Guisantes para los que odian los guisantes

Si destestas esta legumbre, quizá sea porque la has comido siempre recocida y arrugada. Dale una oportunidad a las bolitas verdes con una receta fresca, rápida y sencilla.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Con menos arrugas que Isabel Preysler. /

Sí, yo también odiaba los guisantes. Los únicos que toleraba eran los de lata, y sólo si estaban camuflados con kilos de mayonesa y patata en la ensaladilla rusa. Pero un mundo nuevo de luz y de color se abrió ante mí cuando descubrí los guisantes frescos bien cocinados. Es decir, no sometidos a una cocción eterna que los arrugue y los deje con ese color verde guardia civil.

A parte de ser una delicia cuando se cocinan bien, los guisantes tienen muchas virtudes: por un lado, aguantan muy bien la congelación, y por otro, son tiradísimos de preparar. Ya sé que esto no suena muy fiable dicho por una persona que se ha disfrazado de vaina de guisante, pero es verdad.

Hoy los vamos a preparar de la manera más sencilla posible, pero con un truquillo copiado de Dani García que convertirá la salsa en un manjar: el licuado de parte de los guisantes.

Dificultad

Para princesitas del guisante.

Ingredientes

  • 800 g de guisantes frescos o congelados
  • 2 chalotas (en su defecto, una cebolla)
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharada de menta picada
  • 2 cucharadas de jamón ibérico picado (opcional)
  • Sal

Preparación

  1. Cocer 200 g de guisantes en agua con sal durante 5 minutos (si son congelados, un par de minutos más). En caso de manejar guisantes frescos y tener tiempo, conviene usar para este cometido los ejemplares más gordos. Pasarlos a agua con hielo y licuarlos (si no se dispone de licuadora, triturar y colar).

  2. Picar las chalotas. Poner la mantequilla en una cazuela baja a fuego suave y rehogar las chalotas unos 10 minutos.

  3. Añadir los guisantes restantes y rehogar un minuto más (si son congelados, un par de minutos más).

  4. Sumar el jugo de guisantes y dejar cocer un par de minutos más, meneando la cazuela de vez en cuando para que la salsa se ligue.

  5. Incorporar la menta y, si se quiere, el jamón, retirar del fuego y dejar tapado dos minutos más. Servir inmediatamente.
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista