Espárragos verdes con tres salsas

No hay que pelarlos, ni picarlos, ni casi cocinarlos. La verdura más fácil del año empieza su temporada, y aquí tienes tres maneras de tomarla que no te llevarán más de 15 minutos.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
El truco para separar la parte tierna y la leñosa. /

No hay que pelarlos ni picarlos: basta con quitarles el extremo más duro. No hace falta ser vegano ni herbívoro compulsivo para disfrutarlos, puesto que su sabor suave es para todos los públicos. Y su preparación es simple a más no poder: se pasan unos minutos por la sartén o el agua hirviendo, y ya tal. Por si estos argumentos no fueran suficientes para convencerte de comer espárragos verdes, te diré que estamos en plena temporada, así que ya deberías estar perdiendo el culo para empezar a cocinarlos.

A mí me gustan cocidos. Con una cocción corta, claro, en agua con mucha sal. Tibios, acompañados de alguna salsorra o vinagreta, están de muerte, y resultan más sutiles y ligeros que a la plancha. En esta receta, propongo tres posibles salsas, pero si no te apetece liarte mucho, elige la que prefieras.

Dificultad

Para imbéciles.

Ingredientes

  • Entre 6 y 8 espárragos por persona, dependiendo del grosor
  • Sal gorda

Lactonesa de albahaca y lima

  • 4 cucharadas de leche
  • 6 hojas de albahaca fresca
  • 1 lima
  • Unos 200 ml de aceite de oliva suave
  • Sal

Vinagreta de huevo y mostaza

  • 2 huevos cocidos
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 200 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez
  • Sal

Pesto rojo

  • 150 g de tomates secos en aceite
  • 40 g de avellanas
  • 50 g queso parmesano rallado
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • ½ diente de ajo
  • Sal

Preparación

  1. Poner a hervir agua en una cazuela con mucha sal y preparar un bol con agua con hielo.

  2. Coger cada espárrago por sus extremos y doblarlo hasta que se rompa (ver vídeo). Dejar la parte más leñosa para otras preparaciones (picada y salteada puede servir para revueltos, por ejemplo).

  3. Cocerlos en el agua hirviendo de 3 a 5 minutos, dependiendo del grosor. Sacarlos, pasarlos por el agua helada para cortar la cocción, y dejarlos sobre un plato con papel de cocina.

  4. Para la lactonesa, poner la leche en un vaso batidor junto a la albahaca y sal. Triturar e ir incorporando poco a poco el aceite sin dejar de batir hasta que emulsione. Añadir Incorporar zumo de lima al gusto y mezclar. Corregir de sal. Si queda muy espesa, mezclar con un poco de agua o leche.

  5. Para la vinagreta, separar las yemas de los huevos y ponerlas en un bol. Desmigarlas y, con un tenedor o varilla, ir añadiendo poco a poco aceite hasta que se forme una crema ligada. Añadir la mostaza y mezclar. Picar la clara cocida lo más finamente posible y añadir la con el perejil a la vinagreta. Terminar con sal y vinagre de Jerez al gusto.

  6. Para el pesto, triturar brevemente los tomates con su aceite, las avellanas, el ajo y sal. Sumar el queso y añadir poco a poco a poco el aceite de oliva removiendo a la vez. Corregir de sal.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista