Albóndigas alternativas

  • Comentar
  • Imprimir
Albóndigas alternativas
La albondiga que se deshace en tu boca. / AINHOA GOMÀ.

Por insólito que parezca, hay gente a la que no le gusta ni el ajo y ni la cebolla. No sólo crudos, sino en ninguna de sus formas. Ni siquiera en las salsas. Cómo subsisten en España estos extraños individuos me resulta de lo más intrigante: es como vivir en Italia sin pasta o en China sin arroz.

Dada mi gran sensibilidad con las minorías oprimidas, el otro día decidí preparar una receta española tan clásica como las albóndigas sin estos dos ingredientes. El reto era lograr un guiso igual de sabroso que el original, tarea complicada teniendo en cuenta los poderes mágicos del ajo y la cebolla para potenciar cualquier salsorra o carne picada. Tomé el camino fácil: preparé el sofrito con dos verduras poderosas -apio, puerro-, y la carne la sazoné con hierbas -albahaca y perejil- y un poco de ralladura de limón.

No sé si el resultado superó a las almóndigas de toda la vida, pero les dieron un giro interesante. Y todos los que las comieron rebañaron el plato con pan.

Dificultad

Para moñas.

Ingredientes

Para 4 personas

Albóndigas

  • 500 g de carne picada (3/4 partes de ternera y 1/4 parte de cerdo)
  • 1 rebanada de pan de hogaza
  • 1 cucharada de albahaca picada
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 limón
  • Leche
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Salsa

  • 1 rama de apio sin las hojas
  • 1 puerro grande
  • 200 g de tomate natural triturado
  • 200 ml de vino blanco
  • 200 ml de caldo de pollo
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

1. Quitarle la corteza al pan y mojarlo en leche.

2. Mezclar la carne picada con el pan empapado, la albahaca, el perejil, la ralladura de medio limón, sal y pimienta. Tapar con plástico y dejar madurar en la nevera (se puede hacer de un día para otro).

3. Picar fino el apio y el puerro. Ponerlos a rehogar a fuego suave en una cazuela con un chorro de aceite de oliva unos 10-15 minutos, hasta que se pochen.

4. Añadir el tomate y rehogar 10 minutos más.

5. Mojar con el vino blanco y dejar que reduzca un par de minutos.

6. Poner aceite abundante a calentar en una sartén a fuego medio-fuerte. Preparar un plato hondo con harina. Formar bolitas con la carne, pasarlas por la harina y freírlas en el aceite cuando esté caliente. En cuanto estén doradas, sacarlas a otro plato con papel de cocina para que pierdan en exceso de grasa.

7. Pasar las albóndigas a la cazuela con el sofrito y mojarlas con el caldo de pollo. Dejar que se hagan a fuego suave unos 30 minutos, añadiendo un poco de agua o de caldo si se van quedando secas. Corregir de sal y servir.

Comentarios

Vaya blandito nos sales hoy, Mikel. No se puede dar tantas facilidades al enemigo. Si a uno no le gusta el ajo y la cebolla, es de justicia que no cate albóndigas. No habrá paz para los insulsos. Saludos
A quien no le guste el sabor fuerte de la cebolla le recomiendo la cebolla de Fuentes, un pueblo cercano a Zaragoza, una cebolla dulce, más bien menos fuerte, con denominación de origen que no pican los ojos cuando la cortas. La han intentado producir fuera de la zona y se volvía normal
aiiinss... Tengo una amiga que tiene un radar cebollil en la boca... no ha habido manera de engañarla, y como en el fondo tengo buen corazón, cada vez que viene a comer a casa tengo que olvidarme de aderezar mis platos con tan delicioso bulbo... La alternativa del puerro y el apio no están mal... lo probaré! Besets Comidistas! Raquel
Seguro que al menos son más digestivas, porque las almóndigas tienen siempre el peligro de la repeticion, al menos a mi me pasa. Por cierto redonditas estan más buenas ;-)
No suelo hacer albóndigas, ni siquiera las de soja texturizada que tanto tanto se estilan entre los vegetarianos. Quizá algún día me tenga que poner a ellos, que para eso hice un taller sobre cocina con soja, tofu y embutidos vegetales ( http://bit.ly/zeSpcq ). Pero es que no me llama mucho la atención.Un pequeño problema le encuentro a tu preparación. Resulta que, al menos entre los que yo conozco, los que no soportan el ajo y la cebolla tampoco soportan el puerro. Ahí podría haber un problema sin resolver. Dejar sólo el apio en la salsa puede no ser suficiente y la sustitución de un bulbo por otro (chalotas, por ejemplo) seguiría siendo problemático.Bueno, habría que darle vueltas para hacer una salsa gustosa. Con tanto bueno que hay en nuestros mercados, no será complicado solucionarlo.Gracias, Mikel.Carlos, de Vegetal... y tal.http://vegetalytal.blogspot.com
Bueno , de todo tiene que haber en la viña del señor, por cierto no hace falta que pongas almóndigas en cursiva, porque si miras el D.R.A.E. es válida esta forma de escribirlas.Besitoshttp;//www.recetariodesirena.com
Coincido con Raquel de Soul Kitchen, los amigos con radares cebolliles son infalibles... las tortillas de patata no saben iguales cuando ella viene a casa... ahora, la alternativa de puerro y apio me parece una buena idea que tendré que probar
Almondigas, Mikel, se escribe almondigas como bien ha puntualizado Chumbera. Aclarado lo más importante, las almondigas sin ajo, perejil y cebolla... no sé... por cierto, veo que las hiciste de la talla Roland Garros.En mi tierna infancia recuerdo a mi madre preparando esas pelotas en las que metía de todo; además de los ingredientes habituales era habitual que les metiera una lata de paté (sin el envase), un quesito... aquello era como el magma primordial y con lo que más disfrutaba era robando una cuando las sacaba fritas antes de sumergirlas en la salsa.Lo de la cebolla, el ajo y el pimiento es en muchos casos un trauma de la infancia. Son sabores que, por lo general, no aceptan bien los pequeñarras. Claro, que también hay personas con intolerancias y esas mandangas... En fin, una entradita, psssee..., floja, pero se te perdona por el palizón que te metiste en Londres, que anda que no sudaste... Buen día!!
Ya te lo han dicho pero como soy bocachanclas te lo digo otra vez: Dudo que el que no soporta la cebolla soporte el puerro. En todo caso mi experiencia con ellos es que, salvo que se la encuentren, no se enteran de que está en la salsa. Ni puerro ni apio ni ná, una pasada de batidora es mano de santo. Pero la receta mola igualmente, probaré.
Yo no podría vivir sin cebolla, sin ajo podría pensármelo jeje.
A Anijol76: Yo soy hiperfan de lca cebolla pero en mi casa no pueden con ella y todo se sustituye por puerro y tan ricamente. Lo que no soportan es la textura (tanto en crudo como cocinada) y es algo que no tiene el puerro precisamente, la textura. Charo, si miras en el DRAE ellos mismos te dicen que la palabra está en desuso y que se usa de forma vulgar, por eso te remiten al término más correcto que es albóndiga
Yo también pienso que quien no le guste la cebolla tampoco el puerro pero bueno a lo mejor tiene efecto placebo. Os dejo por si alguno teneis ganas de preparar almondigas de otra manera otra recetilla que es muy apañá si os gusta el queso, sino ni la mireis..http://elpucherodehelena.blogspot.com/2012/01/albondigas-con-roquefort-o-los-que.html
Genial, porque me encantan pero siempre me resultan algo pesadas.Almuhttp://mavieenrose-almu.blogspot.com/
Mikel, pottoki,quiero darte una alegría- aunque supongo que ya lo sabrás - ayer descubrí que el tupinambo (qué palabra más chula) sabe muy parecido a ¡la alcachofa! y como eres tan alcachofero...¿No le echas un huevo a la carne de las albóndigas? Qué raro!--Atila: siento tener que decirte que ninguna de las entradas de nuestro Mikeltxu es ni "entradita" ni "floja", encima que se acuerda de las minorías oprimidas, vamos!Biquiños a todos!
Como curiosidad: mi novia es de Hebei (norte de China) y me atrevo a decir que yo como más arroz que ella, de hecho no le gusta mucho. El estereotipo del arroz viene del sur de China, en el norte se come pasta (fidedos, tallarines, pan...).
Hombre, tambien es interesante tenerlo en cuenta si tienes posteriormente un cita loca de sexo y desenfreno... la cebolla y el ajo no son muy apreciados en esos momentos.Más de una vez me han dicho tras un beso... hoy has comido cebolla, ¿a que si?. ¡¡Y se te queda una cara de tonta que no veas!!
Yo soy una ajera-cebollera feroz, pero me apunto la receta como variacion a las que normalmente hago (sobretodo la salsa). También añadiria al final y como decoracion, quizas viejuna pero efectiva, perejil o coriandro picado. Saluditos ;-).
Para añadir el dato a la estadística, yo también conozco a alguien que no soporta el ajo y la cebolla guisados, y tampoco el puerro. Y sí, tienen un rádar. De todas formas, yo jamás usaría la técnica de disimularlos triturados, para después decir "Ja, te ha gustado y llevaba cebolla". Es mezquino, y sólo se consigue que nunca más se vuelvan a fiar de ti. O a alguien le gustaría que le dijeran "Ja, te ha gustado y había escupido dentro" No es la manera de que te empiece a gustar la cebolla ni la saliva.
y que tienen una pinta pa'morirse. Yo también hago albóndigas tamaño kingsize. No tengo paciencia para las moninas.
La verdad es que, a veces hay que estrujarse el "coco" para que la comida le guste a todo el mundo. Buena variante de las albóndigas y además el aspecto es inmejorable http://www.miscaprichosculinarios.blogspot.com
Independientemente de que guste o no, el ajo tiene un sabor tan poderoso que tiende a anular al resto de ingredientes. A mi me pasa con las albóndigas con alcachofas, saben mucho mejor si se evita añadir ajo a la carne. Estas recetas pueden ser una buena idea para variar y apreciar otros sabores que, de otra manera, están ahí pero enmascarados.
¿Tener que comer sin cebolla y sin ajo? Pobres gentes.
A veces me alucinas con lo comprensivo que eres. Pero hay que aplicar el lema viejuno de " Comes todo lo que te pongan en el plato" y que no te tengan que decir nada eh¡.Salvo intolerancia alimentaria contrastada por un médico, al que no le guste... a comer ajo y agua.
están muy bien, pero...yo las prefiero con ajo y cebolla! http://mamaquehayparacenar.blogspot.com/2011/12/albondigas.html
Muy buena la receta, pero me temo que a quien no le guste la cebolla posiblemente no le gustará el puerro...
Me encanta el ajo y la cebolla, mi problema con las albóndigas es la carne roja, soy incapaz de digerirla...
Coña, Maritxu, no sabía yo que no se podía decir nada de Nuestro Señor Iturriaga... pues nada, nada... Tremenda entrada, culta, elaborada y concienzuda, y además seguro que meas pis, Mikel. Espero que tu gracia me sea concedida y mi cabeza no ruede a los pies de la turbablog.;)
Yo soy anticebollero pero sólo en cocinado, no en crudo. Y por mucho que sorprenda sí me gusta el guiso con puerro, o sea que hay diferencia. Si el problema es el sabor fuerte de la cebolla en crudo (¿hay alguien a quien le guste?) y no viviendo en el radio de acción de la milagrosa cebolla de Fuentes de Ebro cuyas bondades atestiguo, la solución es dejar la cebolla unas dos horas en aceite y sal. Luego el aceite se puede usar para la ensalada y es una solución perfectamente low cost
Yo pertenezco a esa minoría (que por cierto no es tan minoría...) bueno, a la mitad, porque ajo si como...30 años tengo y jamas me he quedado sin comer oye... ni en España ni en el extranjero...Odio la cebolla, cruda, pochada, caramelizada y escondida... Y además me sienta mal. Odio que intenten engañarme porque yo ni le escondo las fresas a mi cuñado en una tarta ni le pico aceitunas a mi marido en el apertivo que para mí son manjares y ellos los odian.No entiendo lo del... "lleva cebolla, pero no se nota..." entoces para que lo echas??? vaya gasto mas tonto... echar algo que no se nota...O como hace mi marido por chinchar... "uy la cebolla es lo mejor del mundo, a mi me encanta, no puedo vivir sin ella, como puede no gustarte???" y luego le preguntas si algo lleva cebolla y contesta... "no lo se, no noto la diferencia..." pues si no la notas es que tan importante no será...Un día la madre de una amiga intentó engañarme... "toma, toma un trocito de tortilla, que no lleva cebolla..." aquello olía a cebolla que tiraba para atrás... pero en mi tierna infancia no sospeche que alguien pudiera ser tan mezquino... así que bocado que le pegué... tuve que aguantar las arcadas y tirar el trozó cuando se dio media vuelta... pa que? que sentido tiene??? un trozo de tortilla que podría haber disfrutado cualquiera, acabo en la basura, porque la gente se empeña en educar paladares ajenos...Ah, y el puerro y la cebolla, primos hermanos... aunque el puerro lo tolero mejor...
Aceptamos puerro... lo que no me imagino es el punto de la ralladura de limón y mira que yo soy cítricomaniaca, habrá que probarlo. Sea como sea, sin ajo, sin cebolla, la foto habla por sí sola. Que rule el pan.Saludos!
--- Atila, txiki,no te me enfades que me caes muy bien!Sí, creo que soy un poco exagerada, pero es que las "fanses" somos así, no tenemos remedio, un beso!
Me encantan el ajo y la cebolla, casi tanto como las variantes, así que probaré estas albóndigas aternativas que se ven muy buenas.www.losbonvivant.com
Para mi esta gente son tontainas, los ves luego en el plato excarbando para quitar la cebolla... de pena macho, gente asi no son amigos míos. Iros a Inglaterra con la Victoria...
Yo habitualmente las hago con ajo y cebolla y son sencillamente deliciosas, y todo aquel que las ha probado dice que no ha comido albóndigas mejores..., la receta era de mi abuela, a quien yo llamaba "Amachu", y para mí es el mejor legado que me pudo dejar...http://elblogdecantinerita.blogspot.com/2008/12/albondigas-de-amachu.htmlHe probado también a pochar la cebolla y el ajo antes de incorporarselo a la carne picada, pero... a mí me gusta mas sin pochar, aunque entiendo que si te encuentras los trozos te puede disgustar, por eso lo importante es picar mucho no, muchiiiiiiiiiiisisisimo la cebolla y el ajo y freirlas a fuego medio para que se cocinen bien, y luego tenerlas un buen rato en la salsita para que terminen de cocinarse.Me ha llamado la atención que para la salsa hayas metido apio y puerro..., a mi la cebolla y el puerro pasen, pero el apio.... que no me lo metan ni en pintura!!! yo para sustituir la cebolla cuando me he dado cuenta de que no tenía, lo que he utilizado es calabacín, deja todo supersuave y jugosito, de hecho mis lentejas ya no llevan cebolla, sino calabacín, y al tomate frito le pongo 1 cebolla y 1 calabacín... (eso sí, la crema de calabacín sigue sin gustarme...)
Yo soy fan de la cebolla y del ajo. Creo que no podría vivir sin ellos. Conozco a una persona alérgica a la cebolla. Si come cualquier cosa que la lleve, cruda, pochada, en salsa,... es capaz de perder la conciencia. Me apunto esta receta en su honor.
Me encantan las alternativas a los platos tradicionales. Estas variaciones resultan siempre muy ricas. Yo hice hace poco unas albóndigas al curry ( http://bit.ly/t6zlFG ) y resultaron muy ricas, y muy diferentes al no llevar ajo. Un abrazo!
La cebolla es una cosa maravillosa, pero utilizar puerro como sustituto me parece genial, el sabor también es fantástico.
está claro que el reto sería hacer albóndigas sabrosas sin ajo, cebolla o puerro... mikel, aquí no nos has dejado muy fascinados....aix, todo mito cae!
Has probado a ponerle un "pizquito" de canela?. Te sorprenderá gratamente.
A mi es que entre Atila y Anibal me tenéis en un ay, todo son misterios en sus mensajes, ahora he de saber qué demonios quiere decir "excarbar" y pensar quién debe ser la tal "Victoria" que está en Inglaterra..... La última que recuerdo ya no está
Otra receta para mi fondo de armario culinario. A mi novia no le sienta muy bien ni el ajo ni la cebolla, así que mañana probaré con esta alternativa.Saludos
Adoro la cebolla, sobre todo frita. Uno de mis bocadillos preferidos es con pan tipo viena (del tiernecito) con una tortilla sólo de cebolla (bien pochada y dulce) y manchando un poco el pan con un poco de ketchup (del bueno tipo Heinz)...brutal... Y una receta "cuaresmal" de este tiempo: el bacalao "encebollao", que consiste en unos trozos de bacalao desalado rebozados y fritos acompañados de una buena canttidad de cebolla frita. Un apunte a la receta: yo suelo ponerle un huevo a las albóndigas para que esté aún más melosas. Y me encanta hacerlas de muchos tipos: de pollo, de merluza y gambas...
Pues en mi pueblo se han echo así de toda la vida, solo que no llevan carne ni cebolla ni puerro solo ajo y las llamamos mondroños.
Lo que me sorprende es la poca tolerancia, qué más da si a una persona no le gusta la cebolla?El mundo es bello así, con sus diferencias!! ;)
Si cenfor pido perdón con las prisas no lo puse bien, quise decir escarbar, vaya lapsus. Y no me refiero a la reina Victoria, a lo mejor si leyeras un poco más estarías al tanto :-)
Para mi la perfección de la alMóndiga está en el huevo, en la cebolla y el ajo pochaditos antes para que esté todo muy suave y en que la salsa no sea de tomate ni fresco ni de bote, of course. En casa de mi abuela, mucha cebolla, vino blanco, sal y pimienta y pasada por el pasapurés que no por la batidora, aix, qué pena que la vejez se haya llevado su buen hacer en la cocina...y qué bonito cuando los olores y sabores te llevan a un sitio mejor!
Pues aún gustándome la cebolla y el ajo en todas sus variantes (yo personalmente no puedo cocinar sin cebolla...) probaré esta variante pues tiene una pintaza buenísima. Que viva la pluralidad gastronómica!
Hi Mikel, lo mejor de esta receta es que habres un mundo que para muchos es limitado, la cocina popular española, empieza en multitud de ocasiones con un sofrito, ajo, cebolla (cebolleta), pimiento, aceite de oliva y tomate, este principio puede ser usado para multitud de platos, luego varias añadiendo, otras verduras, etc. dudo mucho que este fondo sea detectado por los detractores del ajo y la cebolla, lo que si se nota es el ajo y/o cebolla crudo amasado en la carne y que dependiendo del grosor de la albondiga se cocina o queda crudo, esto ni a los fundamentalistas de las alióideas. Saludos Mikel & Friends
Que buenas!
No soy fan del ajo y la cebolla, pero no faltan en mis guisos, es muchísimo más lo que aportan que lo que restan, y sus sabores aportan al todo, diluyendo su carácter individual hasta límites tolerables para cualquiera....nunca hice albóndigas, no las suelo comer fuera, pq me da asquete pensar de donde viene la carne...pero recuerdo las de mi abuela....y me pongo malo...probaré con esta receta...
Por cierto las sartenes no seran las que regalan en el santander no?? (se parecen sospechosamente....) hay capitalista...jaja, todos los vascos lleváis dentro un medio cura o un medio capitalista....jajaja
Gracias Mikel. Adoro la cebolla y el ajo, pero soy incapaz de comer albóndigas. Pese a mi estómago de hierro, éstas se me resisten y no dejan de repetirse haciéndome pasar los cuatro infiernos cada vez que las como. Esta receta es una buena alternativa para gente como yo.
Madre mía, ¡Qué talento! Lo de moñas es para llorar...de risa claro, porque sin cebolla...
Muy interesante lo de apoyar a las minorias oprimidas de gustos personales, pero cuándo nos van a apoyar a los oprimidos por la intolerancia a la lactosa? Mucho producto sin gluten, mucho "con más fibra", pero las recetas con natas, mantequillas y leches no se ven afectadas y si es en productos elaborados, te añaden la lactosa (si no directamente nata) a las cosas más peregrinas como embutidos, pures, etc. Que igual que están surgiendo gamas de lacteos sin lactosa, hay cantidad de productos no lacteos con lactosa para dar y regalar.....
Estupenda. Yo hace poco hice estas (dejo link al final) sin cebolla ni ajo para una fiesta y fueron un éxito. Se las dejo a los oprimidos que pasen por aquí ;-) http://cocinaalminutoconcomida.blogspot.com/2012/01/albondigas-de-puerco-con-mani.html
Creo que para el proximo consultorio voy a preguntar que hierba no va bien con las albondigas?¿¿ A mi lo que me gusta de las mezclas de albondigas es que sirven tambien para hacer hamburguesasAlbondigas con salame: http://bit.ly/xk6Y9P
Pero Maritxu, cómo voy a enfadarme por esto, mujer? Si entrar en el blog de Mikel es de lo más divertido y nutritivo (en todos los sentidos) que me ha pasado en la red. Si por algo da gusto entrar cada mañana -con los consiguientes repasos mediomañaneros y postsiesteros- es por ver el humor fino que se gasta la gente -además, sí, de las fabulosas y brillantes aportaciones de nuestro bien amado y loado Mikel, sí-... ;)En cuanto a ese tal Anibal... no os lo creáis, no es el Anibal que todos pensáis, el que cruzara los Alpes en elefante. Es un farsante pues el auténtico se murió hace pila de años.Bicos, Maritxu!!
Tiene pinta de estas muy buenas estas albóndigas. Disfruta del mejor fútbol online y las chicas más espectaculares en http://www.alprimertoke.com/
Como Presidente de la Asociación de minorías que no quieren follarse al comidista pero que son fan de su blog, así por gusto(AMNQFACPQSFSBAPG), tengo que expresarle el agradecimiento de mis asociados por defender a los pobres hastiados de cebolla y ajo para usar en bola de carne, que gracias a esta iniciativa han podido ver satisfechos sus deseos sin tener que vender su cuerpo, aunque sea de palabra. Queremos aprovechar estas líneas para notificarle, que nos consta que existe un número creciente de individuos que supuestamente quieren follarle con la única intención de ver satisfechas sus peticiones de recetas. La entrada de hoy, ayuda a poner las cosas en su sitio, y por favor, que no se me entienda mal con lo de las cosas y la entrada. De nuevo , gracias, gracias.
Ya, este no es un blog vegetariano. Pero cuando leí alternativas me imaginé, no sé que serían albóndigas de setas con algún alga o yo qué sé. Mi gozo en un pozo (Plof!)
"Por insólito que parezca, hay gente a la que no le gusta ni el ajo y ni la cebolla."E incluso existimos los que tenemos intolerancia alimentaria a alguno de los dos ingredientes. Ahora, prueba a salir a un restaurante sabiendo que el camarero te va a decir eso de "¿pero aunque no se vea? Si se echa muy poco...." y que tu sistema digestivo va a estar paralizado tres días (ya no cuento el resto de síntomas, ¿para qué?).
Para gustos, los colores que vino un barco lleno y se fué.....bueno es un viejo dicho que viene a decir que hay gustos para todo.....Me parece estupendo que des una opción más para hacer albóndigas, esas riquisimas "almóndigas" receta de antaño, de nuestras madres y abuelas....Imaginación al poder y tu puedes con cualquier plato.......Tienen que estar muy buenas...Saludos cordiales desde "Mi cocina"
para los intolerantes a la lactosa pueden omitir la leche en la receta, o hacerla con leche de almendras (comprada o hecha en casa) otros ingredientes que le van muy bien a la carne molida:comino (muy poco) curcumacilantropimentonla lista puede ser muy larga.....
Muuuuchas gracias ¡¡ya no me siento rara!! jajajja. Odio el ajo y la cebolla, me parece que le comen el sabor a cualquier plato a parte de que no va bien para mi estomago. Muack
Hola Mikel, tengo una pequeña duda. Por absurda que te vaya a parecer, discúlpame pero soy lego en la cocina. ¿Se moja la miga en la leche y te deshaces de la coteza? He de decir que adoro el ajo y la cebolla, pero estas "almóndigas" tienen una pinta exquisita. Enhorabuena por el blog señor Comidista
Mira por donde este domingo hice albóndigas sin ajo (pero con cebolla) para este jueves que viene mi suegra a cenar y no soporta el ajo. Lo de ir variando las hierbas está muy bien, yo a las mías les he puesto un poco de romero fresco y perejil, mucho perejil. Y lo que me encanta es ponerles piñones. Como mi hija pequeña me pone mala cara si se encuentra un piñón entero, lo que hago es picarlos mucho como si fuese pan rallado, así además de sabor les dan otra textura a las albóndigas.
¿Quieres aún un "raro" más difícil todavía? Pues mi marido, que no soporta ni el pimiento, ni el ajo ni la cebolla. Ya me dirás que cocina una sin esos tres ingredientes en condiciones. Y lo peor es que no le puedo engañar, porque aunque lo triture todo al máximo, ya empieza con su nariz rastreadora a olisquear y me pilla siempre!!Así que me da que estas albóndigas me vienen de perlas. Te lo va a agradecer él más que yo, seguro...
A mi me da la sensación de que si te repite la cebolla también lo hará el puerro, que en definitva son primos biológicos. Para sustituir al pimiento yo probaría con piparra -pulpa de pimiento concentrada, mi chico la toma y le gusta mucho aunque no soporta el pimiento rojo- y con concentrado de tomate además de tomate -es para aumentar el sabor de la parte "roja"-. En vez de simular ajo y cebolla iría por otros vericuetos ¿qué tal otras hierbas como perejil, tomillo o romero? Y para la carne, cardamomo y nuez moscada. Su chorro de vino blanco seco o coñac es imperativo.
Conye, Atila... que no pensaba en ella..... y en el ajo..... es que no soy mucho de la pija, lo siento
No sólo conozco a una persona afectada por ese extraño "dis-gusto", sino que he convivido con ella durante sieta años, cuatro de ellos compartiendo casa y comidas...Al final, ddespués de unos años tomando todo sin sabor ninguno, decidí engañarla un poco y batirle el ajo y la cebolla una vez cocinados; no decía ni pío, o le gustaba mucho y no quería dar su brazo a torcer, o no se atrevía a decirmelo otra vez...Deberían ser re-educados, este caso es una clara distrofia del sentido gustativo
A muchas personas entre la que infelizmente me encuentro,el ajo o el ajopuerro,allium porrum nos dan síntomas alérgicoa a veces muy fuertes,cuando nos lo "ponen"seguidamente o en mucha cantidad,aunque entonces ni se nos ocurre comerlo;El problema se presenta cuando hay imbeciles,que nos lo quieren disimular o nos indican que una comida que han preparado no lo tiene.Me he pasado más de una noche en la taza del baño,además de tener otros síntomas muy desagradables,incluso una vez en Atenas y otra en un lugar de Andalacía cuyo nombre no quiero acordarme ,tuve que ir a urgencias;Sabemos que es nuestro problema,pero me parece simplemente estúpido y de muy mala persona,que haya individuos que se descojo en de nustra alérgia.Lo mismo que digo de la del ajo que me afecta ,lo pienso de quienes le hace gracia la hipersensibilidad a los huevos o al trigo etc.
Pues como gran víctima del ajo, que me gusta, pero me repite hasta la muerte, decidí hacer ésta receta a pies juntillas. No me disgusta la cebolla, pero soy un obediente y puse el puerro.Pues bien, la salsa estaba estupenda, redonda, perfecta y muy delicada, ¡Genial! - Este plato promete - Al primer bocado de la albóndiga, fue... pues... como soltar un Rinoceronte por Rivendel, un desastre...¡El LIMÓN! - Dios mio, OMG! ¿Cómo es posible? un Horror, y eso que puse mucho menos que la ralladura de medio.Con lágrimas en los ojos me acabé el plato, recordando aquel episodio de valentía en el que probé una paella de paellador en las ramblas y tuve que tragármela entera por lo caro que resultó el atrevimiento, no sin antes pedir un limón al señor mesero y ahogar las penas de ese arroz en él.A posteriori descubro que el limón también repite, y TANTO que pude limpiar y abrillantar la encimera con el aliento, sintiendo así como un MrProper en mi interior.Moraleja; olvida las alternativas y quita el ajo a las tradicionales, tampoco pierden tanto.
Pues yo sobreviví 25 de mis 27 años sin pimientos, cebollas, berenjenas y calabacines. ¿Cómo? Pues ahora que como de todo eso, no logro entenderlo...
No sabeis el alivio que me supone saber que no soy la unica que no es que no me guste el ajo,sino que con una infima cantidad de ajo,o de algo cocinado en el mismo aceite que se cocinara previamente algo de ajo,me ponga a morir...sintomas digestivos de todo tipo,mi cuerpo rechaza el ajo y no para hasta que no queda nada...Que dificil es salir a comer fuera de casa...Asi que probare esta receta cuanto antes!hoy las he hecho,pero con cebolla,pero esta receta parece buenisima!!Saludos a todos y en especial a los alergicos al ajo como yo!!
Soy cocinero vegetariano y en la cocina induista y yogui no usan ajo cebolla ni huevo, así que no es tan difícil cocinar sin estos elementos
Soy cocinero vegetariano y en la cocina induista y yogui no usan ajo cebolla ni huevo, así que no es tan difícil cocinar sin estos elementos
Prueben con la azafetida (Ferula assafoetida), ampliamente usada en la fitoterapia china e hindu, y forma parte de la gastronomia de algunos pueblos del Medio Oriente. Es una resina que se expende en forma de polvo grueso. Una pequeña cantidad sirve para un guiso de dos a tres litros (si se entiende en terminos de olla). Genera un inmediato olor a ajo y menos de cebolla al poco tiempo de puesta a cocinar. Es un reemplazo excelente para quienes no comemos ajo y cebolla. Y a los chicos les resulta menos agresivo que estos. No deja resto de olor en el aliento y no se impregna en el ambiente. Pruebenlo y me comentan
  • Comentar
  • Imprimir

Lo más visto en El Comidista