Ensalada rusa de patata con langostinos
Otra ensaladilla rusa es posible.

Ensalada rusa de patata con langostinos

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Encurtidos caseros exprés, langostinos bien aprovechados y una falsa salsa rosa –más fresca y ligera que la original– acompañan a las patatas que forman la base de esta ensalada con aires del Este.

Esta ensalada de patatas está inspirada en Europa del Este: el pepino dulce y ácido, los rabanitos, los langostinos, la patata y el hecho de rematarlo todo con un lácteo cremoso que le aporta enjundia y muchas menos calorías que la tradicional mayonesa son un clarísimo homenaje a la cocina rusa o polaca.

Si os da mucha pereza preparar dos marinadas diferentes para el pepino y los rabanitos podéis hacer las dos cosas juntas, pero el esfuerzo es mínimo y el contraste entre uno ligeramente dulce y el otro ácido es suficientemente interesante como para hacer el experimento. Aviso ya de que ese pepino es tremendamente adictivo, y no podréis parar de comerlo de todas las maneras posibles: acompañando unas aceitunas, en bocadillos de rosbif o en ensaladas tiene un sabor y textura imbatibles.

Usando el coral de los langostinos y el vinagre de marinar los rabanitos mezclados con el quark, conseguimos un efecto visual de falsa salsa rosa –con un sabor a mar interesantísimo– que se puede utilizar en otras preparaciones, como ensaladas de pasta. Aunque la combinación gamba-quark pueda parecer poco procedente, en realidad es un acierto, porque el lácteo fija y potencia el yodo del marisco.

Si queréis preparar esta ensalada con antelación podéis hacerlo sin problema (excepto la salsa de quark, que no lleva muy bien el paso del tiempo) y si váis a cocer vosotros mismos los langostinos, poned el coral directamente crudo y multiplicaréis por 10 la sensación marina del plato.

Nivel de dificultad

Sacar el coral de las cabezas es lo más laborioso.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 600 g de patatas de platillo
  • 600 g de langostinos cocidos enteros
  • Una taza de rabanitos
  • Un pepino grande (uno y medio si son pequeños)
  • Un manojo de cebollino
  • ½ taza de hojas de perejil
  • 1 taza de queso quark (o crema agria o yogur griego)
  • Vinagre de vino blanco o manzana
  • Aceite de oliva
  • Salsa Worcestershire (Perrins)
  • Sal
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Pimienta

Preparación

  1. Lavar el pepino y cortarlo por la mitad a lo largo y después en rodajas. Mezclar ¾ de taza de vinagre tibio con el azúcar y macerar el pepino en él durante una hora aproximadamente.
  2. Lavar bien los rabanitos, cuartearlos y ponerlos en 4 cucharadas de vinagre con un poco de sal, removiendo de vez en cuando.
  3. Hervir las patatas enteras en abundante agua salada durante unos 12 minutos o hasta que estén tiernas pero no deshechas (también se pueden hacer al microondas, en un bol cubierto con film de cocina).
  4. Mientras, pelar los langostinos y apretar las cabezas para sacarles el coral, reservándolo.
  5. Escurrir las patatas y, cuando estén tibias tirando a frías, cortarlas en 4 o 6 trozos (de bocado), mezclarlas con el pepino escurrido, los rabanitos (reservar un par de cucharadas del vinagre de la marinada), los langostinos, el perejil y el cebollino picado (reservar un poco de ambos para decorar). Aliñar con aceite, sal y pimienta.
  6. Mezclar el quark con el vinagre de marinar rabanitos que hemos reservado y el coral de los langostinos, un chorro de salsa Perrins (si se quiere) y poner un par de cucharadas encima de cada plato. Decorar con el perejil y el cebollino reservados, un toque de pimienta y servir.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista