Magret con puré de patata y salsa de vinagre y miel

  • Comentar
  • Imprimir
Magret con puré de patata y salsa de vinagre y miel
Magret y foto repetidos con luz natural / EL COMIDISTA.

Magret. Magret. Ma-gret. Hasta la palabra es bonita, ¿verdad? Suena como un poco a Magritte, el señor que dibujaba pipas, y también un poco a magrearse, que son dos cosas que no tienen nada que ver entre ellas pero están las dos muy bien. También es una de las partes del pato que hacen explotar el baremo esfuerzo/resultado sin costar un ojo de la cara, algo que viene muy bien ahora que se acerca la Navidad.

La receta de hoy juega con una de las combinaciones que se llevan mejor con la carne rotunda y sabrosa del pato y con la grasa que la cubre: la agridulce. Una salsa rápida que se prepara mientras el pato reposa sus jugos y que le multiplica el sabor por cien, y una base de puré de patata casero y cremoso que –para darle el toque lujurioso definitivo– puede aromatizarse con un poco de la misma grasa del magret.

Cocinar esta pieza del pato no tiene más truco que encontrarle el punto: si creéis que en la sartén os costará mucho o tenéis miedo de que se os pase, un plan b es limitarse a los 6 minutos de cocción mínima por el lado de la piel y solo un par por el de la carne y pasar al horno a 120 grados durante unos 10 minutos, protegido con papel de plata o de horno. De cualquiera de las dos maneras, es muy importante respetar el tiempo de reposo para que se asienten bien los jugos.

Otro punto definitivo para darle mambo a este plato es añadir una rama de alguna hierba aromática mientras esté en la sartén (entera, para poder retirarla fácilmente). Yo opté por una rama de salvia, pero cualquier otra aromática le irá igual de bien.

Dificultad

Hay que vigilarlo de cerca, pero puedes hacerlo en temporada de patos y en temporada de conejos.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 magrets de pato de unos 450/500 g
  • 2 cebolletas (la parte blanca)
  • 1 chalota
  • 2 cucharadas de miel
  • 75 ml de vinagre de frambuesa o Módena
  • 600 g de patatas harinosas medianas (unas 3 patatas)
  • Un chorrito de nata líquida (al gusto)
  • 50 g de mantequilla o un poco de la primera grasa que suelte el magret
  • Romero, tomillo o salvia
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

1. Hervir las patatas enteras y con piel hasta que estén tiernas. Aún calientes, quitarles la piel, chafarlas -puede hacerse con un pasapurés o un tenedor y un poco de maña- y añadirles sal, pimienta, un chorrito de nata líquida y, si se quiere, mantequilla. Si se prefiere usar la grasa de pato, se remata más tarde; en cualquier caso reservarlo en caliente.

2. Con mucho cuidado y la ayuda de un cuchillo afilado, hacer cortes en forma de rombo en la piel del magret. Este punto es clave, porque si se ahonda demasiado cuando la piel esté crujiente la carne puede quedar securria, y si el corte es muy superficial, cruda. Salpimentar.

3. En una sartén caliente a fuego medio y sin nada de grasa añadida, poner el magret con la piel hacia abajo. Dejar cocinar entre 6 y 10 minutos, dependiendo del tamaño de la pieza y del grosor de la capa de grasa. Si se le quiere poner una cucharada de grasa al puré, coger la primera que suelte la pechuga. A partir de ahí hay que ir quitando el exceso, para que el pato no se fría ni se queme, pero dejando un poco para el paso siguiente. Darle la vuelta y hacerlo por el otro lado un poco menos de la mitad del tiempo que por el de la piel.

4. Mientras el magret se hace, picar muy finas la cebolleta y la chalota. Cuando lo saquemos para que repose, en la misma sartén –y dejando una cucharada generosa de la grasa– poner el romero, el tomillo o la salvia, además la chalota y la cebolleta y hacerlas a fuego medio. Cuando estén doradas, añadir el vinagre y la miel y dejar reducir un par de minutos, hasta que tenga la consistencia de un jarabe clarito (después espesará un poco más). Retirar las hierbas, salpimentar la salsa y, si se quiere una textura y aspecto más finos, procesar.

5. Cortar el magret en lonchas y montar el plato poniendo una base de salsa, el magret y el puré al lado. O en el orden que queráis, solo faltaría. Añadir un poco más de pimienta (si se quiere) y servir inmediatamente.

Comentarios

Si, el magret, es una carne fácil de preparara para ocasiones especiales. A nosotras nos gusta acompañarlo con frutas y confituras rojas, una combinción de rojos intensos. http://dosyemas.com/index.php/magret-de-pato-con-cerezas
El pato en Italia se hace poco, pero hay un plato típico del Veneto, una pasta con salsa de pato. El plato se llama Bigoli con salsa de pato. Si no encuentras los Bigoli, puedes utilizar las pappardelle tambien. Es delicioso!saludos Sarahhttp://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=344
A ese pato le va que ni pintado un tinto de Toro
Estoy contigo, la clave es encontrarle el punto, ya que da bastante juego , higos, naranja, frutos rojos, ... Una sugerencia es mezclarle al puré de patata , manzana cocida y una ranita de romero, bocato di cardinale.
Mikel, con esta receta me has enamorado... y no para andar echando juguillos cual magret en una sartén, sino juntando un delicioso magret (que me trae loquito) con esa combinación de patatas y miel... grrrrAunque no se pueda ganar el Pulitzer con la foto, seguro que el agradecimiento de los comensales lo tuviste totalmente ganado.Para completar el menú, ¿Qué os parece un pastel de calabaza?http://cocinadeemergencia.blogspot.com/2014/11/pastel-de-calabaza-y-gambas.html
intuyes bien monica, la foto no es para tirar cohetes, pero seguro que está buenísimo.
¡Hola Evaka! Ya, hice la foto a la hora de la cena y la cámara no daba para más. Estas navidades invertiré en un objetivo mejor, no puedo depender de la luz natural porque hay veces en las que solo me da la vida para cocinar de noche (y estas cosas hay que comérselas al momento). Cocina de Emergencia, no soy Mikel, soy Mònica ;)
Rico, rico! El pato és lo más. y si quieres aún menos trabajo abre una lata de muslos confitados y los sirves con estas patatas duquessa que son remonísimas iestan de muerte, un plato ideal para navidad con 0 esfurerzo y un resultado de 10!http://lesreceptesquemagraden.blogspot.com.es/2014/12/idees-per-nadal-patates-duquessa-ideas.html
Ya tenía un posible postre para el 25 con una receta de chocolate blanco y frambuesas (yeeep!)... ahora estoy teniendo un posible segundo... Lo probaré el finde para evitarme fallos de última hora! Si vuelves a hacer la crema de chocolate blanco dime cómo te fue! Ah! y si ves opciones de cambiar la crema por leche evaporada. Mil gracias!
Mònica quizá la foto no sea de lo más bonita, pero yo a ese magret lo devoraría sin piedad. A ese y a cualquier otro... jajaja Yo entiendo que la foto la has hecho de noche antes de cenar y no hay que darle más vueltas. A mí también me pasa y me salen fotos peores, te lo aseguro.Eso si, para probar esta receta, que lo haré, tendré que sustituir la miel por otra cosa o quitarla para no morir por mi odiosa alergia.Un beso grande!Pd: Me encantan estas recetas navidavizables!
A mí me suena más a Jules Maigret, el inefable inspector de policía...
Uff que pintaza... y me apunto la sugerencia de quemegustauncomer para añadir manzana cocida al puré, seguro que al pato le va de vicio!
A nosotros nos encanta el pato en todas sus formas (foie, micuits...) y esta receta nos la vamos a apuntar. Si a también os gusta la combinación de carnes o quesos con jaleas dulces darle un vistazo a las que tenemos hoy en http://www.selectosbalbina.es auténtica lujuria dulce con ingredientes exóticos y bien integrados.
Me apunto la receta pero Mónica, de verdad, pensaba que era de los truños que localiza Mikel o algo de comida viejuna.
La presentación... uf... viejuna, pero viejuna, eh?
Qué mal gusto en la presentación, la cámara no tiene la culpa, es la disposicion de los elementos. La verdad es que llama la atención, esto no lo veo ni en blogs amateurs, menos lo espero en un blog dentro El País. Hay que admitir que esto ha sido una patinada épica y dejarse de excusas y cuentos, al menos nos podemos reir de este esperpento hehehe La receta es bien, pero quedó eclipsada
Tiene buena pinta hasta con esa foto, nos pasa a todos, cocina nocturna y con hambre!! Recetas que van sonando a Navidad... Hablando de vinagre os paso un escabeche de salmonetes para chuparse los dedos!http://comiloca.blogspot.com.es/2014/12/pasado-fin-de-semana-tuvimos-una.html
¡Buenas tardes! He repetido la receta y la foto con luz natural. Gracias por vuestros comentarios –los comprensivos y los que no: ambos me sirven para mejorar en algo–, voy a ponerme a currar rapidísimo que tengo que recuperar el tiempo invertido en la mejora. ¡Saludos!
Pues a mí la otra foto me parecía entrañable...no, no he dicho buena, he dicho entrañable... XDXDMe lo zampo en cualquiera de sus versiones (foto pro y representación Museo Coconut)!
Que buena pinta
Almayer, no he sido yo llamada por el camino de la fotografía, me temo. Dirección de arte y producción, bien –lo que hago en las fotos que El País Semanal, por ejemplo– pero el momento de darle al click, como que NO. Supongo que no se puede saber hacer todo, y hay que asumirlo y vivir con ello.
Sabéis que siempre estoy ahí apoyando pero estoy de acuerdo con que la foto anterior era viejuna viejuna y si entrañable también je eje je a mí me encanta. Te entiendo perfectamente todas mis fotos también son comidas de cena, pero el que no quiera ver que se quite los ojos jajajajajajajaja.Yo el pato lo hago a la naranja y voy hacerlo un día a las especies,No me convence el puré de patata, pero eso son traumas infantiles que no vienen al caso.
Mónica, un amigable consejo: para estos fotos, lo mejor, vajilla blanca. La foto es mala y se agradece que así lo reconozca sin mas historias porque, es verdad, ni Da Vinci sabía hacer de todo. Otra cosa ¿Vinagre de Módena? ¿De vedad, el auténtico "de" Módena?¿No esas cosas repugnantes que venden como tal? No creo, haría el plato impracticable por lo caro. Así que, estimada Mónica, ¿Por qué no un estupendo vinagre de PX? Este si, de verdad, auténtico y a una ínfima parte del precio del aceto.Y llega la Navidad, me temo y arrecian los "chupópteros" de página web que tratan en vano intento, de meternos sus paginitas y recetitas por los ojos. No way.
Mònica, el photoshop puede hacer milagros. Si tienes ipad hay una app gratuita de photoshop supersencilla con la que se pueden mejorar notablemente fotos mediocres. Te lo digo por experiencia!Por otra parte, esta receta me gusta. Hace mucho que no como magret, así que me la apunto.Prefiero, como tú, hacer el magret en sartén. Del horno no me fío.
Vaya con el pato, la foto y el plato. Y el Yesverygüel. (Esto último dedicado a los amantes de lo viejuno).
Pssst, Mónica, mi comentario va para los criticones. En especial para Elena, arbiter elegantiarum.
El magret de pato es viejuno, Juanma. Ah, no, que tú dices que es cool, perdón.
Un clásico que siempre tiene cabida, sobretodo con algún toque más fresco. Buena receta.
Con esta foto tiene mucha mejor pinta, vaya que si! Pero vamos, nadie le hubiese hecho ascos al otro, seguro!Un beso grande!
El magret estará bueno, no lo dudo, pero la vajilla azul le va como a un santo dos pistolas. No he podido evitarlo :(
Un clásico que siempre tiene cabida, sobretodo con algún toque más fresco. Buena receta.
  • Comentar
  • Imprimir

Lo más visto en El Comidista