Sopa fría de pepino y aguacate

Sopa fría de pepino y aguacate

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Vuelve el calor y con él, la temporada de sopas frías. Ésta, a medio camino entre un gazpacho verde y una crema de verduras, se hace en cinco minutos y sin ningún tipo de lácteo.

Llegan las vacaciones, el buen tiempo, las pantorrillas al aire y, lo que es aún más importante, los pepinos. Aunque ahora se ven durante casi todo el año en las fruterías, es en verano cuando alcanzan su máximo esplendor pepinil. Los amantes del pepino nos distinguimos por no entender, ni remotamente, a la mitad de la población a la que le repite este manjar. "Pero cómo te va a repetir, alma de cántaro, si es casi todo agua". Nosotros inventamos todas esas soluciones peregrinas que prometen evitar la maldición repetitivo-digestiva: quitar toda la piel, dejar algo de piel, comer toda la piel, remojarlos, salarlos hasta que pierdan cualquier tipo de sabor propio y cortar las puntas y frotar con ellas el pepino (mientras entonas un salmo).

Ninguna de ellas funciona al cien por cien. Si eres de estómago fuerte, adelante con esta maravillosa sopa fría, joya del pepinismo veraniego. Si formas parte del club de los me-repite-todo, cambia el pepino por melón y suprime el ajo, no vaya a ser que te pases seis horas acordándote de mí.

Esta receta es una seria candidata a entrar en nuestro top ten de sopas frías: por su extrema sencillez, por la ausencia de cualquier tipo de alimento de origen animal y porque está buenísima. Con un aire a gazpacho, gracias al pepino, el ajo y el vinagre, aprovecha la untuosidad natural del aguacate (igual que esta crema de calabacín) para conseguir una textura cremosa sin recurrir a los lácteos. Por supuesto, y si te apetece, puedes meterlos en forma de yogur natural o queso batido. Pero tan sólo con verduras, agua y un chorrito de aceite puedes conseguir una sopa fetén, que dependiendo de la cantidad de líquido agregado puede ser más o menos espesa o incluso incorporar pan, como un salmorejo.

El ramalazo mediterráneo-oriental del comino se puede sustituir por uno más mexicano, como si fuera una versión bebible del guacamole, añadiendo cebolleta, jalapeños y un tomate sin piel. Para servir la sopa, espolvorea sésamo, comino en grano o lino por encima, o deja el minimalismo de lado y opta por poner hortalizas picadas en un cuenco —como las que acompañan al salmorejo— para que los comensales las añadan a su gusto. Para que la sopa esté fría fría, lo suficiente como para apagar los fuegos del infierno, lo mejor es usar agua fría de la nevera. En caso de que no la tengas a mano, utilízala fresca del grifo y guarda la sopa ya terminada en el frigorífico al menos una hora, revolviéndola antes de comerla.

Viva el pepino y ¡viva el verano!

Dificultad

La de darle al botón de encendido de la batidora

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 g de pepino
  • 250 g de aguacate (2 medianos)
  • 1 diente de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de vinagre de Jerez
  • Media cucharadita de comino en polvo
  • Media cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de hojas de cilantro o perejil
  • 350 ml de agua fría

Preparación

  1. Pelar los pepinos y los aguacates y cortarlos en pedazos.
  2. Triturar en un procesador de alimentos o con una batidora de brazo todos los ingredientes menos el agua.
  3. Probar y rectificar, si es necesario, el punto de sal.
  4. Agregar el agua fría de la nevera y volver a triturar. Dependiendo del espesor que se desee conseguir (crema espumosa o sopa líquida), añadir más agua.
  5. Servir inmediatamente o guardar en la nevera hasta el momento de consumir.
  6. Adornar los platos con sésamo tostado, semillas de lino, comino en grano o frutos secos y un chorrito de aceite de oliva.
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista