Champiñones rellenos gratinados
Bellezas otoñales listas para ser comidas.

Champiñones rellenos gratinados

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Enciende el horno y date el gustazo de preparar unas setas rellenas sin rebozado ni fritanga, pero igualmente crujientes y con un reconfortante sabor a otoño. El aroma que dejan en toda la casa viene de regalo.

La combinación de champiñones Portobello y queso gorgonzola es una de mis pasiones más desatadas (y, sin embargo, confesable). El saborcillo a sotobosque y tierra húmeda de las setas combina perfectamente, a mi parecer, con el punto picante e intenso de la gorgonzola, y su textura como de esponja le va que ni pintada a la fundente y cremosa del queso.

Puedo demostrar esta simbiosis alimentaria con un experimento tan sencillo como sabroso: coge un Portobello fresco, quítale el pedúnculo, pon en el hueco un poco de gorgonzola a temperatura ambiente –si estás en Siberia, mejor dale un poco de calorcito– y cómetelo. Sí, tal cual. A mordiscos.

A partir de ahí la relación entre el hongo y el queso puede ser tan sencilla o complicada como queráis, y venir en forma de ensalada, plato de pasta, quiche, coca o, como en este caso, un relleno gratinado. Uso champiñón Portobello porque tiene más sabor que el normal, pero si tenéis el blanco más a mano tampoco creo que vaya a ser un drama.

La calabaza y la cebolla aportan melosidad, la avellana le da al conjunto un contraste al mordisco muy interesante, el pan rallado también le pone crujido al gratinarse y el cebollino le da un punto fresco que lo remata todo. El champiñón horneado entero queda carnoso, jugoso y brutal, nada que envidiar a la versión rebozada, y es mucho más sencillo –y menos guarreras– de preparar.

Dificultad

Para calabazas (con horno).

Ingredientes

Para 4 personas

  • 20 champiñones Portobello (o normales, si no encuentras) grandes
  • 250 g de calabaza –violín o cualquiera que sirva para guisar y no para cabello de ángel– sin piel
  • 1 cebolla grande
  • 150 g de gorgonzola
  • 2 cucharadas de pan rallado o panko
  • 50 g de avellanas tostadas
  • Unos 10 tallos de cebollino
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación

  1. Limpiar los champiñones con un paño húmedo o un pincel, intentando eliminar toda la tierra que tengan. Quitarles los tallos con cuidado.
  2. Picar la calabaza, la cebolla y los tallos de los champiñones limpios en daditos pequeños. Salpimentar y dorarlos en una sartén con un poco de aceite, a fuego medio, hasta que tengan color y huelan bien (unos 10 minutos). Casi al final, añadir las avellanas troceadas sin demasiado cuidado.
  3. Rellenar los champiñones con la farsa de cebolla y calabaza, poner encima un trocito de gorgonzola –será más fácil si está a temperatura ambiente– y rematar con un poco de pan rallado o panko.
  4. Llevar al horno caliente a 200 grados con calor arriba y abajo durante unos 15-20 minutos, o hasta que la parte de arriba se vea dorada y crujiente. Espolvorear con cebollino picado y servir inmediatamente.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista