Malas madres y peores anuncios

La polémica nueva publicidad de Meritene no puede estar más equivocada: obligar a tu hijo a comer es un error, y los suplementos nutricionales no solucionan el problema.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

El otro día lo vi, fue una noche cualquiera de un martes ídem. Un anuncio reflejaba las coacciones de una madre hacia un hijo que se negaba a comer lo que esta quería que comiera. El producto: un batido para “complemetar” la dieta habitual de esos niños a los que les “cuesta comer”. No hay derecho. Ver a un niño sufrir sometido a presiones y coacciones no es plato de gusto, y menos cuando el sometimiento se realiza con un inaceptable y mal entendido ejercicio de autoridad. Cuando el spot de turno sirve para poner en alza un producto que maldita la falta que hace en nuestro entorno –desplazando a estrategias verdaderamente válidas–, la cosa ya clama al cielo.

Antes de continuar, echemos un vistazo al anuncio que motiva este escrito:  

Pasemos a relatar las razones por las que las incorrectamente denominadas ‘leches’ de crecimiento y los aun más específicos complementos para niños supuestamente malcomedores –productos como Meritene Junior, un producto que comercializa la multinacional del sector alimentario Nestlé S.A., con un perfil similar al de otros como Pediasure (de Laboratorios Abbot)– juegan con los miedos más cervales de los padres. A saber: que el niño pueda enfermar, no crezca, no se desarrolle convenientemente o sufra algún problema de salud, todo ello fruto de una hipotética desnutrición al no comer lo suficiente (siempre según los padres, claro).

Bien, resulta que estos productos distan mucho de ser esa autoproclamada solución: desde la comunidad sanitaria y científica se apuesta por estrategias diametralmente opuestas cuando se trata de educar a nuestros hijos en este terreno. Son muchas las voces que, fuera de la influencia de la industria, se levantan en contra de las medidas coercitivas que obligan a comer a los niños, ya que en vez de arreglar nada lo único que se consigue es estropear más el asunto, agravando el problema.

Análisis del Meritene

  • Contiene una cantidad de azúcar francamente elevada. En concreto una ración de la versión de sabor fresa aporta, una vez reconstituido con 200 ml de leche, más de 39 g de azúcares: más azúcar que una lata de Coca-Cola.
  • Esto es debido a que además de la leche (y su lactosa) entre los ingredientes de Meritene Junior el segundo es la sacarosa, nombre técnico que se le da al azúcar de mesa. No entiendo por qué Nestlé SA nombra al azúcar entre sus ingredientes como sacarosa… ¿hay alguien que pida los azucarillos en un bar diciendo "deme por favor tres sobres de sacarosa"?
  • El aporte de sus vitaminas y minerales y demás nutrientes no es para tirar cohetes si lo comparamos con otro producto de la casa, el Nesquick. Es más, dos vasos de esta bebida iguala y supera en muchos casos los aportes contenidos en una ración de Meritene Junior (con más azúcar aun, eso es cierto).
  • El precio del Meritene Junior es accesible para pocas economías domésticas. Según un rápido y no exhaustivo estudio de mercado la ración de esta bebida (sin contar la leche) sale por unos 1,5 € (la de Pediasure por unos 2,41 €) frente a los 0,08 € de una ración (sin la leche) de Nesquik.
  • Meritene Junior tiene a gala usar solo las farmacias y parafarmacias para su venta, cuando nada le impediría comercializarse en supermercados y ultramarinos. Esto en mi opinión es una instrumentalización de las oficinas de farmacia, otorgando a su producto una categoría que no tiene (igual que las pastillas Juanola, pero esa es otra historia).

No lo digo por decir, en esta investigación se contrastó que el hecho de forzar y presionar para que nuestros hijos coman más frutas y verduras está relacionado con un menor consumo de las mismas. Al mismo tiempo, y reforzando este mismo mensaje pero en positivo, este otro trabajo puso de relieve que la ingesta de este tipo de productos por parte de los niños aumenta tras ver a los adultos comerlos. Resumiendo, forzar a comer no es solo que sea una mala estrategia, es que además es contraproducente, como bien han comentado otros profesionales del sector de la nutrición en sus cuentas de Twitter (la red que ha recogido gran parte de la polémica del anuncio de marras).

Educar con el ejemplo no es por tanto una forma más de educar, debería ser la única forma de educar. Algo que tenía muy claro nuestro Ministerio de Educación cuando promocionaba el sano hábito de la lectura entre los más pequeños. En este sentido, otra de las tantas circunstancias reprochables del anuncio de Meritene Junior es ver a un niño aislado, que no come con sus padres y que está sentado en el suelo sometido a un cuarto grado que ni en Guantánamo.

Tras hablar El Comidista con la empresa responsable del producto, Nestlé S.A. responde que “el anuncio pone en valor la actitud paciente y perseverante de la madre de un niño al que comer le resulta difícil”. Ante esta situación en la que la madre obliga a la fuerza a comer a su hijo, el niño le llama mala: “Eres mala, muy mala”, son sus palabras. A pesar de que la voz en off del spot asegura que si un día tu hijo te dice que eres una madre mala… es que eres muy buena, lo cierto es que el niño, sin saberlo, tiene detrás una importante bibliografía científica que respalda su veredicto.

La madre, en cambio, no tiene ninguna: obligar a comer a un niño es una estrategia negativa y, por tanto, en el universo de un niño quienes la practican son personas malas. Di que sí Alvarito, cuentas con todo mi apoyo y simpatía (Alvarito es el nombre con el que en mi fuero interno he bautizado a esta torturada criaturita). ¿Acaso ustedes no se sentirían torturados si alguien abusando de su autoridad les obligara a comer algo que ustedes no han decidido y en la cantidad que esa autoridad ha establecido de modo unilateral? ¿Se imaginan a ustedes mismos siendo objeto de esa presión en un restaurante cualquiera?

Entendámonos, los desvelos por aportar a nuestros hijos una correcta alimentación y una adecuada educación en este ámbito es, sin lugar a dudas, una sana preocupación. Pero a partir de aquí las cosas se pueden hacer mejor o peor y desde luego obligar, presionar, forzar e imponer pasan por ser las peores entre todas las posibilidades a la luz de la evidencia científica.

Tal vez a algunos padres les resultará difícil empatizar con el siguiente mensaje, pero se ha de tener en cuenta que el mejor indicador del apetito de un niño es precisamente el apetito de ese niño: es decir, la cantidad de alimento que él dice que quiere comer. Este es uno de los mensajes principales de la Asociación Americana de Pediatría y de la propia OMS cuando afirman que, incluso en el caso de los bebés, se debe respetar la innata capacidad de los niños para autorregular la cantidad de comida que necesitan. Es más, una reciente investigación capitaneada por investigadores de primera línea ha puesto de manifiesto que “un niño que solo se come entre la mitad o dos terceras partes de la comida que él mismo se ha servido no está siendo derrochador, beligerante o irrespetuoso. Es simplemente un niño normal”. ¡La mitad o las dos terceras partes de lo que ellos mismos se sirven!... y no pasa nada.

No obstante, aun están por llegar las peores noticias respecto a esto de obligar a comer a un niño. Alvarito, el niño del anuncio, va a ver incrementado su riesgo de obesidad en el futuro por el hecho de que su madre le azuce para comer más allá de lo que le gusta o de su apetito (y tras conseguirlo, además, atizarle el batido de rigor). No exagero. Este tipo de presión para que nuestros hijos coman se puede traducir, tal y como señala este estudio, en un aumento del riesgo de desajustar la capacidad innata de los niños para adecuar su consumo de energía.

Esto puede concretarse en que los niños terminen comiendo más de lo que necesitan, una situación nada necesaria cuando más de una tercera parte –peligrosamente cerca de la mitad– de la población infantil española padece exceso de peso. Así lo puso de manifiesto este otro artículo, que observó que el 85% de los padres procura que los niños a su cargo coman más de lo que ellos quieren. El resultado es que entre esos niños obligados a comer, el 38% comió notablemente más de lo que hubieran comido si nadie les hubiera dicho nada, y que el 83% comiera por encima de su apetito.

¿Podría haber algún caso en el que los suplementos fueran útiles?

A pesar de todo lo expuesto hasta aquí, ¿es posible encontrar niños en nuestro entorno que tengan alguna carencia nutricional que justifique el uso de preparados como Meritene Junior o Pediasure? Es decir ¿podrían ser necesarias en casos concretos? La verdad es que difícilmente, y menos con el perfil nutricional que tienen. Concretaré.

Según el informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria respecto a los requerimientos nutricionales y la ingesta dietética de los niños en la Unión Europea, los cuatro posibles déficits de los niños europeos son el de los ácidos grasos de la familia omega tres, la vitamina D, el hierro y el yodo. Y tampoco olvidemos que este informe señala como situación de riesgo el exceso calórico. Pues bien ¿cómo se supone que nuestra Autoridad Sanitaria invita los ciudadanos a afrontar estos riesgos? El mensaje es claro e inequívoco: “Los expertos consideran que tanto los déficits como el exceso se deben afrontar siguiendo las Guías Alimentarias Basadas en Alimentos […] a partir de una alimentación saludable. Estas guías ofrecen educación nutricional y consejos tanto para los individuos concretos como para el público en general con el fin de alcanzar los objetivos nutricionales y de ayudarles a seleccionar una dieta que satisfaga sus necesidades. Estas recomendaciones incluyen la adecuada elección de alimentos que son fuente de aquellos nutrientes clave para la salud pública […]”

Les ha faltado decir que además se deben afrontar sin complementos ni 'chupibatidos', pero su ausencia es más que reveladora. Seamos sensatos, que levante la mano el que conozca algún caso de desnutrición infantil en España ocasionado por la negativa del niño a comer entre una variada oferta de alimentos saludables, y sin la coincidencia de otras patologías. Vale. Los niños normales no necesitan soluciones extemporáneas y menos si son como estas.

En resumen y por todo lo visto:

  • Si obligas a tu hijo a comer (o a quien sea) te estás columpiando al alejarte de todas las recomendaciones conocidas para educar a los más pequeños en unos correctos hábitos alimentarios. Y es más que posible que el tiro te salga por la culata.
  • Si entonces tu hijo te dice que eres una mala madre o un mal padre, yo le daré la razón, y también se la dará la OMS y todas las asociaciones de pediatría que se han pronunciado al respecto.
  • Los productos como Meritene Junior y otros similares, no aportan soluciones. Al contrario: las alejan. Aunque uno crea quedarse muy tranquila o tranquilo tras emplearlo.
  • Meritene Junior y Pediasure son productos inútiles, en mi opinión muy caros, o si lo prefieres para pijos (indocumentados).
  • La paciencia y la tenacidad sin duda alguna necesarias en lo que respecta a reconducir los hábitos alimentarios de nuestros hijos no ha de plasmarse en posicionamientos autoritarios. Al contrario, esas características son las que se han utilizar para ofrecer diariamente una oferta suficiente de alimentos saludables, en la que a los niños se les invite a elegir qué alimentos comer y en cuánta cantidad.

Si quieres profundizar en este tema te sugiero muy vivamente que acudas a consultar este texto de Julio Basulto y Francisco José Ojuelos Gómez y que te hagas con dos obras imprescindibles, Mi niño no me come (Temas de hoy, 2012) del pediatra Carlos González y Se me hace bola (Debolsillo, 2013) de nuevo de Julio Basulto.

Para la realización de este post El Comidista remitió una serie de preguntas a Nestlé SA, que procedió a responderlas. En mi opinión no hacen sino reforzar el mensaje de este escrito: en cualquier caso están íntegras en este enlace para ser consultadas.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista