Espaguetis con tomate en versión ensalada

Estamos en verano. Hace calor. ¿Por qué no tomar los espaguetis fríos como si fueran una ensalada? En esta vídeorreceta les ponemos tomate. Y, por qué no, chorizo.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Todo un hallazgo veraniego. /

A los cocineros profesionales siempre se les ocurren cosas que a mí ni se me pasan por la cabeza. Su imaginación cae como Fairy sobre la grasa de mi ego, y sirve para ponerme en mi sitio: el de cocinillas de medio pelo.

El último arrebato envidioso-pasional que he sufrido fue en el restaurante de Mirko Carturan en Caldes de Montbuí (Barcelona). El chef del Piamonte nos sirvió unos espaguetis fríos aliñados con un fastuoso pesto, que me llevaron a preguntarme por qué no había hecho nunca nada así. Quizá sea un panoli y resulta que todos hacéis ensaladas de espaguetis en vuestras casas, pero el hecho es que yo, cual monguer in the night, siempre me había quedado en las pastas cortas para ese tipo de plato.

De la misma manera que los fideos soba japoneses se sirven fríos y están increíblemente buenos en el verano, los espaguetis funcionan a la perfección sin calor. Por supuesto, hay que sustituir las habituales salsorras por aliños ensaladescos, pero esto no implica necesariamente que cambiemos los ingredientes. En este aspecto, la receta de hoy es muy parecida a la de los espaguetis con tomate más convencionales: la diferencia está en que no pasamos por los fogones salvo para cocer la pasta.

Mirko me hizo una sabia recomendación: dejar madurar el tomate picado con el aceite y las hierbas para que los sabores cojan intensidad. No sé si él lo hará así, pero yo he preferido añadir la sal en el último momento para que el tomate no empiece a soltar agua como un loco y el aliño se acabe aguando. En cuanto a la presencia del chorizo, es un guiño a los macarrones de la infancia que no me resisto a incluir, aunque sea como opcional. Y si tus hijos son raritos con el tomate, siempre lo puedes rallar, que queda más disimulado.

Dificultad

Por Dios bendito, es un plato de pasta con tomate.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 350 g de espaguetis de una marca digna
  • 750 g de tomate
  • 4 ramitas de tomillo fresco o media cucharada de seco
  • ½ cucharadita de orégano
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación

  1. Poner agua a hervir en una cazuela grande y preparar un bol con agua con hielo.

  2. Lavar bien los tomates, quitarles el tallo y hacerles una cruz con un cuchillo en el otro extremo.

  3. Cuando el agua esté hirviendo, escaldar los tomates en ella unos diez segundos. Pasarlos bien escurridos al agua helada.

  4. Pelar los tomates, despepitarlos y cortar la pulpa en daditos pequeños (esto se llama hacer una concasse).

  5. Juntar en un bol el tomate con 6 cucharadas de aceite, las hojitas del tomillo o el tomillo seco, el orégano y uno de los ajos aplastado con el lado de un cuchillo. Remover, tapar con plástico para que no se seque y dejar reposando un mínimo de una hora.

  6. Cuando vayamos a comer, cocer la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. Escurrir conservando un cazo de agua de su cocción y dejar enfriar.

  7. Cortar el otro ajo por la mitad y frotar la fuente o los platos en los que vayamos a servir la pasta.

  8. Juntar los espaguetis con su agua de cocción removiendo para que se despeguen unos de otros. Añadir el tomate del que habremos sacado el ajo, y remover bien para que todo se impregne. Servir con más hojitas de tomillo por encima, y chorizo picado si se quiere.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com


  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Sigue leyendo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores