Lasaña sin horno

  • Comentar
  • Imprimir
Lasaña sin horno

Con las temperaturas norteafricanas que está asolando muchas partes de España este verano, la sola idea de encender el horno o los fogones da bastante perezón. Las lasañas frías son una buena opción para esos días en los que se caen las moscas del calor, pero en los que quieres salirte un poco del gazpacho y la ensalada sin morir en el intento.

En la que propongo hoy no hay que calentar nada, salvo el agua para cocer o rehidratar las láminas de pasta. Todo lo demás se hace en frío. Los calabacines, el tomate y la albahaca ponen la frescura necesaria en un plato veraniego, pero para mí el elemento clave son los tomates secos y su contraste con el queso fresco. En caso de no encontrarlos, se pueden sustituir con algo salado y/o potente de sabor, como unas anchoas, atún en escabeche, salmón ahumado o jamón serrano picado.

Dificultad

Para insustanciales.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 12 láminas de pasta para hacer lasaña
  • 2 tomates grandes bien maduros
  • 1 calabacín
  • 150 gr. de tomates secos en aceite
  • 100 gr. de requesón o mató
  • 50 gr. de parmesano rallado
  • 50 gr. de avellanas
  • 1 manojo de albahaca
  • 1/2 limón
  • Vinagre blanco
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal

Preparación

Cortar el calabacín en láminas finas, a poder ser con un pelador o una mandolina. Batir el zumo de limón con un buen chorro de aceite y sal. Mezclarlo con el calabacín en un bol y dejar marinando un mínimo de media hora a temperatura ambiente.

Triturar las avellanas, la albahaca, una cucharada de vinagre y 150 ml. de aceite. Añadir el parmesano rallado fino. Si se ve muy espeso, añadir un poco más de aceite (tiene que quedar más o menos con la consistencia del pesto). Salar y reservar.

Pelar y cortar el tomate en tajadas finas. Batir el requesón añadiendo poco a poco aceite de oliva hasta que quede cremoso. Salar.

Cocer o rehidratar las placas de lasaña según las instrucciones del paquete. Disponer cuatro seguidas o formando un cuadrado en una fuente. Untar con la mitad del requesón. Poner encima la mitad del calabacín, del tomate y de los tomates secos troceados. Regar con un poco de la salsa de albahaca y avellana. Cubrir con otra capa de placas y repetir la operación. Terminar con una capa de placas y mojarla con más salsa (puede sobrar). Servir a temperatura ambiente.

Comentarios

Entonces el calabacín, ¿se añade totalmente crudo?
Y regado además con un helado y muy frío y más que diurético Té Rojo Servido en un vaso áncho y alto , como el de las cervezas de las pintas de cerveza de medio litro . Y más que lleno Hasta los topes de mucho hielo Para asi refrescarse mucho más de una forma natural sana y diurética .
Casi crudo... se ablanda un poco con el aceite, el limón y la sal al marinarlo.
Qué apetecible Mikel, sí señor, y en lugar de la clásica bechamel de la lasagna, un pesto ligero, me gusta mucho. El otro día ví una lasaña también en frío. Las capas eran lonchas de salmón y la salsa una crema fina de aguacate batido hasta casi licuar. Muy rico. Abrazos desde http://www.lazyblog.net
Me encanta... Otra pregunta, cambia mucho el sabor de los tomates secos así sin más, sin aceite?los compré en Mercadona a un precio bastante asequible. Habria que dejarlos macerar previamente? qué opinas?
Chumbera, los tomates secos hay que rehidratarlos antes de comerlos. Hacerlo es muy fácil: simplemente pones agua a hervir con un chorrito de vinagre de módena (o sin nada), cubres los tomates en un bol con este agua, y los dejas hasta que se enfríe. Luego los extiendes sobre papel de cocina para que se sequen un poco. Después los pones en un bote y los aplastas un poco para que se vayan al fondo, y los cubres de aceite con un par de dientes de ajo y las hierbas que te gusten. Lo del aceite y demás te lo puedes saltar... pero yo creo que están bastante mejor así.
Se ve estupenda, y con estos calors, si, apetece y mucho.
que buena pinta, sobretodo la salsa de avellanas, creo que la utilizaré para otros menesteres culinarios aparte de para la lasaña sin horno.
Tiene una pinta estupenda. Una duda de principiante: ¿el requesón es el queso de Burgos? No tengo clara la diferencia...
Iker, no es lo mismo... el requesón es más bien como una pasta, no tiene forma como el queso de Burgos. Pero éste te puede funcionar perfectamente triturándolo con la batidora y añadiéndole un poquito de leche mientras lo bates.
Mucho interesante. se harà. Antonio Italia
Si alguien se anima, algo que va muy bien con estos ingredientes sugeridos por Mikel, y que aporta un sabor fuerte , pero fresco, es la rucula, que es ideal para acompañar pasta, tomate, anchoas, quesos, frutos secos. Yo, en el punto culmine de la vagancia gastronomica ...y gente a cenar en casa, suelo hacer un "pan tomaca" (torrado, mejor) con algun queso (curado , o parmiggiano, mejor...pero el que hay por ahi...va bien) y le pongo algunas hojitas de rucula por encima y un chorrito de oli ...monumental! (2.5 minutos en total!)
Me ha gustado mucho tu propuesta, no se me hubiera ocurrido nunca...un abrazo
Ayer mismo me animé e hice esta lasaña, que tenía 2 invitados para cenar.Antes de nada comentaré que salió muy rica, y a los 4 nos gustó mucho (o al menos eso dijeron). No es difícil de hacer (me encantó lo de los "insustanciales"), pero lleva su trabajo.Me he metido porque lo que sí quería comentar es que la cantidad de requesón indicada en mi opinión se queda corta. De hecho, conforme iba batiendo el requesón con el aceite me pareció que era poco, y eché algo más de ambos. Pero yo creo que la próxima vez -que seguro que la habrá- pondré el doble de requesón, que anoche con la cantidad de crema de requesón que obtuve, no pude más que untar una finísima capa (muy, muy fina, de veras).Y como soy bastante adicta al chocolate, voy a ver si pronto me animo con el fondant de chocolate de hoy.Muchas gracias!
Hoy la hice mmmm!! deliciosa sobre todo el toque de limón con el calabacín.
La hice y me gustó mucho, solo que la proxima vez no voy a mezclar la ricota con aceite, me gusta más al natural. Otra cosa que no me gustó mucho son los tomates secos en aceite. La proxima vez, para el contraste de sabor, los sustituiré por lonchas finas de jamón, según ha sido sugerido.
  • Comentar
  • Imprimir

Lo más visto en El Comidista