Arroz con salchichas y verduras

Un plato único y completo que se hace en un pispás. Quítate el miedo a hacer arroz al horno con una receta que sale bien sí o sí, con lo mejor de la huerta veraniega y del embutido de cerdo.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Arroz con salchichas y verduras
. Es hora de quitarse los complejos y tirarse a la piscina arrocera.

Aunque en teoría sea fácil y rápido, hay mucha gente que tiene miedo a hacer arroz. Que si me queda duro, o seco, o caldoso. Que si no es como el de mi padre y entonces para qué si puedo comerlo en su casa el domingo. La regla del tanto de arroz por tanto de agua ha causado un sinfín de desvelos a lo largo de la historia, sobre todo cuando se usan medidas a ojímetro o si tu madre piensa que la capacidad de los vasos es universal.

Es hora de quitarse los complejos y tirarse a la piscina arrocera. Para ello nada mejor que una receta al horno: evitará la tentación de marear la perdiz removiendo el arroz sin ton ni son. Dependiendo de cuánto tiempo dejes la cazuela al calor obtendrás un resultado más seco o meloso, con la opción adicional de una costra tostada en la superficie si le metes caña al grill. Las salchichas no sólo aportan un sabor estratosférico sino que ayudan a que esta receta sea más fácil imposible: sólo hay que cortarlas en trozos a nuestro gusto y dorarlas un poco. Dependiendo de lo que tengáis a mano o de vuestro atrevimiento podéis usar diferentes longanizas frescas de cerdo, como salchichas blancas y rojas, distintos tipos de butifarra, salchichas de tipo alemán como Weisswurst o Bratwurst e incluso farinato o morcilla, por qué no.

En cuanto a las verduras y hortalizas, utilizadlas de temporada y sin complejos. Este arroz admite cualquier vegetal que tengáis en vuestra despensa además de los consabidos pimientos y cebolla. Puerros, alcachofas y berenjenas en invierno, espárragos en primavera o tomate, calabacín, judías y pochas en verano. Lo importante es perder el miedo y conseguir un magnífico arroz que nos servirá como plato único, completo y tremendamente satisfactorio.

Calculad siempre entre 80 y 100 gramos de arroz redondo por persona y dos partes y media de caldo por cada una de agua para un resultado normal. Si lo deseáis seco, calculad 2 partes de líquido, y si vuestro ideal tiende más hacia lo caldoso, 3. En todo caso es mejor pecar por falta que por exceso, pudiendo añadir más caldo si vemos que se absorbe enseguida. En cuanto al azafrán, es opcional, pero aporta un sabor y un color especiales. Lo mejor para que sacarle todo el partido es remojarlo previamente con un poco de líquido caliente o mejor aún, tostarlo brevemente.

Dificultad

¿De verdad era tan fácil hacer arroz al horno?

Ingredientes

Para 4-5 personas

  • 250 g de salchichas, butifarra o longaniza fresca de cerdo
  • 1/2 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • medio pimiento rojo
  • 150 g de judías verdes frescas
  • 1 tomate
  • 400 g de arroz de grano redondo
  • 1 l de caldo (carne, pollo o verduras)
  • Azafrán
  • Sal

Preparación:

  1. Elegir una paellera o cazuela resistente al horno de al menos 30 cm de diámetro, para que el arroz se cueza uniformemente en una capa delgada. Precalentar el horno con calor arriba y abajo a 200 ºC.

  2. Cortar las salchichas en trozos pequeños y dorarlas en la cazuela con un poco de aceite de oliva. Retirar y reservar.

  3. Sofreír la cebolla, picada finamente, en la misma cazuela. Cuando esté traslúcida añadir los pimientos y judías troceados. Salar ligeramente y sofreír el conjunto.

  4. Calentar aparte el caldo hasta el punto de ebullición.

  5. Pelar el tomate y agregarlo cortado en trozos menudos. Estofar 5 minutos y añadir después las salchichas reservadas y el arroz, removiendo bien para que se impregne de todos los sabores.

  6. Machacar unas hebras de azafrán en el mortero junto a una cucharada del caldo caliente e incorporarlo a la cazuela junto al resto del caldo. Cocinar a fuego fuerte durante 5 minutos.

  7. Bajar la temperatura del horno a 180 ºC y meter la cazuela dentro a una altura media.

  8. Cocer entre 10 y 14 minutos, dependiendo del grosor de la capa de ingredientes. En cuanto se haya absorbido el caldo (aprox. a los 10 minutos), probar el arroz de la parte central para comprobar su punto.

  9. Cuando esté a nuestro gusto y con la superficie ligeramente tostada, sacar la cazuela del horno y dejar reposar el contenido 5 minutos antes de comer.
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista