Judías verdes con almendras y salsa de miso

  • Comentar
  • Imprimir
Judías verdes con almendras y salsa de miso
Judías del Japón. / AINHOA GOMÀ.

En compensación por la bomba calórica tradicionalista de la sopa de almendras de ayer, hoy me voy al otro extremo con una receta ultraligera, hipocalórica y tirando a exótica. Aunque en realidad lo único que tiene de raruno es el uso de un ingrediente típicamente japonés como el miso.

Antes de echar a correr diciendo "uy yo eso no sé ni lo que es", "a ver dónde lo encuentro" o "seguro que sabe rarísimo", dejadme decir que el miso no sólo es relativamente fácil de conseguir -se vende en muchas tiendas de comida ecológica, dietética u oriental-, sino que es apto para todos los paladares y tirado de cocinar. En realidad, viene listo para ser consumido: se trata de una pasta fermentada de soja y arroz que se puede añadir sin más historias a sopas, aliños, marinadas u otros preparados.

No os voy a contar en qué consiste el miso porque para eso ya tenéis este completo artículo en el blog Umami Madrid. Sólo os diré que a mí me encanta su sabor, o más bien cómo potencia el sabor de todo lo que toca. De entre sus variedades, aquí uso el blanco, que es el más amable y dulzón, pero si se busca un aliño con más brío no veo por qué no tirar del rojo.

La receta de judías verdes con miso y almendras es de la revista Bon Appétit, en una versión ligeramente españolizada por mí. Ellos lo vendían como un posible acompañamiento para el día de Acción de Gracias, pero yo creo que funciona sin problemas como entrante o como guarnición de un pescado, por ejemplo.

Dificultad

Para hikikomoris.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 800 gr de judías verdes
  • 3 cucharadas de miso blanco
  • 100 gr de almendras fileteadas tostadas
  • 2 cebollas tiernas con el tallo
  • 1 cucharada de vinagre de arroz o de manzana
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon original (la picante) o mostaza normal con un poco de wasabi
  • 3 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Sal

Preparación

1. Eliminar la capa exterior de la parte verde de las cebollas tiernas y picar esta en rodajas finas. Dejar el resto de la cebolla para otras preparaciones.

2. Preparar el aliño mezclando el miso con la mitad de la cebolla picada, la mostaza, el vinagre, el aceite, el azúcar y sal.

3. Cortar las judías verdes en tiras finas desechando las hebras laterales con un pelador. Cocerlas al vapor lo justo para que queden al dente (con unos 3 minutos suele bastar, pero mejor ir probando).

4. Servir las judías templadas con el aliño, las almendras laminadas y el resto de la cebolla picada por encima.

Comentarios

Hoy me temo que llego con el paso cambiado. Tu propones una receta ligerita de calorías y yo subo a mi blog una de esas bombas dulces tan propias de las navidades: un mazapán relleno de dulce de boniato ( http://bit.ly/ztsfXD ). No he llegado a usar nunca el miso y mira que me lo he propuesto. No sé, quizá sea ya hora de hacer uso de él. Se sale un poco de mi costumbre de consumir productos lo más cercanos posible, pero es una regla que no tengo problemas en quebrantar si es para algo bueno. Me tienta la receta, con esas judías verdes en combinación con la almendra y el coctel de aliños.Por cierto, como siempre, muchas gracias por estas recetas vegetarianas, que algunos te sabemos agradecer grandemente.Gracias, Mikel.Carlos, de Vegetal... y tal.http://vegetalytal.blogspot.com
Operación tanta 2012. Aunque sea un sacrilegio para los amantes de lo oriental yo le picaría un poquito de jamón Serrano para el rehogo previo, más que nada por darle vidilla al plato.Gracias.El diletante.
Me gusta, siempre pienso yo, que tenemos que aprender más maneras de hacer las verduras para que no se nos haga monótono comerlas.gracias.http://www.recetariodesirena.com
Bangladesh, Bangladesh... ¿Os acordáis? Viejuna total, pero preciosa, estoy redescubriendo a George Harrison, me gusta compartir lo bueno de la vida con vosotros, txikitxues! Mikel, majo, donde estén las vainas de toda la vida con su refrito de ajo y jamón... No, es broma, aquí siempre aprendiendo, gracias, besinos!
Y la cebolla va cruda? Pues tiene que estar buenísimo!
Esto tengo que probarlo.
Vaya Mikel, una de dos... o nos leemos el pensamiento, o compramos las ofertas de la misma verdulería... Acabo de publicar la ensalada de judías que me comí el martes... con un toque oriental! en este caso, cebolla marinada con vinagre de arroz, y un aliño de aceite de oliva y salsa de soja, por lo de la fusión y esas cosas... ;-p Por cierto, me encanta tu propuesta y no dudes de que la probaré! Besets! Raquel
Y por que a mi las judias me chirrian al morderlas??? Las cuezo demasiado???
Si hago la salsa de la receta y la meto a la nebera, cuanto me aguanta? la puedo preparar una tarde para comer al dia siguiente?
Hola Mikel! En el blog Umami comentan que el miso tiene gran cantidad de glutamato monosodico, podrías confirmar si todos los misos contienen este nocivo ingrediente?
¿Puedo hacerlo con almendras con cáscara?
Sugerencia: sustituir almendras por avellanas. Otorga un amargor que combina de maravilla con el dulzón miso. Saludos y un deseo retrasado, Feliz 2012
Hola Mikel,Me sumo a la propuesta del diletante, con unas virutillas de ibérico el plato ya está perfecto. No he probado nunca el miso pero seguro que en el colmado chino que tengo delante de casa lo tienen (otra cosa será saber cual de los miles de productos etiquetados en lengua vernácula corresponde al miso). Lo probamos fijo.Saludos
Genial, tengo en casa unas judías esperando ser usadas y aunque tenía planeado hacerlas con queso feta y semillas de sésamo, voy a cambiar por esta receta, ¡qué buena pinta!http://www.losbonvivant.com/
Me encanta el miso como aliño!!!! Con las judías tiene que combinar muy bien. Yo estaba acostumbrada a tomar solo el miso en sopa y en Kyoto descubrí un sitio que hacían unas berenjenas fritas con miso que eran espectaculares... y de ahí me animé a usarlo acompañando verdura, pero normalmente en caliente, no en templado. A ver si encuentro yo también en el mercado las judías de oferta y pruebo la receta :)
¡Leche, ayer mismo junté judías verdes y miso blanco! Judías al vapor en olla rápida, luego aliñadas con una cebolla caramelizada, chorretón de salsa de soja en la que disolvemos el miso, y taquitos de jamón. La próxima vez pruebo con las almendras.También he descubierto el miso últimamente, y el mirin, y se lo echo a todo lo que pillo, para las vinagretas son buenísimos.
Para Alvaro, trata de informarte bien antes de calificar temarariamente algo como nocivo sin conocer del tema, no lo tenias tan dificil para saber en qué consiste ese "ingrediente maldito" del glutamato monosodico, presente de manera natural en muchas de las cosas que comes y de seguro te encantan http://www.umami-madrid.com/pero-que-es-el-umami/
Cómo me gustan tus recetas vegetarianas, maño. ¡Gracias!
¡Qué biena suena! Algo sano no me vendría mal...Quería pedirte disculpas por lo de Twitter. No intenté que pensaras que pensaba que lo habías dicho. Sólo porque pusiste el enlace en Twitter y, por eso, mucha gente vi la entrada de Marti (quien es, por cierto, alguien que come muyyy bien). Sigo leyendo.
¿Y qué pasa si tienes misoginia?jeje
Te pones una cucharada de pasta de miso en una taza de agua hirviendo y le escalfas un huevo y te tomas un consomé de gusto oriental de lujo. http://50maneras.blogspot.com/
Para Javier, veo que te va la marcha y no te importa utilizar adjetivos como temerario, que si me informo bien o no y si me es difícil o no, yo me pregunto ¿a ti que te importa? hay que tener mucho cuidado para no herir la sensibilidad de los que aman el glutamato. Por lo que he leído del link mi desconocimiento sobre el gms es evidente, como evidente es que lo que le pedía a Mikel es más información sobre el tema, si hubiera estado tan bien informado como tú pues no habría hecho falta... En cualquier caso agradezco la información y me alegro de que el gms del miso sea natural, un saludo.
Aunque a veces apetezca meterse en casa durante varios días ¿Cómo pueden sobrevivir estas personas estando todo el día encerrados? Kafkiano.
Siempre tengo un tupper con miso blanco en la nevera de la oficina, hoy justo antes de leer este articulo me he servido una taza de agua caliente con una cucharada de miso, que bien va en un día de invierno!!!!
La sopa miso es uno de mis platos japoneses favoritos, así que este plato promete. Lo que no sabía es que el miso fuera tan fácil de adquirir. http://unmundocultura.blogspot.com
ni fú ni fá: las alubias verdes de toda la vida lekak: aceite, cebolla picadica y rehogar, añadir las alubias y rehogar+calabaza en dados y rehogar+patatas en dados y rehogar+ agua y sal. olla. sacar el caldo aparte para beber y luego lo demás pa comer y ñamñamñam.
Me gustas más que comer con los dedos
¿Y ya es temporada de judías verdes? Aunque el invierno sea bastante cálido, no creo que sea suficiente para que haya judias verdes. Por favor, volver a poner esta receta en primavera/verano.
¿Alguien sabe cómo se llama una "cosa" (de verdad, no sé cómo denominarlo) que son semillas de soja germinadas y pegadas entre sí como si fuera moquillo? Tienen una pinta nefasta y saben peor, a mí me las dio a probar una amiga japonesa (en Japón es algo típico aunque, según me dijo esta chica, a la mayoría de la gente no le gusta). Y no es el miso. A veces salen comiéndolo en Shin Chan, pero lo llaman soja germinada.
la soja germinada con aspecto a moco se llama "nato"
No encuentro el articulo de Antonio Carlos Jobim, pincho el recuadro y sale el comidista, que pasa?
Hoy he hecho de comer judías con almendras y salsa miso.ME HA ENCANTADO!! y a mis comensales también!! GRACIAS MIKEL
Maravillosa forma de dar verdura a los niños, y los no tan niños !!!
Totalmente de acuerdo contigo.
Que pinta tiene este blog, date por seguro que seguiré viniendo por aquí.
  • Comentar
  • Imprimir

Lo más visto en El Comidista