Los 10 platos más sobados del momento

  • Comentar
  • Imprimir
Los 10 platos más sobados del momento
Sobredosis de carrillera. / AINHOA GOMÀ .

¿No tenéis la sensación de que todos los restaurantes sirven los mismos platos? Yo, a veces, sí. Exagero, claro: no son todos. Pero la repetición inmisericorde de la ensalada de rúcula con queso de cabra, el gazpacho de cualquier fruta que no sea tomate, las carnes a baja temperatura, el foie de mil maneras, la torrija caramelizada, el coulant de chocolate y demás topicazos que se repiten sin cesar en la mitad de las cartas de este país es preocupante. Y más preocupante aún es que te los encuentres en cualquier punto de la geografía española, desde los centros de las grandes ciudades a los pueblos más remotos de cada provincia, en perjuicio de especialidades locales mucho más apetecibles.

Es lo que el cocinero Xesco Bueno llama "la nueva cocina popular" o "la dictadura del tiramisú". "El virus de los platos mutantes está colonizando los restaurantes", afirma Bueno en su blog, Gastromimix. "Lo malo no son los platos en sí, que bien ejecutados pueden ser verdaderas joyas de la gastronomía. Lo malo son las libres interpretaciones y las versiones comerciales al por mayor que tanto abundan en las casas de comida". No puedo estar más de acuerdo.

Yo añadiría que todo se enmarca en la atroz tendencia a la uniformidad hacia la que camina nuestra alimentación. Siempre han existido modas en lo gastronómico, pero nunca habían sido tan invasivas y omnipresentes. Aparte de que cada vez estemos más intercomunicados, me da que el fenómeno está relacionado con la infantilización progresiva del paladar del español medio (recomiendo la lectura de este artículo de La Vanguardia sobre el asunto). El abanico de sabores que admite el personal se estrecha por momentos a causa de la mala educación alimentaria. Y los restaurantes no hacen más que reaccionar a lo que sus clientes demandan.

Pero no nos pongamos demasiado intensos. Vamos con la disección de los 10 platos más sobados del país, seleccionados por cinco personas que saben mucho de restaurantes.

Huevo a baja temperatura

¿Existe algún restaurante con aspiraciones gastronómicas que no haya integrado los huevos a baja temperatura en su carta? Carlos Maribona, crítico de ABC y autor del blog Salsa de Chiles, cree que no. "A 63 grados un huevo cuaja su clara pero no su yema. Es el huevo a baja temperatura", explica. "Con la roner se hacen perfectamente. Maravilloso invento que abrió nuevas posibilidades en la cocina. Maravilloso hasta que a todos los cocineros, sin excepción, les dio por incorporarlos. Y como siempre, del todo a la nada y viceversa. ¿Recuerdan aquellos deliciosos huevos pochados? Parece que los hemos perdido para siempre sepultados por esta nueva plaga".

Ensalada templada

La bloguera, twittera y agitadora gastronómica Garbancita dispara contra un invento inexplicable: la ensalada templada. "Llegó a nuestras vidas con el mismo ímpetu que el paté con mermelada, y en medio del frenesí gastronómico nadie se paró a hacer la más importante de las preguntas: ¿por qué? ¿Qué oscura necesidad ha llevado a la humanidad a mezclar alimentos calientes con delicadas lechugas que se ponen lacias al más mínimo contraste de temperatura?", se pregunta. "Para terminar de rematar este sindiós culinario, vamos e intentamos aportarle aristocracia al plato con un puñado de gulas. Pocos son los restaurantes que han resistido a ponerlo en su carta, y muchos menos los que lo han quitado. Esperemos que los mayas se encarguen de hacer justicia.

Foie

"La plaga del fuagrás poêlé no remite", asegura el crítico gastronómico de El Periódico Pau Arenós. Y vive Dios que tiene toda la razón: nadie parece saturarse de este producto que en pequeñas dosis es una delicadeza, y en grandes, un empalago insoportable. "Siempre hay un chef que se aferra al hígado como un descubrimiento y, en esa epifanía, sugiere alguna mermelada, de higos a tomate, para compensar lo graso. Un ejercicio hepatítico y cansino. Y peligroso: si la víscera no es de primera calidad, el charco de líquido amarillento convertirá el plato en una marisma".

Carpaccio de todo lo 'carpacciable'

Primero fue la carne. Luego el bacalao. Después la sandía. Y finalmente, todo alimento finamente fileteable que se ponga por delante. "Lo carpacciable se extiende por las cartas de los restaurantes inexorablemente", afirma Xesco Bueno. "Todo aquello que se pueda enrular, congelar y laminar es digno de presentar como carpaccio. Las más de las veces le acompaña un insulso aliño y las también omnipresentes virutas de parmesano".

Los espaguetis y el pollo con patatas del menú infantil

Txaber Allué, videobloguero y alma de El Cocinero Fiel, apunta a un territorio fuera de las miradas de los gourmets, pero pasto de la repetición más desvergonzada: la comida infantil. "Me gusta que mi hija Nora me acompañe a los restaurantes", relata. "Aunque come bien, tiene siete años, así que no tiene mucho sentido que le pida un plato de adulto. No puede con él y pagar por pagar es tontería. Así que las opciones se limitan al menú infantil. ¿Son una versión de la carta convencional con dosis más pequeñas? No, con suerte hay dos primeros y dos segundos para elegir, y los espaguetis o los macarrones con tomate son todo un clásico. En ocasiones hay suerte y están bien, pero habitualmente, como es para los niños, no es más que pasta pasada de punto con tomate de bote".

Otra desgracia clásica del menú infantil es el pollo con patatas. "Lo cierto es que puede ser una maravilla de plato. Un buen pollo a l'ast, especiado y jugoso, con patatas de verdad, nada de congeladas, fritas con aceite de oliva no muy usado. Se me hace la boca agua. Pero como es para los niños... Una buena montaña de patatas congeladas junto a un trozo seco de pollo. Así que, teniendo en cuenta que hay muchas excepciones, en general el menú infantil es una asignatura pendiente".

Carrillera

Siempre he defendido la recuperación de piezas cárnicas olvidadas en tiempos de bonanza. Pero coincido plenamente con Carlos Maribona en que lo de la carrillera ha llegado demasiado lejos. "Nos gusta, y mucho, la casquería", afirma. "Nos gusta, y mucho, la carrillera o carrillada. No nos gusta nada el abuso que se ha cometido con ella hasta vulgarizarla. De bocado exquisito y casi exclusivo a la saturación absoluta. No hay carta que se precie sin carrilleras de cerdo, de ternera o de buey. Estofadas, con queso, al vino tinto, al oporto, a la cerveza, con arroz, con puré de patata, en hamburguesa... Hasta los restaurantes orientales la han incorporado en variantes con curry. Eso sí, se habrán percatado de que en los últimos tiempos todas las carrilleras son “de ibérico”. ¿Hay tantos cerdos de esta raza? Mucha cara (carrillera) es lo que hay".

El crítico atribuye el exceso a tres factores: "Es un plato agradecido que gusta prácticamente a todos (menos a los vegetarianos, claro); son relativamente fáciles de trabajar en la cocina y, por encima de todo, son un producto muy barato. Ahí es nada".

Vieiras

"La vieira es buena, barata y regular: por eso es tan habitual en el restaurante soy-un-pelín-moderno", defiende Pau Arenós. En efecto, el molusco se ha extendido en la restauración como el mejillón cebra por el Ebro. "La vieirización es epidémica, algo menos dañina que el ébola. No hay degustación sin la preceptiva porción de vieira, contrastado llenabuches. Algunos piensan que la mejor amiga de la vieira es la rúcula, hierbajo hastiante, en busca de horizontes amargos. Se consume tanta vieira y sobran tantas conchas que quiebran las fábricas de ceniceros".

Pichón

Este ave no es en absoluto habitual en los menús más modestos. Pero en los restaurantes de cierto nivel, se ha convertido en un must. "Además del nombre cariñoso que uso para referirme a mis seguidores en las redes sociales, es sin duda alguna el plato revelación de los últimos años en cualquier buen restaurante que se precie", asegura Garbancita. "Después de un interesante duelo de pájaros, consiguió desplazar al omnipresente foie y ganar un protagonismo que lo manteniente en el top five de la alta cocina. De todos modos hay que reconocer que la pechuga de pichón con esa insinuante carne rosada, poco hecha, es un bocado excelente".

La ensalada con rulo de cabra

Posiblemente, el plato que más detesto de toda esta lista. ¿Cuándo, cómo y por qué se decidió que una ensalada no está completa hasta que se le planta un buen plastón de rulo de cabra, a poder ser caramelizado con miel? Xesco Bueno relaciona la invasión con la fiebre de las ensaladas tibias antes mencionadas. "Con frecuencia aparece en ellas el super rulo de queso de cabra y la falsa reducción de falso vinagre de Módena, otro de los virus mutantes que culminan las más variopintas presentaciones. Reducciones quemadas, amargas, de licores a granel de dudosa calidad. Saturadas de azúcar por aquello de la rentabilidad. ¿En serio hay tanto vinagre en Módena? ¿Y tanta búfala para tanta mozzarella?".

Tiramisú

La madre de todos los tópicos en los postres, cuyo retrato me reservo para mí. Nadie sabe a ciencia cierta en qué momento España se convirtió en líder mundial de tiramisús, superando la producción de Italia, Argentina y Estados Unidos juntos. La fiebre no ha traído consigo una mayor calidad, sino todo lo contrario: lo que entendemos por tiramisú en este país suele ser un bizcocho aguachado con café y cubierto por una buena plastorra de nata chunga por encima. Ni rastro del queso mascarpone de la receta original italiana, que es muy caro y estamos en crisis.

¿Cuáles son para ti los platos más sobados en los restaurantes? Cuéntalo en los comentarios.

Comentarios

Luego están los menús cansinos locales. En la Mancha no puede faltar en la carta el estofado de venado, la perdiz escabechada, el paté de algún hígado cinegético, la pipirrana... No me parece mal mientras se pueda elegir. Cospedal ha sacado un Decreto que obliga a los restaurantes a incluir el pisto en el menú como tradición cultural que hay que hacer patrimonio de la humanidad, como las tablas de daimiel. Pues de p.m., porque el pisto aquí, en temporada, lo hacen bárbaro en todos los sitios. Una buena carrillada es una delicia, y si no es porque te atosigan con ella por todos sitios, mi sobrina no sabría ni de su existencia. También está el secreto ibérico y etc etc.
Aunque lo citas al comienzo, uno plato que abunda y no siempre para bien, son el gazpacho de cualquier cosa que no sea tomate: melón, cerezas, sandía, espárragos, etc. La verdad es que están muy buenos algunos de ellos (a mi el de remolacha me pirra), se echa en falta algunos gazpachos clásicos como el de albahaca ( http://bit.ly/QBpkt4 ) o los realizados a la antigua ( http://bit.ly/QBpuRf ), con sus trocitos flotando en el caldo de agua, vinagre y aceite.Gracias, Mikel.Carlos, de Vegetal... y tal.http://vegetalytal.blogspot.com
Digo yo que toda esta repetición de platos en los restaurantes alguna cosa tendrá que ver con la supermediatización de la cocina y cocineros del país y sus modernidades, y si a ellos les funciona, porqué no a los de rango inferior? en cuanto al menú infantil, estoy de acuerdo es muy limitado. Yo quisiera que existiera la posibilidad de "media ración" de cualquier otro plato del menú de adulto, pero como no, pues tengo dos opciones: o bien se lo parten entre mis dos hijas, o los papis comemos la mitad nuestro plato y lo compatimos con ellas (que ya nos va bien muchas veces por ser excesivo un primero y un segundo).
jaja, qué razón tienes! Falta el sushi!Almuhttp://www.mavieenroseblog.com/
Para cansinos...
El tiempo pondrá estos platos en su sitio, en la comida viejuna. Alguien se acuerda del solomillo de cerdo hojaldrado o de la carne mechada? Y que me dices de la sofisticación de la croqueta..de pote, de compango, de cocido, al final hechas con sobras. Y dónde están nuestros maravillosos flanes caseros? Ahora son todo pannacotas.
Yo encuentro que si hace unos años la carta de los restaurantes era muy "afrancesada" ahora nos hemos "italianizado". No hay carta que se precie que no incluya: carpaccios, rissottos, parmesano, pasta fresca rellena (normalmente de "boletus"), cualquier cosa con reducción de módena (¿nadie utliza por ejemplo el vinagre de jerez que es excelente?), pestos diversos, tiramisús de mil y una maneras, cualquier postre al aroma de amaretto, .... y creo que en el fondo lo que esconde esto es una forma ofrecer algo aparente pero de fácil ejecución. Porque es más fácil cogerle el punto a un risotto que a una paella o un arroz meloso de la gastronomía española (si se queda seco le añaden un chorreón de nata y bastanter parmiggiano y ya es risotto). La pasta la compran hecha, el carpaccio basta con tener una buena mandolina que corte cualquier ingrediente en finas lonchas...creo que hay mucha comida "prefabricada" en la mayoría de restaurantes, basta con ver cualquier catálogo de restauración donde se venden congelados al por mayor pastas frescas, salsas, reducciones, carpaccios, etc... Un saludo a Carlos de Vegetal y tal, A MÍ NO ME MOLESTAS.
Otro gran postre sobadísimo es el coulant de chocolate (aka el "Krakatoa" de la repostería). En ocasiones veo coulants por todas partes.
¡Casi lo clavas! Estoy de acuerdo en todo, salvo en que las carrilleras son muy baratas. Lo eran, sí, pero hace tiempo; antes de que se propagara la fiebre.Por lo demás, lo más triste de todo esto es que se pierda el encanto de las diferencias y peculiaridades de los sitios, pero pasa en todos los ámbitos y el gastronómico no iba a ser una excepción. No me digáis que no era una gozada llegar a una ciudad nueva y curiosear sus comercios y las barras de sus bares para descubrir cosas distintas de las que teníamos en nuestras localidades. Entre la invasión de snobismo (a ambos lados de los mostradores y las cocinas) y las franquicias, vamos camino de la estandarización del ser humano. Pienso en antiguas películas de ciencia ficción (o eso pensaba yo al verlas) y se me ponen los pelos de punta...Y ya, si a lo de hacer todos lo mismo, le añades lo de coger atajos y hacerlo mal o chapuceramente, apaga y vámonos...
Pues estoy de acuerdo con Jose. Yo: Manchego, viviendo en Estados Unidos desde el 2007 y trabajando en Restaurante Espanol en Washington, D.C.Pero lo de la mancha no se me va, ni rascando con piedra pomez, puesto que no quiero que se me quite.La cocina tradicional manchega, como la del resto de este Pais que aun llamamos Madre Patria, es una de las mejores ya no solo por la calidad del producto que puedes conseguir, sino tambien por la variedad.Pues en la La Mancha, como en todas las zonas de este Pais, hemos sacado de donde no habia para hacer algo sublime y culinariamente hablando "exquisito". Si, nos gusta la casqueria, y mucho, pero es con lo que hemos crecido y vivido muchas generaciones (ojala siga siendo asi) y es algo que no se puede cambiar, o si, si en vez de una perdiz escabechada tal cual, la servimos con unas setas de cardo a la parrilla, no me estoy inventando nada, pero.... a quien no se le hace la boca agua?Lo que quiero decir, antes de enrollarme mas, es que cada uno cocina con lo que tiene y por desgracia, hoy por hoy lo que tenemos es internet y directamente todo lo que ello (en este caso ella) conlleva: Un cocinero dice Hola! y a los dos segundos alguien le contesta desde la otra parte del mundo: Que Tal?, quiero ser como tu.Usease: Culo veo, culo quiero. y es bonito, y rapido, y uno aun siendo negado para la cocina lo aprende y lo cocina, pues imaginate otro que encima sabe cocinar y ademas se dedica a eso, quiere ser el primero y despues de tres segundos de descuido, resulta que es el enesimo.Por un lado bien, por otro... cada cocinero deberia aferrarse a lo que tiene a mano para progresar, para aprender y ser "unique" dentro de su campo, si todos van a hacer lo mismo.... me quedo en mi casa y me lo hago yo, que tambien tengo este arma que se llama internet y que le pongo mas amor al cocinar que muchos de los que se hacen llamar cocineros, y mas aun: me sale mas barato (que en estos tiempos tambien cuenta).
Hace unos años no había carta sin su confit de pato a lo que fuera y un timbal de cualquier cosa. Ay el timbal!!!! Que solo con el nombre se pretendía dar más empaque a un plato... que salvo excepciones, no dejaba de ser un apilamiento de ingredientes encorsetados con la ayuda de un aro, muy mono ver las capitas de comida... pero al intentra cortarlo, en la mayoría de casos se desmontaba.
Cansino el Carlos esté... (tengo ya manía, cuando llego a los comentarios sueño con que el no esté, o al menos que no haya un enlace a su horrorosa página...)
¡Qué risas! Nosotros tenemos un restaurante italiano en Sitges y tenemos carpaccios y tiramisú como postre.Nuestro valor añadido es que somos italianos y conocemos la verdadera tradición de nuestras recetas...http://www.puravidasitges.com
¡Carpacho de sandía! Lo que me faltaba por oir. Supongo que en los restaurantes si ven que un plato funciona entre el público no lo sacarán. A mi lo que me aburre ya es la ensalada de rúcula con rulo de cabra, le quedan dos telediarios para entrar en el selecto grupo de "comida viejuna". Por cierto, hace mucho que no se entrevista a algún viejuno por aquí, ¿no?
Buenísimo Mikel, buenísimo el artículo. Lo comparto al 100%Un saludo.
Tu comentario es menos constructivo y más cansino que el suyo Alba.
Mikel, el otro día precisamente dejé por aquí un comentario que coincide de cabo a rabo con tu post de hoy: el aburrimiento que me produce la repetición de platos allá donde vayas. Entiendo que haya unos "clásicos", y que muchos restaurantes basen su carta en ellos, pero esas "fashion moderneces" que aparecen de vez en cuando, me matan. besito
David, Lo reconozco.Y voy a intentar no hablar más de él.Lo siento!
Estoy completamente de acuerdo y que me decis del mundo hierbas. y especies.¿como hemos podido vivir tantos años sin poner a todo cilantro, sésamos, savia, cardamomo, albahaca...? y el cansino toque oriental a soja ?Todo en demasía pasa de manera inmediata a convertirse de moderno en vulgar.Y eso que yo misma en el blog también caigo en las redes de las tendencias muchas veces (no entreis hoy por favor, que me da verguenza) je, je.#mueroporlaensaladillarusahttp://elpucherodehelena.blogspot.com
Totalmente de acuerdo, las cartas son casi todas iguales, cocinado con mayor o menor fortuna.
Y el secreto iberico?
"como en españa no se come en ninguna parte!"hay que jo#@rse....
Una gran verdad es que no hay dos tiramisús iguales. Yo aún ando a la búsqueda del tiramisú perfecto, jejeje...
Lo del menú infantil es de traca, se limitan a embuchar a los críos y así agrandarles el estómago, si no, no me lo explico. Con lo facil que es pedir medio menú, un plato de sopa, o judías, o un pescado con patata asada. He llegado a ver pizza con patatas y cocacola todo junto. Pobre páncreas.
Totalmente de acuerdo. Volvi a mi Tenerife natal con unos amigos para ensenarles la isla y los lleve a un restaurante al q iba con mi family hace anos. Yo orgullosa diciendoles a mis amigos q el restaurante era de comida canaria pura y dura...q grosso error! lo unico unico q habia alli canario era el almogrote, de resto toooooda la carta eran movidas modernas chupiguay...gran decepcion...por que a los pequenos restaurantes de comida tradicional les ha dado por tirarse los pedos mas alto q el culo y cagarse encima?
En Gran Canaria, desde hace unos años se ha puesto de moda el postre denominado "polvito uruguayo", introducido por un fantástico restaurante de carne uruguaya. Uno lo copió, otros 100 lo replicaron. Ahora hasta en los menús de a 8 euros aparece el famoso polvito...
Y los entrecots (o sucedaneos) con salsa a la pimienta verde o salsa roquefort???? los codillos asados (más secos cuanto más de carretera sea el restaurante)???? Es una pena, la verdad, cada uno tendría que potenciar lo que sabe hacer, y el público se lo agradecería. Si vas a un restaurante de un pueblecito, buscando algo auténtico, propio... y te encuentras con 'risotos', 'carpachios' y 'tiramisues', estamos perdiendo la esencia.Saludos!http://www.demipueblo.es
Falta la peste de los balsámicos adornando todos los platos, hasta con los postres!!!!!
En el apartado carnes, te has dejado el famoso "secreto ibérico", que de tanto ponerlo en las cartas, ya debería cambiarse el nombre, pq de secreto, na de na. Es un secreto a voces. Creo que también un día hay que hacer un especial "reducciones" que ya acompañana todo tipo de platos, ya sean ensaladas, carnes e incluso pescados, me refiero a reducciones de vinagre de Módena, de Pedro Ximenes, de vinagre de Sidra, de Salsa española, de... Ya se que en la cocina actual hay que "reducirlo" todo para que queda más bonito en el centro de un plato de dos palmos de diámetro, pero ¿de verdad es necesario "reducir" la Salsa española para cubrir una carne? ¿ O el vinagre de "lo que sea", para ponerlo en una ensalada?
Falta la segunda parete de este artículo: Qué platos han desaparecido sin merecerlo.Qué es lo que nos estamos perediendo...Porque esto siempre ha pasadao antes eran los filietes milanesa, la pepechua villaroy, o la vichisoise...
Por cierto, otro comentario; La también últimamente muy popular "Ensalada de Frutas" es y será lo que aquí siempre se ha llamado "MACEDONIA", por mucho Kirks con que se bañe, por mucha menta espolvoreada que se le eche encima.... Ah, "espolvoreado", otra palabra que se repite cual eco cansino en las cartas de los restaurantes más chisgarabís de España....
Olé por la mención del menú infantil que es la gran asignatura pendiente de los restaurantes. Menuda diferencia con Francia...
A mis sobrinos de 10, 9 y 8 años no se les engaña con el menú infantil, y más todavía a uno de ellos que es celíaco y la pasta no la puede comer. La verdad es que es una vergüenza la escasez en cuanto a la variedad de este tipo de menús. ¿Nos están tomando el pelo?
Es la invasión de las ultraviandas, el walking dead de la medio-alta cocina, la oveja Dolly del producto de moda. El día que se ponga de moda el potaje de garbanzos se acabaran las existencias de extractores de aire para restaurantes. Hablando de pollo al horno, ayer hice unos muslos pseudo a la pequinesa que a mi hijo le encantaron. Se comió dos, el solo.http://50maneras.blogspot.com.es/
El vinagre balsámico acostumbra a decorar muchos platos , por la periferia del plato. En los postres lo que suele decorar de la misma a manera y de color parecido es el chocolate o el caramelo.
La ensalada templada, los menús de niños, el tiramisú y el carpacho de "todoloimaginable" también son invasión en Alemania.
Muy buen a la recopilación de "platos sobados"Yo con los tiramisús no me suelo arriesgar, porque acabo siempre cabreadísima con lo que me están intentado colocar, que por lo general no es bueno. Mikel, en la sección de carpaccio se te ha olvidado mencionar el gran timo del "carpaccio de frutas", que no viene a ser otra cosa que "por lo que me cuestan 7 kg piña/ mango/ melocotón (o lo que les inspire), te coloco 6g y te los vendo a precio de oro".Por otro lado lo de la carrillera es cierto que ha tenido una gran difusión de unos años a esta parte, pero a mi madre la han hecho felíz, porque es muy fan y ahora encuentra en muchos más sitios.
Ole por ese final con tiramisú. Mi padre y yo somo auténticos fanáticos del tema y casi podríamos sacar un libro de crítica de restaurantes con este leitmotiv.En efecto el mascarpone debe ser un alimento en peligro de extinción, se ha de importar de Siberia o algo parecido porque parece que lo de sustituirlo por la nata está demasiado a la orden del día. Que digo yo: ¿acaso a los del foie se les ha ocurrido cambiarlo por paté La Piara? Pues seguro que no, pero no se les cae la cara de vergüenza al cambiar el mascarpone por nata.Ahora bien, y barriendo para casa, los mejores tiramisús (o tiramisúes que tampoco lo tengo muy claro) se suelen preparar en los restaurantes vegetarianos. He dicho.Un abrazo
Se te ha olvidado añadir cosas tan horriblemente repetitivas como la tarta de queso o las natillas :P. Que hay platos tontos e innecesarios que no aportan nada y encima estropean los demás elementos (como lo caliente a la lechuga) pero en general..., ¿si está bueno qué más da la repetición?Me parece mucho más "modern talking" y pesao del recontracopete llevar la contraria por el simple hecho de llevarla que dejarse llevar de forma cansina por la modas. Al fin y al cabo, si ésta mola ¡qué cojones!
Mikel, lo peor es que en una boda el restaurante con el que contratas tenga un menú excelente para los adultos(te puedo garantizar que fue así) y que para los niños no tengamos más remedio que recurrir al socorrido pollo con patatas fritas. Tienes toda la razón a los pobres siempre les acaban poniendo pasta o pollo con patatas, si fueran buenos vale pero es cierto que el pollo suele estar seco y las patatas son congeladas. Por otra parte tiene toda la razón Maria José, si un niño es celiaco ¿Qué haces con la pasta pasada y el tomate frito de bote? evidentemente ya lo descartamos y esto no sólo es con los niños, refiriendonos a la celiaquía, no hay muchos restaurantes que ofrezcan garantías plenas a los celiacos de los alimento que les pueden ofrecer a estos. Esto lo digo con conocimiento de causa, ya que tengo una amiga que muchas veces dice no, no puedo ir con vosotros, ya iré después de comer o de cenar y es que no hay muchos sitios donde pueda ir(al menos aquí en Castellón y alrededores).Por otra parte el tema de las ensaladas, totalmente cierto, cuando mi marido y yo salimos por ahí, nunca pedimos ensalada. Siempre me dice: ¿para qué?¿para qué pagar tanto por algo que podemos hacer en casa y que no es ninguna novedad? y tiene toda la razón del mundo.Con lo de los gazpachos, también te doy la razón, a parte no es algo que suela pedir cuando voy por ahí ya que siempre pienso que me la van a colar y no va a ser casero, si quiero uno preparado de los que venden en el supermercado ya me lo compraré yo. Lo del tiramisú, totalmente cierto, lo encuentras por doquier.Resumiendo cuando salgo me gusta probar cosas nuevas o cocina casera de toda la vida(la que sabes que es cocina casera de mercado) y por las que valga la pena pagar.
Leo muchas cosas interesantes en la entrada de este artículo algunas con las que estoy de acuerdo (en muchos restaurantes se repiten las mismas cosas, las 10 que nombras y otras), otras sobre las que tengo que pensar (la infantilización del paladar) y para llevarte un poco la contraria voy a reivindicar a aquellos restaurantes clásicos, los que llevan toda la vida en una ciudad, son especialistas en su carta, introducen leves cambios y fallan muy pocas veces. Esos existen todavía. Y el menú no lo tienen escrito en pizarra.
Si no recuerdo mal en el penúltimo post dijiste que te ibas de vacaciones...noto algo extraño en el texto, no parece escrito por tí...sospecho que tienes un negro escribiéndo para tí...canalla!
Se menciona en uno de los comentarios, no en tu artículo. La peste de los risottos, el arroz de toda la p vida, lo pones caldoso con salsa de queso y ya puedes cobrar en triple.
Os habéis olvidado de las pésimas paellas y tremebundas sangrías, sobre todo en las costas turísticas.
Trufa! Falta la trufa o sucedáneo inundándolo todo por doquier, aunque le dé patadas al plato!
Nacho, discrepo, decir que es más fácil hacer un risotto que una paella es no tener ni repajolera idea de lo que es un buen risotto. Mi marido es del norte de Italia y te aseguro que un risotto de los suyos hecho con arroz arborio nada tiene que ver con la pasta de tapar agujeros que te sirven en los restaurantes de aquí ;)
Yo echo de menos aquellos filetes a la plancha de los restaurantes de menú, que te preguntabas siempre. "Pero ¿dónde los comprarán, que a mí en la carnicería no me los dan así?". En Asturias ha proliferado una tarta de queso que es una especie de flan repugnante de leche condensada. Ellos que tienen la estupenda tarta industrial San Martín.
Carme, gracias por escribir lo que estaba pensando. Hace años sólo me limito a comer risotto en casa. Lo que en los restaurantes españoles se sirve como risotto es un arroz pegoteado o pasado que, en efecto, se intenta enmascarar con toneladas de queso. Mi abuela se debe estar revolcando en su tumba, pobre nonna...
Ah... y otra cosa que acabo de recordar. Cuando era muy pequeña iba a comer afuera con mis padres y ni mi hermana ni yo jamás pedimos tal cosa como un menú infantil. Simplemente elegíamos lo que nos gustara de la única carta que había. Supongo que la ubicuidad de los menúes infantiles en España se relaciona con el tamaño muchas veces exagerado (incluso para un adulto) de las raciones, imposibles para un niño.
"Groenlandia se derrite", In el Pais Today....Y todo el verano en Groenlandia....
Echo de menos el chuletón troceado. Eso sí que es un clásico, sobre todo si va adecuadamente acompañado de plato refractario para "hacerlo" en la mesa. Es decir, para dejar a todos los comensales perdidos de gotas de grasa y olor a fritanga. Menos mal que, al menos, todos son de buey de "te lo juro por mi madre"
Bravo! Cuánta razón junta!Yo aporto un odio personal, que es un pescado más o menos "bien" (salmón, lenguado) anegado en una salsa cremosa y demasiado salada. Dónde? En cualquier sitio de menú a más de doce euros.Y las carboranas indiscriminadas? nadie las denuncia?
La verdad, que vayas donde vayas siempre acabas encontrando lo mismo!http://juegodesabores.blogspot.com.es/
Carme, yo he hecho risotto y sé que para que salga bueno y en su punto no es una tarea fácil: ir añadiendo el caldo caliente poco a poco conforme lo va pidiendo el arroz y al final un toque de buen parmesano. Me refería que muchos de los risottos que nos sirven son más simples porque disfrazan el plato añadiendo nata y queso haciéndolo más meloso, pero no porque se haya hecho como se debe. De todos modos, haciendo patria, una buena paella no es plato fácil, aunque todo el mundo la hagamos, pero cuando pruebas una de calidad echa en fuego de leña con sarmientos, con la altura de un grano de arroz...eso ya son palabras mayores. Recomiendo ir a Pinoso (en Alicante) a comerse un arroz y conejo con serranas a alguno de sus restaruantes, tanto al que más fama tiene (a precios prohibitivos) o a otros más económicos pero con el mismo nivelón en sus arroces.
Por cierto, haciendo patria otra vez, el arroz bomba de Calasparra, el de bolsa de tela con su certificado de denominación de origen, no sólo no tiene que envidiarle nada al arroz arborio, sino que me aventuro a decir que es uno de los mejores arroces del mundo. Eso sí, para quien no lo haya utilizado antes, "chupa" más caldo que otros arroces.
Yo creo que os habéis olvidado de un ingrediente pesadilla: la "crema" de "vinagre balsámico".En todos los restaurantes o bares de tapas "guays", no existe tapa o plato con un buen chorretón de esa crema que no tiene nada que ver con el verdadero vinagre balsámico de Modena. Si me pusieran una cuchara de azúcar morena creo que me gustaría todo un poquito más.un saludo ;)
MIKEL, estupendo y necesario post, pero no me puedo creer que os hayáis olvidado del plato más ubicuo del mundo mundial, superando incluso a la carrillera... ¡el ARROZ con BOGAVANTE! auténtica plaga que no parece tener fin... está desde el chiringuito playero hasta el mesón castellano, pasando por todo tipo de restaurantes de medio pelo, y algunos estirados... y, la verdad, sólo sabe a arroz con marisco, pero no, tiene que ser, inexcusablemente, con bogavante... pufff.. creo que parte del éxito se debe a la musicalidad del nombre del plato ¿que no? cansino, muy cansino
En general adoro esta página pero lo de hoy me parece de un snobismo subido.
Las croquetas de cosas como pulpo, cabrales o lo que sea y que luego suelen estar más sosas que el menú del hospital. Ah, y las esferificaciones, por supuesto. Un saludo
Bueno, pues un servidor, como restaurador que soy, tengo que decir que el tema "menú de niños" es algo que preocupa a la mayoria de la gente del ramo. Pero, vamos a ver, qué es lo que les gusta a los niños? Aparte del pollo con patatas, que deben ser fritas porque como les pongas una asada al horno o estilo panadera o cualquier otra cosa no les gusta. Las verduras, bien en tempura, a la plancha o escalibadas tampoco les van. Y no te cuento si es un pescado, bien con alguna salsa o con espinas. Además, los padres (la mayoría), vienen pidiendo el menú para niños, por una parte porque es más barato, y, por otra porque es complicado dar de comer a los niños de hoy, con muchas manías a la hora de comer. Si les piden un crujiente de bacalao, ten por seguro que se lo acabarán comiendo los padres. Y tambien es cierto que para pedir un plato de elaboración, que es más caro que unas salchichas con fritas y acabar por repartirlo porque el niño no lo quiere...Y por lo de los platos "sobaos"; los restauradores intentamos hacer lo que el cliente viene pidiendo, lo que se vende, para eso estamos. Despues, están los sitios con un estilo propio, más caros, pero que su carta va en una dirección. Por lo general, los lugares con mucho turismo, son complicados a la hora de confeccionar una carta. Pero una cosa es segura: en el mar vende el pescado y el marisco y en el interior, las carnes y los quesos. Salud a tod@s!
Aunque se perciban como una invasión, estos platos cumplen una función: permiten llevar algo de evolución o exotismo a lugares y personas que hace algunos anhos no podían llegar a conocerlos y degustarlos. Si os harta u os molesta será más bien porque os confronta con el hecho que donde en 2002 erais vanguardia ahora sois vulgaridad. Así que a buscar otra frivolidad para poder sobresalir tocan.
platos que echo de menos en la lista: - croquetas "caseras" de bolletus, si es con aroma de trufa, pues mejor que mejor. -risotto con bolletus y langostinos, si es con trufa, triunfa. -rollitos de morcilla con compota de manzana -la cebolla caramelizada en cualquier plato, y cuando digo cualquier plato, me refiero, por ejemplo, la tortilla de patata, que es lo que más chana. -veo una tendencia al ravioli, de calabaza, exitazo. En el mundo infantil invito a pedir medias raciones, si es que el lugar da para ello. Saludos varios, lola
Muy bueno tu articulo, gracias.
Leyendoos quería tambien dar mi opinión totalmente en contra del menu infantil,¿ como se puede dar de comer a los niños platos distintos a los padres? asi no se educa a un niño. Totalmente en contra, luego algunos se quejan de que sus hijos no comen de nada. No me extraña en absoluto. Se comparte el plato de los padres o se les pide un plato para varios si son más de uno. A los niños hay que enseñarles a comer y no darles platos para que se callen.
Mikel, añade a la lista la gloriosa Presa de Ibérico. Hace unos años no la comía nadie y se podía adquirir por cuatro perras y en los últimos 2-3 años está al mismo precio que el solomillo. Estoy de acuerdo con todo lo que comentas... una pena absoluta, con la buena gastronomía y productos que hay por toda la península... Keep it up!
En restaurantes con infulas, también esta la reina de la excusa para hacerte pagar un riñon : la trufa. El "blablabla con aroma de trufa o salsa de lo mismo" o "Algo con aceite de trufa" provocara automaticamente que pagues un pico por un plato al que la lamina de trufa la tienes que buscar con lupa (sin duda de origen Chino) y que el aroma lo ha cogido de enseñarle una foto. Al uso y abuso del pretendido aceite de trufa me remito a una entrada excelente de Jose Carlos Capel http://blogs.elpais.com/gastronotas-de-capel/2012/02/todos-contra-el-aceite-de.html
La cebolla caramelizada, ahora se le echa a todo.
Pues yo creo que esto os pasa porque váis muy a menudo a restaurantes... Como para mí es casi imposible ir a comer/cenar a restaurante a menudo, cuando voy me lo paso genial con alguno de los platos aquí mencionados (siempre que haya algo de calidad, claro), y no estoy cansado de ellos porque muchos aún ni los he probado... :S
Por cierto, un tiramisú buenísimo lo ponen en el restaurante Samarkanda de la estacion de Atocha, en Madrid. Tremendo!!!!
Mi opinión de los restaurantes de cierto nivel cambió el día que pedía en uno de los más afamados de León, un entrecot d ebuey al queso de Valdeón. Ingenuo de mí pensé que me zamparía una esquisita carne acompañada de pequeñas porciones de un buen queso, cuando para mi asombro, lo que vi en el plato fue a un triste trozo de carne intentando morir dignamente bajo una espesa capa de de salsa de queso. Desde entonces, todo lo que sea "tal y tal al queso de..." vade retro, satanás
La rúcula es moderna y la lechuga batavia no, pero prefiero la lechuga buena al hierbajo amargo que rodea siempre al rulo de cabra.Es mucho mejor la hoja de mostaza,la de un buen berro o de acedera que la rúcola, pero no padre, sin rúcola o insípido canónigo no hay ahora ensalada. El perejil ha perdido incomprensiblemente la batalla con el cilantro, que gana por goleada en los restaurantes con pretensiones. La albahaca se ha mutado en basílico y ha expulsado al tomillo y al romero de los guisos, compinchándose con el anacardo mutado en piñón para perpetrar el homnipresente falso pesto. Pero los españoles no nos podemos quejar, que en postres tenemos la crema catalana chunga e industrial abarcando territorios extensos más alla de su lugar de origen, y la paella amarilla que desconoce el azafrán y que campea en los menús cutres los jueves.
La receta original del Tiramisú NO LLEVA MASCARPONE... o eso dice este artículo:http://www.afuegolento.com/noticias/61/firmas/gaffoglio/2401/"como el Mascarpone, que al fin y al cabo, no tiene derecho a ser uno de los componentes porque no está en la receta original."..."pero de ninguna manera lleva el Mascarpone, como tampoco la nata u otras grasas similares"
El coulant de chocolate y la tarta de queso son omnipresentes en muchas cartas de postres.
Coincido en muchos de esos platos. Sobre todo en la ensalada con queso de cabra, es que no falla, y en la mania de utilizar el vinagre de módena para cualquier cosa...En cuanto a los comentarios, decir a lamardecuina que los niños tienen un paladar bastante más extenso que 'pollo con patatas'. Y que de cualquier modo, hay una diferencia entre lo que uno entiende como pollo con patatas (que a mi personalmente me encanta) y lo que le ponen a los niños, que suele ser un trozo resieso de pollo incomible con unas mccain refritas. Al menos le pido a un restaurante algo más que comida de macdonalds.
La reducción de Pedro Ximénez (uy, perdón, queda más molón "PX") también ha hecho el agosto.
AH, y se me olvidaba: pobre tiramisu, con lo rico y delicado que está, al menos el que yo hago, y las chapuzas que se ven por todas partes! Incluso en las cartas de muchos "ristoranti" semi-italianos. La mejor forma de asegurarte un tiramisu decente es preguntarle a tu camarero "qué tipo de queso lleva?". Si no sabe contestarte, pide otra cosa. jejeje Hay muchos camareros que no saben que se hace con queso...
Los "timbales de..." también consiguen acabar con mi paciencia. De verduras, de queso de cabra con calabacín, de tartar de salmón, de mil hojas de frutas... y ya cuando les acompaña el "festival de verduras"... Los tomates secos también están haciendo mella en las ensaladas. La manía de meter mermeladas dulces a cualquier plato salado. Clavado el "solomillo al foie" que puedes encontrarlo ya casi hasta en el Mc.Donalds. Y acompañar la ensalada con la palabra "mezclum" tiene ya más fama de clásico que las canciones de verano. Por cierto, echo de menos el cordero en las cartas de restaurantes españoles, una carne que siempre ha sido muy de la tierra y que parece que ya no exista (evidentemente no cuesta lo mismo un kg de chuletillas de cabritillo ahora que hace 10 años...)
Como se las gastan los críticos y cómo les gusta pasearnos a todos por la cara que frecuentan restaurantes de varios tenedores. Huevo a baja temperatura, pichón, vieiras...es imposible llegar al hartazgo de algo que rara vez se come cuando sales de casa, así que este post debe de ir dirigido a las pocas personas con suficiente poder adquisitivo hoy día...y que me temo que salen a cenar o a comer sin hambre. Sólo puedo estar de acuerdo en lo del menú infantil ya que discrepo en lo del rulo de cabra, que le da un toque fantástico a las ensaladas y de la carrillada, que es de las pocas cosas que sí encuentro casi por doquier, pero que siempre está bueno y siempre cunde.
De lo que habla Mikel no es de hartazgos esnob, sino de ausencia de originalidad. Comer en un restaurante de calidad es una inversión cara de la que sale uno defraudado en demasiadas ocasiones por su falta de originalidad. Y tiene uno la sensación de que, por lo general, se prefiere copiar (mal) la fórmula que ya funciona que abrir camino. Exportemos esta reflexión a otros aspectos de nuestro entorno y hallaremos el origen de mucha mediocridad.
Si hay algo plenamente invasivo, eso es la cebolla; caramelizada y sin caramelizar. Olvidamos que cada producto ya tiene su propio sabor y se supone que eso es lo que vamos a comer. Pues no. Tiene que saber todo a cebolla.- Tiene muy poquita, casi no se le nota.Sí que se le nota. Y mucho. Todo sabe a cebolla si lleva mucha o poca. - Es para darle sabor...Ya. Sabor a cebolla, pero es que yo había pedido albóndigas, no cebollas. Pues eso. Si vuestro paladar está educado de tal forma que la comida común "no os sabe" si no lleva cebolla, pedid cebollas directamente, pero dejad que los demás disfrutemos de los sabores de cada producto. Salud.
os faltan los platos deconstruidos...mas bien deshechos diria yo...
Sin lugar a dudas los rissotos, de todo tipo y a todas horas. En todos los gastrobares (palabreja de moda) que visito por Sevilla aparece omnipresente en la carta.http://detapasporsevillayotrascosillas.blogspot.com.es/
En Madrid lo que hay es demasiada franquicia. Además las franquicias se copian para que no les falte de nada así que es imposible no encontrar el mismo menú en todas partes.Después están las "zonas de moda" o "de salir", ahí parece que las tabernas tradicionales son una franquicia más.
A tope con Helena: los ninhos tienen que comer lo mismo que los padres. Si no te salen "entecados", como dice mi viejo.
Bueno... así q se me ocurra ahora mismo... creo q los has puesto todos... te faltó la croqueta pero esa es de ayer, de hoy y de siempre... sólo q ayer se hacían para aprovechar los restos, hoy se preparan con ingredientes seleccionados y mañana ¿quién sabe? De acuerdo sí y no. De acuerdo en que se come más o menos igual en todas partes, con mas o menos los mismo platos y mas o menos cocinados de la misma forma... es lo que tiene la globalizacion, de la q x cierto, "vivimos" nosotros los blogueros. En desacuerdo porque no me parece mal. Como tú has dicho, la carta del restaurante se basa en lo que el cliente quiere comer y como eso es lo que queremos, eso es lo que obtenemos. Todo está buenísimo, no hay ningún problema. Sin embargo, esto me da qué pensar... ¿no será q queremos estos platos porque estos platos son los q hay en las cartas? Son como las lentejas... o las comes o las dejas... Si en la carta están estos 10 platos pues tendré q comer. Cuando como fuera me pasa un poco q no quiero comer lo q suelo comer en casa, y q x otro lado es la verdadera gastronomía, la q nos da d comer cada día, la más sana y la más buena... No me apetece comer un potaje porque eso ya me lo preparo en casa... Ya que cocinan para mi (y pago para ello) busco algo diferente a lo que comemos normalmente... Cosa diferente es cuando viajo, si por ejemplo voy a Asturias, quiero comer unas fabes, aunque igual allí están hartos d comerlas (cosa q dudo). En lo q estoy totalmente de acuerdo es en lo q comentas acerca d los menús infantiles. Mi hija todavía es pequeña y suele comer de mi plato y del de su padre o como mucho le pido una crema d verduras. Pero cada vez come más y tendré q empezar a echar mano d los mal llamados menús infantiles. Por eso voy echando un vistazo haya donde voy y la verdad es q son horribles. Como tú has dicho: macarrones, nuggets, hamburguesas y poco más... A ver, tanto les cuesta poner lo mismo q a los adultos (con alguna limitación claro está) pero en platos más pequeñitos. Mi hija en casa come exactamente lo mismo q nosotros y tiene 21 meses... q hay verdura pues eso, q hay pescado puest también. Hay q educar a los niños a q coman d todo y x supuesto eso debe extrapolarse a cuando no comemos en casa. Vaya rollo qm he pegado, ya lo siento es q este tema m ha inspirado. Saludos!
La moda de que todo bar viviente publicita 'croquetas caseras' que no lo son, y que por mucho que digan que son de jamón, pollo o bacalao, no hay mas que masa y mas masa con tímido sabor a algo.Lo de las bravas, bueno, es un drama. Lo de los 'flanes de la casa' en los restaurantes, con lo que me gusta un buen flan de huevo hecho al horno, es un drama total...siempre me ponían 'flanín' o cualquier flan de polvos que se cuaja por su gelatina y no lleva ni huevo ni horno. Ahora SIEMPRE pregunto si es casero de verdad y si está hecho al horno...y ya se les pone la cara colorada.Las tartas de postre de los restaurantes son, yo diria que en el 96% de los sitios, congeladas, de empresas que las fabrican expresamente para hostelería.Las albóndigas...hace años que ni loco las pido en restaurantes, son tipo 'Louriño' de lata, de una calidad que ni el dog chow para perros...me niego a pagar ni 2 euros por eso.Y la lista es larga.Lo mas gracioso, las 'parrilladas' que ahora ofrece to Dios, y que en muchos sitios son 3 presitas de carne y ENCIMA hechas a la plancha. Apaga y vámonos.
Bueno, aquí en Estados Unidos ahora les ha dado con las coles de Bruxelas.
Estoy totalmente de acuerdo...En este pais la nueva cocina ha servido para mucho pero tambien ha perjudicado muchisimo y no le hecho la culpa a los grandes cocineros. si no a aquellos que tienen pretensiones de serlo y no lo son. Estoy cansado de comer las mimas ensaladas, que tu puede comprar en cualquier supermercado, las mismas setas congeladas en los revueltos, el mismo queso de rulo....etc.....?Por que no se puede ser honesto y hacer los platos que uno sabe hacer bien? Creo la mayoria de los clientes es lo que buscamos......
¿ Y el tartar? De todo tipo, oiga: llisas, buey, atún...
¿Y la sopa fría de tomate aromatizado? De todo tipo me la han puesto y nunca he dejado de pensar en el salmorejo de toda la vida...
No me ha gustado la entrada. No entiendo si el problema es que se repiten los mismos platos o es que están siempre mal cocinados. Si es el primer problema, en todos los restaurantes ponen la carta en la puerta ¿no? Si es respecto a lo segundo me parecen injustas la generalizaciones. Quizás es que con la crisis no acudo a restaurantes pijos tanto como debería, pero el tono general de desprecio a nuestros hosteleros (que ya bregan con demasiadas cosas, los pobres) es bastante repelente.
Y cada día se ven más tempura de vegetales y menos escalivadas y asados.
jaja que bueno eres Mikel. A mi me pasa igual..todas las cartas me suenan igual y con los mismo platos! A ahora tenemos tambien la hambuguesa gourmet.
¿y que me decís de los "boletus"? ufff, me entra rabia solo de escribirlo
¿ y los huevos rotos? de juzgado de guardia, oiga. Los ponen en cualquier sitio, con patatas grasientas en su mayoria, algunos con jamon serrano, que tiene poco de jamon y menos de serrano. Tambien los ponen con chistorra, que parece más cualquier otra cosa que eso, una chistorra. Y los huevos igual de grasientos o más que las patatas y, en la mayoria de los casos, sin ningún sabor...
En Sevilla, cualquier bar "de los modernitos" tiene en su carta lo mismo: foie, risotto o arroz meloso, tataki de atún y hamburguesitas.
Sobre el tema de los niños, que ha surgido después de mi comentario, yo tengo uno de 3 años, y cuando hemos salido a comer fuera, una sopa y una rodaja de merluza a la plancha te lo pueden hacer en casi cualquier sitio. Lo que pasa es que tiramos a lo fácil, tanto nosotros los clientes como los restauradores, comida que a los niños les gusta y además es super-barata, pues el plan perfecto no?? A mi hijo le gustan los macarrones como al que más, y las patatas fritas, y no quiere decir que no le demos o le pidamos, pero le pones un lenguado y se lo come encantado, le pones un puré de verduras y también (ya no digo nada el día que es fiesta de guardar y pilla unas gambas a la plancha). Como siempre pasa con esto de los niños... la culpa es de los padres.
Coño, que artículo más bueno! de todos los platos mencionados la palma se la llevan las carrilleras y el foie (en el tiramisú no quiero ni entrar porque adoro hasta límites insospechados este postre y lo que ves en los restaurantes roza la pena de muerte. Hece poco he visto un plato en carta de tiramisú de mango. ¿estamos locos o qué?). Las carrilleras si te descuidas te las quitan a tí para cocinarlas y el foie se ha convertido en cualquier mazacote de paté que se pueda servir con mermeladas/confituras/derivados que matan completamente el sabor pero que quedan chulísimos en el plato. Suspiro por una ensalada templada de vieiras con rulo de cabra de entrante, un carpaccio de carrilleras con foie, confitura de arándanos y pan de pasas e higos de segundo y un tiramisú deconstruído con bizcocho toledano, nata montada y chocolate caliente!!! :) mon dieu!!!
El aliño de miel y mostaza y la dictadura de las escamas de sal!
Uy cuanto odio. Madre mía. Yo debo decir que no me canso nunca del salmorejo y el gazpacho incluso en invierno, si puedo lo hago yo y si no me vale alvalle, o sea que cuando salgo fuera me va perfecto. las ensaladas templadas me gustan, con un huevo escalfado o un queso de cabra las disfruto mucho de cenar como plato único. Y soy fan de la comida cruda, ya sea sushi, tartar o carpaccio, no sé qué tiene, aunque es cierto que alguna vez no de el nivel me gusta siempre. Podéis criticarme porque gracias a mí se mantienen en las cartas slgunos de esos platos
En Galicia matamos unos 20 bueyes al año, tengo entendido que somos los que más tenemos, entonces, cómo es posible que en todos lados aparezca "lomo de buey" o "solomillo de buey" a 14€ ? Alguien debería investigar la trazabilidad de la carne de esos restaurantes, y si no es Buey, obligarles a decir que es vaca vieja - que también está muy buena, pero nos estan engañando-.Muy buen blog.
y de las bodas, qué me dices de las bodas? vieira-hojaldre-merluza(bogavante)-solomillo?
Falta el risotto de boletus, que está hasta en el consomé. Yo estoy hasta el moño de los menús repetitivos, porque con mi intolerancia a la lactosa a penas me dejan qué comer. La ensalada, siempre con queso rulo, mozzarella, o feta; las cremas de verduras con nata o con virutas de parmesano; la pasta y el entrecot con salsa de tres quesos; el risotto con su parmesano también; y los postres todos lácteos: mousse o helado o coulant de chocolate, tiramisú, panacotta, crêpes con dulce de leche. Y como tampoco quiero comer atún rojo por estar en peligro de extinción, ni foie por tener un mínimo de sensibilidad por el bienestar animal, termino siempre por irme al japonés más próximo... Que por cierto, empiezan también a meter la mozzarella en todos los makis, qué horror!!
Totalmente de acuerdo. Aunque falta incluir el bacalao en ocasiones como unica opción de pescado sobre todo en los menus cerrados.
Me horripila la manía de añadirle nata y mantequilla al arroz y llamar al engrudo resultante "risotto". No se limitan a España, el peor de todos ha sido recientemente en Edinburgo (http://anoldgrumpandabeautifulperson.blogspot.com.es/2012/07/restaurantes-de-edimburgo.html). También están los sitios que te cobran las sardinas a precio de angulas, todo por el apellido del chef. Una de las mayores decepciones al respecto: http://anoldgrumpandabeautifulperson.blogspot.com.es/2011/12/bistro-madrigal.htmlFinalmente quedan las raciones aptas para aperitivo, que sólo dan para un bocado. Por mucho que lo disfracen de menú degustación y lo sirvan a lo largo de tres horas, se sale de allí con la sensación de haber degustado unos pinchos deliciosos, repartidos a lo largo de tres horas, a un precio escandaloso y que se tiene aún más hambre que al llegar: http://anoldgrumpandabeautifulperson.blogspot.com.es/2011/12/diverxo.htmlNo sé, quizás soy demasiado exigente...
Demasiado a menudo salgo de un restaurante diciéndome: "..yo en casa me lo hubiera hecho mucho mejor por la décima parte de lo cobrado" y cada vez voy menos a comer fuera, hay demasiadas pocas ganas, talento, constancia o amor a la cocina en nuestros restaurantes o quizá la culpa sea nuestra que tragamos cualquier desecho sin sentido crítico por nuestra parte.
Gran entrada!Y muy de acuerdo, al tiramisú le va a salir bigote, el rulo es un rollo como su propio nombre indica y lo de las interpretaciones...estaba preocupándome porque mi tiramisú era muy superior a los que probaba por ahí, hasta que fui a un restaurante florentino un poco bueno que me tumbó en el primer asalto.Y desde luego se columpian más con los niños que ellos mismos, pobres criaturas.
El blog, diría que leíble, aunque deberías saber que mezclar tanta palabra inglesa te delata. Me imagino que debe ser porque está de moda.
Estpy de acuerdo con Elarien.El rissotto debería estar prohibido por ley. con los buenos arroces que tenemos en España, hemos importado lo que el suegro de mi hermano llamaba "arros de gossos" (Arroz de perros) un engrudo incomible que no hay por donde cogerlo.Aquí deje bien clero el por que no me gusta el rissotto.http://50maneras.blogspot.com.es/2011/10/no-me-gusta-el-rissoto-se-que-al.html
Pues yo no he probado huevo a baja temperatura.
Un gran articulo¡¡ acabo de leer la noticia de que Rajoy podria dimitir el lunes por la presion de los mercados, como Berlusconni http://goo.gl/ujuyK
Más que platos, yo añadiría, como otros ya han apuntado, tendencias: * Crujiente de ...... hay miles!!, cualquier cosa, como alguien ya ha dicho de los carpaccios, es susceptible de ser "crujiente". * Coulis...de todo!!, si un helado no viene cubierto de un "coulis" de lo que sea, no vale. * Brotes, en los restaurantes de capa media, que juegan a ser de la parte alta de la tabla, las guarniciones son siempre con "brotes de..." * Sushi, hasta en la tasca de abajo hacen sushi, bueno...algo parecido al sushi, y dentro del sushi, en un rollo maki cabe practicamente de todo, alguien ya ha comentado algo al respecto. * Arroces, ya habeis comentado lo del risotto, 100% de acuerdo, y el arroz caldoso?, y el meloso?, y el cremoso?, por qué en un restaurante de precio medio-alto siempre hay arroz cremoso y nunca hay paella o arroz a banda?. Y respecto a los niños, creo que sería importante que se pensara en ellos a la hora del menú infantil, en ellos y no en la comodidad de los padres, decoraciones mas infantiles, presentaciones más divertidas, yo lo he probado con nuestro hijo pequeño y me funciona. Saludos....
Al leer estas gilipolleces, me alegro de ser de pueblo. Un arrocito de bacalao con coliflor y morid gent de ciutat!
Con no ir a esos sitios y comer en casita, que habéis salido todos muy pijos y muy dados a que os lo pongan todo por delante, asunto resuelto.
Mikel, lo que te pasae s que sales demasiado a cenar!
Yo soy uno de esos cocineros a los que refirís y en mis menús de día encontrais risottos con el arroz en su punto, sopas de tomate, huevos a 65ºC, tempuras... La verdad es que utilizo casi siempre productos de mi tierra pero lo bueno y lo que se vende bien hay que sacarle partido...
Aunque sea un poco poligonero, y afortunadamente ya se ha eliminado de los restaurantes modernos, no puedo con el Arroz-con-Bogavante (de encargo)¡Y basta ya de gazpachos de sabores!
la verdad es que haceis unos tiramisù horribles... bleah!
Sin duda, estos platos vendrán genial para saborear, y como, al ser tan ricos y fáciles de preparar les vendrán muy pero que muy bien a mis ESTUDIANTES www.como-estudiar.com ;) Saludos de http://www.COMO-ESTUDIAR.com
Fenomenal artículo! Gracias por compartirlo!!! Saludos de http://www.COMO-ESTUDIAR.com
"X" con cebola caramelizada....
1) ¡¡¡¡Estoy hasta el moño de las tempuras!!!!2) Ya no existen postres sin el coulis de marras (que luego resulta ser uno de esos jarabes químicos de frutas para helados que venden en el súper)3) Los huevos rotos con virutas de jamón serrano (que tienen la jeta de llamar ibérico) y patatas congeladas y/o nadando en aceite requeteutilizado.4) El rulo de cabra en todas partes con su inseparable mermelada de alguna verdura5) La cebolla caramelizada (en ensaladas, en tostas, sobre chuletas, en pizzas...)6) El sésamo y los brotes de soja. Otros invasores que te pueden sorprender en cualquier plato.7) La tarta de queso fría hecha con Philadelphia.8) Las croquetas de huevas de erizo de mar9) El secreto de cerdo ibérico.10) Brownies mazacotes y empalagosos con su correspondiente bola de helado de vainilla y su nata de spray
Coincido enormemente en todo, sobre todo la ensalada de rulo de cabra y el tiramisú, yo lo hago bastante rico y el que encuentro por ahí no tiene nada que ver con el tradicional italiano.Le sumaría a esta lista el secreto ibérico, parece que su nombre le aporta un alo de misterio y aquel que lo pide se siente muy importante, por aquello de que sea SECRETO y sobre todo por lo de IBÉRICO, que también es otro concepto sobreusado en gastronomía.Enhorabuena por el post de hoy, ácido y humorístico, como a mi me gusta.Un saludo!
Digo yo que el paladar se infantiliza para estar a juego con todo lo demás. Lo del tiramisú sin mascarpone es una plaga. ¿Habéis probado los caramelos caramelizados? Lo más
A lo mejor soy muy mayor pero ¿Nadie se acuerda del "lo que sea al eneldo" de los años 90. Y luego llegó el "lo que sea" con cilantro.Y las mousses, menos cantidad de alimento por más precio.Y que decir del idioma gastronómico. La primera amenaza llegó cuando a las tostadas de toda la vida le empezaron a llamar "tostas" y no hicimos nada. Luego a a los pobres y honrados purés les llamaron "lechos de..." y no torcimos tampoco el gesto.Y la burla no termina ahí: ¿Os acordáis cuando todo era "maridaje? Maridaje de huerta y granja es la tortilla de patata...Ahora la amenaza son las sacrosantas "texturas" y los "crujientes" (que harán hasta de ostras) como en su día lo fueron los "timbales" , los viilleroy o los rebozados "Orly". A parte quedan claro, todo tipo de gentilicios y referencias familiares del tipo "colodrillo de escaramujo enano de Egoibar en lecho tierno de picos de fabes de la tierrina según el buen hacer de mi tía Hildegarda, natural de Compostela (y con DNI nº.... les falta poner).
@Asdeguia ¡qué buena pinta! En cuanto cedan un poco las caravanas veraniegas, os pienso visitar :) Espero que no me defraude, para poder volver en tiempo de alcachofas........
¿Y qué decir del horripilante cordón de reducción de balsámico? Además de que ni es reducción ni es balsámico, es de tarro, claro. Y el problema con los maravillosos rissottos es, simplemente, que en su inmensa mayoría no los saben hacer. Es un problema técnico y de producto. Con la técnica adecuada y el arroz apropiado, la "mantecatura" no tiene que se arrasar el arroz en lácteos. De hecho yo los hago sin lácteos, únicamente algo de queso (manchego, parmesano...) siempre que no sea de pescados o mariscos. Los que vivís en Madrid decirle al bueno de Andrea Tumbarello que os haga un rissoto en su Don Giovanni o a los chicos de Don Lisander y cambiaréis de opinión. Hay tantos malos rissottos como malas paellas. Malos productos en malas manos. Me apunto a los horrores de Carlos Maribona.
A ver, lo que yo entiendo por huevos a baja temperatura, son los huevos pasados por agua que mi madre me ha hecho comer durante toda mi infancia, y que ahora sería incapaz de comer. Lo que más me gustaba era ponerlo en un pato que lo mantenía en pie, cascarlo por arriba y hacerle una especie de lobotomía al huevo, luego ya lo de comérmelo era otra historia.
Los restaurantes ofrecen lo que se vende. Y lo que se vende, en gran medida, viene de lo que se conoce. Y ahora todo el mundo conoce las tonterías de las que habláis gracias a que todo medio de comunicación tiene su seccioncita chorra de cocina modelna o por lo menos su recetita. Compras el Expansión y en una esquinita está la receta correspondiente. El País no iba a ser menos.Y por supuesto, los miles de blogs, este incluido, de personas aficionadas a la cocina que pontifican y dan bola y son los verdaderos culpables de que todo el mundo hable de crujientes, maridajes, lechos y memeces semejantes. Este artículo es un ejemplo perfecto de que se ha creado un monstruo y ahora, el mismo bloguero se lamenta de que se le ha ido de las manos, sin admitir culpa ninguna, y como siempre, intentado quedar al margen de la chusma (nosotros no somos asín, que somos los originales, los guays) a la que pertenece.
Odio la rúcula en todos sus aspectos. A todos los restaurantes les ha dado por poner esta lechuga malparida que sabe mal y se carga el sabor de todo lo que está a su lado. Dejemos la cocina creativa a quien sea creativo, no a la panda de malos imitadores que se han disparado como setas por España. A este paso y viendo hacia donde va el futuro de la cocina en este país, lo raro va a ser encontrar un huevo frito bien hecho.
@Cristina Sanchez; estamos de acuerdo en el paladar de algunos niños&padres. Lo único que tiene vd. que extender es la lista de restaurantes que visita. En Mcdonalds es lo que hay. Saludos!
y a parte son platos recalentados http://goo.gl/fb/bXfg1
Se me olvidaba, ¡muerte al ceviche!
Las croquetas "caseras de la abuela" No hay suficientes abuelas en el mundo para tanta y tan mala croqueta. Para colmo de males la mayoría de las veces, ni siquiera han terminado de descongelarse por dentro durante la fritura y encima están empapuzadas en aceitaco rancio.Las peores, las supuestas croquetas de boletus, que con suerte han visto medio champiñon congelado, y de lejos, aunque como el resto "croquetas de la abuela", normalmente solo saben a mantequilluza de la mala
Sobre esa entelequía llamada "nueva cocina" repleta de coulis, patés, tempuras y demás zarandajashttp://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=169&Itemid=30
Está genial el artículo. Yo sumaría (al menos en el País Vasco) las mini hamburguesas, ese pintxo infame de carne picada fría (o recalentado en el microondas en el peor de los casos) que hace que me plantee ir de pintxos al McDonalds.Ahora, he de reconocer que me encanta comer una rebanada de buen pan con queso de cabra caliente encima para acompañar una ensalada verde.
Querido Mikel, has cometido una falta de ortografía, en el epígrafe de PICHÓN, has puesto Este ave, pues bien, se debe decir Esta ave, parece poca cosa pero no lo es, hala chincha.
Mikel, deberías hacer una recopilación de comentarios no relacionados con el post, como el de los estudiantes. Yo me indigno-muero de la risa todo a la vez!
Pero, a ver... ¿qué criticáis? ¿la moda y excesiva demanda de ciertos platos, o que éstos se hagan mal y con ingredientes de mala calidad? A mi me parece dos cosas muy diferentes. Lo primero es culpa de todos (o de la ignorancia generalizada). Lo segundo es consecuencia de lo primero y del afán de dar gato por liebre, algo tan antiguo como el propio refrán.
- la utilizacion de chalotas y cilantro en vez de cebolla o perejil- rissotos- tipico gurruño de bizcocho de chocolate caliente con helado de vainilla- reduccion de modena o de oporto (no tenemos vinos y vinagres en España)- tarta de insipida de queso
COMO ESTUDIAR, esperamos que consigas un cero patatero, por plasta y desubicado...
Ajá! Los pseudo-vinagres de Modena! Yo soy originario de Modena y os aseguro que hasta allí cuesta encontrar un buen vinagre. Mi tío es un pequeño productor, muy valorado, y he visto como para sacar una botellita de verdadero Aceto Balsamico se necesitan años y mucho cariño. Lo que he probado por aquí en su casi totalidad eran siropes dulzones que nada tienen que ver.
Y EL PANNNNN!!!!!!!! CAPULLOS EN ESPANA YA NO HAY UN BUEN PANNNNNNN!!!!!!!!!!!!!!!!!
A mi me hacen gracia todos esos platos que para describirlos ocupan dos renglones. Cuanto mas ocupan en la carta, menos cantidad hay en el plato.
Dicen por ahí: depende. ¿Depende de qué?Pues depende.Depende de varios factores.Uno de ellos es la calidad.En según qué platos es fundamental.Otro es la técnica. Grandes ingredientes sin técnica convierten cualquier plato aunque no esté sobao en un horror. Si además está sobado pues sería una pesadilla.Ahora bien varios de los que mencionáis con una buena técnica no son para nada un asco.Diría que muchas veces una mala técnica hace que se aborrezca algo.Tiramisú. Si está bien hecho está rico.Un risotto por qué no?Unos callos también.Una pizza. ¿Está sobada? Parecería que por la repetición debería, pero se hacen millones cada día en todo el mundo. Casi tantas como tiramisús. Y unas son espantosas y otras divinas. La técnica nos redimirá cuando todas las comidas sean viejunas. Y lo que un día es viejo al cabo de unas generaciones se vuelve moderno.Y sino es que igual estoy equivocado.
Cuanta razón tenéis con el tiramisú, no he tenido nunca la suerte de probar uno decente y ya hace mucho tiempo que no lo pido porque no resisten la comparación del que hacemos en casa, con su medio kilo de mascarpone, sus yemas de huevo, el chorrito de grappa, … Por si alguien lo quiere probar:http://persucar-hipa.blogspot.com.es/2009/10/tiramisu.htmlSaludos a tod@s.
El amargor de la rúcula no hay por dónde cogerlo, yo al menos no consigo vislumbrar la maravilla de su amargante sabor, y parece ser que todo plato verde y crudo no puede prescindir de esa hoja desagradable. Si no quieres lechuga, échale canónigos! ljñlkjhgfdsHace no mucho pude ver la profusión carpacciana en un restaurante de Barcelona. Yo lo asociaba únicamente al de la ternera (Y porque la primera vez que vi el carpaccio fue en una pizza [#SerPobreYPresuntuoso] ), de hecho cuando vi como postre el Carpaccio de frutas me vi en la obligación de preguntar, me parecía una absurda modernez que el hecho de filetear sin más la fruta merezca semejante vocablo, aunque en cualquier italiano venido a más te cuelan la exquisitez carpacciana como el pan, y a saber qué mojón fileteado has podido pedirte
Ains que bien me lo paso con vosotros..geniales todos de verdad!
Muy entretenidos los comentarios :-) y ¡Qué rico el tiramisú! Te lo ponen en una copa de champán de las de hacer cascada, y ale, ¡A brindar! En resumen, hay muchos restaurantes horrorosos, pero muchos. Algunos se salvan por que el local es bonito y agradable, y otros por la compañía. Lo del menú infantil es una opción, siempre se le puede pedir un plato de la carta, aunque no se lo acabe, o pedir que sea mas pequeña la ración, además en un buen restaurante lo hacen, y te lo sugieren. En una ocasión, pedí algo fuera de la carta (mi hija tenía dos dientes, y pedí una tortilla francesa de un huevo) llamaron por teléfono para preguntar al jefe, y les dijo que no, que no se podía. Quizás no tenían “huevos” para hacerla correctamente.
@lamardecuina. Me he debido expresar mal... Lo que quiero decir es que voy a restaurantes de todo tipo y en la mayoría en menú infantil tiene menos calidad que en el MacDonalds. Yo desde luego, pediría platos con"raciones infantiles", creo q es lo mejor.
ay Mikel, pordiosss!!!!! no te metas con las carrilleras que hacen sobrellevar la maltrecha crisis a mis hermanas, las mas dicharacheras del Mercado Central de Valencia, que se vendas a espuertas por toneladas!!!!te mando el enlace por si visitas Valencia alguna vez, les dices que su hermana Elvira es muy fans tuya.Aqui con sus mejores delantales almidonados dandolo todo....http://www.mercadocentralvalencia.es/Mercado/WebMCV.nsf/principal.html
Las falsas croquetas caseras, las hamburguesas de "diseñó", las ensaladillas rusas pretenciosas, el carpaccio de pulpo -lo he visto en 2 semanas en 3 restaurantes de Málaga, Madrid y Mallorca-, las generalmente mediocres patatas bravas y ,lo peor, las ensaladas de bolsa con sobredosis del infame -y falsisimo- vinagre de modena de supermercado.
Aquí os dejo la receta con todas las imágenes del paso a paso para hacer un delicioso Tiramisú http://contactoconlodivino.blogspot.com.ar/2012/07/tiramisu.html
Al hilo de este post, un video que parodia las nuevas tendencias de los restaurantes : http://www.youtube.com/watch?v=SmFlGw1cFmE
Jajaja... como opiniones tiene que haber para todos, me ha hecho gracia encontrarme en el artículo "Esquivar el menú de a bordo es más fácil de lo que parece" (http://smoda.elpais.com/articulos/los-otros-tambien-vuelan/2046) que también salía hoy en el periódico, que los de la compañía aérea Swiss opinen que "“Pasta con salsa de tomate, nuggets de pollo o platos similares”. Los niños los adoran. Y si ellos van felices, el resto del pasaje, también". Igual es precisamente eso lo que alegan los restaurantes para no tener niños folloneros.
Buenísimo. Apunto la tarta industrial de queso con arándanos y galletas digestive. Hasta en la sopa!!!!
Son las comidas viejunas del futuro sin duda!
La lista es digna de todos los restaurantes con pretenciones cool... Por suerte, todavía quedan sitios a los que no les avergüenza servir "clásicos" y que no deliran por ser el sitio más top de la ciudad. Muchos de esos restaurantes los reseñamos en nuestro blog: http://www.losbonvivant.com/
El falso coulant de chocolate se prodiga en demasía, pasado de horno, congelado, magdalena de chocolate, nada tiene que ver con la realidad. A su creador le deben zumbar los oidos por culpa de los impostores que con sus "creaciones" industriales surten a muchos restaurantes de "alta gastronomía".
Me he reído mucho tanto con Mikel como con los comentarios. Y sí yo ya he sustituído el vinagre balsámico por otros: vinagres o limones. Lo del menú infantil es una estupidez pedirlo compensa que los niños vayan probando hasta que encuentren algo que les guste.Alguien ha nombrado a las tostas?? o las tapas o pinchos sobre una rebanada de pan.Ay y los palitos de cangrejo?
Falta el solomillo con salsa de PX, oporto o cualquier vino dulce semejante. El coulant de chocolate, Pato (ya sea magret o confit) con peras, o en su defecto compota de manzana. Como bien dicen más arriba, cualquier ensalada con algo templado y reduccion de Módena. Rissotos de boletus y crema de leche (esquisítos, vamos)Hay más, muchos más. Suerte que bajo mi opinión, ha desaparecido - o eso me parece - la fantástica moda de hacer aires de cosas con la fórmula: Cualquier chorrada + lecitina de soja. También van desapareciendo - aún que más lentamente - las espumas con los sifones isi. Añado el cambiar las cocciones habituales por vacíos y bajas temperaturas, sólo porqué vende más y la carta queda mas chic.
¡Cuánta razón! A mi me sobran todas esas reducciones de Pedro Ximénez que se ven a expuertas, las minihamburguesitas que se han hecho un hueco infalible entre los pinchos "obligados", las salsas de mostaza-miel, los coulant de chocolate que ya son congelados por todas partes, esas tartas insípidas de queso (también congeladas-pre hechas), las brochetas de pollo teriyaki...¡Qué aburrido todo ya!
Dentro de poco en Inglaterra llamaran al fish&chips "crujiente de merluza" y al vinacazo q le meten a las papas fritas "tuberculo en su punto con reduccion de acetico"...manda guevos...sin embargo a mi la rucula me mola, la llamo ensalada en 5min, algo verde variado, cebolla y tomate y pal gaznate...mola el saborcillo amargo q tiene y a los q se quejan de secreto me gustaria verlos viviendo en el extranjero q no tienes acceso a semejante delicia...
Tienes toda la razón, todo es muy repetitivo, por eso nos encanta recuperar las recetas de nuestras madres y abuelas... vamos las de toda la vida, sin duda son las mejores!JUEGO DE SABORES
Pues a mi me encanta la rucula, la tomaría hasta mojada en el café....
Lo peor de lo peor? La ensalada cabrese con tomates de porexpan y una mozzarela que parece chicle... Y evidentemente acompañada con la maldita reducción de módena.
A mí me parece un poco triste que los platos más maltratados pertenezcan a la cocina italiana: tiramisú, carpaccio, vinagre de modena, pasta, pizza...como italiana que vive en este país me gustaría no ver a mi tradición tan maltratada, nunca, repito, nunca, he visto algo hecho bien..no entiendo el porqué: tampoco a los españoles les gusta que se maltraten sus platos y sus tradiciones, no?
Pues Valentina, tienes toda la razón. Pero desgraciadamente también en Italia se maltrata la comida italiana, porque anda que cuando viajas a Italia flipas con lo que te sirven en algunos sitios. ¿Y en España no se maltrata la comida española? Porque he visto cada cosa denominada "paella" que si yo te contara...
Algunos, que por la crisis o por desidia o por falta de costumbre, solo vamos a comer a un restaurante de higos a brevas, estamos encantados de tropezar con toda esta "new age de viejunismos" que citáis -cuando están bien hechos, huelga decirlo-. Eso sí, ya el melón con jamón y el cóctel de gambas no lo tolero. Faltaría plus.
Pinto, suscribo lo del engaño del buey. Este fin de semana estuve departiendo acerca de eso con Señores Sabios de Pueblo. Me dijeron que apenas hay bueyes en la piel de toro, de manera que nos venden gato por liebre o lo que es muy distinto: vaca vieja por buey. Mentirosillos.
Mikel....todos los platos a los que te refieres, serán comida viejuna dentro de unos años: antes en toda carta estaba el melón con jamón. Ahora las espantosas y vomitivas ensaladas tibias....que le vamos a hacer....es mas de lo mismo.
¿No tendrá que ver con la comercialización de productos de quinta gama destinados a hostelería que con un calentón y un poco de maquillaje en formato guarnición van directamente a la mesa? Lo digo porque efectivamente en todas las cartas hay carrilleras o rabo de toro deshuesado... preparaciones que llevan sus buenas horas de cocción previa y que antes eran por encargo...
Y que me decis del secreto ibérico? de donde sale? de verdad su origen es secreto? yo estoy harto de verlo a la brasa en los menus de los restaurantes (me pregunto si todos ellos tendran parrillas) del poligono en el que curro... Otra técnica de cocina que no has mentado es el wok, que ha perdido su capacidad para cocer las verduras dejandolas deliciosas y crujientes para convertirse en una excusa para crear fusiones culinarias variopintas... una lastima, porque un buen cocinero oriental hace maravillas
A ver si convenzo a mis padres y esta noche llamo a Telepizza y me consigo otro Angry Bird que son súper chulos para coleccionarlos.
Solomillo al whisky!!! al whisky, al roquefort, al PX, al cabrales, a la mostaza pero sobre todo, sin duda al Whisky!!! No sé si pasa en toda España o si las existencias de solomillo las acaparan los bares de la ciudad de Sevilla, pero con lo bueno que está lo tengo aborrecidíiiisimo!
Nosotros pensamos que los restaurantes ya sean tradicionales como los referentes en el articulo, sino también otros como Marisquerías, Asadores, Pizzerías entre otros, incluyen en sus Cartas aquellos platos que el público solicita. Ya sea en Madrid, Barcelona, Pontevedra o Soria, por ejemplo. Otro asunto es que lleguen a ser platos secundarios en sus Cartas. Por la demanda del público en general. En todo tipo de capas sociales. Enfocados en los servicios para las distintas categorías existentes, como pueden ser restaurantes de hoteles, para empresas, rurales, de menú, para bodas, de vales, con espectáculo, etc.
Jajaja... no me puedo creer que con las vacaciones casi me pierda este post. Qué grande eres Mikel!! Te faltaría un postre que no falta en ningún restaurante últimamente: el couland de chocolate con helado. Da lo mismo que vayas a un restaurante japones, comas chinchos en el chiringuito de la playa o pidas churrasco hasta hartate, que el couland va a estar ahí, esperando encabezando la carta de postres en todos ellos...
El sempiterno "Cheesecake" D:
Tienes toda la razón en la uniformidad de platos, aunque para modas gastronómicas terribles, sin duda, la de añadir a todos los platos un espolvoreado de cebollino, o lo peor de lo peor, ese "churretón" de módena reducido que se empeñan en poner sobre cualquier plato. La última vez fué en Aranda de Duero, el cocinero "creativo" roció sobre mi arroz cremoso de boletus unas pinceladas del espeso líquido vinagroso. El mismo dibujo pegajoso apareció en el plato de merluza... Dios mío, que atrocidad. Que pensarían todos los comensales a los que les parece bien esta práctica si sobre cualquier plato que pidiesen, el cocinero vertiese un artístico chorreón de "ketchut"????
Y las ensaladas de hojas pasadas, mezclum podrido, con aliños dulces y exóticos...el mango, el Pedro Ximenez reducido hasta sólido ... y el todo lo que me queda en la nevera...
entonces dejad de ir a lugares de perfil bajo y dejar la crisis segun vosotros a un lado, gastaros un poquito de dinero para salir informaros bien a donde vais a comer o cenar, eso si informarse no es mirar foros, porque hay mucho chicote suelto por las redes eso si os lo digo con todo el respeto del mundo porque alguno piensa que pagando 10 e un menu le van a servir calidad y dejad que os diga que la calidad es como la fama tiene un precio
  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Lo más visto en El Comidista