Cenas en 15 minutos con lomo de cerdo
El lomo es el comodín de los Comidistas.

Cenas en 15 minutos con lomo de cerdo

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Marinado, al horno, a la sartén o en bocatas. Recetas de lo más pintonas y rápidas para esas noches de cansancio y gusa que demuestran que vale la pena tener lomo en la nevera (o el congelador).

Llegas a casa por la tarde en un estado de derrengamiento general tan catastrófico, que ni el hambre de lobo feroz que te estruja las tripas te da aliento para pasar más de quince minutos en la cocina. Nos ha pasado a todos en algún momento, en muchos momentos, a veces en más de los que nos gustaría.

Para sobrellevar esa crisis de cansancio y poder comer sin tirar de precocinados, vamos a recurrir a ese bendito lomo de cerdo que tienes en la nevera y que, quizá por desgana, no te planteas como una cena interesante.

Yo tenía un horno en África

Podemos empezar por hacer el truco del almendruco y tener un poco de previsión, cocinando el lomo de cerdo en el horno previamente y conservándolo de manera adecuada en frío, para poder apañarnos unas cenas de lo más pintonas y rápidas en esa travesía del desierto que es la semana laboral. Si haces raciones y lo congelas como Dior manda, te daremos el certificado provisional de Rey del Mundo Comidista.

Esta receta de lomo jugoso con ensalada de pimientos asados lleva su tiempo de asado, pero puedes utilizarla como inspiración utilizando tu lomo prehorneado, unos buenos pimientos en conserva y acortando la cocción del tomate. Simplemente córtalo en dados y saltéalo con los ajos y las guindillas durante cinco minutos a fuego fuerte, añade los pimientos y dale a la matraca cinco minutos más. Ajusta la sazón y acompaña el lomo con este salteado rápido rojo y picante como el diablo.

Este lomo frío con vinagreta agridulce y encurtidos tiene una versión rápida para noches de cansancio y gusa. Tenemos el lomo cocinado y unos encurtidos de primera en la despensa, solo queda hacer una vinagreta con el líquido de los encurtidos, miel, mostaza, sal y aceite, y dejar que repose un poco con el lomo fileteado mientras te pones el pijama. Un remix de carne y encurtidos justo antes de cenar, y lo tienes todo, papi.

El lomo frío es tu amigo. MÔNICA ESCUDERO

Seguimos trabajándonos el lomo horneado con vagancia suprema, adaptando esta receta de lomo frío con aceitunas a nuestras circunstancias vespertinas. Partimos de nuestro lomo prehorneado y frío, y hacemos una amalgama sabrosa mezclando las aceitunas, la cebolla –a lo loco, no la vamos a macerar con el vinagre, que hay prisa– el ajo, el aceite, vinagre, pimentón, sal y el jugo del asado que habremos reservado. Lo ponemos en un recipiente bien mezclado con la carne fileteada y dejamos que repose mientras arreglamos otras guerras previas a la cena.

La sartén, el lomo y tú

Si tienes una sartén, tienes la llave de más de una y de dos cenas lomeras rápidas que te dejarán a tope de satisfacción y en perfecto estado de revista para el relax. Para evitar que tu cena se parezca a la mesa de trabajo de un zapatero remendón, echa un ojo a estos consejos para cocinar el lomo y que no te quede como una suela de zapato: así conseguirás filetes de carne tierna y suave y nunca más dirás eso de es que el lomo es muy seco.

Vamos a unir dos técnicas: el salteado de verduras y el asado en plancha de la carne –en tiras o en filetes–, para hacer todas las combinaciones que la temporada y tu despensa te permitan, que son muchas. Además, añadiendo verduras aligeraremos la cena y la equilibraremos. Y ya que estamos salteando, estos consejos son oro puro, no dejes de revisarlos.

Es ternera, pero este brócoli se deja saltear con lomo. MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA

Empezaremos con la adaptación de una receta de ternera salteada con brócoli que puedes hacer perfectamente con lomo de cerdo. Una vez que hayas tomado carrerilla con la cosa, romper a saltear el lomo con distintas combinaciones de hortalizas será como coser y cantar.

Los tirabeques son rápidos de hacer y salen brillantes y crujientes después de zambullirse en la sartén. Tenlos siempre en cuenta en tu lista de la compra y, cuando los encuentres en el mercado, a la bolsa: son un gran activo para tus salteados con lomo de cerdo.

Imagina combinaciones de hortalizas y otros ingredientes para acompañar con unas tiras de lomo salteadas; aquí tienes tres pistas: tirabeques, flores de brócoli, pimiento rojo y cebolla morada; guisantes frescos, hojas de menta. Acelgas rojas, frutos secos.

Para terminar con las opciones de plancha, no olvides las brochetas. Corta el lomo en cubos y combínalos con hortalizas cortadas en tiras que irás alternando al montar la carne en los pinchos. Utiliza hortalizas que no sean demasiado duras y fibrosas para que se hagan pronto, y marina la carne con alguna de las marinadas que verás dos líneas más abajo, con salsa de soja o teriyaki.

Marina sin miedo

Las marinadas harán que tu carne no solo resulte sabrosa, sino que la ablandarán y saldrá más jugosa. Utiliza lomo fresco sin adobos y dedica un par de minutos a hacer un marinado; déjalo reposar en la nevera mientras sigues con tu vida, y por la noche tendrás un lomo aromatizado y diferente en unos minutos.

Prueba con la marinada de esta receta de costillas de cerdo, que lleva hinojo, soja, vinagre, miel y jengibre, o con esta marinada de yogur y especias que puedes hacer en un momento con un yogur y una buena batida en tu estante de especias.

Tu lomo está diciendo maríname. STOMAKO

Si le quieres dar sabrosura cítrica y un carácter especial, dale mecha a esta marinada de achiote, naranja y canela, que lo mismo hace virguerías con un rosbif que con una pieza de lomo de cerdo. Aprovecha el recurso de este videotruquito comidista para ablandar la carne con una marinada de kiwi, soja y lima que está pensada precisamente para cortes magros como el lomo de cerdo.

Acompaña con garbo

Para que las cenas con lomo sean diferentes, rápidas e interesantes, busca unos buenos acompañamientos que se hagan en un pispás. Echa mano de estos guisantes con cebollitas y el puré de patata, bonitato y calabaza, o de estas espinacas salteadas con migas de mostaza cocinadas en wok.

En muchas de nuestras recetas se esconden salsas rápidas, algunas son verdaderas jetasalsas que te harán un enorme apaño cuando las ojeras y el hambre te den por los dos lados: al loro con la salsa de pimiento y almendras, la salsa de tomate rápida, la salsa agridulce de melocotones y la salsa de yogur y curry. Con todas podrás maquear un lomo de cerdo a la plancha y quedar de diez.

Agridulce, como la vida misma. CARLOS ROMAN

Tomando como ejemplo la receta de vitello tonnato que emocionaba a Sophia Loren, puedes montarte un porkello tonnato acompañando el lomo de cerdo asado, frío y loncheado con una salsa de atún, anchoas y encurtidos de escándalo; solo tienes que batir y en un par de minutos la tienes lista.

No pierdas de vista las frutas a la plancha o salteadas –piña y mango– o cocinadas en compota en la olla rápida –manzana, melocotón y pera–. Para que el hastío no te invada, cambia el chip de vez en cuando sirviendo fajitas con algunos de los salteados que hemos visto antes o alguna salsa.

En bocata, para perezas supremas

El auténtico “aquí te pillo aquí te mato” de las cenas con lomo son los bocadillos. Te solucionan esas cenas perezosas en las que la mesa y las sillas no siempre son una opción. Para seguidores compulsivos de talent shows, finales de liga o super bowl. Si has llegado hasta aquí, ya sabes cocinar el lomo para que quede jugoso en la plancha, así que solo te queda escoger un pan rico –con buena miga y corteza crujiente– y proceder.

Acompaña el lomo con una gremolata de hinojo y manzana, rúcola y queso, y pásalo por una plancha de esas tipo sandwichera. Haz un simulacro de sándwich cubano con el lomo asado o en filetes, o móntate este bocata caliente de col con una buena conserva de chucrut, queso de tetilla, pan de centeno y cebolla pochada. Para terminar el máster, estos bocadillos contra el aburrimiento te servirán de inspiración para componer tu bocadillo lomero perfecto sustituyendo el ingrediente proteínico por lomo a la plancha o asado.

La bola extra: el sanjacobo lomero

Mientras seguimos preguntándonos si el cachopo es un vulgar San Jacobo, nos apuntamos al empanado. Para que el lomo lo dé todo en este tipo de preparaciones es conveniente espalmarlo: darle golpes con una maza para ablandar las fibras y extenderlo en una capa más fina. Invéntate rellenos con verduras, por ejemplo, unas láminas finísimas de calabacín que podrás conseguir utilizando un pelador de verduras. Utiliza un queso que funda bien, pon estas delicias entre dos filetes muy finos de lomo, empana y fríe.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Archivado en:

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista