Ensalada de tomate, albaricoque, feta y vinagreta de menta
Tomates raf y raf verdes, hasta el año que viene.

Ensalada de tomate, albaricoque, feta y vinagreta de menta

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

El albaricoque es una de las frutas que menos utilizamos para cocinar, y nos lo estamos perdiendo. Porque a mordiscos está muy rico, pero acompañado de tomate, feta y un aliño fresco directamente es la bomba.

“Se nos va a pasar la temporada de albaricoques sin hacer suficientes recetas y después todo será llanto y rechinar de dientes”, pensaba el otro día, mientras me comía algunos de estos primos del melocotón de reducido tamaño y pelusilla tolerable. Entre que el calor empieza a apretar y andamos todos un poco como los gatos en verano y el recuerdo de una sopa fría con tomate, albaricoque, menta y feta que preparé para una cena el año pasado, apareció esta ensalada como una revelación.

Se hace en un plis, pero para que salga rica es básico usar diferentes tipos de tomate y que todos aporten sus características -particulares y complementarias- y se monte una buena fiesta tomatera. Podemos usar cherry de pera, verdes de ensalada, tomate pimiento, los últimos raf del año, rosa de Barbastro -aunque con uno de estos tenemos los 800 gramos de sobra- o cualquiera de esos tomates que huele y sabe como tal cuya temporada acaba de empezar.

Aunque normalmente llevamos las ensaladas ya mezcladas a la mesa, en este caso podéis mezclarla delante de los comensales, para que aprecien los bonitos colores antes de que el verde se haga fuerte en él. Podéis añadirle unos piñones tostados, cambiar el feta por burrata o mozzarella o, si no tenéis una batidora a mano, simplemente picar las hojas más grandes con un cuchillo.

Si la convertís en una sopa como en la idea original, haced la vinagreta aparte igualmente y ponedla en gotas de diferentes tamaños sobre el tomate y el albaricoque triturados: además de estar buena quedará muy bonita.

Dificultad

Es más fácil que pronunciar ‘covfefe’.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 800 g de tomates de diferentes tipos
  • 8 albaricoques maduros
  • 120 g de queso feta o similar
  • Un puñado generoso de hojas de menta
  • 1 cebolleta o 2 cucharadas de cebollino picado
  • Vinagre de manzana al gusto (yo usé 4 cucharadas)
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto (yo usé 4 cucharadas)
  • Sal
  • Pimienta
  • Algunas aceitunas sin sal (opcional)

Preparación

  1. Hacer una vinagreta procesando con una batidora o robot de cocina 16 hojas grandes de menta -dejar las más tiernas para decorar- con aceite, vinagre de manzana, sal y pimienta. Reservar.
  2. Cortar los tomates como se prefiera -pero que quepan en la boca- y los albaricoques primero por la mitad en vertical quitándoles el hueso, y después en gajos. Desmigar el feta con las manos por encima.
  3. Aliñar con la vinagreta, añadir las hojas tiernas de menta, las aceitunas y un poco de cebolleta o cebollino picados. Servir inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista