Focaccia de calçots y tomate asado

  • Comentar
  • Imprimir
Focaccia de calçots y tomate asado
Foto hecha con móvil tras olvidar la cámara. / EL COMIDISTA.

Marzo, además del mes de Marte, la llegada de la primavera y otras menudencias, es importante por un motivo: toca comer esas cebollitas tiernas y dulces llamadas calçots. Normalmente se hacen a la brasa, se les quita la parte de fuera carbonizada, se mojan en una salsorra parecida al romesco y se comen acompañados de todo tipo de carne a la brasa, alcachofas y patatas al caliu (hechas en las brasas). Pero ese ritual requiere una infraestructura que solamente puede darse en el campo o en restaurantes especializados, por lo que no se celebra tan a menudo como a los calçotadictos nos gustaría.

Así que hay que inventarse sistemas para comerlos también en casa, como esta focaccia a la que hemos añadido unos tomates confitados y almendra molida para que recuerde al sabor de la salsa. Aunque cada vez es más frecuente verlos fuera de su lugar de culto (Cataluña), es posible que tengas problemas para encontrarlos si no vives en esa comunidad. En ese caso, los puedes sustituir por cebolletas alargadas o ajos tiernos. Otras verduras asadas o frescas (pero que no suelten demasiada agua), quesos o algunos derivados del cerdo pueden ser también la perfecta cobertura para esta masa todoterreno.

Dificultad

Media.

Ingredientes

Para 6-8 personas

  • 20 calçots
  • 9 tomates de pera
  • 50 g de avellanas o almendras
  • 500 g de harina de fuerza
  • 30 g de levadura fresca de panificar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 cucharaditas de sal
  • Sal gruesa para decorar
  • 250 ml de agua

Preparación

1. Mezclar en una taza o bol la levadura con una cucharadita de azúcar, una de harina y dos cucharadas de agua templada. Mezclar y dejar fermentar hasta que aumente de volumen tres o cuatro veces.

2. En un bol grande mezclar la harina, la sal, 4 cucharadas de aceite, la levadura fermentada y, poco a poco, añadir el agua templada, integrándola hasta que la masa sea elástica, sin grumos y se despegue de las manos. Cubrir con un paño y dejar reposar en un sitio protegido durante más o menos una hora.

3. Mientras, quitarles a los calçots las barbas y la primera capa de piel, además de la parte más verde del tallo. Introducirlos en el horno a máxima potencia (unos 250 grados) durante unos 20 minutos, hasta que estén dorados y tiernos. En ese momento, poner dentro de un papel de periódico o papel de aluminio y dejar reposar.

4. Bajar el horno a 150 grados y poner los tomates pelados y despepitados encima de un papel de horno con un chorrito de aceite. Cocinarlos durante 30 minutos hasta que hayan perdido parte de su agua y resevar.

5. Pasada la hora de levado, o cuando la masa haya doblado su volumen, dar forma a la focaccia con el rodillo (no tiene que quedar muy fina) y marcar huecos con los dedos en toda su superfície. Distribuir en ella los tomates y los calçots asados, pintar con aceite y espolvorear con sal gruesa y los frutos secos picados y dejar reposar 30 minutos, hasta que doble de nuevo la altura.

6. En el horno precalentado a 200 grados, cocinar durante unos 20-25 minutos, sacar y servir cuando haya perdido un poco de temperatura.

Producción: Mònica Escudero.

Comentarios

De milagro pillé una vez una docenita de calçots recién traidos de Cataluña a mi provinciana capital de provincia y me prepare una "minicalçotada indoor" (¡qué remedio!) gracias a la buena distribución de la salsa romesco envasada... qué recuerdos y qué nostalgias, por dios.
Fuí una vez de calçotada y no veo el momento de volver ¡qué gran ritual! pero esta focaccia suena tan bien... nos tendremos que conformar con unos ajos tiernos, aunque si tengo suerte a veces he encontrado el el Mercado Central ¡probaremos! ¡Un saludo!
Estaría genial tener en Madrid una buena tienda especializada en productos catalanes, frescos y de los otros. Politiquerías aparte, estoy seguro de que habría una masa crítica de población interesada, que rentabilizaría el negocio.
Focaccia en su toque italiano, o en el toque de las Terres de Lleida (y norte de Tarragona), "un Coc".Están espectaculares, y esta receta la verdad, os ha salido bien al equipo de "El comidista".Para acompañar con una receta también típicamente catalana, aunque de otra época del año:http://cocinadeemergencia.blogspot.com.es/2011/11/panellets.html
Siguiendo la tónica de masas de harina, ojo con las Mini quiches de tomate fresco, oregáno, queso emmental y berenjenas (también con opción vegana) que elabora Daniela Laganà, una de las Cocineras a Medida que se desplaza a domicilio del cliente. http://www.cocineroamedida.com/producto/daniela-lagana/
¿Focaccia o coca?
La verdad es que nunca se me hubiera ocurrido. Ayer en el mercado todavía quedaban calçots. Tendré que probar http://tarragonain.blogspot.com.es
Este fin de semana voy a Catalunya (abans que el senyor Mas decideixi demanar-me el passaport, encara que tant me fa, jo seguiré anant a veure els meus amics catalans: m'ho trauré i llest) y disfrutaré de una buena calçotada. Mientras, os dejo algo también muy catalán: escalivada y esqueixada: http://gastrocinemia.blogspot.com.es/2014/03/escalivada-amb-esqueixada-o-espencat.html
Que ganas tengo de comer calçots con su salsa romescu, pero aquí en Madrid en pocos sitios los tienen... Esta focaccia se ve deliciosa, para picotear antes de comerse esta pasta all'Amatriciana: http://cocinarconamigos.blogspot.com.es/2014/01/pasta-allamatriciana-de-marta.html
Gastrolamas, por la cantidad de levadura, el proceso de levado y lo tierna que queda (y porque sacamos la receta de la masa de un libro de Xavier Barriga, en una página donde ponía focaccia) diría que lo primero. Las cocas –para mí, que esto no es una ley universal ni mucho menos– son menos levadas y llevan más aceite en la masa. Sherca: benvingut! espero que gaudeixis molt dels calçots i del cap de setmana. Nosaltres també marxem de cap de setmana i menjarem calçots, botifarra, romesco i all i oli, visca!
Aún no he probado los famosos calçots! deben de estar muy buenos con la salsa romescu, que me encanta.La focaccia que nos propones debe estar muy rica...Saludos
De lujo la focaccia qué pasada.
UMMMMMMM qué pintaza tan buena, no tenía ni idea de esas verduritas, ni de que fueran de primavera, por Galicia, no se me ocurre que puede estar en temporada ahora mismo? Bueno en Febrero Marzo hemos pasado por el Lacón con Grelos, no sé si aún quedarán grelos, congelados sí.
Dejar reposar en un sitio protegido de qué o de quién? Rememorando calçotadas... pues yo le añadiría a esta focaccia un poco de botifarra, ains.
Me parece que debe de haber un error, 30 gramos de levadura me parece una burrada, con 15, a lo sumo 20 va que chuta. Una idea buenísima, como siempre de diez!!!
Sólo una duda técnica. El otro día decías que nunca pondrías espárragos en una pizza por lo blandurrios que quedan; pero no pasa lo mismo en esta focaccia con los calçots? pregunto, porque por la pinta de esa focaccia, tiene debe estar muy buena.Saludos,Tamara.
María José, es levadura fresca prensada, y usé exactamente 30 gramos, no sé... Tamara, al hornearse previamente los calçots pierden parte de su agua, y de primeras ya tienen muchas menos que los espárrgos en conserva. Saludos!
Si queréis comprar calçots podéis hacerlo en nuestra web: http://goo.gl/hhGYVvSon calçots directos del productor. Se envían recién cogidos, frescos, para que los podáis cocinar a la brasa o en recetas como esta.Saludos,http://www.demipueblo.es
Cada vez te curras menos las recetas macho...
Una mezcla italocatalana que promete. ¡La provaré!
O sea, ¡la proBaré! ;-)
Vaya! se nota que estamos en temporada de calçots! yo publiqué una receta hace unos dias, una pizza con calçots, esparragos trigueros y jamon serrano que está también para morirse de gusto, Hay que aprovechar la temporada que es muy corta! Si no se tienen calçots se pueden substituir perfectamente por cebolletas tiernas, no és lo mismo pero se aprochima...http://lesreceptesquemagraden.blogspot.com.es/2014/03/pastis-cruixent-extra-fi-de-calcots.html
Los calçots no se hacen exactamente a la brasa, sino a la llama. Se hace una buena fogata con ramas finas, de vid o de avellano, los calcots se ponen encima de una parrilla bien grande (a veces se usan somieres viejos), y se colocan encima de las llamas bien fuertes. Se quitan y, mientras unos se abrasan las manos girando los calçots y selsccionando los que ya están, otros realimentan la fogata. Cuando están hechos, se envuelven en papel de periódico en manojos. Empaquetados, se acaban de cocer por dentro. Con las brasas de la fogata se hace la carne. Más o menos así se hace una calçotada. Por el mismo método se pueden cocer collares de alhambre con habas en su vaina.
Roger, tienes razón, yo también me equivoqué, los calçots se hacen con llama viva, normalmente de sarmientos. Si no los habéis probado nunca, con nuestros calçots y las indicaciones de Roger, no podéis fallar!!!Saludos,http://www.demipueblo.es
Qué buena idea los calçots en una focaccia. Genial. http://quehaydecomida-recetas.blogspot.com.es/
Qué ricas las focaccias, y cada vez se van popularizando más! Os dejamos algunas recetas compartidas por los usuarios de Cocinario, a ver si os gustan!! :)Focaccia con ajo y romero, por Marian http://www.cocinario.es/recetas/focaccia-con-ajo-al-aroma-de-romeroFocaccia básica, por Bree http://www.cocinario.es/recetas/focacciaFocaccia genovesa, por Mercedes http://www.cocinario.es/recetas/focaccia-genovesaFocaccia con chorizo y queso, por Eniko http://www.cocinario.es/recetas/focaccia-con-chorizo-y-queso
Apuntamos la idea de los calçots con el pan focaccia, los tomates combinan de maravilla, pero lo la combinación que nos perfecta es añadirle unos montoncitos de queso roquefort. http://dosyemas.com/index.php/focaccia2
30g de levadura para 500g de harina es una auténtica barbaridad matasabores sólo apta para pan de gasolineras. No es por ser talibán del buen pan (y la focaccia es un tipo de pan), pero para una fermentación razonable y no ultrarápida de pan de gasolineras, es mejor respetar la proporción de un 2% del peso de harina. Es decir, 10g de levadura para 500g de harina.Y darle tiempo para que fermente.Se notará MUCHO en el sabor. Y si en vez de 10g ponemos 5g (un 1% de 500g), ganará mucho más (y tardará más, claro), y se conservará aún mejor.Es raro que un blog que aboga por la calidad de los productos, e incluso defienda el buen pan, haga una masa no enriquecida con tal cantidad de levadura. Y sí, sé que pone eso en el paquetito, pero ni caso. Mirad elforodelpan.com
Muy rica tu receta de hoy ¡fusión de culturas, sí!Vengo de Tarragona ¡y no los he encontrado! Tengo unas ganas de CALÇOTADA! Pero me apunto a tu sugerencia, de cebollas tiernas, que aquí somos fans, jjjTuve el "privilegi" de disfrutar in situ de una, ¡espectacular! su romescu, sus baberos para los comensales, chuletitas, vino reserva, postre, etc, etc, ¡Para aguantar una semana sin comer!¡IUn saludo!
  • Comentar
  • Imprimir

Lo más visto en El Comidista