¿Por qué se come tan mal en las bodas?

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
¿Por qué se come tan mal en las bodas?
Plato viejuno visto en boda reciente. / AFOTOQUÍMICO.

A la gente le da mucho por casarse en estas fechas. No sé si por el buen tiempo, por juntar el permiso por matrimonio a las vacaciones o por la conjunción de Júpiter con Mercurio, el frenesí emparejatorio es tal que los alérgicos a las bodas casi tenemos miedo de abrir el buzón no vaya a ser que algúna invitación nos espere allí agazapada. Lo peor es que con los enlaces matrimoniales no sólo llegan las interminables ceremonias, los modelitos, los puros, las corbatas anudadas en la cabeza y las cadenetas bailando I will survive,sino algo aún más abominable: los banquetes.

He comido bien en bodas. En pocas. Tan pocas que se podrían contar con los dedos de una mano que hubiera sufrido un par de amputaciones. Pero la mayoría de los ágapes nupciales a los que he asistido han ido de lo mediocre a lo directamente espeluznante. Alguien dijo -me suena que fui yo- que eran era el hábitat natural de la comida viejuna, y es cierto: en ningún otro lugar se ven tantos platos que puedan ser incluidos en esta categoría, como los cócteles de gambas, las colas de langostinos a la gabardina, los dátiles con bacon o el mítico redondo de ternera con salsa marrón, conocido por muchos como "carne de boda".

He visto cosas que vosotros no creeríais, y no eran precisamente naves en llamas más allá de Orión. Carros sobre los que se amontonaban solomillos de ternera asados enteros, capaces de volver vegano a un oso polar. Ensaladas templadas reducidas por el paso del tiempo a un amasijo de hojas lacias. Establecimientos que, con todo su c***, servían como entrante espaguetis que no colarían ni en un menú infantil. Cremas de primero convertidas por arte de birlibirloque en la salsa del segundo. Merluzas a la romana que llegaban al plato conservando intacto su corazoncito de congelado Findus. Y todo pagado por los contrayentes a precio de chuleta de unicornio, que es lo más grave: el coste medio del cubierto en este tipo de acontecimientos oscila entre los 75 y los 100 euros.

Con estos números, ¿por qué es tan difícil comer bien en una boda? Siempre tendemos a buscar a los culpables en las cocinas de los restaurantes o locales donde se celebran los banquetes, y en muchos casos seguramente encontraremos allí a más de un criminal de plato rancio de entremeses y entrecot recocido. Como cualquier persona que haya cocinado para un grupo grande en casa sabe, servir a montones de personas a la vez y que todo llegue en su punto a la mesa no es tarea sencilla. Es más bien un gran marrón.

Rocío Vázquez, que organiza bodas a través de su empresa Luz Verde, cree que en muchas ocasiones el problema está en las propias parejas que se casan. "Para mí es más complicado hacer entrar en razón a la gente que encontrar un espacio en el que se cocine bien. Muchos novios invitan a comer a 200 personas y se empeñan en poner platos que no salen bien para tanta gente, como solomillo a la plancha o arroz meloso. No se dejan aconsejar". Ante la cantidad de solomillos resecos con salsa roquefort, salsa de pimienta verde o, horror de los horrorres, plastorra de foie que he padecido en estas situaciones, no puedo más que darle la razón.

Según Vázquez, otro elemento distorsionador de la calidad de los menús son los padres de los futuros esposos, que tienden a exigir cantidades mastodónticas de comida para que nadie se escape sin la andorga bien llena. "En Galicia, por ejemplo, mucha gente mayor piensa que si no te ponen ocho platos de marisco, te salen los percebes por las orejas y comes hasta reventar, la boda ha sido una mierda", asegura la coruñesa. Por fortuna, la costumbre de cebar a los invitados como si acabaran de llegar de una hambruna africana está en declive: "La tendencia es reforzar los aperitivos y aligerar los banquetes. Las bodas de ocho o diez platos que te pasas cinco horas sentado van a menos".

La modernidad ha traído consigo el ocaso de los atracones, pero también otra tendencia de lo más temible: los intentos de servir comida "creativa" o "de autor". Algo que puede salir bien si el lugar cuenta con cocineros capacitados, pero que acaba dando risa cuando las pretensiones de refinamiento desembocan en platos cursis y rococós. Arantxa Ruano, miembro del departamento de Comunicación de la productora gastronómica Gsr y autora del blog Curry Curry Que Te Pillo, me enviaba hace unos días esta maravillosa foto de un plato que le sirvieron en una boda.

BpyjU2tIMAA6brD

Sinfonía de sabores. / CURRYCURRYQUETEPILLO

¿Trampantojo de la vendimia? ¿Cuadro de Arcimboldo? ¿Canto sutil al aparato genital femenino? Ruano cuenta así el origen de esta obra de arte: "La boda se celebró en un lugar sencillo, con gente sencilla y comida sencilla donde, por lo visto, el chef quiso lucirse con el primer plato. Perlas de melón con jamón ibérico y helado, decían las minutas, y efectivamente eso era, pero todo-todito colocado estratégicamente en el plato para que resultara el mejor bodegón realizado en su vida. Supongo que se inspiró en el tradicional melón con jamón, y cada cosa por separado estuvo bien (el helado era de gazpacho)".

El autor de la foto que abre esta entrada, José María Montenegro, también detectó destellos de vanguardia en una boda a la que asistió en un pueblo de Málaga. "Fue en un sitio de carretera que sirve platos clásicos y en cantidad. Hubo croquetas, daditos de queso, dátiles con bacon y,supongo que en homenaje a cuando se casaron los abuelos de los novios, piña rellena. Pero también inauditas concesiones a la modernidad como pollo al curry, puntillitas de solomillo con crujiente de kikos o sorbete de mojito".

La fusión comida viejuna / modernuna funcionó, porque Montenegro asegura haber comido "realmente bien". Sin embargo, en otras ocasiones las veleidades tecnoemocionales no llegan a ser comprendidas en las bodas. En una boda en un restaurante de renombre, a Arantxa Ruano le sirvieron entre los aperitivos un vaso con caldo de tomate transparente que llevaba colocado encima una tostadita con jamón ibérico. "De repente empecé a ver como sobre la mesa se posaban todos los vasitos con aquellas 'aguas' que pocos invitados osaron a catar. Todos creyeron que aquello era para perfumar o algo así… En fin, que la innovación a veces no entra por los ojos".

El clásico que permanece inalterable frente a las modas es posiblemente el postre más hortera de todos los tiempos: la tarta nupcial. Habitualmente incomible, y recientemente reforzada en su mal gusto con la aparición del fondant, esa capa moldeable de masa azucarada capaz de cargarse cualquier postre. Por desgracia, lo de que los novios la corten con una espada cada vez se ve menos al menos en los círculos más refinados, pero avanzan otras peculiares costumbres al respecto.

Una consiste en mostrar un pastel gigante junto a los novios, que permanece intacto mientras a los invitados les llegan porciones de tarta salidas de Dios sabe dónde ("¿Por qué no nos sirven el de verdad? ¿Quién se come el otro pastel?", se pregunta no sin razón Ruano). La otra, sin duda mi favorita, es la tarta que baja del techo con bengalas: lo cuenta la seguidora de El Comidista en Facebook Cristina de Lama, y desde que lo he leído no paro de suspirar porque me inviten a un bodorrio en el que pase algo así.

¿Has comido asquerosamente mal en alguna boda? ¿Y maravillosamente bien? Cuéntalo en los comentarios.

Comentarios

En el fondo, lo más cutre de una boda es pretender que los invitados te pongan el ajuar del piso. Es un chantaje emocional muy poco sutil y a partir de ahí ya nada tiene sentido. No sé por qué han de aspiran a comer bien quienes va a las bodas como si fuera a las carreras de Ascott. Si llevas un pavo real en la cabeza, te mereces una piña con salsa rosa y de ahí para abajo.
Es normal que si tienen que servir 150 o 200 o hasta 300 servicios a la vez no se innove demasiado, aparte la mayoría de los camareros y cocineros son extras, gente que no trabaja en ese restaurante más que una vez o dos al mes como mucho. Y como ya tienen la comida o cena pagada por anticipado y saben que difícilmente les van a pedir el libro de reclamaciones si el alcohol abunda, el servicio es como es
Hoy justo hace cuatro años de mi boda - la segunda - y la verdad es que comimos estupendamente - éramos 250 -; hotel san Jorge, en la costa brava. Lo bordaron con unas carrilleras estofadas y de postre una capuchina.No todo van a ser menús freakis.El diletante.
Tengo que reconocer que has dado de nuevo con un tema muy Comidista. Es verdad, las bodas suelen ser un desastre gastronómicamente hablando, sobre todo esas que quieren y no pueden. Lola y yo siempre decimos que una de las mejores bodas que hemos estado, fue una que por falta de pasta, los contrayentes organizaron un convite en un chalet con una barbacoa y un previo realmente interesante. Éramos pocos, vestíamos de calle, no faltó de nada y salimos super contentos. Esto para muchos nupcialistas talibanes, es una cutrería dónde las haya. Donde esté la tonelada de entremeses, el langostinorro y la tarta cortada a espada, que se quiten estas reuniones entre amigos. Fantástico el artículo!
En la boda que mejor he comido, fue la que se parecía menos a un banquete de boda. Fue en Sepulveda, el menú consistió en entrantes de lomo, lechazo y ensalada, podías repetir todo el cordero que fueras capaz de comerte. Y de postre se amenizó la velada con música folclórica regional, interpretada por mi cuñado a la botella de anís, con ponche segoviano.
Por cierto Mikel, ¿te has casado con el Sr. Montenegro? Lo digo por tu tweet de ayer...
Lo que es tendencia ahora es no montar bodorrios, la gente ya está harta.
De todas las bodas a las que he ido me quedo con una con aperitivo mastodóntico que incluía desde sushi a mesa de quesos, pasando por fideuà, pizza, barbacoa y el consabido jamón, 2 entrantes, 1 plato de carne con foie, postre de crêpe con helado, la tarta y como nos habíamos quedado con hambre... a las 2 de la madrugada fuente de chocolate con brochetas de fruta. No recuerdo haber podido bailar, creo que hubimos de salir rodando de allí. Socorro.
Por cierto, que después de que me la sirvan en varias bodas, ODIO la pierna de cordero que se sale por los dos lados del plato.
he comido mal en casi todas...excepto la mia, pocos comensales en un restaurante con menu de tapas delicioso y un arroz ...Pero me acuerdo de la boda de mi prima Marivi donde ademas hacian faltas de ortografia y en el menu proponian: "cacada" de langostinos! todavia me acuerdo aunque hace muchos anos. Comimos mal pero nos reimos un monton. besos Mikel
Y otra moda actual es alargar muchísimo el lunch y acortar el tiempo de estar sentado en la mesa. Con lo que la variedad de pinchos se multiplica. El problema es si no te gustan los pinchos que sacan, bebes más vino de la cuenta y llegas piripi a la mesa...http://areaestudiantis.com
Boda en el restaurante de un Parador Nacional gallego: bestial. Marco incomparable. Comida tradicional (pulpo, jamón, quesos y zamburiñas de aperitivos, mariscada, lubina, sorbete y lomo de buey gallego, tarta con helado, vinos de la zona) pero sin ser viejuno y de una calidad estupendástica. El pescado, lo mejor. (Y soy una persona carnívora.)Boda en restaurante para bodas en Madrid: aperitivos muy ricos en el jardincito, copas servidas por El Stick (de Errenteria, a éstos sí les hago publicidad), una crema de hongos que estaba brutalísima, lubina con verdurillas, sorbete y solomillo con foie (me gustó menos, pero no estaba nada mal). La tarta era de corchopan, para que la cortasen los novios, y de postre nos pusieron una cosa buenísima de chocolate blanco y sorbete de manzana.La verdad es que voy a pocas bodas, pero, oye, al menos son bodas guays con menús guays.
De acuerdo con Doraemon, el banquete suele ser una mierda por la codicia de los novios, no están pensando ni siquiera en su día "especial" y en rodearse de invitados que le agraden, están pensando en hacer caja y aplican el recorte en el banquete. El sábado juré que sería mi última bodita en la que me asaltaban, mi único consuelo era comer decentemente a cambio de hacer caja, pues no, canapes revenidos, inventos curiosos dulce salado, solomillo resecado, extraña crema de melón aguada y paralelo a la tarta nupcial que no caté postre de helados de violeta y melocotón sabor esencia de colonia, !una merde!
Mikel, yo he comido dos veces en bodas donde la comida la ponía el chef Nandu Jubany y se me cayeron las lágrimas las dos veces.
Lo que no entiendo es a los que echáis la culpa a los novios porque supuestamente 'hacen caja'... muchos, nos hayamos casado o no, sabemos que los restaurantes ofrecen 'menús de bodas' por las módicas cantidades de 90-100-110 euros (lo que si no fuera 'de boda' no costaría ni 40 euros...). Para mí no solo es la baja calidad de muchos de los platos, sino la cantidad ingente de comida. ¿Realmente hay que atiborrarse para luego no poder ni mover un pelo? ¿De verdad hay que coger esos empachos??? Voto por las bodas tipo la que han descrito por aquí de barbacoa o comida buena buena a tutiplén, en plan familia, pudiendo repetir quien quiera (y quien no, no!), y en un sitio acogedor y familiar. Nada de bodorrios ni grandes eventos.
Es curioso, pero solamente se trata de hacer caja (los restaurantes) y la pareja lo que quiere es disfrutar con los amigos, pero hablas de boda y se multiplica todohttp://elbuhonero.es/historias-de-infidelidad.html
La piña rellena de marisco es lo más de lo más y sirve pa tapar la boca a mucha gente. Mi madre sin ir más lejos , siempre nos la pone como el mayor ejemplo de lujo y distinción, con la mítica frase " ojo que en la boda de tu prima pusieron piña rellena en la cena".Lo que peor llevo en las bodas es el lechazo de cordero congelado cortado a láser con salsa unisex que tanto vale pa la carne como pa el pescado.lo peor de las bodas además de la comida son las invitaciones y cuando más originales peor, no sé si me entendéis. Ah y tambiėn los reportajes de fotos con los novios en la playa rebocicados como croquetas.Y los entrantes de melocotón en almíbar rellenos de marisco. Y las invitadas vestidas como si ellas fueran las novias.Y los recuerdos de boda que son dos palomas de purpurina dándose el lote.Vamos, que no sigo que me cebo.Muy bueno el post,me reí un montón.
Es cierto que hay bodas en las que la comida es una auténtica basura pero hay otras en las que disfrutas como sí sólo hubiesen cocinado para ti, bodas en las que el cubierto supera los 150€ (sin contar copas) y en las que los novios prefieren disfrutar y que disfruten los invitados de ese día sin embolsarse un duro. Mi boda salió por un pico y ni ajuar de piso ni nada, más bien nos gastamos casi todos nuestros ahorros, eso sí, disfrutamos de ese día como nunca, viendo que los invitados gozaban con la comida, con la finca y con todo, la casa la iremos montando poco a poco ;)
Ahora mismito lo peor peor de una boda... son las TONTERÍAS QUE HACEN LOS NOVIOS/INVITADOS:POWER POINT DE SU VIDA, sí con sus fotitos de cuando tomaron la primera papilla¡¡ y no se dan cuenta de que esas presentaciones no hay que hacerlas LONG PLAY, sino SINGLE a pesar de que dejar de ser SINGLES.Uy y los jueguecitos de ? no sé como calificarlos: DE MAL GUSTO, sólo falta que nos pongan sus vídeos de youpornes¡¡Sigo pero ya me agoto ... esto no parecen bodas sino una carrera de gilipolleces , UN BAILE¡¡ NO VARIOS o sea una coreografía con sus canciones favoritas.Y continúa si alguien quiere saber más por si necesita ideas para su boda que me pregunte¡¡ Unas cuartillas en medio de la mesa que pensé que eran HOJAS DE RECLAMACIONES, jaja para eso las usé, pero no, eran para hacerles dedicatorias a los novios.....
Tanta moñez para que luego se acaben divorciando al año...mejor ponen una de quicos y otra de bravas.
Me gustaría que los de provincias, con todo mi respeto, leyeran este post y sus comentarios pero creo que va a ser que no.
@Aníbal, me encantan Madrid y otras ciudades grandes, pero la Villa y Corte no se libra de horteras, empezando por los que se casan en los Jerónimos y terminando por los que reciben a 3.000 invitados de dudosa honorabilidad con pompones en la solapa. A ver dónde te crees que viven los chonis que salen en el Cuore principalmente.
Merendola, cierto, extiendo mi comentario al extrarradio de Madrid :-) por fortuna no me ha tocado ninguna de esas pero si muchas "provinciales"...
@Aníbal, aceptamos "La Moraleja"y el monte de El Pardo como arrabales de Madrid.
A veces creo que vivo en una realidad paralela. Ultimamente he ido a algunas bodas (incluidas la mia) y por 80-120€ el cubierto se ha servido buena comida y en abundancia. En todas ellas, hemos salidos muy satisfechos con la comida. No me puedo creer que en pleno s.XXI se sirvan platos como los de las fotos en una boda.
Si fuéramos a un restaurante y nos dieran lo que nos dan en una boda, creo que muchos tendrían el libro de reclamaciones lleno. Se aprovechan de que los novios, que son los que pagan, están borrachos de felicidad y nadie les va a decir nada. http://tarragonain.blogspot.com.es
Odio las bodas. Todas. Supongo que terminarán desapareciendo. Al menos tal y como las conocemos. La horterada, la cursilería, la ordinaried, lo grotesco, el mundo de las apariencias, la celebración del amor por lo material y la comunión de las diferencias se suelen empalagar en este acto social que tercermundea hasta las mejores intenciones. Como invitado he ido a dos o tres pero como profesional (como fotógrafo no como cura) he asistido a más de medio centenar. Se de lo que hablo. Sólo en una de cada cien bodas merece la pena la comida. En las más pequeñas, en las más de pueblo, en las más discretas o en aquellas que se conciben como una reunión familiar y para celebrar la amistad. Las que se hacen por negocio la comida no importa.
No todo lo viejuno es negativo. El bizco-flan con melocotón era un clásico de la década de los setenta para eventos especiales y ahora lo comemos con cierta nostalgia. http://dosyemas.com/index.php/flan-demelocoton
Pues una pinya parecida a la de la foto la pusieron en mi boda. Solo puedo atribuirlo a que hace más de diez anyos del evento (cuando la pusieron en la mía de viejuna tenía poco, era todo lo contrario, estaba poco visto) y a lo que dice la Diogenes del Tomate: los novios al final ponemos lo que demanda la gente, y de los invitados que tenemos, pijos de restaurante de cinco tenedores como vosotros hay una minoría. Reconocedlo, en Espanya lo que se quiere es comer bien y en abundancia.
Yo también odio las bodas especialmente los bodorrios, ya es que ni voy ni pongo excusas, estoy hasta los hue.... de soltar pasta y para uno que nunca se va a casar supone mucho dinero a lo largo de una vida, vamos que me voy a Australia con ese dinero por lo menos. El que quiera recaudar que haga horas extra.
Parece mentira Mikel que ayudes a alimentar el mito de "por el precio del menú de una boda como fantásticamente con mi pareja en el mejor restaurante de la ciudad". Con el precio del menú de una boda no se paga sólo la comida, se paga: el organizador/a , la reserva en el exclusiva el sitio durante todo el día hasta las 5-6 de la mañana, flores, decoración, zona de baile, audio, video y un largo etc dependiendo de cada sitio. En definitiva lo que pagas es la atención, la profesionalidad y la tranquilidad de que ese día todo va a estar a tu gusto. Por eso para escoger un sitio para celebrar la boda, el único criterio no debe ser sólo la comida.
Otra cosa que ayuda a que la comida sea floja es que el restaurante sea multisala: cocinando a la vez 3 platos para dos o tres bodas. 600 personas comiendo 9 platos distintos.Luego el tema precio: si incluyes el cocktail de entrada, la bodega (que suele ser infame), los sorbetes entre platos (6 € por hielo picao con yogur de limón hacendado) y la barra libre hasta las 5... al final tienes que recortar de la comida y pasa lo que pasa.Por cierto, no es que la tendencia sea no montar bodorrios, sino que la tendencia es no tener tanto dinero.
Lo que más me ha gustado sin duda ha sido la pregunta del final, me he sentido como en el cole cuando después de leer un texto tenías que hacer un análisis del mismo con tus opiniones propias :_)
Mi hermana fue a una boda con sopa de estrellitas y bandejas de fritos como para un ejército
Pues el menú de mi boda a 24 leros por cabeza, con su cocreta, su queso ,y su solomillo con patatas era insuperable!! Hubo sitios que nos cobraban 60-70 euros por "cosas con curry" "coulants" y demás, pero es mejor ir a lo seguro...
En las únicas bodas en las que he comido de lujo se han celebrado todas en San Sebastián. No puedo acordarmede los platos. Pero debo decir que eran platos sin estridencias, producto de muy buena calidad y bien presentados. Pues como se come en Donosti, de PM
Cuando dícen que hay que dar paso a los jóvenes yo digo que algunos son más carcas que algún jubilado. Lo comento porque a mis casi 30 años he asistido ya a varias bodas de amigos y todos hacen el mismo ritual. Gran restaurante donde asisten entre 100-200 personas las cuáles a la mitad ni conoces, comida mala (sobre todo las carnes, nunca están al gusto de nadie y se sirven al final) y demasiado protocolo ¿Por qué me tengo que levantar cuando me lo dice el dueño del restaurante si yo le pago?...bueno le pagamos los demás porque lo de ir invitado se ha convertido en pagar la boda al que quiere casarse. Si es un amigo o familiar allegado bien pero si te invita el primo de tu primo de tu primo pues es un marrón. Total, que hoy existen formas de celebrar las bodas mucho más modernas y originales que el tradicional banquete donde te sirven comida que te llena lo suficiente para llegar a la barra libre.
Cada vez que leo un artículo de este hombre salgo con la misma impresión: o raja a dolor de todo y todos o muere. Habrá bodas en las que se come mal y otras en las que se come bien. Yo he estado en bodas en las que he comido muy bien. Malos cocineros hay en todas partes, y buenos también, le guste o no al autor del post.
Justamente ayer estaba eligiendo la prueba de menú para nuestra boda, y entre lo quisquilllosa que es la gente para probar cosas diferentes, y el peligro de servir 200 platos comestibles no hay lugar para el optimismo. Obviamente por el precio del menú se comería estupendamente en cualquier restaurante decente
@ SS WW Tienes toda la razón, Telecinco también triunfa porque es lo que demada la gente.Los pijos de restaurantes de cinco tenedores nos dormimos viendo los documentales de la 2, después de haber comido espumas y esfericaciones.Y también nos limpiamos el culo con papel de scottex, afortunadamente, como bien dices, somos una minoría.
Soy Navarra y tengo que decir a favor, que en la mayoría de bodas a las que he asistido allí han sido memorables en calidad y cantidad. Sin embargo, en 5 bodas que me han tocado en Madrid los menús han sido lamentables. Y dudo que hubiera mucha diferencia de precio entre unas y otras.
Yo también estuve en una boda (hará cosa de 20 años) en la que la tarta nupcial también bajó del techo! Por aquel entonces yo tendría 8 años y todavía me sigo acordando de eso...
Pues nosotros en nuestra boda comimos aceptablemente... porque no le dijimos al dueño del restaurante que era una boda hasta la víspera del banquete.
Odio las bodas. Será porque durante muchos años dediqué los fines de semana a cantar de boda en boda y tiro porque me toca, viendo y escuchando hortereces. Afortunadamente, comida caté poca.Yo caí hace dos años, y lo primero que dijimos mi churri y yo fue que nada de gambas a la gabardina, coctel de marisco y marranadas del estilo. La tortilla de patata que se la haga cada uno en su casa. Y nada de 5 platos de marisco, y eso que somos gallegos, aaaaahhhhhgggrrr!!! Supongo que nos habrán puesto podres por detrás, y a mucha gente le habrá sabido a poco, pero sorry. El que quiera mariscadas que se las pague. Es lo que tiene odiar las bodas... Por cierto, nosotros alquilamos el Pazo da Trave, en Galdo (Viveiro, Lugo), y la comida la sirvió AlterEgo Catering, de A Coruña. Genial.
Pues hay una solución muy sencilla: no ir a las bodas. El que quiera casarse que lo haga, está claro, ni más faltaba que decía un amigo mío canario. Pero que dejen de jo... robar al prójimo y jo... roben en privado, que es como hay que hacer esas cosas tan íntimas. (Y aquí, un postre mucho mejor, y más rico, que esas indecencias calóricas de las tartas nupciales: http://gastrocinemia.blogspot.com.es/2014/06/albaricoques-rellenos-de-queso-fresco-y_23.html
Pues en las bodas como en los restaurantes donde se elige celebrarlas, hay de todo, como en botica.Cada uno se ajusta a su bolsillo y mas ahora con los precios que se suelen pagar por 4 cositas, muy bien puestas, que te dejan con mas hambre que el perro del afilador, que por comer algo caliente, se comia las chispas.Lo mas practico, es asegurarse la calidad y no pretender asombrar a nadie con grandilocuencias de degustaciones raras, que al final, lo unico que se consigue es el enfado de tus invitados por un convite tan racano y estridente.Lo logico seria poner el menu de lo que mas se utilice en la zona, pero eso sí, con una calidad excepcional y abundancia y asi, con casi toda seguridad saldremos indemnes de criticas.En levante por ejemplo, una buena paella o un buen arroz, siempre se agradece, pero si sale un mazacote, le van a llover criticas a la pareja por no tener la previsión de asegurarse un buen arroz. Que ya se sabe, que en el levante, se tiene el pico muy fino a la hora de gedustar los arroces, sin importar mucho si ha sido barato o carisimo.
Yo también he ido a pocas bodas. Pero siempre muy bien seleccionadas por mi parte, conocedor de los buenos o malos gustos de los que se casan. Y siempre he comido muy bien en las bodas. Auténticos manjares en algunos casos. Y el máximo acierto, por parte de los que se casan, elegir los platos de la tierra. Así este año pasado he disfrutado de los mejores langostinos de sanlúcar de barrameda, y de las mejores ostras de la bretaña.
A este Mikel, que tiene muchos contactos, seguro que le han chivado que hay drama con banquete de bodas en el Masterchof ese y ya está calentando a la audiencia.
Comparto tu opinión, cervezasdelacasa. Creo que una boda es el exponente máximo de los vicios e hipocresías de esta sociedad. Una manera estupenda de comenzar una nueva vida.Los novios sufren cuando tienen que descartar a posibles invitados, pero no se acuerdan de lo poco que disfrutaron cuando fueron ellos los invitados.Hubo una boda en la que manifesté visiblemente mi enojo cuando el hermano del novio, tras cortar una corbata del novio en pedazos (ni siquiera la que llevaba puesta), empezó a subastar los trozos procurando dejar en evidencia a los que no quisimos participar, cuando, en mi caso, había hecho ya el regalo oportuno y bastante generoso.Una cosa que nadie ha nombrado: es obligatorio brindar con cava/ champán, aunque sea de la peor calidad y te ocasione un dolor de cabeza insoportable.Prefiero que la próxima vez me inviten a un divorcio. Siempre me quedará la esperanza de ligar con la ex mujer, y tal vez le regale un viaje de recreo compartido conmigo.Vds. me perdonen, pero los peores momentos de mi vida los he pasado en las bodas, incluida la mía.Que disfruten de la próxima. Igual los invito si me caso...
Jajajaja, esto me hace recordar un par de bodas...en una de ellas el cochinillo era llevado en procesión (con antorchas incluidas,entero y asadito el ) al centro de la sala..para deleite y escojonamiento de unos cuantos...y en otra, la entrada de la tarta nupcial desde el infierno al primer piso al ritmo de "FinalCountdown" con humo y luces incluidos y corte con sable musulmán todo ello dentro de una jaula (como de pajaros pero más grande)....oshes espectacular!!!
Aquí en Mallorca tuvimos que asistir a varias bodas en el mismo restaurante, así que repetimos como 3 veces un menú que incomprensiblemente se empeñaban en no corregir. Lo acabamos bautizando como "Mango verde con bogavante dulce".
¿y que me decis de los vinos que dicen que son de Rioja o de no se qué y son los que han usado en La rioja para aclarar los desagües de las pilas?Y el cava?....Y la gente se lo bebe, porque parece que en las bodas uno se bebe lo que le echen aunque sea el agua de los floreros. No pidas vinos de verdad que no tienen porqué ser de grandes precios...
Coincido contigo en algunos aspectos, pero en otros no. En mi tierra Extremadura, por lo general en las bodas se come bien, si bien es cierto que existen algunos entornos (mas bien rurales rurales) que lo que prima es tupirse y hartarse, y si no se saca dinero del sobre y listo.Pero si te puedo decir que las peores bodas a las que he asistido han sido en Madrid y ciudades grandes.
Pues yo, cuando me case, invitaré a todos aquellos me con anterioridad me han invitado a sus respectivas bodas. Para vengarme...
Pues yo debo ser muy rara pero en la bodas como de fábula. En la última hasta había helado de aceite de oliva http://goo.gl/8DxXMU
En el Baix Ebre, masia del Pla dels Catalans se come muy bien en bodas, bautizos y otras efemerides
Chicos, calma, no está todo perdido! Me dedico a organizar bodas y en propia experiencia os tengo que decir que hay luz al final del túnel! Se están creando un montón de empresas (las conozco de buena tinta que trabajo con ellos) que ven el catering de boda como una experiencia gastronómica increible, yles estamos taaaaan agradecidos!! Cocina sencilla, de proximidad y sobretodo... ahi va.... preparados? Sobre todo CALIDAD!!! Caterings que están riquísimos, donde todo el mundo disfruta muchísimo!! Cuanta falta hacían y como les agradecemos que existan! A disfrutar, y un poquito porque no, a ponernos las botas con comida rica!!www.onceuponacake.es
Vinos criados en "barrica de acero inoxidable" (la etiqueta dixit), canapés de pan de molde con media rodaja de chorizo/salchichón de blister de Hacendado, tarta con bola de helado petrificada (guardada en el congelador ya hecha bola durante siglos y con un inigualable tufillo a la merluza que nos sirvieron antes) y, por supuesto, he visto la tarta que baja desde las alturas, en un salón de bodas que fue muy conocido en mi pueblo durante los 80. Mi tía se casaba, yo era damita de honor (con cuatro años) y me quedé mucho más tranquila cuando me explicaron que aquella tarta era de cartón-piedra, que la que íbamos a comernos estaba en la cocina.
me pagué la carrera currado en un salón BBC ( bautizos, bodas y comuniones) y nunca lo pasé mejor que el día que una novia se empeñó en sacar la tarta encima de una carroza en forma de calabaza tipo cenicienta que de dentro salían bellas palomas blancas. A la hora de sacar la tarta se abrieron las portezuelas de la grandiosa calabaza hecha de poliespán y brillantina a tuti y las palomas salieron volando por el salón de celebraciones.Y que ocurrió con las palomas?, no se pudieron echar del salón y estuvieron cagándose encima de los abrigos de pellejos, de los vestidos imposibles de las señoras y de los trajes naftalinosos de los caballeros durante el resto de la celebración :) FELICIDAD!
Solución: bodas "íntimas", 20 invitados o menos, y llevarlos a comer al mejor restaurante de tu ciudad, sin todo el paribé "bodil". Por 80€ el plato comeréis como rajás y cada uno a la carta. Eso sí, no habrá orquesta, ni espada para cortar la tarta ni demás tonterías variadas, que es lo que realmente te cobran en los sitios de hacer bodorrios.
Veo que la gente se queja de las boda, de que es un negocio, de que esta hasta los h**** de pagar si el no se va a casa, si bla bla bla. A mi nadie me ha puesto una pistola en la cabeza para ir a una boda. Es tan fácil como decir que no vas
No sé que puede tener en contra de los puros el Mikel éste, ya está bien de talibanes.
Lo más curioso que he comido en una boda fue el año pasado, meloso de ternera en Murcia... o lo que en mi casa es conocido como el morcillo del cocido pero servido en cama de patatas paja. Malo no estaba pero como el padre de la novia tenia un matadero fue decepcionante.
No es que haya asistido yo a muchas bodas (si puedo, me escaqueo) pero desde luego no puedo decir que haya comido bien. En una de ellas el plato principal era una triste trucha, y de lo demás ni me acuerdo, no sería muy llamativo. En otra recuerdo una ensalada con langostinos que era básicamente lechuga, tomate y cebolla y un par de langostinos fríos colocados encima. Como mil veces mejor cuando salgo a un restaurante normal un día normal, y por mucho menos dinero de lo que se gastan los novios en estos menús. Es verdad que me han hablado mil veces mejor de las bodas en el País Vasco o Asturias, aunque no he tenido el placer. Al final solo he comido bien en las bodas que han sido más alternativas, más de andar por casa, sin gran restaurante ni gran chef.
Comidistas, comentaristas, amigos todos... os aconsejo cambiar de amigos. Yo tengo la inmensa suerte de que sólo he comido regular en tres bodas de todas las que he ido a lo largo de mi vida y las tres eran por compromiso de mi pareja, no mío. Todas las demás han estado, en lo relativo a comida, bastante bien o muy bien (las ceremonias son harina de otro costal) y he visto muy pocas horteradas y no excesivas. Incluso las bodas de hace años, vistas con perspectiva actual, resultaron modernas. Por lo que leo, repito que he tenido mucha suerte.
Las bodas no son más que un espejo de la gente. Sería bueno partir de una primera elección entre fiesta en la que se coma bien y fiesta con prioridades sociales. Yo siempre que me he casado he optado por lo primero y se ha comido de cine. Si pones 250 invitados para volver a unir la familia hasta el quinto grado, quieres parones a todo pasto para estar de charleta, saludos a lo Felipe VI, shows pirotécnicos, etc, tienes que asumir que no se va a comer bien y optar por rancho y comidas de estas que aguantan lo que le echen
En todas las bodas que he ido he comido muy bien. Aunque el vino y las carnes no siempre estaban perfectas. Y si las comparo con las que iba con mis padres estan mucho mejor. Antes te llenaban con tropecientosmil platos. En las últimas veo mejor calidad y originalidad y menos comida por comida. Aunque igual depende de la región. Soy catalán, pero me han dicho que en Castilla todavía se estila el rebentar en una boda.Sobre la originalidad del postre... pues los postres no suelen ser lo mejor (aunque alguno sí se lucía), pero es que algo de tradición tiene que haber. Y que llena mas la vista que una tarta???
Para Adrian, que se mete con las bodas de provincias...tengo la suerte (o la desgracia segun algunos comentarios) de tener amigos repartidos por toda la geografia nacional. Y llevo una racha de 8 annos de muuuuchas bodas. He asistido a buenos banquetes (hablando de comida, no de horteradas varias) por casi todo el pais, y las peores sin duda dos en Madrid (en el centro, nada de extrarradio) y una en el hotel mas caro de Granada. La mas original en lo que a comida se refiere fue una sin nada de marisco, y cuyo plato Principal fueron deliciosas perdices del campo de los padres del novio (yo pensaba que no me gustaba la perdiz!!) y de postre: un buffet libre de deliciosas tartas sin nada de fondant!Saludos!
Normalmente, si los novios tienen buen gusto y se rascan el bolsillo, aquí en Asturias se come razonablemnte bien en las bodas. Y con aperitivos, y resopón a la hora de la cena en una pausa del baile para resistir hasta las tantas, que ni Dios se va del salón hasta la una de la mañana. y efectivamente al sur de la cordillera (al menos por mi experiencia) no es lo mismo. Cuestión de costumbres. Y tampoco es tan difícil. Es normal que para 200 invitados (212 fuimos en la mía y hubo sinceras felicitaciones) te salga mejor un lechazo al horno que un solomillo. Más que nada porque esto último hay que hacerlo en el momento y a cada uno le gusta de una manera. Si te vas dando tiros en los pies....
NAda como los helados de coco en sú cáscara
Pues si, lo de comer en la bodas es un misterio. Yo he de decir que recuerdo ser cebada de una forma especial en Ponferrada (y voy a una boda ahora en julio en Galicia en la que en novio ya nos ha avisado que ayunemos) en donde, a parte de 28 tipos de aperitivos (contados) luego había cecina con foie, medio bogavante, rape alangostado, solomillo con higos y de postre una teja más grande que mi cabeza con helado y un trozo de tarta dentro.De lo mejor que he comido, un taco de merluza espectacular en el Hotel Intercontinental en Madrid.El plato de jamón con melon, simplemente Grandioso
Yo en las pocas bodas que he tenido que ir por imperativo legal, comer no, pero beber, mucho y desde el "cóctel de bienvenida"
The Comidista International Herald: Me llegan ecos de que en Alemania la comida de las bodas incluye sopas de sobre y demás. A tenor de los comentarios, se ve que se puede montar un Eurobodas en Mondragón ya que Euskadi va ganando en la porra de las bodas por goleada.
Nadie ha comentado todavía las bodas ibicencas esas en las que te ponen códigos para ir vestido, te quitan los móviles y te vendan los ojos para no saber donde ha sido.
Cada día lo tengo más claro... Bendito asado de Ternasco de Aragón con Patatas XDDD
Totalmente de acuerdo, el exceso no significa que la comida sea buena. Hace 4 años, asistí a una boda en Galicia, en el Pazo de Santa Cruz de Mondoi y no puedo decir otra cosa que: la mejor cena y la mejor boda a las que he asistido. Perfectos los entrantes y excelente el menú de la cena, los vinos, los postres... conocía a los novios y no podía ser de otra manera. Una grata sorpresa. Sin embargo otras eran mera apariencia,si el momento "coctel" era estupendo, las ínfulas de modernidad y apariencia, hicieron de una cena algo grotesco, en otros casos era temible el acercamiento de los camareros: varios han sido bañados en salsas y bebidas, eso sí, dentro de un escenario impresionante: un pazo gallego o un restaurante de carretera aderezado con el más kitch de los jardines.
Las bodas son lo peor que te puede pasar, un negocio horrible en el que tus "amigos" o "familiares" te invitan para sacarte la pasta. No me gusta nada de nada.
He de decir que yo he tenido que pensar muy mucho una boda en la que haya comido mal, y fueron detalles, ultimamente la gente se lo curra y tiene consciencia de que se puede servir y que no... Y estoy de acuerdo, en el norte de españa las bodas no fallan.
Sin ánimo de ser pretencioso he de reconocer que en mi boda se comió de lujo. Alquilamos una nave y preparamos todo el cotarro nostros mismos con nuestros familiares más cercanos. Aparte de otros aperitivos:Jjmón ibérico, caña de lomo de bellota y queso feten cortado al momento por un profesional para aburrir. Gambas blancas cocidas la noche de antes por nosotos mismos y carne ibérica hecha al momento y al punto con sal maldón. Precio inferior a un banquete en restaurante/hotel/catering (pero no tanto) y eso sí una barbaridad de curro para los novios, padres, hermanos y cuñados. Moraleja: si quieres que algo salga bien hazlo tu mismo cueste lo que cueste. Si lo dejás en manos de terceras personas por mucho que pagues no tendrás la seguridad de acertar.
Es muy dificil que una boda no sea hortera pues el acto es sí ya lo resulta bastante, y si a eso se añade la natural predisposición del hortera a demostrar que tiene clase, pues apañaos. La comida no deja de ser una expresión más de ese horterismo. He estado en bodas rancias (lo de la tortilla de patatas líquida del Casino de Madrid tan clásica ella), bodas "modernas" (las de lo que sea pero Gin&tonic) y en todas el elemento común era la renuncia de lo simple en pos de lo pomposo, rimbombante y por supuesto...malo. Sólo he comido bien (y casi que muy bien) en una boda en la que los novios hicieron una demostración de clase primando los aperitivos (bastante jamón, quesos, y productos simples que sólo necesitan de buena materia prima) sobre un banquete muy simple (imposible resultaba comer más tras el coctel frío y caliente). Todo esto conjugado con una excelente elección de vinos (ahí si sé que se dejaron la pasta). Así que en mi experiencia ni fusión, ni viejuna, solo simplicidad y a ser posible para la celebración, la decoración, el vestuario, etc...
En las bodas se debería adoptar la vieja costumbre de los romanos.
Un mal menu es culpa de los novios. O porque quieran innovar o porque no hagan caso de consejos de los expertos. Ejemplo:sevilla, junio, 1 del mediodia: 1º arroz caldoso con carabineros y 2º perdiz escabechada. Caloraco, escaso y sabores complejos para agradar a 300 personas. Ejemplo 2: Asturias, sitio de "lujo": 1º Mini lubina y 2º roastbeef transparente. Resultado: todos cocidos y más de unos por los suelos., porque eso sí el vino y el champan corrian que daba gusto. Yo m case en Asturias con comida de "Balbona" (ni m pagan ni les conozco personalmente) y brutal! Asesorando y sirviendo. Reconozco que en las bodas prefiero pecar de Calsica(que no viejuna) para tratar de que coman a gusto la mayoria: De 1º Merluza rellena de Marisco con almejas y 2º Solomillo con foie. POStre crocante de vanillla y chocolante con helado de mandarina. Cóctel variado y abundantisimo. Y opciones para alergicos y/o vegetarianos. Consejo: Si innovas, hazlo en el cóctel!
yo creo que es culpa de los novios si, si son unos ratas y eligen el menú más barato qué se esperan? en palencia el menú más decente lo tienes a partir de 120 euros... si coges algo más barato te ponen choped
Me he reído lo más grande y he rememorado algunas historias culinarias. He vivido un poco de todo, la peor sin duda alguna fue una boda que sirvieron todos estos platos típicos: dos gambas por persona, jamón rancio, melón caliente, queso reseco y plasticoso y la supertarta de merengue y bizcocho 'mojao' en almíbar... Pero algún ser divino, una fuerza inexplicable, me llevó a disfrutar de una boda en Pedraza. Catering a cargo de Samanta de España. Un ir y venir de orgasmos constantes que culminaron con uno de los mayores placeres dulces que he probado en mi vida: tarta de chocolate y crujiente Samanta de España. Una tarta cuya receta, tengo entendido, es secreta y por la que mataría y pagaría todo el oro del mundo. Este año me quedan dos bodas... Una en Suecia, a ver como son los nórdicos en esto de las nupcias.
Por todo eso que comentas, en mi boda me encargué yo mismo de conseguir las viandas: ENTRANTES:Queso Manzer de Valderas (Leon) del que venden en la cooperativa del pueblo Cecina de Valderas ( Leon) de la carniceria de toda la vidaQuesu Cabrales de Peñamellera Alta (Asturias)PRIMER PLATO (enchufe en Mercamadrid) Navajas a la plancha, Carabineros (increibles ) y gamba blanca.SEGUNDO PLATOChuletón de Buey preparado, oreado en piezas y cortado dos dias antes en La Cañada (Avila)POSTRETarta nupcial de tres chocolates (sin ni un gramo de bizcocho) preparada por el pastelero de Navalcarnero con el que compartia copas todas las noches antes de saber quien era. (me la regaló, todavia se relame la gente al recordarla)Contrate los camareros, todo el servicio de mesas y a los cocineros. Compramos una parrilas para hacer todo al aire libre en directo y delante de la gente en la terraza de La Mansion en Navalcarnero, hoy convertida en picadero cutre.Y no soy ningun ricachón, solo le puse tiempo, buenas viandas y muchas ganas.
En Mallorca había un restaurante infame en el que servían lo de la carne de boda pero lo peor de todo era que los camareros aparecían al ritmo de canciones tipo "QUE VIVA ESPAÑA" y luego cuando llegaban a la mesa nupcial sonaba la de "GUAPA, GUAPA, GUAPA" y todos los camareros señalaban a la novia con los cubiertos de servir... un cuadro. xDD
Me encanta la columna criticando lo viejuno, y lo moderno, pero hecho en falta que de un ejemplo de que hacer para 200 personas sin que salga mal.
Las bodas ibicencas son las más sencillas que he visto nunca, tanto en el vestuario como en la comida. La comida tradicional son entrantes y arroz, orelletas de postre y cafe caleta. Ahora nos hemos modernizado, pero siguen siendo muy simples y normalmente muy buenas. Las bodas "ibicencas", que decían más abajo, son fruto de algunos peninsulares horteras que querían hacerse los cools y los modernos, pero envían al carajo la sencillez y te cuelan igualmente las gambas resecas y el solomillo roquefort.
Yo he comido bastante mal en todas las bodas, el dicho de que son el reducto de la comida viejun no puede ser más cierto! Y por cierto, hoy publico en mi blog una receta tuya Mikel, las sardinas en salmorra con la tecnica que explica Joan roca en su último libro, me han quedado de rechupete! Y las fotos muy chulas... si queréis verlas estan aquíhttp://lesreceptesquemagraden.blogspot.com.es/
Esto le pasa a la gente por casarse.
"¿Canto sutil al aparato genital femenino?" Tenemos que suponer que usted no ha visto un c...en su puta vida?Muy divertido lo de "llegar de una hambruna africana". Finisimo... Una oda sutil a las pateras?
¡Ay Dios! Este post da para una segunda, tercera y cuarta entrega por lo menos. El insulto gastronómico que nos atizan en la mayoría de estas celebraciones se ve maximizado por el pastizal que casi nos vemos obligados a pagar. Que yo recuerde muy horrible, filetacos de salmón de 5 cm de grosor -crudos por dentro- solomillo prometido que no era tal, sino piezas de cuello de vaca llenos de tendones y fríos, sin entrar en detalle de los manantiales sobaquiles de los apurados camareros, o de una vez que a la vuelta del baño nos habían retirado las mesas con postres y copas. Se empeñan en invitar a más de 30 personas, y no puede salir bien, nunca.
La tarta gigantesca que los novios cortan es ahora de cartón piedra. Esto se debe a que, según la normativa de ciertas comunidades autónomas, no se pueden manipular los alimentos fuera de la cocina.Así pues, una vez hecho el paripé de la tarta de pega, los camareros empiezan a servir la tarta real, esta sí, cortada en cocina con su higiene y sus cosas de cortar.
Jamon de Jabugo, cogollos de Tudela con anchoas del Cantábrico y luego Chuleta gallega con pimientos de Lodosa. De postre arroz con leche. Hasta que la muerte nos separe!
Casarse ya de es de por sí un acto viejuno, ¿qué esperabas?
Las bodas son un error en sí mismo. He acudido, a lo largo de mis tres decenas de años, a cinco. Reconozco haber comido bien en una orquestada en Bilbo, en la que el novio era cocinero (o chef, que suena más pofesioná). Pero es que hasta la comida más exquisita se disfruta menos en según qué entornos. No sé, no quiero ser una esaboría, pero es que las convenciones que rodean a un evento de este tipo me parecen feas, feas, feas...
Por suerte siempre he comido genial en las bodas. Eso sí, han sido en Andalucía o en Minho por lo que es difícil que se coma mal.
Debo de ser una privilegiada porque en la mayoría de las bodas a las que he ido ( y por tanto estoy un poco arruinada) he comido bastante bien. Aunque creo que en las que mejor, en las que han sido tipo cocktail. Especialmente una en el Palacio de Luces en Lastres. Un acierto ofrecer en minicazuelitas platos de cuchara que salen bien cuando se cocina para muchos, como las verdinas, las fases y el arroz caldoso (riquísimo). Estoy de acuerdo con la idea de que hay platos que en un menú de entrantes primeros y segundos es mejor no elegir, en nuestra boda elegimos de carne, la pluma ibérica y Larumbe no defraudó. Por el contrario, hay sitios con fama y renombre que no dan una comida a la altura de las expectativas ( y de lo que pagan los novios) no es comida mala, pero o la cagan con el solomillo o se marcan un plato enrevesado que no hay quién lo digiera. El mejor catering fue el de Bocado en una boda que tuvimos en el País Vasco Francés. Mini talos, anchoas, piparrrak, y hasta camareras que ofrecías las gildas en paneles tipo "compro oro". Gracias por los post! Me lo paso pipa leyéndote!
#beatriz...yo en las bodas en las que peor he comido, han sido las más caras para los novios..¿?De todas formas, se suben mucho a la parra los sitios con los precios de los menús.
Yo intento escaquearme de todas las bodas a las que me invitan. Me parece una horterada pasada de moda que sólo sirve para pagarle la casa a los novios. No son más que un negocio. Además, casarse es antinatural. Históricamente el matrimonio no es más que un acuerdo entre familias para abarcar más territorio y tener más poder y privilegios. La gente hoy día sigue casándose y no saben ni por qué lo hacen. Por eso no es de extrañar que los matrimonios cada vez duren menos. Casarse es algo retrógrado y nocivo para el ser humano.
Ufff!!! Menos mal que yo no pasé por ahí. Mi boda fue en el registro y éramos 4, los dos contrayentes y los dos testigos. El banquete: un par de cañas
Este tío cada vez de recuerda más (y peor) al repelente niño Vicente.
Aún recuerdo el gusano saliendo del ojo de un lenguado que nos sirvieron en la primera boda de amigos a la que asistí...
Yo viví hace años unos 10 años una bajada de tarta de boda desde el techo con sus bengalas y musiquilla. Para la mía estoy casi decidida por un restaurante en el que ya he comido y asistido a otros banquetes. Siempre ha ido bien así que en el mío no tiene porque ir mal.... Se come unicornio a precio de bocata de chorizo de la tienda del barrio. Un lujazo!
Un punto que no tratas y del que fui testigo una vez; es lo que piensan los chefs cuando tienen que servir una boda. En el caso que nos ocupa, un tres estrellas Michelín, el chef estaba que lo llevaban los demonios y sólo había aceptado "el tremendo marrón" porque el padre de la novia era un habitual del restaurante en cuestión pero nunca he visto una persona más preocupada por el resultado de la comida y eso que tenía (y tiene) una fama bien ganada de ser un excelente cocinero.
me hace gracia leer como, curiósamente, las únicas bodas en las que han comido bien son las que se han celebrado en su tierra y las de fuera era una bazofia. No será que sólo les gusta a lo que están acostumbrados y no les gusta los nuevos sabores o es el pueblerismo de como lo mio no hay nada!Banquetes buenos y malos hay en cada parte asi como buenos y malos cocineros. El que sea menú viejuno o moderno ya entra en los gustos de cada uno. A mi padre no le saques de platos de cuchara y asados y eso no significa que el resto de la comida sea mala. Es su gusto, nada más.Para que un menú de boda sea bueno hay que pagarlo y, evidentemente, no será lo mismo uno de 75 euros que uno de 150. Ya sé que por 75 euros se come muy bien en muchos restaurantes, pero por desgracia, en una boda ese menú es casi el equivalente al menú del Vips.
Yo he comido muy bien en todas las bodas a las que he ido, no mas de 8 en toda mi vida. Sera porque todas han sido en Navarra. Este verano tengo una en Gales, ya veremos que tal..
Me casé hace 22 años. Y pretendía celebrarlo con una chocolatada y melindros, pues me casaba por la tarde. En ningún restaurante o salón que admitiera suficiente cantidad de invitados me permitieron celebrarlo así. Hoy en día, hubiera alquilado una masía y hubiera hecho un catering, o se nos habría ocurrido otra idea, pero entonces, no había por donde cojerlo. Así que hice un banquete, al mas puro estilo tradicional, con todas sus tonterías, y sí, pasó de todo, el primero era otra versión del bodegón de la foto del artículo, y, sin embargo el segundo, la tópica y manida "ternera en salsa marrón" fue exquisita. Aun hoy, cuando asisto a alguna otra boda, hay quien me recuerda lo buena que estaba la ternera en mi boda. Curioso, el plato viejuno funcionó, y el modernuno, realmente lo era, pero no gustó. Si me volviera a casar, lo haría tan diferente, pero no será, no me volveré a casar...
Me encanta la gente que dice que en "su" boda se comió estupendamente. Yo en mi juventud organizaba fiestas con mis amigos y, a poco que fuera más o menos responsable del evento, mi conexión con la realidad se esfumaba y distinguir si se había comido bien o mal me era imposible, con tener la seguiridad de que no se hubiera intoxicado nadie me bastaba. Y estoy hablando de eventos para 50 personas.Lo que comentan otros es bastante lógico, los incentivos de los novios son a, como mínimo, que el gasto sea cero, los del restaurante son a sacar un beneficio que bien valga la paliza que te das, con la ventaja de que el libro de reclamaciones no está en la lista de invitados; y los invitados tampoco se van a poner marrulleros, que estamos aquí para celebrar la unión de Pepa y Pepe. Por lógica, casi el único sitio donde se va a comer peor es en un vuelo de Iberia, donde difícilmente te puedes ir al bar de al lado.En cuanto a experiencias personales, para mi el summum bodil es aquel en el que te hacen un "ni carne ni pescao, carne Y pescao, toma ya!" y te acabas preguntando si no debiste pillarte una cogorza bestial el día anterior para que al menos la boda sirva como reposo vegetativo.
Recuerdo una en París. Varios platos separados por sendos bailes con orquesta para ir bajando. Esto unido a mi entonces adolescente estómago hizo que declinase la elección de la tabla de quesos final: me zampe las 25 variedades presentadas. Glorioso.
4 bodas y un funeral....Si es que aquí hay material para otro éxito al estilo de 8 apellidos vascos.
jajaja en mi boda nooo, por Dios bendito! jajajaja Le he dicho a mi novio, que cada uno elegirá un plato: me he pedido lágrimas de foie jajaja
Os quejáis de las bodas de aquí, pero os deberían invitar a un par de ellas en Inglaterra o Escocia para que veáis lo que es bueno: patatas fritas de bolsa, cacahuetes, salchichas... vamos, como ir al pub. Esto, las de clase obrera. Las pijas, a lo Cuatro Bodas y Un Funeral, tiran bastante hacia platos viejunos British de meat and two veg (sobrecocidos) y cocktail de gambas nadando en mayonesa. A todo esto, hay que estar al loro para que el tocado o sombrero no saque el ojo al que está a tu lado en la mesa o simplemente para que se mantega en su sitio. Estrés del peor!
Soy del País Vasco y soy de buen comer. Tengo el paladar cultivado y no soy de las que dicen que como "aquí" en Bilbao no se come en ningún sitio porque no soy una talibán de la gastronomía vasca. Dicho esto os cuento mis experiencias. Lo de comer mal en general en las bodas no es algo que yo comparta. No obstante siempre recordaré la boda de una amiga de la carrera que se casaba en Madrid y que pertenecía a una familia de rancio abolengo. El convite tenía lugar en algún sitio en Torrelodones. Otro compañero de carrera de aquí iba y él pensando que se iba a poner hasta arriba de comida decidió que ese día (la boda era a la noche) no se comía. Craso error: sopa fría, ensalada florette, solomillo frío con guarnición sin hacer. No hubo la consiguiente tarte nupcial que cortan los novios y directamente nos empezaron a servir una selección de trocitos de tartas. Parece que estoy oyendo a mi colega, que es un bestia como Dios manda por aquí, y que cuando se acerca la novia un poquitín después de que nos quitaran platos carne, y va y le suelta: Teresa, ¿esto era el aperitivo, verdad? Boda de otros colegas de la carrera en un tres estrellas en Guipuzcoa. En realidad he tenido cuatro bodas allí y en todas ha pasado algo que ha hecho que al final tenga que ponerle un pero: hojaldres medio quemados, camareros que se hacían los remolones para servirte cava a lo largo de toda la cena -cuando el cava se había traido ex profeso por los novios y se había dado orden de que se siriviera a todo aquel que lo pidiera desde cualquier momento de la cena-, una lipotimia causa da por el calor que me hizo vomitar encima de las petunias.. pero aún así es uno de los sitios en los que ha habido siempre platos riquísimos. A la gente se le hace el chirri pepsicola cuando sale el gran chef estrellado a saludar, ya ves tú....Boda en otra provincia del norte: en un lugar que se dedica al negocio delas bodas. LEs clavaron a los novios y el menú era un quiero y no puedo. Me dio rabia porque se que los novios pusieron empeño en que todo saliera bien. Conclusión: no en todaslas bodas se come mal, pero influye mucho a la hora de opinar nuestra procedencia y a lo que estemos acostumbrados. En las bodas de alto postín apenas se come. En el norte en general las cantidades suelen ser bastante grandes, Y lo viejuno si está bueno y el producto es de calidad no tiene porque ser criticable. Aun recuerdo lo que les paso a unos amigos que hicieron su boda en otro restaurante de lso mejores del mundo mundial en Guipuzcoa que decidieron innovar y poner un puesto con ostras. Los cafres de sus colegas empezaron a coger yal probarlas las vomitaban. En fin, paro porque fue asqueroso. Me dio una pena terrible porque era muy buena comida toda la de la boda pero si tus amigos son de menú de sidrería como muy fino y son más finos que una lija del 0 no les pongas sutilidades porque te estrellas. Aún se siguen haciendo chistes de esa boda, a la espalda delos entonces novios que se dejaron un pastón....
Madre mía, qué pasa hoy con las bodas que es el segundo post de un blog que leo acerca de este tema!. Muy buenos!: http://www.reflexionesdepublicidad.com/2014/06/invitaciones-bodas.html
No has ido a ninguna boda en Galicia verdad????
Yo también he tenido experiencias realmente espeluznantes en las bodas, pero la peor, la más desastrosa, la más sobrecogedora, la conté así aquí:http://www.verema.com/restaurantes/43445-el-mirador-baeza-almansa/valoraciones/861866-todo-fachadaP.D. Os aseguro que no tiene desperdicio
Yo también he tenido experiencias realmente espeluznantes en las bodas, pero la peor, la más desastrosa, la más sobrecogedora, la conté así aquí: http://www.verema.com/restaurantes/43445-el-mirador-baeza-almansa/valoraciones/861866-todo-fachadaP.D. Os aseguro que no tiene desperdicio
Generalizar es un gran error, que se coma mal en una boda no significa que sea un denominador común. Creo que no he visto en mucho tiempo un artículo tan malo y que parta desde una premisa errónea, lo que origina que el resto no tenga sentido. He asistido a muchas muchas bodas, tanto como invitado como fotógrafo de bodas como profesional que soy y puedo decir que en un porcentaje muy alto se come bien, de lujo y con el tiempo he visto que se iban modernizando los platos, pese a que por esta zona sean típicos los asados como el cochinillo o el cordero, he probado y visto platos modernos, o pescados muy bien preparados.Es cierto que en algún caso un plato podía estar un peor de calidad o mal servido, pero no es lo normal.Parece, una vez más, un artículo hecho para crear polémica y que la gente opine, una estrategia de marketing simplemente, porque el contenido no puede estar más confundido.
La única boda que recuerdo que me ocurriera algo raro, fue la de una amiga de la facultad, 500 invitados, de los cuales 400 eran clientes del padre (construcción). 1 hora de aperitivos con azafatas de Tio Pepe inclusive, y 4 horas de banquete, un plato de gambas para ti solito, otro plato de chacinas para el cuerpo (todo individual) un sorbete de algo que no recuerdo, una ensalada, otro sorbete, una cazuela de pescado, otro sorbete, un plato de carne y...de pronto cambian la música se escucha una marcha procesional, se levanta una mesa de 20 tíos, salen corriendo y aparece un cristo cautivo de 1 metro de altura procesionando por mitad del salón, era el regalo de los amigos del novio, ¿donde habrán puesto esa estatua en un piso de 50 m2?
Está claro que este señor no ha estado en muchas bodas en Galicia...
Las bodas... En la primera (cosas de la juventud) mi ex y yo atiborramos a los invitados con una magnífica "cascada de langostinos", unos quinientos por comensal langostino arriba langostino abajo. ¡Y nadie la palmó! En la segunda, ya con cuarenta cumplidos, pasamos del señor solomillo Wellington (otro clasicazo que incomprensiblemente no se menciona) y tiramos de la rica gastronomía isleña que la cocinera bordó, pero sin pasarnos con las cantidades. Nada como, después de muchos meses, encontrarse con uno de los asistentes y te diga aquello de "Collons quines sopes més bones!".
Que se come mal en las bodas? Yo jamás. Claro q nunca he ido a alguna fuera de galicia
Generalmente he comido bastante bien en las bodas a las que he asistido y, aunque no siempre, se suele notar que si se elige un menú tirando a caro el resultado será mejor. Sea donde sea. De todas formas, eso va en gustos: a mí no me convence lo de primar la cantidad sobre la calidad, pero conozco gente que lo que quiere es ir a ponerse las botas y ahorrarse la cena de ese día. Tres malas experiencias, tres:1. Hace unos años vinieron unos novios a darme la invitación y lo primero que dijeron es que no iban a poner "pijás pa' comer", sino "bien de asado, pa' que te echen de repetir todas las veces que quieras" (literal). Huelga decir que el supuesto cochinillo había hecho ya la mili años atrás. Claro que se podía repetir, pero nadie quería.2. Boda en un pueblo de menos de 1.000 habitantes en el que hay tres bares y un hotel con restaurante. La opción más o menos lógica habría sido, para mí, el hotel. Los novios decidieron organizar el convite en uno de los bares, en una terraza interior. Mesas, sombrillas, platos y vasos de publicidad, se quedaron sin menaje a mitad de la boda y tuvimos que esperar a que lavaran platos y cubiertos, y la comida... en fin, inexplicables unos filetes de ternera durísimos enrollados y pinchados con un palillo, bañados en una salsa indescriptible. Evidentemente el menú no era de 90 euros, ni siquiera de un tercio de esa cantidad, pero me sorprendió que los novios estaban entre extrañados e indignados por lo infame que había sido aquello.3. Asistí también a una boda en la que la comida en sí no estaba mal del todo, pero el servicio desmerecía mucho. Había un camarero por cada dos o tres mesas y la comida venía emplatada. De tanto viaje entre cocina y sala, la carne llegó completamente fría y el helado, derretido. Una pena.
Es facil saber cuantos trolls q tienen negocios d bodas o restaurantes opinan en este articulo:Son los únicos que dicen q el autor no sabe de lo q habla.Ánimo Mikel. Eso si...por una vez esperaba mas de un artículo tuyo. Ha quedado un poco light.Por cierto...yo recuerdo una boda asquerosa en la que se sirvieron kilos y kilos de caracoles y todo el mundo se puso puerco a comerlos...chorreando caldo por las comisuras a lo 'Walking Death' (odio los caracoles y me marché a casa del asco q me daba)...y una boda de unos primos míos de Portugal que contaba con una docena de tartas de formas chochicursis (corazón, campo de fútbol) y que para desentonar más se celebraba en un garaje donde cabian 6 coches....muy cool....
Yo en las bodas he comido bien y mal, odio las cosas raras y no me refiero a gambas con oro, fua con cebolla cramelizada etc , me refiero a marisco o carne con salsas que no les pega. No me gustan las salsas, le quita el gusto a todo. Y tampoco me gustan los langostinos cocidos que parecen q están en todos los menús , y encima congelados q 20€ el kilo de langostino fresco parece q es caro para 2 q te ponen en un menú de 130€ ! Yo me caso este año y mas o menos sabemos q menú queremos . comer bien no es comer caro . En las bodaa se pasan, realmente lo que coes bale la mitat en cualquer otro restaurante .
Os cuento : Unos amigos se casaron a mediodía, y tenían mucha prisa porque a las 14.30 poco mas o menos abordaban un avión. ¿Qué hicieron? En uno de los laterales del atrio, la Parroquia tiene un pequeño salón muy encantador, donde allí mismo sirvieron unos sándwichs de la mejor calidad, unos saladitos propios de las Mil y una noches, y a continuación los recién casados partieron la tarta de bodas, todo esto regado con un muy buen vino para hacer honor al brindis, y abrazos y besos para todos.!
La tarta voladora que baja del techo, girando e iluminada por focos de colores es -o era- el principal atractivo de los celebérrimos salones Windsor, en Madrid
En mi boda, como no teníamos dinero, dimos un pequeño cóctel y cada uno a su casa.No me gusta ir a las bodas para luego criticarlas. Los novios hacen todo con la mejor intención. Estamos transformándonos en un país antipático y criticón, nada amistoso.
Todo se olvida con una buena "barra libre" que al fin y al cabo es lo que le importa a la gente mas joven. Otro aspecto a tener en cuenta es el número de invitados, por regla general resultan mejor las bodas "pequeñas". En la mía fuimos 100 personas y -creo- que resultó bastante bien y sin dispararse de precio.Por otro lado, el menú debería ir acorde con el gusto de los invitados, las bodas con peores críticas en mi pueblo son aquellas en las que los novios optan por la "cocina moderna".Además, si el vino es bueno, todo se ve mucho mejor... o doble.
Si han visto alguna vez el programa donde Chicote le regala un restaurante nuevo a gente que tenía el suyo de pocilga se darán cuenta la mentalidad que existe dentro del ramo. Si caes en uno de esos no te salva nadie tu boda y entonces uno se pregunta ¿Dónde están los inspectores de Sanidad? y otra ¿Merece gente así que le regalen un restaurante nuevo? si dentro de un año va a estar peor que el anterior. ¿En casa vivirán así?
Lo de la tarta saliendo del techo con bengalas no es una nueva evolución de la tarta nupcial, yo no lo he visto nunca en directo, pero hace mas de veinte años que ya se hacían bromas con eso, debía de ser bastante habitual en algunos salones de boda, al menos en Madrid.
Sólo puedo decir que comí realmente mal en una boda celebrada en un restaurante de muchísima categoría con un chef premiado internacionalmente, es la primera vez que he visto a la mayoría de comensales levantarse de sus mesas y coger los platos que los niños dejaban del menú infantil, y cuando eso acabó pedir directamente en cocina menús infantiles de croquetas y patatas; porque el lenguado con membrillo y azafrán no se sí olía o sabía peor.
Pues vivo en Galicia, he ido a varias bodas (7) en Galicia y fuera de Galicia (bastantes más), y sintiéndolo mucho he de decir que aquí es donde peor he comido. Sí, marisco va y viene, pero no del bueno y sí a veces del congelado (menuda decepción), la dichosa "carne ao caldeiro", el pescado con el "punto" perdido,... y el colmo fue una boda en la que el postre no es que no fuera una tarta con más o menos fondant o algo similar... es que ¡era una tarrina de helado! ¡¡¡como las de las comuniones de hace 30 años!!! Ahora me pondrán a caldo los que tanto dicen que Mikel no ha estado de boda en Galicia, pero estoy de acuerdo en que la cantidad no marca la calidad. De todas formas no pierdo la esperanza de que me toque una de las buenas, aunque ya no creo ni a novios ni a padres de novios cuando hablan de "lo que nos espera".
Esta chica de Coruña os está metiendo una milonga y tragáis con todo. En Galicia, y a mucha honra, las comidas de boda son terriblemente extensas, pero estaríamos hablando de dos platos de marisco, uno de pescado y uno carne. Platos que siempre están bastante bien en la mayoría de sitios decentes (esto es, que dan bodas a menudo).El problema es que en los círculos chic de La Coru hay una obsesión con marcar distancias con la gente de pueblo. Obsesión que gente como esta señora aprovechan para hacer su agosto por el sencillo método de coger todo lo que se hace en las bodas gallegas, lo bueno y lo malo, y proponer todo lo contrario. (O en palabras de esta gente "no hacer la típica Gallegada", nótese la asociación subconsciente Gallego=malo)Te cobran 100€ por plato igual, pero sus supuestos "aperitivos reforzados" no son más que innumerables bandejas de snacks baratos, mientras que su "comida menos pesada" consiste en eliminar el tradicional primero de marisco y dejar la ternera. Qué curioso que se justifiquen en que algunos platos no salen bien para multitudes, pero el que siempre eliminan es el marisco que fresco y en Galicia no tienes más que cocerlo, pues acostumbramos preferir su sabor al natural. Obviamente el objetivo real en todo esto es reducir costes, pero nadie quiere ser tildado de amarrado el día de su boda así que recurrimos a una serie de argumentos peregrinos con una pretendida vocación de gastronomía premium y un montón de prejuicios que no están para nada demostrados.
Recuerdo una mítica, en Arcade. Los camareros haciendo apuestas sobre si en nuestra mesa (los amigotes de los novios) seriamos capaces de acabar con los PERCEBES. Aproximadamente tres o cuatro horas con dieta exclusiva de percebes (que nos llegaban, y llegaban, y llegaban...) excepcionales, regados con alvariño "de cosechero", también estupendo. Ganamos la apuesta
Se come mal en las bodas cutres
Una transgresión que me reservo en el menú es ponerme una camiseta comestible de postre. Me la traerán el mes que viene de San Francisco y será la sorpresa para mi chico que tendrá que hacer los honores...y jajaja no dejar ni una miga!!
En estas cosas es imposible contentar a todo el mundo y es lo que hay. Tomar carne, pescado, marisco y fiambres para saciar a la masa, con la horrenda mezcla. Y encima soltar una pasta demencial como tontos y tratando siempre de ser originales pero sin que se note la copia . ¡ Que no nos inviten mas por favor !
Yo soy más de pescado...jajaja
No fui a muchas bodas, pero recuerdo bien que fui a la boda de la hija de la vecina de la cuñada de una tia para la que trabajaba la madre de mi ex novia ( para dejarlo claro, no tenia ni idea de quien era la pareja) y recuerdo ver a los camareros vestidos de arlequines (totalmente ridiculo, sintiendo pena por los pobres camareros) en la que la pareja desaparecio por un momento. Luego aparecieron montados en un caballo, bajaron del mismo y con una espada cortaron la tarta... Creo que jamas senti tanta verguenza ajena.Y peor fue cuando me entere de que la tia trabajaba de ayudante en una guarderia y el tio era kioskero.Hace falta tanta ostentacion? Creo que a veces lo mas sencillo resulta lo mas bonito...
Hay cosas que no son compatibles, por ejemplo multitud y comer bien. Y si vas a comer, mas de seis son multitud, por tanto, todo lo que te den que supere la categoría de bazofia dalo por bueno.
De todo hay como en botica pero predomina más el comer mal que bien en estos eventos. Aunque no comulgo yo mucho con eso de que mayormente son los novios y sus padres los culpables del desaguisado ....
Diógenes del Tomate, a mí fue lo primero que me advirtió mi suegro al entrar en casa de mi novio: que si me quería llevar bien con él, en el menú de la boda tenía que poner langostinos :D
Nos olvidamos de que hay gente a la que le gusta comer MAL. Y cuando digo mal, digo bien de calamares rebozados, bien de fritanga, todo al peso, cuanto más mejor, y todo muy muy básico, como lo podrías comer en tu casa o en un tapeo de colegas. Y pienso que una boda debería sorprender con otro tipo de comida para todos los gustos, sí, pero diferente. Aluciné cuando fui a una boda espectacular y la gente no comía nada porque decía que eran "cosas muy raras" que no habían comido nunca, y ni siquiera las probaban. "Paletismo" hay más del que pensamos, desgraciadamente. No se puede contentar a todos.
Yo comí un solomillo un poco soso, solución, descuartice a los novios y a los padrinos.
SS_DD si te entiendo perfectamente.Pa gustos hay colores y pa tetas sujetadores :)
....con lo fácil que resulta hacer las cosas correctamente, con un mínimo de criterio por parte del cliente / restaurante / catering / cocineros no deberían de pasar estas barbaridades. Style and Cute.
....con un mínimo de criterio por parte de los festejados, restaurante o catering o cocinero se consiguen unas elaboraciones más que dignas, y ¡Sin gran desembolso de dinero
Lo esencial en una boda sería pensar en los invitados y no dejarse llevar por modas o por "voy a ser más que mi primo que se casó el mes pasado..." porque así la cosa, sale mal casi seguro. La codicia de los novios es un factor determinante para que el menú sea un desastre. Yo he visto hasta gambas con las cabezas negras. Y no sé...habré ido a más de 100 bodas en mis 34 años de vida. Y me quedo sólo con 1. Una!!! jajajaja...he visto alargar el buffet hasta caer mareada de un soponcio (por el calor) a más de una invitada, mientras los novios andaban por palacio haciéndose sus fotos...Novias llegar tarde a la iglesia porque sí y luego alargar un banquete desde las 14:00 a las 19:30 hs....novios que se han empeñado (aún con previsión de lluvia) montar las mesas fueras...alargar el aperitivo con montañas de croquetitas, bolitas y pescaditos fritos y congelados y luego, cuando ha empezado a llover, hacernos cargar a los propios invitados con las mesas y las sillas para meternos dentro del salón...novios que no han pasado la lista correcta de invitados al catering o que directamente han invitado a 15 personas en último momento y a la hora de sentarse han visto que no había mesa para los "agregados" in extremis...Piñas rellenas, vieiras congeladas, corderos con sabor extraño, las gambas negras, mini salchichas con kétchup, bolitas de algo refritas, mini san jacobos (congelados), mini flamenquines (congelados), gambas (congeladas)...etc, etc, etc...
¿Se come mal en una boda? Supongo que será porque no sois de Galicia
La mejor, en el Túbal en Tafalla, servicio atento y eficaz, platos en su punto, toques modernos a platos tradicionales navarros,...Todo perfecto, la cuadrilla sigue comentando aquella boda como una de las pocas donde lo que pones en el sobre para los novios está bien pagado. La peor, en EEUU en sitio nivelazo...la costumbre es bailar desde el principio y la comida es algo circunstancial. Te servían licores con la comida y no había vino hasta casi el final. Y el plato estrella era pollo!! Pero parece que a nadie le importó, estaban ya cocidos.
El que importa que te coma bien en tu boda y después de la boda...es tu novio jajaja
Por opinar: las bodas en donde mejor he comido fueron una de una chica ex interna de una hermana que invitó a toda mi familia (una historia de superación polaco-español que da para varios libros), que era por Oviedo. De fino no tenía nada: la ensalada de bogavante era un plato de lechuga con su salsa rosa y su bogavante encima, pero éste y el solomillo estaban, absurdamente, riquísimos. Y aseguro que fui sin mucha hambre, que la cosa estaba bien de aperitivos.La otra fue de unos amigos que decidieron casarse con 3 meses de antelación por lo civil. Hotel Wellington. Un poco lo mismo de siempre - que si langostinos, que si carne - pero, de nuevo, con más frescura de lo habitual y más sabor. Vamos, que ninguna de las dos era la rehostia de innovación, pero recuerdo la felicidad de la comida rica.El resto de las bodas han sido un poco como el comedor del colegio en plan kitsch. Una de mis hermanas intentó salirse del patrón con un menú distinto, y al final ocurrió otra cosa creo ya comentada: es muy distinto lo que te ofrece el salón de boda el día de la boda que el día de catar menús.
Esto es lo que pasa cuando los novios quieren aparentar y no tienen ni idea de restaurantes y comida. Y al final acaban por escoger un menú cutre con ingredientes que parecen aparentar y que al final acaba siendo esto: una comida cutre que en la que les toman el pelo y el dinero por no saber escoger y querer aparentar. Y la verdad es que es una pena que haya restaurantes que hacen esto y novios que se presten al juego del timo.
Pues sinceramente, yo he comido bien en todas las bodas a las que he ido. Y cuando digo bien me refiero a cantidad, calidad, platos tanto clásicos, como innovadores. Me refiero a bodas en el norte, tanto Galicia como Asturias. En nuestra zona se le da mucha importancia a que la comida esté riquísima y satisfaga a los invitados. Y actualmente los menús suelen subir de los 100 y pico euros. No hay ninguna pareja tan tonta como para pagar eso y dejarse engañar. Tanto los aperitivos como los platos son excepcionales, pero claro, hay que pagarlo. Nuestras carnes, pescados y mariscos son excelentes, así que con esa materia prima sería un crimen hacerlo mal. Nunca he visto ni comido en ninguna boda, ni primera comunión, ni bautizo, ni despedida de solteros, ni ágape en nuestra zona, algún plato mal presentado y/o mal preparado. Nunca jamás. Y de los platos que se habla o salen fotografiados en este articulo sólo puedo decir que pongo la mano en el fuego y puedo prometer que no han sido servidos en el norte.
En la mejor boda que he comido la verdad ha sido en la mía, también tengo que decir que éramos 35 personas y se pudo hacer en un buen restaurante, por supuesto sin tarta de bodas, creo que es lo más horrible de las bodas, la verdad, cada comió el postre que quiso.
Para tumbar mitos, yo SI comí mal en una boda en Galicia. Mariscos y pescados normales, tanto que no me acuerdo bien, desde luego NO lo suficiente como para hacer olvidar el MORCILLO!! Si, morcillo!!! Que sirvieron a continuacion. Jamas me sirvieron una carne de tan baja calidad, aunq de sabor eso si no estaba mal. En otra mas que coctel de marisco parecía ensaladilla rusa directamente. En otra merluza rellena de jamon y queso!! Pese a todo, en general si he comido bien en las bodas
Sólo he comido mal en una boda, de una prima que se casó muy joven, supongo que no tenía para pagarla y si, hubo fritos y horteradas. El resto (casi todas en Galicia), comí genial, la gente ahora se lo curra, la mejor, una en Monforte de Lemos, el cóctel muy bueno, con productos tipicos : pulpo, empanada,... De primero cigalas pero bien gordas (ya no se ven) y vieira al horno (sin salsa, natural y buena como la vida misma), de segundo un lomo de merluza impresionante de bueno, para acabar un entrecot que se me saltan laa lágrimas al recordarlo, sin tarta nupcial, una tarta de hojaldre y crema y un helado. En 2 palabras Im-Presionante.
Comí muy bien en una boda en Gijón, y no precisamente por la tendencia de los asturianos a cebarte. La calidad de los productos era buena y los platos estaban bien cocinados y bien servidos.También guardo varios recuerdos traumáticos de una boda a la que me invitaron el año pasado. Gastronómicamente hablando, lo tenía todo: pescado mal descongelado, vino de garrafa y un presunto cordero lechal más seco que el ojo de un tuerto. Digo presunto porque cuando te traían el plato y veías el porte de la pata del bicho te preguntabas si habría muerto de viejo tras dejar atrás varias generaciones de descendientes. Para rematar, un semifrío de sabediosqué con un color marroncillo caqui muy poco tentador y que cuanto más lo probabas peor sabía.Después de esta boda tan animada (que además fue un día de la semana muy poco apropiado para la gente que tiene trabajo y en un secarral ubicado en algún lugar pasado el fin del mundo a la derecha y con autobús sólo para parte de los invitados, entre los que por supuesto no me encontraba), una de mis amigas y yo acabamos cenando una hamburguesa (más entrante y postre) en un bar de moteros. Mi mejor amiga ya ha acuñado la expresión "cenar en los moteros" para referirse a cualquier evento en el que se promete un buen ágape pero al final acabas con más hambre que el perro del afilador.
Recuerdo una boda en tarragona hace ya bastantes años en que la comida la verdad es que era sobrenatural (De buena) todo era delicioso y cocinado en su punto, la verdad que es una pena que no recuerde el nombre del hotel, aunque me imagino que podría preguntarselo al novio. El caso es que salimos a la terraza del hotel el "coctel" consistia en unas mesas para comer de pie con cavas, vinos y otras bebidas fresquitas a la que los camareros iban trayendo diferentes delicatesens para catar y por otro lado una mesa gigante estilo buffe libre con clásicos como quesos y embutidos de primera, croquetas y otros fritos y otra parte con platos calientes como fideua, varias clases de arroz etc etc hasta un punto obsceno de cantidad ¡Y era solo el coctel! Luego nos esperaba el banquete con otros 5 platos (Todos igual de buenos la verdad) Lo más gracioso fue que mi hermano penso que el coctel era el auténtico banquete y se puso como el tenazas a comer solo para descubrir con horror que tenía que hacer sitio para los 5 platos principales y el sorbete de mandarina de enmedio... La cosa acabo muy mal y le tuvimos que llevar a urgencias por empacho con unos dolores considerables, pero quitando anécdotas la recuerdo como la mejor boda que he estado, al menos en el sector gastronómico.
Yo he comido en más de 100 bodas (soy fotógrafo...), y he comido bien en la inmensa mayoría de ellas. Receurdo en especial una en el Hotel W de Barcelona (no recuerdo quién hacía el cátering) en que teníamos menú de staff, y estaba delicioso!!! Pero claro, todo depende de lo que se gasten los novios. Como en todo, esa es la clave.:-)
Me ha encantado tu post. Lo acabo de encontar hace un momento navegando y parece que nos hallamos puesto de acuerdo ya que precisamente ayer yo he publicado algo similar en mi columna semanal donde escribo sobre eventos .http://lavozdehoy.com/voces/eventos/3989-c%C3%B3mo-elegir-un-buen-men%C3%BA-de-boda.htmlO también en Miblogdelanovia.Blogspot.Com
Pues yo he tenido la desdicha de que me hayan invitado a unas cuantas bodas, y la verdad, cuento con los dedos de una mano en las que he comido mal. No sé a qué tipo de bodas va el autor, pero a mí me parece que está tratando de forzar eso de la comida viejuna.Entiendo, como dicen en un comentario por ahí, que todo depende de la pasta. De todas maneras, en provincias, donde la oferta es más limitada, se sabe con un margen de error de +/- 1 si vas a comer bien o mal en el momento de recibir la invitación. Por ese mismo motivo, si algún día decido casarme y joderle las vacaciones y la paga extra a amigos y familiares, sé perfectamente a qué restaurante debería ir para al menos, quedar como un señor.
Mis experiencias gastronómicas en las bodas no llega a tanto de comer melón con jamón pero si hay algún plato que me gustaría olvidar. Recuerdo un pastel de verduras en un restaurante de Aranda de Duero que casi me quita el hipo, o mejor dicho casi me lo provoca. Y para colmo el vino era entre malo y lamentable, especialmente teniendo en cuenta en la tierra en la que estábamos.En contrapunto he de destacar dos sitios que seguro recordaré por su buen hacer culinario:El primero de ellos la Finca El Pendolero en el municipio de Torrelodones, Madrid. Unas vistas espectaculares, un cóctel variado elegante y con una perfecta cantidad, y luego un menú mas liviano no sin ser muy rico y bien presentado.El segundo a destacar fue el Casino de Santander, frente a la playa de El Sardinero. Cóctel muy bueno y su posterior menú muy completo, tal vez algo excesivo pero no por ello perdió calidad. La calidad de sus macarons a la hora del café me terminó de ganar.La semana que viene voy a Madrid a una boda, miedo me da. Recemos para que al menos sea decente o al menos la bodega.
Hace mil años se casó mi prima Sonia con tan solo 16 años y un bombo tamaño estadio de futbol, lo celebraron en una rancia marisquería del Madrileño Paseo de Extremadura, por supuesto el menú era infame, pero lo mejor el final sin duda, por lo visto en los entremeses de entrantes pusieron choped en vez del jamon dulce pactado y el novio y el encargado del local terminaron a leche limpia mientras la novia lloraba desconsoladamente.... lo recuerdo como una peli de serie b,
A pesar de tanta cultura gastronómica que supuestamente tenemos, se sigue comiendo muy mal.
¡Qué risas me he pegado con este artículo! Todo es completamente cierto y está contado con mucha gracia. Llevo diez minutos riendo con el "trampantojo de la vendimia", el "cuadro de Arcimboldo". ¡Genial!
La ultima boda fue en Azurmendi, de Eneko Atxa y la verdad es que todo fue de 10! (Cierto es que seguramente por el mismo precio hubiesemos comido muchisimo mejor en un dia cualquiera)...http://www.azurmendi.biz/restaurante-boda-vizcaya-menu.php?idioma=es#5
Me ha encantado el artículo aunque discrepo mucho.A veces las novias eligen menús muy baratos, y lo confeccionan con productos que hechos a gran escala y deprisa nunca terminan de saber del todo bien.Hay que pensar con la cabeza, y si se va al establecimiento de bodas adecuado puede salir perfecta!
El Menú de las siempre me he gustado, aun cuando tienes unos que nunca he probado, una vez he comido un plato tran grande peces del mar que mi quede impresionado de tan bueno que estabas.
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Archivado en:

Lo más visto en El Comidista