Coca de cerveza con cebolla y pimentón
. Mínimo coste, máxima felicidad

Coca de cerveza con cebolla y pimentón

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

¿Nunca te has atrevido con las masas porque te da miedo que se te peguen a las manos? Te aseguramos que esta no lo hace, y que además te va a hacer muy feliz con ingredientes sencillos, baratos y sabrosos.

¿Qué tendrá la masa que nos gusta tanto? Entiéndase por masa mezcla de harina, líquido y poco más: los otros ingredientes varían de receta a receta, pero la base es siempre la misma. Lo bonito de esto es tener la suerte de viajar y conocer qué se hace en otros lugares, como me pasó a mí cuando fui a Lleida por primera vez —allá por 2010— y probé la coca de recapte; literalmente, “coca de aprovechamiento".

Se trata de una masa finísima horneada en la que se ponen ingredientes que te hayan sobrado de otras preparaciones. La preparaban de escalivada, de escalivada con arenques y otra que me dejó boquiabierto por su sencillez y sabor: la de cebolla con pimentón. Chúpate esa mandarina, Catalina.

Lo mejor que tiene esta preparación —y el que haya leído algo más de lo que tengo publicado por aquí dirá “¡qué pesado!”, y con razón, pero ahí va— es su gran versatilidad. La palabra "aprovechamiento" no es más que una puerta abierta a todo aquello que queramos reciclar antes de que se estropee. Si me apuras, podrías hasta hacer una pizza bastante raruna. Todo, lo que sea, con tal de no tirar comida.

Por cierto, llegados a este punto, quiero dejar bien clarito que esta es una masa a prueba de manazas y torpes, como yo, así que sale bien el 100 % de las veces. Por supuesto, invito a Ibán Yarza y todos los entendidos en masa a que aporten a esta receta todos los apuntes y comentarios que consideren convenientes.

P.D. Si te preguntas por qué los líquidos están en gramos, te responderé que porque soy un inútil y en vez de medir el volumen, medí el peso. Sin embargo, para simplificar, te diré que lo que hice fue coger un vaso de chatos de vino y echar un par de dedos de cada líquido, y después añadí harina hasta que la masa se me despegara de las manos.

Dificultad

¿Te dan miedo las masas que se pegan a las manos? Perfecto, esta NO es así.

Ingredientes

Para una coca rectangular de unos 25-30 cm de longitud o 4 pequeñas

  • 60 g de leche
  • 40 g de aceite de girasol
  • 50 g de cerveza
  • 225 g de harina de trigo
  • 1 cuchada rasa de comino en grano
  • 1 pizca de sal
  • 2 cebollas dulces medianas
  • Pimentón (de la Vera, dulce o picante)

Preparación

  1. Mezclar la leche, el aceite y la cerveza con una pizca de sal, el comino en grano y la harina. Remover bien. Si la masa se pega a las manos, añadir un poco más de harina e integrarla bien. Así hasta que se despegue.

  2. Calentar el horno a 170 ºC.

  3. Cortar la cebolla en tiras de unos 3 o 4 milímetros de grosor.

  4. Si se van a hacer minicocas, dividir la masa en 4 pelotas y estirarlas hasta que tengan el tamaño de un plato de postre. Después, echar media cucharadita de pimentón en cada coca, distribuir la cebolla, salar y rematar con un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra.

  5. Si se va a hacer una sola coca, estirar toda la masa hasta que tenga un grosor de unos 2 milímetros. Después, echar una cucharada de pimentón por toda la masa, distribuir la cebolla, salar y rematar con un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra.

  6. Hornear durante 15-20 minutos, hasta que la cebolla esté cocinada y la masa se ponga crujiente. Durante ese tiempo, si vemos que la cebolla empieza a dorarse pero la masa sigue cruda, colocar la bandeja en una parte más baja del horno.

¿Has tenido problemas preparando esta receta o cualquier otra de El Comidista? Escribe a la Defensora del Cocinero: defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista