Ensalada de escarola, chirivía y remolacha
La remolacha y el queso azul se adoran.

Ensalada de escarola, chirivía y remolacha

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Queso azul, bulbos de invierno, cítricos y escarola, unidos y dispuestos a enseñarte quién manda en el mundo de las ensaladas. Tiene pinta de estar aún mejor acompañada de pan de centeno ligeramente tostado.

La ensalada de hoy tiene, entre otros objetivos –como disfrutar las verduras de temporada en formato ligero cual pluma de colibrí– conseguir que los que aún no lo hayan hecho prueben la remolacha y la chirivía en crudo. Para que la misión sea un éxito, es importante que os hagáis con ejemplares frescos, tersos y de tamaño medio: si son muy grandes probablemente serán imposibles de cortar y leñosos al morderlos.

La combinación de ingredientes fue pergeñada en parte a través de experiencias ensaladeras anteriores –por aquí llevamos mezclando remolacha y gorgonzola desde 2013, y también hemos comprobado lo bien que le va con los frutos secos y ciertas especias–, en parte después de un par de consultas a La enciclopedia de los sabores (Editorial Debate, Nikki Segnit, 2011). Ahí confirmé lo que ya sospechaba: los cítricos eran más que bienvenidos a la fiesta de la ensalada.

Si queréis curraros el aliño nivel fino filipino, podéis aromatizar el aceite para que tenga sabor a mandarina, tomillo y anís sin que estén presentes en la vinagreta. Solo tendréis que calentar 150 ml de aceite de oliva no demasiado fuerte en un cazo –sin que llegue a burbujear–, sacarlo del fuego e introducir en él una cucharadita de tomillo, otra de anís un poco machacado y la piel de las dos mandarinas (eliminando en la medida de lo posible la parte blanca).

Cuando esté a temperatura ambiente, colar y reservar. Tendréis un aceite afrutado y especiado, y sobrará para otras ensaladas, para darle un punto a un plato de pescado, o para aromatizar unas verduras asadas o un all i oli. Guardadlo en la nevera y no tardéis muchísimo en consumirlo para que el sabor siga siendo fresco.

Nivel de dificultad

Cortar finitas la chirivía y la remolacha es lo más complicado.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 escarola
  • 2 remolachas pequeñas
  • 2 chirivías tiernas
  • 1 cebolleta
  • 1 mandarina
  • 1/2 cucharadita de semillas de anís o hinojo
  • 1 cucharadita de hojas de tomillo fresco (⅓ si es seco)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 60 g de queso Stilton
  • 50 g de nueces de macadamia
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Rallar la piel de las mandarinas y reservar para la vinagreta. Cortar muy finas –con la ayuda de una mandolina o un cuchillo muy afilado– la remolacha, la chirivía y la cebolleta (tallo incluido).
  2. Poner la chirivía y la cebolleta en un bol con el zumo de las mandarinas –reservar una cucharada– y marinar durante unos 15 minutos.
  3. Preparar una vinagreta con el aceite, el vinagre, la piel de mandarina, el anís o hinojo –si lo tostamos un poco en la sartén y le damos un par de golpes con el mortero, se notará más su aroma–, el tomillo y sal al gusto.
  4. Montar la ensalada con una base de escarola –desechando las hojas más oscuras y fuertes, ya que suelen amargar–, poniendo encima la remolacha y después la mezcla de chirivía y cebolleta. Espolvorear con pimienta recién molida y servir.
  5. Aliñar y terminar con el Stilton desmigado y las nueces de macadamia partidas en pedazos irregulares.

¿Has intentado hacer estas recetas u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista