Helados para Aznar, verduras para ZP

  • Comentar
  • Imprimir
Helados para Aznar, verduras para ZP
Jose Mari, mafaldeando. / MATT MATERA.

Gracias, Julio González de Buitrago, chef del palacio de La Moncloa desde 1979 a 2011. Gracias no por haber dado de comer como reyes a las familias de Suárez, Calvo Sotelo, González, Aznar y Zapatero -unos quizá lo merecieron; otros, seguro que no-, sino por publicar un libro contando la aventura. Su lectura me ha proporcionado el suficiente aire psicológico como para aguantar estos sórdidos días, en los que el hijo de Tejero volvió a su puesto tras la paellita celebratoria del 23-F con su papi y Coca-Cola retiró un anuncio que era ETA porque en él aparecía un actor filoborroka (para más tarde decir que no lo había retirado). En medio de la epidemia de demencia que azota a este país, refugiarse en un ensayo tan jugoso ha sido mano de santo.

El cocinero de La Moncloa es un festín para todos los que llevamos una portera dentro, puesto que ofrece un montón de información de primera mano sobre las preferencias gastronómicas de los señores que nos gobernaron durante más de 30 años. En sus páginas descubrimos que González era el único que pisaba la cocina para prepararse pescados a la sal, o que Aznar era un yonqui del Häagen-Dasz de café hasta el punto de convertir el helado "en un asunto de Estado" y hacérselo mandar por avión desde Madrid cuando viajaba. También nos enteramos de que el palacio en la etapa de Suárez podría haber dado para un capítulo de Pesadilla en la cocina: hasta que se emprendieron reformas con Felipe, aquello era un festival de plagas de insectos y malos olores dentro de unas instalaciones cuarteleras y desfasadas.

Julio-Gonzalez-Buitrago Julio González de Buitrago, saludando a una señora que no fue presidenta. / ESPASA

Lo mejor del libro es que compone un retrato de los capitostes que trasciende el mero chascarrillo: a través de la mirada del cocinero, que parece un hombre honrado a la antigua usanza -trabajador, sensato, tan entusiasta de su tarea como agradecido con los que la aprecian-, vemos a un Suárez afable pero tan estresado por los acontecimientos que deja de comer, o a un Zapatero bastante bambi sometido por su mujer a una dieta de fruta y verdura de austeridad merkeliana, zampándose platos menos dietéticamente correctos a la menor ocasión. En estos tiempos de contratos de confidencialidad, sorprende la transparencia con la que González de Buitrago rememora su relación con los dirigentes, sus esposas y sus hijos, siempre con tacto y educación, pero sin censurar episodios o actitudes que no dejan en muy buen lugar a algunos de ellos.

En este sentido, el capítulo dedicado a los Aznar resulta iluminador: sólo tiene buenas palabras para Ana hija. El chef cuenta que, al contrario que sus antecesores y su sucesor, el héroe de las Azores y supercolega de Florentino Pérez, sólo le dirigió la palabra una vez en sus ocho años de reinado, y que le impuso a El Corte Inglés como único proveedor (cosa que Zapatero cambió ordenando que la comida se comprara en Mercamadrid, lo que según él nos ahorró una pequeña pasta a todos los españoles). Ana Botella no sale mejor parada: exigente y marimandona, no le preocupa hacer la vida más difícil al servicio con retrasos a la hora de confirmar los menús, cambios de última hora o broncas por no cocinar la tortilla de patatas de una forma imposible (con las patatas "crujientes pero poco hechas"). ¿A que no os sorprende que tan adorable matrimonio se comportara así con sus empleados? Dime como tratas a los que tienes debajo, y te diré quién eres.

Comentarios

Día 10 de la cruzada: Me lo pones a güevo Mikel: "Dime como tratas a los que tienes debajo y te diré quién eres". ¿La foto y bio de Mònica, (la otra autora que no creadora)? Ahora vas y te haces amigo en Facebook del grupo "Señoras que no les da la gana". Con cariño.
Bueno, para gusto no hay color, es la forma de explicar que alguien le interese lo que comen o han comido estos señores... en fin, como dato culinario bien, pero para el resto... Uf.http://ow.ly/xfwS0
Puede resultar interesante la lectura de La cocina de la Moncloa, si nos desvela las recetas de algunos de los platos elaborados en su cocina, sus trucos, etc.......cualquier cocina tiene recetas que nos gustaría elaborar, cada cocina es un mundo.http://www.dosyemas.com
Libro de marujoneo puro y duro. El Cuore culinario.http://areaestudiantis.com
A la señora que no fue presidenta y saluda al cocinero, parece que la comida le gustó mucho, aunque la tortilla de patatas no estuviera crujiente pero poco hecha ;)http://tarragonain.blogspot.com.es
Aznar loco por el Haagen Dasz???Pudiendo haber tenido un chef haciéndole helado fresco todos los días!!! No entiendo.....Si quereis saber donde probar el mejor helado Italiano de Madrid y España, visitar mi blog de Gastronomía y Cultura Italiana en Madrid:http://pastaporpasta.com/la-romana-heladeria-italiana-en-madridOs lo recomienda un ItalianoUn saludoNicola FromPastaPorPasta
Gran día para hablar de Aznar y Florentino tras la final, ¡muy certero!
Hay libros de todo tipo... dime qué comes y te diré quien eres.http://tastyrules.wordpress.com
Vaya responsabilidad, con todos los invitados a los que habrá tenido que dar de comer y muy bien, es la parte que me intriga de un cocinero en la moncloa. seguro que se las ha tenido que ver con algún invitado sensato tipo ana botella y sus patatas.la que fuera secretaria personal de los presidentes hasta zapatero, al jubilarse escribió un libro y en la entrevista que dio quien se le atragantaba era felipe a la pregunta de sinceridad de los mandamases y a aznar lo aprobaba.
Este era un post para despertar el marujeo porteril del personal, nos tienes cantando el "tell me more, tell me more" de Grease!!!
Pues no, no me sorprende en absoluto que el matrimonio del Iluminado de las Azores y la Alcaldesa del Cup of Café con Leche despreciaran a sus lacayos.
Necesito ese libro pero ya.
Y para más Inri, no lo invitarían a la boda de El Escorial...y el que cocinó, preparó una carne dura como una...Correa! ¿lo pillas, lo pillas?
las patatas "crujientes pero poco hechas"Jajajaja... lo peor de Ana Botella es que desde hace tiempo que no nos sorprende las burradas y cosas absurdas que dice. Por ejemplo, le pegaría mucho exigir dieta sin gluten.
Doraemon, eso de que Mikel tiene debajo a Mónica, no sé, permítemelo dudarlo. A ninguno de los dos les pega el misionero.
Pobre Suárez, no comía y tenía la cocina llena de bichos... Normal que le hayan dado un aeropuerto, para compensar...
  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Lo más visto en El Comidista