, el perejil y por supuesto con el pimiento verde, buen ejemplo es esta rica y fácil receta que os proponemos. http://dosyemas.com/index.php/mermelada-de-pimientos-con-bacalao
Las batallitas de la España profunda sin distorsión son como las escopetas de feria sin trucar: un coñazo. Cuando estas batallas pasan por el teléfono escacharrao, se les da la dosis hiperbólica justa y una redacción precisa, ingeniosa y alegre como las que nos regala Atila quedan deliciosas. Verónica y Atila, lo del Alma me ha llegado al alma. Atila, lo de los renglones era una necesidad inminente.Gracias Lockhart por la localización de los arbeyos, ese pueblín guapo me pilla casi de paso cuando voy a Bustiello (al igual que La Frecha donde hago acopio de buena escanda asturiana) porque mi marido me lleva siempre por Pajares; según él porque las rayas de la autopista no están bien pintadas pero yo creo que es por su adicción a la montaña y porque le gusta que mire el paisaje cuando me quedo sin 3G.Hace un tiempo comí en El Fondín un plato de Arbeyos con potarros que no sé si serían de Lena, los arbeyos claro, pero mólome mogollón. He estado buceando en mi Instagram y efectivamente allí estaba, como soy más exhibicionista que Atila aquí dejo el enlace. De segundo comí un Virrey espléndido al que calcé un #foodporn como buena hortera instagramera.https://instagram.com/p/TQjpl1vg0G/?taken-by=carrilleraperdida
Mikel, creo que ha llegado el momento en que te plantées seriamente el hacer una especie de ESPINOFF de los comentarios. Te están comiendo (que no quiero decir superando) tu, por otra parte, maravilloso blog.Ahí lo dejo. Saludos a tod@s!! Sois estupendos!! (Menos los que enlazan su propio blog que ya ni los leo...)Buen finde largo.
Y cuales don esos guisantes congelados que aguantan bien?? Marcas por favor
Si alguien más ha comido animales en extinción puede:a) Quedar con Virginia y comentar la jugadaob) Callarse y NO volver a hacerloY el detalle de la joroba está un poco más allá de la etnología y un poco más acá de la pornografía. Por favor, que tremenda!
Vamos a ver m, ¿que animal en extinción se jaló alguien?, Otra cosa ¿qué pasa con la joroba? con nuestra privilegiada mente occdental ¿no podemos entender que hay algo más allá de nuestra náriz? ¿otras culturas? ¿otras costumbres?, no se a lo mejor me perdí algo en la relación de posts....
No te pongas exótico, otras costumbres, otras culturas. El hecho de ser de otra cultura no justifica nada. Y el amimal en peligro de extinción es el camello, como tu privilegiada mente, de dónde sea, habrá supuesto. O no, claro
m, el camello que está en peligro de extinción es el asiático, bactriano, no el africano.
No logro relacionar la derrota del mito de los Reyes Magos frente a Papá Noel con la extinción del camello (dromedario) y es lo único que se me ocurre porque, por lo demás, los camellos gozan de buena salud (preguntar en Australia). No nos pongamos estupendos. ¿o hablamos de camélidos?
De hecho, acabo de ver en wikipedia que se introdujo en Australia, y se ha adaptado tan bien que se duplica su población cada ocho años. Ahora en Australia hay un millón.
Me encantan los guisantes!Así que después de haber visto la foto de la receta, haber leído el post i haber visto el video de Jean Luc Figueras, no lo he dudado ni un minuto. He comprado guisantes! este largo fin de semana los cocinaré, como?, la verdad, no lo sé, ya os lo contaré.No os perdáis el video donde Jean Luc Figueras cocina los guisantes, sencillez, disposición y buenos ingredientes. La cocina es fácil y te permite crear. Lástima que Jean Luc Figueras ya no esté entre nosotros, igual que el gran Santi Santamaría.tAstantelmón
hola a todos nos olvidamos de que una buena comida siempre hay atrás unos agricultores y ganaderos que no tienen vacaciones ni tan solo tienen el día del trabajador, con su esfuerzo y sacrificio hacen de esta tierra produzcan los los frutos . de hay para adelante todo lo demás esta dicho www.elsobao.com
hola a todos nos olvidamos de que una buena comida siempre hay atrás unos agricultores y ganaderos que no tienen vacaciones ni tan solo tienen el día del trabajador, con su esfuerzo y sacrificio hacen de esta tierra produzcan los los frutos . de hay para adelante todo lo demás esta dicho http://elsobao.com/
Primero fue la berenjena y ahora la censura llega a la joroba de camello...
Y yo que me largué dejando esto como una balsa de aceite y hoy, que es fiesta y no hay Comidista, me veo una marimorena a cuenta de los camellos.m(ajete), el camello que yo me comí -y que además no me comí entero- era un camello doméstico, uno de los miles de camellos bactrianos (Camelus bactrianus) que se crían en Asia Central. Los camellos marroquíes que, por lo que contó, se viene comiendo Virginia son, como ya se dijo, dromedarios (Camelus dromedarius) también domésticos. Ambos camélidos son originarios de Asia y fueron domesticados desde el año del pedo. De la primera especie -dos jorobas y más peludo- subsiste una variedad salvaje, muy amenazada, en el Gobi, repartidos entre Mongolia y China, y es una especie sometida a un intensivo trabajo de conservación. Del segundo -una joroba y mas lampiño- no existen poblaciones salvajes, aunque sí algunas asilvestradas como las señaladas de Australia, donde efectivamente se introdujo y se preparó uno de esos pifostios tan australianos que se estudian en ecología, como el de los conejos, pero también en más sitios, por ejemplo en el pasado de Doñana, donde fue introducido a mediados del XIX -hablo de memoria- y luego tuvieron que andar a tiros con los pobres bichos por la gracieta del iluminado que tuvo esa ocurrencia.Antes de meter el dedo en el ojo conviene preguntar si se molesta. Quien te escribe esto estuvo en el Gobi contemplando, con mucha fortuna y alegría, alguno de los últimos camellos salvajes (Camelus bactrianus ferus o Camelus ferus) que quedan y lleva unos 25 añitos dando la murga con la conservación de especies tan cercanas como osos, lobos, urogallos, linces y otros alegres bichitos que afortunadamente nos acompañan, y partiéndose los morros, muchas veces con un costo personal que ni te cuento, para evitar que se construyan estaciones de esquí, autopistas, parques eólicos y otras chufladas supermodelnas en los últimos paisajes salvajes de este país.Así que ya ves, hay que andar por lo segao, porque en el momento en que te sales a las zarzas corres el riesgo de ponerte las pantorrillas como un sarraceno.Buenos días y feliz puente a quien esto lea, y también a quien no lo lea.
¡Gracias Topicos! Útil comparativa.Por cierto, lo he flipado con toda la historia de los camellos (dicho sea de paso, no sabía que formaban parte de la gastronomía de ciertas partes del mundo).
A veces la ignorancia deviene en una mezcla potenciada de maldad y estupidez.
MERCEDES, no leerás este comentario supongo pero aplaudo el tuyo y lo secundo completamente. Pelín de hastío con las disertaciones de algunos y sobretodo con haber convertido esto en el foro personal de 5-6 personajes.
Ciudadama, quién esto te escribe que tiene el culo pelao de andar por el mundo mundial (andar, volar, conducir, pedalear y demás medios de transporte existentes) te dice que si te sorprendes por lo del camello no te queda nada, si ves lo que por esos mundos se manduca te caerías de espada pero pa no levantarte más.Atila, tienes razón como el santu que tu y yo conocemos, pero que se le va hacer, ya sabes que la ignoracia de la gente ye muy atrevida, oyen campanes y no saben donde están repicando, ella o el oyó lo de camello y claro como sólo se conocen los de les calbagates de reyes hizo el tira que libres y así le fue.
Claro que sí, Ciudadana B612, que también hay comparativas para el mismo bacalao, como no.Y hasta para su misma elaboración y preparación.http://www.mujerdeelite.com/guia_de_alimentos/?c=5&t=1http://pescadosymariscos.consumer.es/bacalao/propiedades-nutritivashttp://abrasamefuerte.com/pescados/http://abrasamefuerte.com/pescados-y-mariscos/
disculpe si cambio de dirección. Hoy abre EXPO Milano 2015. El tema es la comida. Millones de personas se mueren de hambre. Millones de personas obesas en el mundo. Tenemos que reflexionar.Incluso Gastronomiaditalia, en su pequeño, os invita a reflexionar sobre esta desigualdad. Y hacer algo para cambiar. Por ejemplo mediante la adopción de una dieta sana y equilibrada, sin sacrificar el sabor. Tales como la dieta italiana y mediterrranea.http://www.gastronomiaditalia.com
te refieres Sarah a la Expo que no conoce nadie y a la que nadie va a ir? La misma que está patrocinada por McDonalds y que poca otra comida tiene para elegir? Te refieres a la Expo que no ha hecho ni un solo concurso publico para elegir la restauracion que se sirve? O a la expo que inaugurandose hoy no esta acabada? O quizas hablas de la Expo que prentendia que los trabajadores fueran voluntarios, o a aquella otra en la que la mitad de los pabellones son de empresas como Cocacola, New Holland, etc? A esa mierda te refieres? A la que te cobra mas de 30 euros por entrar para bombardearte a publicidad? Va hombre, caraduras, no la llameis expo. Tu pagina de gastronomia por cierto es triste.
Pues si te digo la verdad, Lockhart, me gusta sorprenderme. No me importaría caerme de espalda, pero luego me levantaría para volver a caerme de espaldas ;-) ¡Topicos, de nuevo gracias!
Por favor m(i) y m(ò)....antes de salir de trabajar dejad puesto el antivirus!
excelente blog.les invitamos a leer nuestro blog: https://comidaeneuropa.wordpress.com/2015/05/01/comida-en-italia/gracias
Loque noheencontradotampoco soncomparativasdeanimaledeespeciescomo la de lodosos y lasde los camelos
Me encantan los guisantes. Eso sí yo del congelado, que no tengo recuerdos de la infancia.La historia de Atila me trajo a la memoria la de un amigo que visitó Mongolia hace 40 años y decía que el cielo allí es inexplicable. Que sientes como si lo pudieras alcanzar con los dedos. Hoy va de topicazos.
Hummmm......., tiene que estar buenísimo ese plato, aunque yo no pondría el bacalao a hervir en el cazo, sino que una vez desalado, lo haría trocitos y directamente con los guisantes, no sé porqué me dá que les tiene que dar un poco más de sabor que si se hace de la otra forma.
Me encanta el pescado. También el bacalao.
m: Primero decirte que es muy típico de la gente inculta meterse con lo que no saben, y la verdad si ves algo pornográfico en la joroba de un dromedario es que tienes un problema emergente de zoofilia.
Genial combinación!
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Lo más visto en El Comidista