Los diez mandamientos para ahorrar en la cocina

  • Comentar
  • Imprimir
Los diez mandamientos para ahorrar en la cocina
Vuestro futuro después de aplicar estos consejos / GIPHY.

Ya sabéis que los periodistas somos uno de los colectivos mejor valorados y pagados de este país, que nadamos en la ambulancia y mojamos tostadas con 100 gramos de beluga en la leche de unicornio del desayuno –que tomamos en la cama a las 13:00, claro– día sí, día también. A pesar de eso, por alguna extraña razón hemos decidido solidarizarnos con los que sufren la cuesta de enero, la de febrero y la de julio. Nos hemos puesto a pensar –lo justo, a partir de las 15:30 y con un coctelazo en la mano, no os vayáis a creer– en 10 maneras muy simples de aligerar los gastos de la cesta de la compra sin mermar, e incluso mejorando, la calidad de lo que coméis. Como además tenemos una naturaleza la mar de humilde, los hemos convertido en diez mandamientos, para que no se os pase por la cabeza no hacernos caso.



1. NO IRÁS A COMPRAR CON HAMBRE

Esto es de primero de ahorro, pero no está de más recordarlo. Si vais a comprar en pleno munchie, todo os parecerá necesario, tenderéis a comprar alimentos con más calorías y listas para comer y volveréis a casa con una cesta llena de cosas sin sentido y habiendo gastado bastante más de lo presupuestado. Un estómago vacío y rugiente no mandará señales de deseo al cerebro delante del hinojo, la manzana y la rúcula que –junto con un poco de gorgonzola y un puré de verduras, por ejemplo– pueden ofrecer una saludable opción para la cena, sino que tirará más hacia esos libritos guarripés ya preparados que dicen “fríeme y hazme tuyo, aquí y ahora”. Que tampoco son malos de vez en cuando, pero mola que sea por decisión propia.

Giphy-5

Malos momentos para comprar kale / GIPHY


2. HARÁS LISTAS

Otro básico al que acogerse. No seré yo quien os diga que hay que seguirlas a rajatabla –soy extremadamente vulnerable al impacto visual de las frutas rojas en general, y me cuesta horrores decirles que no aunque cuesten un congo y vengan de las Quimbambas–, pero sí ponerle puertas al campo del descontrol. Por ejemplo, podemos darnos la posibilidad de coger una o dos cosas que no hayamos programado, pero no más.

3. NO TE ACOGERÁS A LAS OFERTAS QUE NO NECESITES

Un 3x2 de pasta seca, aceite o salsa Perrins es una buena idea, siempre que tengas sitio donde guardarlo, claro. Tres kilos de mandarinas por dos, por muy bien de precio que estén –a no ser que seáis los Bradford o estéis dispuestos a no comer ningún otro alimento– es tener casi la seguridad absoluta de que parte del botín acabará (ouch) en la basura. Antes de pensar alegremente “pues ya haré una mermelada”, calculad el tiempo real del que disponéis en los siguientes días: la mitad de veces ese tipo de buenas intenciones acaban en el mismo sitio que el excedente de mandarinas.

4. COMPRARÁS PRODUCTOS DE TEMPORADA

Y una más de puro sentido común. Si ahora mismo vas con tu bufanda y tus guantes al mercado, ves unas sugerentes cerezas y te encaprichas de ellas, que sepas que no solo tendrás que pedir una segunda hipoteca para pagarlas, sino que además seguro que vienen de Chile y tienen la textura y el sabor del corcho. En cambio las mandarinas, las naranjas, los caquis y saroni y las chirimoyas estarán baratas y rebosantes de sabor.

6a00d8341bfb1653ef01a5116e90af970c-550wi

Verduras de temporada y legumbres: sano, rico y barato / EL COMIDISTA

5. CULTIVARÁS LA RELACIÓN CON TUS PROVEEDORES

Si siempre compras en la misma pescadería, frutería o carnicería, conseguirás no solo que te informen de las mejores ofertas en relación calidad /precio, sino también que te preparen las cosas tal y como las quieres –ese misterio llamado “lomo abierto en mariposa”, por ejemplo, que si intentas hacerlo en casa consigues un clon del traje del psicópata de El silencio de los corderos– con una sonrisa. También puedes pedirles que te guarden huesos y espinas para hacer caldos de pescado o fondos tostados, y muchas otras cosas a las que seguro puedes sacar partido.

6. PRACTICARÁS LA COCINA DE APROVECHAMIENTO

Y además gozarás bastante durante el proceso. No solo haciendo canelones, croquetas o patatas rellenas sexys con los restos de un caldo, cocido o pollo asado –que también– sino haciendo recuento de lo que tienes en la nevera para asegurarte de que no tiras nada a la basura. Cuando estés en pleno proceso de revisión, mira también en el congelador: aquellos dos muslos de pollo que lanzaste allí el mes pasado, y que corren peligro de desaparecer como en el Abismo de Helm si no se les da salida, pueden ser el complemento perfecto para la pedazo de sanfaina que te ofrece el cajón de las verduras.

7. AHORRARÁS TAMBIÉN EN ENERGÍA

Y no me refiero tanto a la energía eléctrica o al gas como a la que empleamos en el momento de cocinar. Si se te ocurre cualquier cosa que puedas cocinar de más, congelar y tener lista para comer más adelante –lunes y domingos son días en los que se agradece especialmente tener este tipo de reservas–, hazlo. Por ejemplo, caldo, albóndigas, estofado, curry, croquetas (en este caso, congélalas sin cocinar) y cualquier cosa de la que cueste el mismo esfuerzo hacer 2 raciones que 6 y no pierda textura con las bajas temperaturas.

8. COMERÁS MENOS PROTEÍNAS DE ORIGEN ANIMAL

Noticias descombacantes: comer sano y equilibrado es más barato. Los cereales, las legumbres y la verdura son más económicos que la carne y el pescado, que –tampoco es la primera vez que decimos esto– habitualmente deberían funcionar más como acompañamiento que como plato principal. ¿Quiere decir esto que nunca jamás en la vida hay que clavarse un chuletón? No, evidentemente, un ataque de lujuria carnaca o pescatil de vez en cuando es no solo inevitable sino perdonable. Pero para el día a día, mejor unos garbanzos con espinacas y huevo duro, una pasta con mejillones o una ensalada de col con pollo.

Giphy-6

El perrete lo ha pillado / GIPHY

9. PRACTICARÁS LA COMPRA DE PROXIMIDAD

Es posible que los payeses que venden fruta y verdura de cultivo propio alrededor de los mercados –en la ciudades grandes– o en los mercados que se celebran una vez por semana en los núcleos más pequeños no tengan el certificado de producto ecológico (que cuesta dinero, tiempo y trámites que los pequeños productores no siempre pueden asumir). Pero si lo que venden es de su huerto, posiblemente será más barato que lo que venden en la sección eco del supermercado, habrá sido recogido ese mismo día o el anterior, habrá madurado en la planta y tendrá muchísimo mejor sabor, y mucho menos impacto sobre el medio ambiente.

10. COCINARÁS MÁS

¿La misma turra que hace dos semanas? Pues sí, amiguitos, primero porque cuando eres madre repites las cosas 300 veces de manera natural y sin despeinarte, y segundo porque realmente es una manera muy efectiva de ahorrar. Cuanto menos procesado y manufacturado esté lo que compráis, menor será su precio. Esos libritos de los que hablábamos en el punto uno suelen ser bastante más caros que si compraras el lomo y lo rellenaras en casa, y la diferencia de tiempo no son mucho más que 10 minutos (de la diferencia de relleno ya hablamos otro día, que el Tranchete está a la orden del día en ese tipo de preparados). Si no estáis muy convencidos, haced la prueba y nos contáis.

Comentarios

Solo os queda incluir la sugerencia de la Sección Femenina, que proponía un menú de comida y cena para todo el mes.El infierno está empedrado con buenas intenciones,El diletante.
8. COMERÁS MENOS PROTEÍNAS DE ORIGEN ANIMAL: y las sugerencias son huevo, mejillones y pollo. Algo no me cuadra, no?
Gastrolamas: se trata de que el pollo, los mejillones, etc son el acompañamiento, no el protagonista del plato. Mira las cantidades. Saludos
Puro sentido común!
Seguimos estos Diez Mandamientos, en nuestras casas han practicado una cocina sostenible que forma parte de nuestra cultura gastronómica. Una buena muestra de ello es este rico pastel de cocido.http://www.dosyemas.com/index.php/pastel
10 grandes consejos! Creo que sólo si cocinas entiendes de lo que come. Y desde allí, seguir los otros consejos es fácil.Buenos dias!http://www.gastronomiaditalia.com
Las ofertas son el demonio.y el 3 x 2 es mortal. Llegas a casa y te encuentras con un montón de género que no sabes dónde colocar, terminas congelando si se puede y a lo peor lo rescatas seis meses después hecho un corcho. Sin contar el pastizal que te dejas en el híper. Por eso muchos nos hemos dado cuenta que la compra en graaandes superficies no es tan ventajosa y volvemos al barrio.
Muy buenos consejos, lástima que las buenas intenciones duren tan poco! Claro que con los sueldos que tenemos la mayoría de españolitos es mas fácil llevarlas a cabo, mas que nada por obligación...Una muy buena forma de ahorrar y comer sano, bonito y barato son las sopas y cremas, que pueden llegar a ser brutales de ricas y te reconfortan y templan el cuerpo, autentica confort-food, aquí os traigo una selección de 10 cremas y sopas ideales de la muerte!http://lesreceptesquemagraden.blogspot.com.es/2015/01/10-cremes-i-sopes-per-fer-vos-passar-la.html
Añadiría también, no ir a comprar el día que tienes antojo de chocolate ;)http://tarragonain.blogspot.com.es
Respecto al punto 8, me parece curiosa la distinción que siguen haciendo algunos entre carne y pollo - como si el pollo no fuera carne. Y sí, periodista es uno de los colectivos más valorados, y sus trabajadores se merecen sueldos altos y excelsa reputación. El mérito les ha llegado, principalmente, por la saturación de verdulerismo y chabacanería, paparazzi, tertulias y conversaciones politizadas o en las que hablan ocho a la vez, intrusismo "todo por la audiencia", que impregna los medios de comunicación, etc etc. Por supuesto, y por desgracia, a veces pagan justos por pecadores.
Qué bonico el perrete, me recuerda al mío cuando comía melón (y lo que le echases, en realidad).Las ofertas 3x2 son diabólicas, no sería la primera vez que acabo teniendo que organizar una Mejillón Party, un Berberecho Fest o un Concurso Culinario de esferificar Sardinas en Escabeche con los amigos porque me he dejado arrastrar por la emoción de un ofertón de conservas.
¿Qué mono este perrete que come mazorca!
un dia un veterinario estaba consultando unas vacas y observo que la ganadera,tenia un invernadero y cortaba lechugas,tomates,......le advirtio q hacia unos dias que habia estado sulfatando y que debia esperar para recolecctar.la respuesta lo dejo helado. no es para mi.desde ese dia solo come cosas no ecologicas sino con etiqueta bien visible.
Otra consideración importante es evitar tirar comida. A veces uno es demasiado optimista con sus ganas de cocinar y compra materias primas para hacer platos que no tiene tiempo de hacer y se echan a perder. Con respecto a la comida cocinada hay que calcular bien las raciones que se van a llevar a la mesa. Si nos pasamos la comida acaba en la basura o, lo que es pero, la comemos por no tirarla (el refrán del pobre,,, reventar antes que sobre) y acaba en los michelines.
Para Jaime y desde mi confesa ignorancia: creo que pollo estaría dentro del epígrafe "aves" y cuando se dice "carne" se refiere a carnes rojas. De hecho, en las carnicerías no se vende pollo, si no en las pollerías.
Ha faltado: TE LO HARÁS TU MISMO... el pan, el huerto, la cerveza...
Karmelo, cuando sobra comida se congela o se recicla: si es carne puedes hacer croquetas, si es verdura puedes añadirla a una pasta o una ensalada...hay mil maneras.Paloma, ¿cómo que en las carnicerías no se vende pollo? En todas las que conozco se vende.
¿Sabéis también como se ahorra?PUES NO COMIENDO......te ahorras la comida, la cuota del gimnasio, y si tienes algo de cuidado, hasta los gastos médicos...
Ahora en serio...Recuperando aquella tradición de primero, segundo y postre. En un principio parece que resulta más caro y laborioso, pero bien organizado es más barato.
Ya me contará ese gran experto licenciado y titulado con gran experiencia profesional que es El Comidista de donde se saca que los cereales son más sanos que el pescado, demonizar las proteínas yo creo que ya pasó de moda, no? Este blog es a la nutrición y a la gastronomía lo que Bertín Osborne a la historia de la música...
Ana: Al menos en Barcelona, el pollo se vende en las pollerias (pavo, codornices, huevos...) y la carne roja (ternera, cordero, potro, buey) en la carniceria, tal como comenta Paloma.
Servidora es muy adepta del nº 10. COCINARÁS [Y FREGARÂS] MÁS, porque, simplemente con estar más tiempo de pie en la cocina cocinando más a menudo y fregando los cacharros grandes a mano, se pierde peso. A mí me está funcionando.Y lo de la comida olvidada en el congelador se arregla con una libreta para ir apuntando lo que se mete y en qué fecha e ir borrádolo según se saca. Mano de santo.
@Almayer, muy gracioso tu comentario, pero si hay algo en lo que puede tener sentido aprovechar un 3x2 es en las conservas. Ocupan poco y como su propio nombre indica aguantan 5 o 6 años en tu despensa. En el caso de las sardinas si las aguantas 10 años a lo mejor hasta las vendes con un 100% de beneficio....
Ana: en teoría, la comida cocinada que sobra se puede "congelar o reciclar", en la práctica no merece la pena congelar una albóndiga o medio plato de lentejas, porque no constituyen una ración para otra comida. El arte del reciclado de comida es sutil. Se pueden estirar unas lentejas con arroz, hacer croquetas con la albóndiga, pero si cocinas de verdad sabrás que no siempre sale bien y que a veces se tira la mayonesa que sobra y se quedó seca o el filetito de lomo viudo ya un poco revenido. Yo practico este arte, pero como todos los artes... ¡no siempre sale bien!. Saludos.
Virginia, en el País Vasco se vende todo eso en las carnicerías. Pensaba que era así en todos los sitios, pero ya veo que no.
Ya sé que las conservas duran eones y también sé que, por descontrol propio, me han llegado a caducar (shame on me). De todas maneras sólo era un ejemplo, prefiero decir alguna tontería a, como muchos, usar el blog para poner el grito en el cielo porque en la tercera línea del segundo párrafo el redactor ha usado incorrectamente una verso alejandrino, o algo así.
Seguir estos mandamientos debería ser obligatorio, aunque bien visto, tampoco hay ninguno de sorprendente (listas, ir comido, olvidarse de las 3x2 si no hace mucha falta, etc.). Aunque eso sí, es importante lo de comprar productos de temporada, así que os dejamos una propuesta:http://cocinadeemergencia.blogspot.com.es/2015/01/producto-de-temporada-enero-salmon.html
Y para los más atrevidos... "Comer de farmacia": http://elvillanoarrinconado.blogspot.com.es/2015/01/comer-de-farmacia.html
Ana, en el País Vasco en los mercados y en las playas de abastos esas cosas tampoco se venden en las carnicerias, sino en las pollerias.
Ana: Yo daba por hecho lo contrario... Hemos aprendido algo nuevo, ya nos podemos ir a dormir.
Tan sólo queria dejar constancia de algo que seguro más de uno se ha percatado en los supermercados y habrá que tirarles de las orejas pues está de moda del Super size o el XXL el otro dia me indigne sobremanera al ver que los paquetes de Azúcar son ya de 2 kilos los de harina de 5 y las cajas de leche de 12 bricks,exijo mi humilde caja de 6 o que nadie me mire mal si la abro para cojer mi cartón si sólo uno que pasa,me niego a ser el almacén de nadie o tener que ir al gymnasio para mover tal cantidad de comida a casa de verdad como un dia me encuentre una garrafa de 5litros de zumo de naranja típico en Mark&Spencer la lío parda.fin de la cita.
En la entrada del viernes 23 sobre Nápoles, les hice una pregunta a los Sres. Comidistas y aún no tengo respuesta, y sigo intrigada:¿Qué son "babás en conserva"? Gracias por adelantadoUn saludo
Buenos consejos, me quedo con la lista y no saltarla para nada. siempre se pica y traemos algo más.
Yo me independizo ahora, así que bien falta me hace todo esto. De primeras me voy a comprar el congelador más grande que me quepa debajo del frigorifico! Para congelar sano rico y barato.
¿Alguien que sea de Madrid (ciudad) ha visto alguna vez a un campesino vendiendo algo de su huerta directamente?¿En otras ciudades es normal? En Barcelona entiendo que sí.Lo pregunto en serio, y sin retintín, de verdad. Es que quiero saber si eso existe en mi ciudad y no me he enterado.Yo de verdad que solo he visto unos señores con una furgoneta que francamente, menos de cultivar la tierra, tienen pinta de todo.
Querida PiñaLimón. ¿Sabes que actualmente hay algo que llaman Internet y que, entre otras cosas, sirve para buscar las dudas más absurdas que uno tenga? Mira aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Bab%C3%A0Y leugo, como, penitencia por indolente, y puesto que de ahorrar en la cocina se trata hoy, mira aquí:http://gastrocinemia.blogspot.com.es/2014/03/saltado-de-verduras-con-almejas.html
Piñalimón, los babás en conserva son como unas pequeñas madalenas con textura de buñuelo de viento que se conservan en ron, en un bote de cristal. En las pastelerías te los venden también impregnados de ron, más gordotes, junto con los surtidos de pastelería general. O sea, que pueden componerte un surtido con sfogliatella liscia, riccia, babá y otros pasteles. Una delicia napoletana derivada del famoso "babá au rhum" francés, ( "Babaorum" para los lectores de Asterix).Los franceses ocuparon Nápoles en varios períodos, esto huele a aporte de la ocupación napoleónica y del ogro Murat, delicia pastelera que constituye un excelente regalo para cualquiera, especialmente para suegros golosos, complemento ideal de otras delicias italianas, como los Amaretti DiSaronno o el Panforte sienés. Les haces una cestica a los suegros con los babás y lo otro y te perdonan incluso que les robaras a su hija.
¿Las cerezas chilenas saben y tienen textura de corcho? Serán las que usted ha comido. Yo me he desayunado unas esta mañana que estaban magníficas. Lo del precio es otra historia.
Muchas gracias Pep Inus, ahora me ha quedado muy claro.Un saludo
29 Maneras con las que puede hacer que tus alimentos duren lo máximo posible http://reme.me/4MvE9I
Hace un par de años, abrí un grupo de facebook que se llama COCINA ANTICRISIS. Ahora está de bajón, pero lo podemos revivir. En él colgamos recetas cuyo coste de ingredientes no supere 1€ la ración. Hay un montón de recetas caseras muy buenas...
Lo mejor es fijarse en lo que han hecho toda la vida las mujeres que han vivido los años del hambre, como nuestras madres, que ahora son abuelas, o las abuelas que sobrevivan. Hay más cosas que se pueden hacer para ahorrar. Por ejemplo, que el niño no quiere las lentejas para comer, pues nada de hacerle una cintita de lomo: para la cena tendrá las lentejas, vamos a ver si se las come o no. Que se deja un poco en el plato, pues zapatillazo hasta que lo deje limpio. En los años 80 se empezó a perder la raza y a la gente le dio por comprar chorradas, que si yogurteras, licuadoras, abrelatas eléctricos, freidoras sin aceite, deshuesadores de aceitunas y mil trastos. Ahí se va una pasta en trastos tontos que ocupan espacio. Otro consejo para ahorrar es seguir este blog, porque de tanto en tanto creo que se les va la inspiración y proponen platos que empiezan "tenemos un pepino flácido, dos tomates mohosos y un trozo de tocino rancio perdidos en la nevera que nos miran con ojos tiernos y eso no se tira sino que se aprovecha para....".
Perdón por la insistencia. Esta entrada, tan tonta, me ha traído a la cabeza un texto muy corto de la escritora italiana Natalia Ginzburg. Se titula "Las pequeñas virtudes" y lo recomiendo, y a la autora en todo. Empieza así: "Por lo que respecta a la educación de los hijos, creo que no hay que enseñarles las pequeñas virtudes, sino las grandes. No el ahorro, sino la generosidad y la indiferencia hacia el dinero; no la prudencia, sino el coraje y el desprecio por el peligro; no la astucia, sino la franqueza y el amor por la verdad; no la diplomacia, sino el amor al prójimo y la abnegación; no el deseo de éxito, sino el deseo de ser y de saber...". Está muy bien no despilfarrar, pero está mucho mejor pagar caras, en lo que valen, unas buenas sartenes o cuchillos, cuando podamos permitírnoslo. Se podría hacer otra lista de diez mandamientos para no ahorrar en la cocina.
"No el ahorro, sino la generosidad y la indiferencia hacia el dinero; no la prudencia, sino el coraje y el desprecio por el peligro; no la astucia, sino la franqueza y el amor por la verdad; no la diplomacia, sino el amor al prójimo y la abnegación; no el deseo de éxito, sino el deseo de ser y de saber..."En definitiva, todas las virtudes que crees tú tener...
Flash, si yo tuviera todas esas virtudes Natalia Ginzburg no me hubiera llamado la atención. Me hubiese parecido una boba, como tu. Como recomiendo el texto, creo que no las tenemos todas casi nadie, tu menos que ninguno.
Contenta de saber que los diez consejos los tengo incluídos en mis genes :)!
Gracias por aconsejar la compra de las naranjas y las mandarinas en temporada y maduradas en el árbol.Por lo demás cierto que no se puede ir a comprar con hambre, lo he experimentado, llenas el carro con infinidad de productos que no estaban en la lista que son totalmente prescindibles.
Jose, es decir, si tu tuvieras todas esas virtudes que Natalia G. menciona: generosidad, valor, franqueza, amor por el prójimo y por la verdad, Natalia G te hubiera parecido una tonta -no sólo una tonta sino una tonta tan tonta como yo-. Mon dieu. Debo ser muy muy tonta porque hay algo que se me escapa en tu razonamiento. ¿Es reversible o no? Porque entonces si yo te parezco una tonta es porque debo reunir todos esos valores que tú ya tienes: es decir, la tontería.
Yo llevo algunos añitos poniendo en práctica estos consejos, bueno, desde que soy madre y a alimentación pasó a ser prioritario. Lo que más me costaba era reducir el consumo de proteína animal, sobre todo el desayuno y merienda. Ahora hago Hummus una vez por semana (de cualquier legumbre, el sabor es parecido) y voliá, al menos 3 veces por semana nuestros bocadillos son vegetales :)El hummus es fácil, dura en la nevera 1 semana, y además sirve para picar en los momentos de hambre. Pelas una zanahoria y vas untando, es una buena manera de evitar "los snacks"Ahí queda :)Elrecetariomagico.com
Dos cosillas:Para Loque: Aunque no siempre son directamente los paisanos los que venden su producción y esta no es estrictamente local, en Madrid están surgiendo inictiativas interesantes si quieres comprar alimentos de cercanía. Tienes el mercado de la Cámara Agraria de Madrid en la Casa de campo, los segundos sábados de cada mes, el Mercado de Productores en las instalaciones de Matadero los ultimos fines de semana y, no se si sigue todavía, el mercado de la Buena Vida en el Impact Hub de Atocha los primeros fines de semana.Respecto al ahorro. Hemos desarrollado en casa un sistema que nos funciona. Se trata de una plantilla en un folio con tres apartados: comida que tengo, platos para hacer y lista de la compra. Cada quince días (o más) hacemos inventario de lo que tenemos en el frigo, el congelador y la despensa y lo apuntamos en el apartado correspondiente, poniendo una flechita a lo que hay que gastar con prioridad. En función de lo que tenemos y lo que conviene gastar hacemos una previsión de platos que apetece hacer, sin tener que estar levantándose a comprobar si tenemos los ingredientes cada dos por tres. y si hace falta alguno que no tenemos pues se apunta en la lista de la compra y punto. Según lo que aparezca en la lista (que está siempre ahí en la nevera para apuntar lo que haga falta) elegimos dónde toca hacer la compra, dando preferencia a supermercados o mercados frente a gran superficie, ya que permiten ir mucho más al grano y caer en menos caprichos.Somos una familia con niños y la verdad es que este sistema nos funciona porque es flexible (planear y seguir un menú semanal es imposible en la práctica), permite comer equilibrado y primar la cocina casera y aprovechar al máximo lo que tenemos. De hecho puedes estar con el frigo medio vacio y no tener que recurrir a la pizza.
O sea que el pollo, el queso y los huevos no son proteínas de origen animal??? Pero desde cuándo?
Loque, en Madrid se celebra todos los meses un mercadillo de productores, el último fin de semana de mes en Matadero.Este fin de semana, toca.Ahí se puede comprar productos agropecuarios directamente al prodcutor.
  • Comentar
  • Imprimir

Lo más visto en El Comidista