Potimarrones rellenos de beicon, queso y crema fresca

  • Comentar
  • Imprimir
Potimarrones rellenos de beicon, queso y crema fresca

El potimarrón no es una criatura mágica de Harry Potter ni un marrón muy gordo, sino un tipo de calabaza muy popular en Extremo Oriente, y que en Europa se consume con fruición en Francia. De tamaño pequeño y color naranja intenso, se caracteriza por tener una carne muy delicada, cuyo sabor algunos emparentan con la castaña. También se conoce como calabaza de Hokkaido, la isla japonesa, y en España empieza a asomar con timidez en algunas fruterías y tiendas ecológicas online.

IMG_3598

Los potimarrones han sido el gran descubrimiento de mi último viaje al sur de Francia, concretamente a la región de las Landas. Los compré en un mercado en Dax, en el que como podéis ver también piqué con unos berros, unas remolachas asadas, unos rabanitos multicolores chulísimos y una especie de magdalena gigante con un sabor a mantequilla, a leche y a coñac que era mortal.

Berros Rabanos multicolores
Remolacha asada
Magdalenas gigantes

Cuando compré los potimarrones no tenía ni la más remota idea de cómo los íbamos a cocinar, pero al rato me di cuenta de que tenían unas etiquetas con una receta asesina, de esas que te se te bloquean las arterias sólo de leerlas. Por supuesto me lancé de inmediato a comprar todos los ingredientes para hacerla: bacon, crème fraîche (crema fresca), queso y cebolla. Una vez salidas del horno no estaban preciosas, superfinas de textura y en absoluta armonía de sabores con el cerdo y los lácteos.

Dificultad

Para cortos.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 4 calabazas potimarron
  • 250 gr. de crème fraîche
  • 100 gr. de queso de cabra fresco (en su defecto, requesón o mató)
  • 100 gr. de queso comté rallado (en su defecto, manchego)
  • 200 gr. de beicon ahumado en una pieza
  • 1 cebolla grande
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimenta negra

Preparación

1. Rehogar la cebolla picada fina en una sartén con un chorro de aceite a fuego suave hasta que esté blanda (unos 30 minutos).

2. Tostar el beicon cortado en trozos pequeños en otra sartén a fuego suave, hasta que pierda gran parte de la grasa y esté crujiente. Escurrirlo en papel de cocina.

3. Precalentar el horno a 180 grados.

4. Mezclar en un bol la crème fraîche, el queso fresco, la mitad del comté, la cebolla y el bacon. Salpimentar.

5. Cortar las calabazas horizontalmente por la mitad. Vaciarlas de semillas y hebras (las semillas se pueden guardar y secar para plantar). Aceitarlas ligeramente, salpimentarlas y rellenarlas con la mezcla anterior. Espolvorear el resto del queso comté y hornear entre 45 minutos y 1 hora, hasta que las calabazas estén bien tiernas.

Comentarios

Mikel ha vuelto...Una recetilla para la lista tras las navidades... Por desengrasar... :-)
Hola,Su blog ha captado nuestra atención por la calidad de sus recetas.Agradeceríamos que lo registre en Ptitchef.com para poder indexarlo.Ptitchef es un directorio que referencia los mejores sitios web decocina. Cientos de blogs ya se han inscrito y disfrutan de Ptitchefpara darse a conocer.Para suscribirse a Ptitchef vaya ahttp://es.petitchef.com/?obj=front&action=site_ajout_form o enhttp://es.petitchef.com y haga clic en "Anade tu blog " en la barra laparte superior.Atentamente,Vincent
El potimarron es una delicia. Una variante de tu receta es su crema servida en ella misma. Se corta y limpia como dices, se extrae parte de la carne con un cuchillo o cuchara de hacer bolas de helado, dejando una parte de la carne como "pared" y se hace una crema con la carne del potimarron, la crème fraiche, un poco de caldo de pollo (si se quiere), sal, pimienta y nuez moscada (o comino picado) al gusto. Se rellena las mitades con la crema y se mete todo al horno como sugieres. Son un poco delicadas de servir, pero estan buenisimas "y una vez salidas del horno (en mi caso) ESTABAN preciosas " ;-)
Me encanta esta receta, comí una vez el potimarrón, asi tambien al horno, es una pena que se dificil de encontrar. Esta receta es fácil y muy rica.Gracias.
Hoy mismo le pido a Isabel, la frutera de mi barrio, que traiga potimarrones inmediatamente, so pena de dejar de comprar en su tienda. ¡Qué buena pinta y qué sencillo de cocinar!!!
Qu'est-ce que ça l'air bon !! ¡Y fácil! Mi radar de cocinilla se ha puesto en modo "potimarrón". A recorrerse Madrid.
Yo os recomendaria que usarais un aceite que acabo de descubrir cuando estuve de vacaciones en Almería.Yo lo he probado con la receta y se queda que no veas.http://www.castillodetabernas.com
crème fraîche=nata. asi de simple. no sea que a alguno le de por buscar como loco algo tan basico pensando que debe dejarse una pasta en el club del gourmet
Nosotros plantamos la "calabaza-castaña" en Urdaibai gracias a las semillas que nos trajo un amigo japonés y se ha dado regular, aunque por negligencia nuestra. En Gernika podeis ver en un puesto de la plaza a una señora japonesa que tiene huerta en Natxitua y las vende. Está muy buena a la manera japonesa, simplemente hervida con un poco de sal o al horno, o incluso al fuego o brasa en papel de aluminio. Es un placer encontrarla en tu blog, Mikel, y encima acabo de aprender su nombre romance, probablemente derivado del francés. Potimarrón. Qué cosa.
Mikel, corrige la frase " una vez salidas del horno NO estaban preciosas". Una duplicación de la última sílaba de la palabra horno, que nos hace suponer que las calabazas salieron feas. Perdón, por la tiquismiquisandia.
Delito federal esta receta, buenísima para lo que se tercie. Ya la he guardado y esperaré a que pasen las Navidades para hacerla en alguna cena con amigos y así dejarles mudos del impacto.Mikel, Felices Fiestas y que sepas que sales muy guapo en la foto de los puerrines :)
Kaixo, he ido hoy a por los potimarrones al super ecológico donde las venden, mañana haré el experimento en versión "vegetariana" sin el beicon...Eskerrik asko!
Este tipo de calabaza es mi preferido, se come muchísimo en Suiza y Alemania, las cremas y sopas con esta variedad son, simplemente, excepcionales. ¡Me apunto la idea de hacerlas en el horno!
  • Comentar
  • Imprimir

Lo más visto en El Comidista