Crema de brócoli, maíz y lacón
. Demos otra oportunidad al maíz

Crema de brócoli, maíz y lacón

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

¿Hay una cena invernal más apetecible que la crema de verduras? Si ya has probado las chiquicientas que hemos publicado por aquí, dale a esta nueva receta que incluye el maíz entre sus ingredientes.

El maíz es un alimento con bastante mala suerte por estos lares. Ni tenemos la costumbre de cocer hermosas mazorcas para devorarlas con un poco de mantequilla o aceite, sal y pimienta, ni lo nixtamalizamos para hacer tortillas como en México ni lo añadimos a guisos o estofados. El pobre, pobre maíz ha acabado relegado a ingrediente dulzón de ensalada regulera, al lado de los palitos de cangrejo y la zanahoria y la remolacha de bote.

Podríamos entonar un réquiem por él, pero como somos más de comernos las cosas, vamos a reivindicar este cereal convirtiéndolo en parte de una sabrosa crema de verduras. Su compañero en este viaje, el brócoli, lo complementa con su sabor fresco y herbáceo, mientras el maíz compensa el punto amargo de la brasicácea. Si tenéis algún brocolifóbico cerca, enchufadle un plato sin darle demasiada información y, cuando lo haya dejado reluciente, si eso ya se lo contáis (para que se le vayan quitando las tontunas).

Si no puedes conseguir leche evaporada –o te da pereza ir a por ella– quita 100 ml de caldo y añade 200 ml de leche entera. Te perderás el juego de texturas que se crea cuando coges el puré con la leche sin mezclar, pero te ahorrarás salir de casa (o comprar algo que después no vas a usar, si es el caso). Puedes prescindir del jamón o cambiarlo por un queso: para no perderte la espectacular combinación entre la dulzura del maíz y el ahumado, te recomiendo que sea un San Simón o un Idiazábal.

Los frutos secos también son una buena opción para veganizar la receta: pásalos por la sartén justo antes de servirlos sobre la crema, estarán mucho más buenos. Si tampoco te apetece eso, simplemente tuesta unos daditos de pan con unas gotas de aceite en una sartén a fuego medio: puedes frotarlo con un poco de ajo para un extra de mambo.

Dificultad

La persona que escribió este titular podría hacerla.

Ingredientes

Para 6 personas

  • 1 brócoli de unos 600 g
  • 300 g de maíz (fresco o congelado)
  • 1 cebolla grande
  • 500 ml de caldo vegetal o de pollo
  • 100 ml de leche evaporada
  • 150 g de lacón u otro jamón ahumado (en lascas o lonchas gruesas)
  • Una pizca de nuez moscada
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de cebollino picado
  • Chile fresco o en escabeche (opcional)
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Pelar la cebolla y cortarla en dados. Dorarla en una olla con el aceite.
  2. Cuando casi esté lista, añadir el brócoli picado en grueso y dar vueltas durante dos o tres minutos más. Añadir el caldo, la nuez moscada y casi todo el maíz –reservar un poco para decorar–, salpimentar y hervir durante unos 10-12 minutos.
  3. Mientras, cortar el jamón en daditos y pasarlo por la sartén –sin aceite– durante un par de minutos.
  4. Triturar la sopa, y servir con un par de cucharadas de leche evaporada por encima, un poco de jamón, el maíz reservado, cebollino y, si se quiere, un poco de chile. Servir caliente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista