Tirabeques con cuscús
Ligero, fresco y rico.

Tirabeques con cuscús

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Se parecen a las judías verdes porque lo que nos comemos es su vaina, pero los tirabeques o bisaltos son en realidad parientes de los guisantes. Con un poco de sémola y unos aderezos, son un plato de 10.

No sé exactamente a qué se debe este fenómeno, pero últimamente encuentro tirabeques -también conocidos en algunos lugares de España como ‘bisaltos’ o ‘guisantes capuchinos’- en todas partes y a precios más que razonables. Hace un par de años era más fácil zamparse un gamusino para cenar que un plato de estas crujientes leguminosas, pero parece que han llegado para quedarse, y me parece fenomenal.

Estoy totalmente a favor de los tirabeques por varios motivos: primero porque son una delicia; segundo porque se preparar en un tris -con un simple salteado o un blanqueado de poco más de un minuto están listos y tercero porque van bien con cualquier cosa. ¿En un revuelto con huevo? Claro. ¿Un salteado con ajo, jamón y guindilla? Por supuesto. ¿Con unos fideos asiáticos? También. ¿En una menestra? ¡Adelante! Y así con casi todo. Si no los encontráis fácilmente, podéis hacer la receta con unas judías verdes hervidas un par de minutos o hechas al vapor unos tres (si son bobby, si son de las planas un pelín más): el salteado acabará de dejarlas en su punto.

He usado sémola de trigo porque, si te acuerdas de ponerlo en remojo un tiempo antes no tienes ni que poner un cazo al fuego: en el caso del grano más fino, como el que se usa para el cuscús, lo tienes en menos de una hora, el bulgur necesita al menos el doble de tiempo.

Este plato se puede tomar frío o caliente: yo me comí la mitad en el momento con los tirabeques recién hechos y el resto de la familia se lo zampó frío para cenar y todos quedamos igual de contentos. Es importante no pasarse con la cocción de la verdura porque si no cuando pase un poco de tiempo se quedará bajonera y mustia. Unas lascas finas de un queso curado de oveja pueden ponerle una buena puntilla a esta ensalada-salteado, y cambiar las pasas por un par de dátiles troceados tampoco pinta nada mal.

Dificultad

Para judías verdes.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 600 g de tirabeques (o judía verde)
  • 100 g de sémola de trigo (cuscús o bulgur)
  • 50 g de pasas
  • 1 lima
  • Cilantro o perejil al gusto
  • Sésamo tostado o gomasio
  • Una pizca de Ras el hanout (o una mezcla de pimienta negra, cúrcuma, comino, nuez moscada, canela, pimentón, jengibre o lo que te apetezca)
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Unas horas antes, hidratar la sémola con el doble de su volumen en agua con un poco de sal (o hacerlo justo antes con agua hirviendo, si se quiere tomar caliente).

Cortar las puntas de los tirabeques y partirlos por la mitad. Saltearlos dos o tres minutos -depende de lo crujientes que se quieran- en una sartén a fuego alegre con un poco de aceite.

Hacer una vinagreta con el zumo de media lima, aceite -yo puse tres cucharadas-, un poco de sal, sésamo al gusto, pimienta y un pellizco de ras el hanout.

Mezclar los tirabeques con la sémola y la vinagreta, añadir las pasas, perejil o cilantro y servir con un gajo de lima para ajustar la acidez al gusto.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista