Contra el menú infantil
Una de las muchas formas que adopta el Diablo.

Contra el menú infantil

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Pasta, carne empanada y helado. El típico menú infantil de restaurante no sólo es poco recomendable desde un punto de vista nutricional sino que además idiotiza el paladar de tus hijos.

De primero, pasta con salsa de tomate y un subproducto lácteo que recuerda al queso rallado. De segundo, San Jacobos fritos en el aceite de la unción de Jesucristo. De postre, helado recién sacado de lo más hondo del congelador. ¿Lo visualizas, verdad?

El típico y tópico menú infantil que se sirve en la mayoría de restaurantes es un atentado al paladar de las niñas y niños del mundo entero, y los adultos que lo toleramos –padres, madres, abuelos, abuelas, etc.– somos unos zopencos.

Analicemos la oferta: sabores neutros o dulces, es decir, los más fáciles de admitir. Texturas blandurrias, que no precisan masticación, o crujientes, que son más divertidas. Ausencia de vegetales, abundantes carbohidratos, proteínas animales, grasas, fritanga, azúcares…

¡Satán! ¿Qué estamos dando de comer a nuestros hijos?

Pues, mirad, por un lado están comiendo alimentos que los convertirán en vagonetas gastronómicos. Si dentro de unos años, cuando por fin se emancipen, no saben hacer ni una tortilla a la francesa y tiran de precocinados, asumidlo: la culpa será nuestra.

Si en ése siniestro futuro nuestros encantadores churumbeles se han convertido en adultos obesos sin interés por la comida y están al borde de la diabetes, penitencia: la culpa será nuestra.

Si se da el poco probable escenario de que sobrevivan a  los desafíos que supone el vertedero gastronómico que es un menú infantil, no nos confiemos: lo más probable es que repitan nuestra insidiosa conducta y leguen la condena a nuestros nietos. Y la culpa seguirá siendo nuestra.

Nuestro nutricionista de cabecera, Juan Revenga, lo tiene claro: “Si comparas la composición de un menú infantil con la del ‘plato para comer saludable’ de la Universidad de Harvard, verás muy rápidamente que no cuadran de ninguna manera”. El plato para comer saludable de Harvard es un modelo gráfico de lo que deberíamos comer que sustituye a la famosa, y algo obsoleta, pirámide alimentaria de toda la vida.

Adiós pirámide. Hola plato saludable. HARVARD MEDICAL SCHOOL

Pero, dejando a parte minucias como la nutrición de unos pequeños seres que están desarrollándose, si abordamos el menú infantil desde el ángulo de la educación del gusto, estamos igual de fatal.

Los niños y niñas no son imbéciles, tienen paladar y, en mi experiencia –soy padre de dos–, aprecian los alimentos de calidad bien cocinados.

Un ejemplo: el restaurante Cinco del hotel berlinés Das Stue que dirige el chef pentaestrellado Paco Pérez, ofrece a sus huéspedes más jóvenes un menú infantil de alta cocina. Más allá de lo snob que nos pueda parecer que alguien se gaste más de cien euros en la comida de su hijo –y sin embargo nos parezca más normal que ese mismo adulto los gaste para sí– el planteamiento de los cocineros es de lo más interesante: “No presuponemos que los críos tienen un paladar poco sofisticado”. Pero es que no hay que ir a un restaurante de lujo, en las cartas de la mayoría de restaurantes –en los mismos que se ofrece el maléfico menú infantil– hay platos aptos para los más pequeños.

Vamos a reconocerlo. Cuando pedimos un menú infantil para nuestros vástagos no lo hacemos para nutrirlos, eso es evidente, ni para que disfruten de la comida. Lo hacemos porque porque no queremos soportar la tensión del "no me gusta" y para evitar  numeritos en el restaurante. En pocas palabras: nos da pereza educarles.

Pues, bien, es posible evitar los altercados en público y que traguen porquerías al mismo tiempo. En casa se puede trabajar la alimentación poniéndoles pequeños retos cada día hasta normalizar el consumo de alimentos sabores y texturas conflictivas. No es fácil ni rápido, pero eso es precisamente lo que tiene educar: si fuera sencillo, el menú infantil no existiría. Ni tampoco existirían los fans de Justin Bieber. Pero eso, hoy, no viene al caso.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Archivado en:

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista