Por qué molestan las mujeres

  • Comentar
  • Imprimir

¿Se acuerdan ustedes de la Suráfrica del apartheid? Sí, aquel régimen racista tan repugnante que un montón de países lo condenaban y boicoteaban. Siempre me he preguntado por qué tan justa actitud nunca se ha aplicado a los Estados que discriminan por sistema a las mujeres, como Arabia Saudí. Para muchos debe de ser tolerable que la ley las considere personas medio lerdas necesitadas de tutela, incapaces de conducir o de viajar solas. O al menos más tolerable que la segregación racial.

Para desgracia de los barbudos de la sharia, esa subespecie de australopitecus de los que el Islam debería desembarazarse algún día, las mujeres van abriéndose microespacios de libertad en aquel país. Uno de ellos son los restaurantes y los cafés, donde no han de estar acompañadas por “guardianes” que vigilen su conducta. Sin embargo, algunos hosteleros locales no parecen contentos con el despendole moral de que las señoras se junten para comer algo, y han comenzado a restringirles el acceso a sus locales poniendo carteles a la entrada en los que se lee “Prohibido mujeres”.

Los argumentos de quienes defienden la medida no pueden ser más ridículos. Ellas “hablan alto sin mostrar respeto”, “flirtean” y “usan móviles en los que suena música alta”. También son “mentalmente inestables”, en esa visión de la mujer como loca en potencia que recuerda a cuando Gallardón pretendía hacer pasar por el psiquiatra a las que quisieran abortar en España. Las asociaciones de derechos humanos del país ya han declarado la guerra a estas prohibiciones, y rezo a Alá para que la ganen.

Sintámonos afortunados de vivir en un lugar donde no ocurren cosas semejantes, y no tan afortunados de comprobar que el machismo en el que se enraizan sigue sin ser extirpado. Podría aludir al espeluznante informe que asegura que uno de cada cuatro adolescentes andaluces cree que la mujer “debe estar en casa con la familia”, pero me ceñiré a la hostelería. Hace un par de semanas, Begoña Rodrigo, chef del muy recomendable La Salita de Valencia y ganadora de la primera edición de Top chef, denunciaba en Facebook el trato que había recibido por parte de un crítico gastronómico de su ciudad. “Tú sólo constatas mi idea de que las mujeres no deberían salir de la cocina de casa”, le espetó en la primera visita al restaurante.

Como las saudíes, “Begoñita” (así llama este buen señor a la cocinera en una guía de restaurantes valencianos que acaba de publicar) molesta. Molesta porque se lo ha currado ella sola, porque ha roto moldes en un gremio dominado por los tíos, porque no aguanta la condescencia y, sobre todo, porque no se calla. Ojalá hubiera más como ella, que acaben mandando a los mamotretos sexistas al pasado al que pertenecen.

Esta columna se publicó originalmente en la Revista Sábado de la edición impresa de EL PAÍS.

Comentarios

Se agradece un texto que habla de discriminación: esa espesa manta que cubre a la mujer, en unos lugares con la baja intensidad de la inexistencia y en otros, como en el mundo musulmán, directamente, sin tapujos, con leyes y no sólo con el recurso a la "tradición y costumbres" Gracias
Enhorabuena por esta entrada!!!
Es paradójico que Arabia Saudí no sea el lugar que mejor representa al Islam. No es Islam esa discriminación y no es religiosa sino cultural-cazurra esa medida. Y hay países cercanos(y el nuestro) con medidas así hasta hace 30 años. Condena absoluta a toda irracionalidad, pero eligiendo las palabras si es que no se busca ser torticero ni "anapastorista"
Esto es un problema de roles, habría que educar primero en el respeto y luego en la igualdad pero desde la normalidad, que hombres y mujeres son igual de capaces lo sabemos, se ve que estamos por aprender que ellos también pueden ser no tan listos.  Y por su puesto un problema de dinero ni los petrodolares serán molestos ni a gallardon le importarian un pijo los vuelos a Londres.
Sólo aclarar una cosilla. Soy un profesor andaluz, y ese informe sobre adolescentes que aparece en el artículo no es sino otro de los estudios manipulados por los fanáticos feminazis de la Junta de Andalucía, que no tienen cosas mejores que hacer y así justifican todos esos gastos inútiles que generan (sueldos, libritos, actos de presentación y congresos varios, encuestas e informes etc...), además de proyectar una imagen FALSA a todas luces de la juventud andaluza. No digo que no pase, pero no más que en cualquier otro lado.
Muy buena la entrada y al descelebrado del crítico, si se le puede llamar crítico, que le den..
El reconocimiento al trabajo de las mujeres es una asignatura todavía pendiente, en la gastronomía y en muchos otros campos. Aplaudimos el post de Begoña y su claridad. "El que calla otorga" y así nos va con este y tantísimos otros problemas. Dedicamos a su valentía, nuestros "lemon glas", fartones rellenos de limonada en crema http://dosyemas.com/index.php/fartones-de-limon
Yo, dice que no es religioso sino cultural el machismo, pero en mi opinión se equivoca, si mira tanto la biblia como el corán verá multitud de versículos y de suras machistas y misóginas, multitud.
Yo creo que un país que no toma en cuenta sus mujeres, es un país atrasado. Aunque si tiene pozos de petróleo. Como país que quiere dejar a las mujeres en la cocina.Sin duda me gusta cocinar (y me quedo en la cocina), pero esta es una pasión. Mi trabajo es en una empresa. Algo indignante?saludos Sarahwww.gastronomiaditalia.com
Sencillamente asqueroso lo de esta gentuza. En cuanto al "crítico profesional" Antonio Vergara, venga tira a la caverna anormal!
Cualquiera que haya estado por allá y no sea ciego le puede decir que esa pintura de los países musulmanes es completamente falsa. En ningún lado he visto locales sólo para hombres así que si alguno existe es una forma de diferenciarse como en otros en este mismo país prohíben entrar con niños pequeños. No olviden que en este mismo momento seguro que un ignorante musulmán equivalente está explicando que lo que define a la cultura occidental que permite salir a las chicas solas es convertirlas en víctimas de violaciones continuadas impunes como acaba de suceder en Alemania
Y hasta hace cuatro días "pasaban por el psiquiatra" las que abortaban en España. Recordemos que matar a un niño sólo se justifica por el daño que pueda hacerle a la madre, por lo que no se pasaba por el psiquiatra para asegurar que no estuvieras loca sino para asegurar que te estaba afectando tanto que podías llegar a ese estado. Sólo se convirtió en un derecho cuando empezaron a verse amenazados los médicos sin escrúpulos que por 500 euros de negocio privado pagado con dinero público (imaginad el escándalo si la enseñanza concertada tuviera más del 90% de cuota y no se abrieran colegios públicos, ese negocio es el que se reparten las clínicas abortistas y sus padrinos en el Congreso) declaraban loca a toda la que se presentara
A Jesús: me parece que el que no ha estado "por allá" es usted. No ocurre en Emiratos, Qatar u Omán, pero en Riyadh al menos los cafés, restaurantes e incluso muchas tiendas o son solo para hombres (con el cartelito "singles only" en la puerta) o son para mujeres acompañadas de algún familiar masculino, ya que se supone que no pueden ir solas. Eso es lo común. Parece ser que están abriendo algunos locales exclusivamente para mujeres, me contaron de un hotel, pero aún es algo raro. A mí me echaron un viernes de un centro comercial porque era "family day" y no llevaba a mi mujer conmigo.
Lo que resulta muy curioso es que en el mundo de la cocina todo sean cocineros y no haya casi mujeres ¿cual es el motivo? http://goo.gl/K7jC4a
Ojalá
A Jesús: si abortar para tí significa matar a un niño, para mí lo puede significar que hacerse pajas también. A cuantos niños has matado tú a lo largo de tu vida? Vuelvete a la caverna de la que hayas salido y quédate allí. Las mujeres de este mundo te lo agradecerán.
Las razones de la ausencia de mujeres en la cocina (cocinando que fregando siempre ha habido), tiene dos vertientes, de un lado el general, el terrible retraso en la incorporación de la mujer al mundo del trabajo externo al hogar y uno mas específico: se decía que, dado se manejaban enormes ollas para, hacer fondos, por ejemplo la mujer no podía manejarlas por pura y simple debilidad física.Evidentemente una (otra) disculpa ridícula mas.
Oye majo, no mezcles churras con merinas, que la crítica de este señor sólo es gastronómica y no he encontrado ni rastro de ningún comentario machista.Es más. Te sugiero que pruebes tú mismo esa carta y le recrimines si tiene o no razón. Que la tiene.Ahora, a mi, que tengo la mitad de años que Vergara, el menú cerrado me resultó divertido. A un señor que a estas alturas está más para ir de viajes con el Imserso que para poder publicar críticas decentes de restaurantes, evidentemente no se ajusta a sus gustos.Que eso es la otra, ese local antes apenas tenía público y después de TopChof hay que reservar por obligación.Si el tipo es algo, es viejuno (por el paladar, también por él evidentemente), y clasista.Sobretodo, clasista. A este tipo de individuos lo que les jode es que cualquier currante podamos darnos un homenajes en dónde nos salga del rabo. Y le molesta que mientras se lo esté dando él haya algún mortal cerca suyo.Clasista y racista, el comentario sobre el maître (que creo que es la pareja de Begoña) lo deja claro.En cuanto a lo de Begoñita, según tengo entendido es la manera por la que hasta hace poco prefería que se dirigieran a ella.Pero, yo no veo comentario machista en la crítica de este señor.
Todos, Todas y Todes (profesor andaluz), creo que algunos de sus deberes como profesor podrían ser estar bien informado, no desinformar y predicar la igualdad y la tolerancia. Si usted trata de 'feminazis' a las personas que están trabajando para intentar cambiar una realidad que desfavorece y maltrata a una parte de su comunidad, pues que queda para los que no somos profesores. Y sobretodo a los que no tenemos mejores cosas que hacer que pensarnos como seres humanos, aunque la realidad nos de claras evidencias de que aún no acabamos de bajar de los árboles.
En respuesta al comentario de Yo ¿en que zona de este país vivía hace 30 años que dice que existían esas medidas? Porque yo tengo bastantes más y jamás me han prohibido la entrada en ningún sitio por ser mujer. A ver si nos vamos a creer que después del señor que gobernaba antes atan los perros con longaniza. No te digo...
Alice:Hoy en día existe una tipología de locales en los que la presencia de mujeres está restringida: o bien no pueden entrar en la cocina, o ni siquiera pueden poner los pies en el local: los txokos. Son privados, así que sus propietarios pueden hacer lo que les plazca sin contravenir las leyes, pero evidencian una mentalidad discriminatoria (aunque yo, al contrario que Marx, jamás querría ingresar en un club en el que no me admitieran como socia). Guyvir: la frase que resume la mentalidad machista del crítico gastronómico es “Tú sólo constatas mi idea de que las mujeres no deberían salir de la cocina de casa”. Supongo que no la has visto, porque convendrás en que sí resulta sexista.Azul: muy de acuerdo con tu comentario.
A ver, Yo, si la religión, en general, no es machista, ¿por qué son tan escasas (por no deccir únicas) las religiones en las que mujeren ofician?, ¿es que tal vez se las considera superiores (demasiado inteligentes) para participar en la pantomima de vestirse de faldones e impartir (falsas) bendiciones?, puede, porque pocas mujeres se prestarían a memeces tan fariseas. Aunque puede que las mujeres no sean aptas para el sacerdocio dado que prácticamente no se conocen casos de abusos a menores perpetrados por mujeres, ¿serán las mujeres ineptas para el sacerdocio porque no le meten mano a las niñas ni a los niños?, pues a lo mejor.
Habría que empezar por dejar de comprar electricidad generada con gas y petroleo saudí.
creo que no hace falta decir nada más!
Sin palabras
¿flirtear? ¿pero cómo van a flirtear si sólo se le ven los ojos? Ah!!! ya entiendo porqué se los tapan también con una especie de rejilla para que ni con ellos flirteen, por lo demás, estoy de acuerdo en que en lo del móvil y en lo de gritar existe igualdad, aunque ellos lo hacen más fuerte y no se lo crean.
El mundo está lleno de belleza por todos lados, aún en las tierras más inhóspitas siempre queda la belleza del amanecer o del atardecer, del inmenso azul del cielo, del horizonte cobrizo, se nos ha dado la belleza para disfrutarla por nuestros sentidos pero para hacerlo de forma natural; la belleza no se nos muestra sólo por el sentido de la vista , otras veces emerge sin que sea visible e igualmente nos abruma y aturde, pero estas turbaciones ante toda la belleza que nos rodea, nos regocija y alegra y nos recuerda la grandeza de lo creado, hecho para ser visto, no pudiendo cerrar los ojos y ser ciegos sin serlo.
CiudadanaB612 Estoy totalmente de acuerdo en que esa frase es sexista sin aditivos añadidos. El problema es que la credibilidad de que esa frase fuese dicha es bastante escasa, ya que en la carta publicada por la ofendida la referencia a ese incidente está adobado de un único cliente en sala, y a que acababa de degustarse entre pecho y espalda todo todito tó el menú degustación con maridaje con vinos incluido. Vamos, que la credibilidad de alguien que te acusa de decir algo, estando acogorzado y que además te ha pagado religiosamente por acogorzarte es sino nula... casi. Aparte del hecho obvio que NO hay referencia escrita o colgada del puño y letra del señor acusado que recoja semejante incidente. En el hilo de Verema dónde se le ocurrió meterse en semejante huerto, la muchacha en cuestión entra en toda clase de incoherencias (ella sola), aliñadas con un par de mentirijillas extras que no venían a cuento. Cositas, que dado su conocido mal carácter, restan más credibilidad todavía a cualquier afirmación salida de su puño y letra.
CiudadanaB612 no sé de qué txocos concretos tienes experiencia, pero vamos, el espíritu mismo de su propia existencia es precisamente el hacerles un homenaje a las guardianas del descanso del guerrero vasco, y dónde no se os deja entrar, es en la cocina! por que la intención, aparte del vinacho, puros y mariconeo fraternal, es cocinar para vosotras... y no dejaros ni pelar patatas, ni fregar platos, ni barrer, ni limpiar mesas. Aunque estoy convencido, por que de todo hay en la viña del señor MEV, y de cavernícolas cazurros estamos todos servidos (yo sufro de fallerismo cronico), que seguro hay txokos dónde tampoco tienen conexión a internet... Kaxio moza.
  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Lo más visto en El Comidista