Cómo cocer legumbres sin que te queden como perdigones

Preparar unas lentejas, unas judías o unos garbanzos puede sonar a física cuántica a los menos cocinillas. Pero con este máster en dos minutos descubrirás que es simple, bueno, barato y hasta rápido.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Ave César, las leguminosas te saludan /

Si no comes legumbres, eres tonto. Un tonto alimentario, quiero decir, porque te estás perdiendo una de las comidas con más virtudes del planeta. Las lentejas, garbanzos, judías y demás parientes son buenas desde todos los puntos de vista: para tu cuerpo por sus hidratos, proteínas, vitaminas, minerales y fibra; para tu bolsillo por su bajo precio, y para el medio ambiente por lo poco que cuesta producirlas. Y no me vengas con moñadas del estilo "ay, a mí es que me sientan mal" o "es que me tiro cuescos": si las consumes con frecuencia y, sobre todo, no las acompañas con un kilo de chorizo, tocino y morcilla, verás cómo esos efectos secundarios se esfuman.

El vídeo de hoy no sólo es una reivindicación del legumbrismo, sino una guía para enfrentarte con éxito a las legumbres secas. En él encontrarás unos cuántos consejos y trucos para cocinarlas sin que te salgan duras y acabes comiendo balines. Además salgo vestido de romano, y como sabéis el travestismo potencia mucho mi atractivo sexual.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Archivado en:

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista