Cocina para lerdos: las leyes del bizcocho

El bizcocho es de preescolar de repostería, y por eso deberías animarte a hacerlo en vez de comprar subproductos industriales. Pero antes no te vendría mal conocer sus normas más elementales.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
El bizcocho es pequeño, no es que mis manos sean grandes /

El bizcocho es seguramente el producto más básico y sencillo de toda la repostería: consiste en poco más que mezclar unos cuantos ingredientes, meterlos al horno y esperar a que se hagan. Por obra y gracia del impulsor químico, también conocido como "levadura de tipo Royal", después de un rato de calorcito esta combinación de harina, azúcar, huevo, grasa -aceite o mantequilla- y lácteo se transforma en uno de los productos más deliciosos que existen para desayunar o merendar. Por muy manazas que seas, es más que probable que tu bizcocho casero supere en calidad a cualquier infamia industrial envasada.

Para lograr un bizcocho digno de admiración sólo tienes que respetar unas pocas normas que afectan a los ingredientes, proporciones, mezclado, horneado y desmoldado. Todas las tienes resumidas en unos dos minutos el vídeo de arriba, en el que además aprenderás algún truquillo para que tu bizcochaco quede más fino, jugoso, esponjoso y amoroso.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista