Aprende a cocinar con los ositos

  • Comentar
  • Imprimir
Aprende a cocinar con los ositos
Intimidad osuna. / ANGELO SINDACO.

 

La sola idea de un libro de cocina dirigido a personas con una determinada orientación sexual da un poco de grimilla: ¿no es una monumental bobada que gays, bisexuales o bicuriosos guisen diferente que los heteros? Los recetarios publicados en el pasado en esa dirección confirman la absurdez de tal temática: aunque el rollo camp de The gay cookbook, publicado en los sesenta en EEUU, pueda tener su gracia, intentos más modernos como el megacursi Cocina para gays daban ganas de volver al armario por pura vergüenza, cuando no de someterse a electroshocks para borrar de ti cualquier posible rastro de homosexualidad.

Por eso conviene aclarar desde el principio que Cooking with the bears no es un libro de cocina para osos, sino de recetas hechas por osos. La comida es una excusa para entrar en la intimidad de algunos miembros de esta subcultura gay, que se caracteriza por su rechazo a los códigos estéticos del hombre homosexual musculado, depilado y vestido de Dolce&Gabbana. Los ositos son peludos, barbudos, gordezuelos y mullidos; el cliché dicta que lleven vaqueros y camisas de leñador, aunque su facción más leatherona no haga ascos al cuero. En cuanto a sus hábitos alimentarios, por sus lorcillas podemos presumir que no andan comiendo lechuga ni van contando las calorías como los adictos al gimnasio con los que comparten preferencia sexual.

El autor del libro, el fotógrafo italiano Angelo Sindaco, quiso entrar en el universo osuno por la cocina. "La idea me vino a la cabeza hace dos años", cuenta a El Comidista. "Quería explorar un mundo que es casi desconocido, sobre todo entre el público heterosexual, usando una clave universal: la comida. Lo que hice fue dar una gran patada en los huevos a la aséptica idea de los libros donde encuentras chefs superestrella o mujeres que reflejan el estereotipo de los años cincuenta de las amas de casa".

Cooking_elpais_08_COVER Cooking_elpais_11 Cooking_elpais_04
Cooking_elpais_03

 

Donde hay pelo hay alegría. / ANGELO SINDACO

 

En Cooking with the bears, osos solitarios o en pareja comparten recetas caseras muy basadas en la tradición italiana, como la lasaña siciliana, los bucatini a la amatriciana o los tagliatelle a la boloñesa. También hay apetecibles variantes de clásicos como la "caponata alternativa", más los previsibles postres contundentes como el "cielo de mascarpone" o el Guinness cake. "Viajamos por toda Italia, y estuvimos en las cocinas más bonitas y más horribles que puedas imaginar", recuerda Sindaco, "pero la comida siempre fue de primera". De una forma un tanto irónica, pues no estamos precisamente ante un libro de ensaladitas, el subtítulo anuncia "recetas saludables por hombres peludos". "En Italia decimos que lo que no mata, engorda. Eso significa que mientras lo disfrutes, está bien. Y por cierto, !la pasta es muy sana!".

La carga erótica de la obra es evidente desde su portada. En las fotos no faltan las carnes desnudas, las poses provocativas y los evidentes guiños al sexo, pero siempre desde una perspectiva humorística. "Es más que nada un libro provocador. Hay gente que se escandaliza: '¿Parejas gays peludas cocinando juntas? ¿ESTÁS LOCO?'. Ése era el objetivo. Otros lo encuentran erótico, bien por ellos. Andrea Signori, uno de mis mejores amigos, fue una gran ayuda para enfocar el proyecto. Pasamos meses -y largas cenas- discutiendo cómo desarrollarlo sin caer en los estereotipos eróticos gays. Es curioso que muchas mujeres estén comprando el libro en todo el mundo y apoyándolo con entusiasmo".

Cooking_elpais_02 Cooking_elpais_05 Cooking_elpais_06 Cooking_elpais_09 Cooking_elpais_10


Osos para todos los gustos. / ANGELO SINDACO


El estilo fotográfico de Cocinando con los osos dista mucho de las sobreproducidas puestas en escena habituales en los libros de cocina. Sindaco lo relaciona con el punk, y no le falta razón: las vajillas cuquis, los mantelitos de cuadros y las cocinas de casa en la Provenza dejan paso a escenarios mucho más crudos, menos amables y hasta podríamos decir que guarrillos, pero definitivamente más vivos y reales. En este sentido, el fotógrafo se niega a retocar sus imágenes, que son "100% sin photoshop". "Lo hago porque soy una mierda retocando. Si la foto no es buena, ya habrá suerte la próxima vez. Y definitivamente no soporto a los tíos que me dan la tabarra con el rollo 'película versus digital'. Yo uso cualquier cámara en cualquier condición, incluso mi teléfono cutre. Prefiero preocuparme del proceso creativo".

Más allá del sexo y la comida, lo que hace verdaderamente especial a Cooking with the bears es que cuenta historias humanas como la de Enzo, empleado en una cadena de fast food y coleccionista de Barbies; Ilario, jugador de rugby y cocinero oficial de su familia, o Mauro, conductor de ambulancias y modisto vocacional. Personas que han aceptado sus cuerpos como son y se han atrevido a rechazar los modelos de belleza imperantes. Como dice Angelo Sindaco, "gente increíble de una u otra forma".

Comentarios

Ole con ole y ole!
Mira, a mí lo de cocina para gays o no gays me parece una tontería mayúscula, pero me da grima la gente que cocina o come sin camiseta, las cosas como son. Ya sé que entonces no tendríamos tan claro que son "bears", pero no me va nada eso de cocinar a pecho descubierto.
La trola de que las fotos son "100% sin Photoshop" no se lo cree ni el cuñado del autor. Si no las retocó él, lo hizo su editor con un filtro de Instagram. Sólo hay que ver la última foto: esos colores apagados, con ese verde tan pálido que parece muerto, no sale de una cámara sin retoque.
ok
el autor dice que no cae en estereotipos... pero en esas fotos se ve a los osos maquillados o con posturas mas de gay...
Pues hoy nadie ofrece sus platos. Ese spam en verde diario ha hecho ¡plof!. Claro que los que han aparecido..... Las fotos son geniales. Saludos.
Yo soy de la opinión que con un cocinero gordete, seguramente nunca te quedarás con hambre, pero realmente, no importa nada su inclinación sexual (aunque eso sí, si la disfrutan al máximo, en la mesa disfrutaremos nosotros ;) )Otra cosa es cocina con todo el pelo al aire (un servidor también tiene), y ahí, llega ya un poco a la gorrinada o guarrindongada, porque quiera o no, uno suelta pelo...O sino, imaginaros haciendo una croquetas con mata de pelo... ejem... por si acaso os dejamos una receta de croquetas, sanas y peladas jejejehttp://cocinadeemergencia.blogspot.com/2015/02/croquetas-de-jamon-iberico.html
Me encanta la idea y me encantan las fotos.... lo que me inspiran es la idea de que la comida es universal y nos une y la disfrutamos todos, seamos como seamos y nos acostemos con quién nos acostemos.... además me parecen bastante divertidas y tiene pinta de que se lo han pasado fenomenal posando y cocinando
Es una pena que no falte el comentario homófobo, aunque supongo que es sano que haya de todo, también prejuiciosos.
Éstos si q llevan la homofobia y el odio interiorizado dentro y fuera, pobres abusados convertidos en abusadores plumofóbicos
Hoy venía que ni pintado escribir algo sobre osos, pero osos osos, lo que pasa es que casi lo dejo para otro día que haya menos follón porque me da que hoy aquí se va a organizar una como la de Ramales, que está en Cantabria y donde se armó una tangana bíblica a cuenta de la primera guerra Carlista.A mi cualquier libro me gusta siempre que no agreda las libertades de nadie, y éste no lo hace, es un libro tan respetable como pueda ser un manual para albañiles zurdos. Luego están los comentarios lerdos, así que voy a dar mi apoyo preventivo a los gayers osunos que hoy leerán cosas como las del cenutrio digital -y real- Ja vi Cámara (lo de su pandilla no lo pongo porque a poco que uno sea espabilado sabe que está más solo que Laúna, y si no lo está debería estarlo) y como las del otro idiota que escribe más abajo. Y desgraciadamente las que llegarán.Alguna vez se comentó en este blog: creo que los comentarios que atenten contra las personas deberían retirarse, que bastante ya tenemos con los que atentan contra el sentido común.Buen día y gracias por el post, MLIchu, siempre buscando y mostrando las infinitas formas de ver la cocina.
El libro me resulta gracioso y se ve que se lo han pasado genial posando y tirándose el pisto con sus platos. Salvando las distancias me recuerda al libro de recetas de madres del mundo. Es el mismo "mirad cómo mola mi plato :D" y tiene su encanto.Me encanta cómo los comentarios se centran en las fotos a pecho osil descubierto (espero que sus recetas no sean de fritongada o las quemaduras debieron ser cojonudas.), que no son tantas. Entiendo que las camisetas más o menos cutres tienen poco glamour (aunque yo estoy muy a favor, son las más "te has colado en mi casa"). Pero la mejor es el oso con el delantal pop petardadivina. Es muy grande xD
Me parece una idea genial, con photoshop o sin, de gays o de heteros, de culés o merengues, cualquier proyecto artístico diferente que llegue a buen puerto me parece fantástico, salir del típico libro de cocina, mejor, y si encima tiene cierto aire punk, ya es para cagarse. Bravo.
Queridos todos, acabo de borrar unos cuantos comentarios homofóbicos/insultantes. Como siempre, estamos abiertos a las críticas, pero no al odio. Iremos revisando los comentarios periódicamente para eliminar la basura, pero por favor, tened un poco de paciencia: hacemos lo que podemos en la medida de nuestras posibilidades. Besos osunos.
Bravo MLIchu, prometo contar un día aquí la primera vez que mi enano vio un oso en el monte, que resultó ser, según él, un oso verde. Casi estoy por decirte que borres mi comentario de antes porque ante la extinción de los comentarios "tiranosauricos" queda un poco fuera de contexto, aunque ya sabes que esta metralla reaparecerá en cualquier momento, si no es bajo un nick será bajo otro.
Creo que la cocina es amor. sin distinción de sexo. Besos a todos y buena comida a todos! Sarahhttp://www.gastronomiaditalia.com
Atila, yo quiero conocer al oso verde. Es más, QUIERO conocer al oso verde. En cuanto a los comentarios paleoideológicos, creo que no hay que tomarse la vida tan en serio, laissez faire y que cada uno viva como le dé la rep***sima gana. Y si es con pelo, pues con pelo.
Almayer, prometo contarlo, fue de esos momentos que quedan grabados en el registro para siempre. No es cuestión de tomarse o no la vida en serio, es una cuestión de que hay comentarios que no se pueden tolerar, porque pueden herir y mucho a las personas. Aquí y en cualquier lugar se pueden decir payasadas, se puede ser críticos, ser ácidos, ser tocahuevos o tocaovarios, pero hay límites que no se pueden sobrepasar. Vamos, así lo veo yo. La historia del oso verde llegará.
¡Hola! Cambio de moderador, me quedo al mando. Y tengo menos tolerancia a la homofobia y la gilipollez en general que Putin a la homosexualidad, así que los que vengáis a faltar al respeto, insultar o similar, ni os molestéis porque el comentario va a durar la risa de un loro. El resto, bienvenidos a nuestra casa, que es la vuestra, seáis heteros, veganos, gays, fabadahaters, transexuales, lechuzas lectoras, transgénero, pokeros, fans de Justin Bieber o gente que cree que NajwaJean mola. Así de abiertos somos.
Atila, con lo de no tomarse la vida en serio me refería a los que hacen esos comentarios. Si tuvieran un poquito más de alegría de vivir, igual no estaban tan preocupados por meterse en la vida de los demás (y, lo que es peor, juzgarla).Esperaré con paciencia al oso verde :)
Ni osos, ni na. Es otro libro de cocina más que quiere vender intentando causar morbo.Supongo que el siguiente número será cocinar con las porno star, y el siguiente, cocinar con belén esteban.Y ya la frase de que no quieren caer en estereotipos... da risa, pero de la mala.Oye, que si lo venden, el mercado es libre. Pero que aseguren que lo hacen por "acercarse a un colectivo", anda.
Me encantan los posts así, mostrando cosas nuevas, diferentes, alejadas del mundo cuqui, de los mantelitos de cuadritos de Vichy, de todo wonderfuloso. Las fotos son una pasada, están muy bien hechas y si es verdad que no tienen ni un ápice de Photoshop, olé por el fotógrafo.Mikel, Mónica, me encantaría que publicárais más recetas de las que se hacen en un periquete y van a la fiambrera, no me convence llevarme al trabajo un bocata o irme a la cafetería rebosante de fritanga :(
Lo primero es que quiero, deseo, codicio esos tirantes. Segundo, Majós lleva razón, parece que estos ositos han alborotado a la parroquia (yujuuu, yemas?) y tercero, me intriga la mesa ondulada. Y gracias por borrar a los capullos, he leído un par que ni en la López Ibor los aceptaban. :(
Grimaza increible cuando para comer hay que taparse hasta el pelo de la cabeza. Yo soy muy peludo (no oso) y si cocino sin camiseta os aseguro que caen infinidad de pelos... aggghttp://www.capitanfood.com
Las fotos no llevan Photoshop. Las han retocado con GIMP, que es gratis.
El libro parece interesante y cálido.La entrada de hoy es estupenda y valiente.Buen día a todos.
¡¡Hostia puta!! ¡Qué susto!
Anna, he borrado tu comment porque la gordofobia nos tinca tan poco como la homofobia. Por cierto, por la cantidad de signos de admiración y otras cosas que usas, la sensación de que tu cerebro se ha derretido parece ser cierta al 100%. Warp, he borrado tu primer comentario porque, aunque contenía la palabra 'potorro', que me encanta, colgaba del otro comment que he borrado y no se entendía. Las que me liáis en 10 minutos...
Tengo que decir que, viendo las fotos, ahora entiendo a mi hija que me dice que tengo que gustarle a los hombres porque tengo el perfil de "osito"... jajajajajajaja... no le falta razón. Me parece una gran idea. Ya me aptece comprar el libro. El humor y la cocina (y el sexo, por supuesto) nunca han estado reñidos.
Que las fotos no estás postprocesadas no se lo cree ni mi vieja. Una cosa es retocar al personaje y otra retocar la fotos. Y estas lo están (como debe ser, por otra parte).
Estéticamente hablando, hay demasiada carne sobre el mostrador, ojo, no digo carne gay, sino carne. En cambio, echo en falta alguna Harley Davison. Opino lo mismo que podría opinar sobre el libro de Alma Aguilar: si ellos se lo han pasado en grande haciéndolo (el libro) y si además ayuda a fortalecer la identidad de un colectivo (ya sea cookieslovers o ositos) pues bien. Como Alma Aguilar, tampoco estos cuentan las calorías de sus recetas, sólo que ellos está visto que se las comen. A mí me sobran las fotos, pero quizá me quedara con alguna receta y las vidas de los gays como las vidas de los santos pueden ser interesantes. Y me gustaría que la misma mano dura que se aplica a estos comentarios homófobos se aplicara a los comentarios denigrantes en general, porque recuerdo que hace no mucho vertieron insultos bastante degradantes sobre una comentarista (Alana) que nadie se apresuró a retirar. ¿Qué pasa, que sólo era una mujer? ¿Discriminación positiva al colectivo gay?
jejeje ¡que chachondo el libro!
O sea, que la corrección política no indica que no debemos burlarnos de los gordos, los gays o Mahoma. Ta güueno eso como en la escuela de los jesuitas.
Amadeus, no es la 'corrección política'. Es el simple respeto. Sentido común. Que tengan que estar borrando comentarios despectivos en un blog al que se supone que entra gente adulta (con suficiente edad como para entrar en un periódico digital, vamos) ya tiene narices. Vaya sociedad más penosa esta en la que vivimos. Valiente libro! Que cada uno cocine lo que le dé la gana y se acueste con quien le dé la gana!! Gracias por el post, como siempre!
Que el libro no ha querido caer en el estereotipo gay?? juas.. ya solo falta un libro que sea cocinar con barbudos...
El entorno bear nunca dejará de sorprenderme!!Tienen el festival con mejor nombre de toda España:www.guadalkibear.com<3
@El Comidista: Amo cuando borras mis post, significa que te has fijado mi. <3 :-="" me="" encanta="" que="" hayas="" observado="" el="" uso="" de="" potorro="" :="" era="" en="" tu="" honor="" 3="" div="">
¡Gracias, Warp! Pero soy Mònica, ¿eh? no Mikel...
Mi vida, y mi comennt? Censura!!! respetar el amor. y el cabello. muaks. monica no me gusta, fuma mal.
yo he iniciado sesion como maikel aiturriga?Por dios que no me follen... yo sólo queria envia este articúlo a una pareja amiga mia ose da hace bastante tiempos, y muy gay. Ay ama la que he armao.
y yo como se lo reenvio el blogspot este a mis amigos gays?soy candido y poco puesto.
Llamadme viejuna si quereis pero no entiendo yo eso de cocina para gays (¿comes diferente en función de tus preferencias sexuales?) y tampoco lo de cocinar con todos los pelos al aire, sean del sexo que sean.
pero me podeis decir como comparto este divertidisimo articulo del enanitococinero con mi amigos las blancanieves?
Lo de cocinar sano debe ser pitorreo. Menuda panza tienen la mayoría!
Se ve antihigiénico cocinar así como se ve en las fotos, y si frio papas, si tiene algo de agua, va chispear y caerá en la panza, que feo.
Con permiso. No es lo mismo un pique entre comentaristas que comentarios como el del desdichado que mezclaba el fistfucking con el incesto de la forma más grosera, bien borrado está junto con otros del mismo mal tono. Y luego, el post de Mikel explica bastante claramente el contenido del libro y el porqué de su estética. Y vaya si me he puesto regañona, no merezco los tirantes. :(((
Nada mas leer el post sabía que los comentarios iban a dar mucho de si.....y también que la intención de Mikel es provocar y subir la audiencia, que a veces decae un poco.Yo soy absolutamente respetuosa con todo el mundo, pero este libro no lo compraré. Como alguien ha dicho ya por ahí, me parecen imágenes del todo inadecuadas para ilustrar un libro de recetas de cocina. Claro que las fotos de un recetario no deben ser necesariamente cuquis (las vuestras la mayor parte de las veces son tirando a chungas y no pasa nada) pero todo lo relacionado con la cocina/comida debe destilar higiene y limpieza. Y a mi estas imagenes no me sugieren eso precisamente...
Vale, lubna, entonces eso está muy mal, pero que le llamen a alguien p..., guay. Y eso no formaba parte del pique, sólo hay que saber distinguir a los trolls, no es tan difícil.
Flash, tienes razón, hubo cierta respuesta a la/el tal Alana (nunca se sabe) que se pasó 3 pueblos y una pedanía. Te ofrezco una marquise con pulpo de pera ;)
Ale, ya he pillado yo. Mecachis...
Ok Lubna, un día es un día, además creo que la marquise virtual no engorda nada.Creo que hasta voy a repetir.
Nada, Mónica se ha quedado con mi parte...
Me encanta! Es una manera de poner en jaque toda la idea de "como debe ser un libro de cocina", y en general de visibilizar realidades. En fin, eso de que " las fotos no son adecuadas" pues ya me contareis por qué sí que son adecuadas otras fotos y estas no. Ahhhh, por tradición? Y que es la tradición sino algo que se ha construido para decirnos lo que si se puede y lo que no? mientras sea un libro de calidad, a mi esto me parece tan adecuado como hacer un libro de cocina con cualquier otro eje temático. Que la cocina es cosa de todxs. Y eso de que los libros de cocina son " neutros " es mentira, nada en este mundo es neutro. Viva la cocina como lenguaje universal, transgenero y lo que se tercie!
Jopé Mónica, es que fumas mal! (según dicen) XD
Mu quedo con el del polo azul, tercera foto creo. Mu rico.
Juro que mi trabajo de fín de grado lo haré basándome en los comentarios de El Comidista. Menudo juego me va a dar esto.
muy buena idea excelente muchacho saludos y abrazo de oso!!!!
Lubna, es que fumo poco, por eso no domino el tema del todo.
Estoy con el comentarista (creo que es "quemegustauncomer") que ha halagado la propuesta. A mí también me gusta la innovación y porqué no, también la transgresión. Y por desgracia (algunos comentarios así lo demuestran), la libertad de los individuos para un sector de la sociedad es transgresora.
Vaya parece que me quieren hacer la competencia jajajajaja
Luego que no se quejen de los pelos en la sopa! b
Pido un nuevo post sobre la cocina de las pornostar!! (Con fotos).No me importaría tampoco un post con fotos de Mikel y Mònica de esa guisa, incluyendo los correajes.
Tendrà que ver la velocidad con el tocino y el cocinar con la tendencia sexual, claro que quien dice cocinar dice conducir. enseñar, escribir, traducir,presentar.........
Pero ¿a nadie se le ocurre pensar que están posando, tratando de dar juego y que, probablemente, ni se enjaecen, ni se pongan en bolas, ni se hagan arrumacos para cocinar ...? Seguramente, en vez de acariciarle la panza al colega, lo cotidiano será que le diga algo como "pero ... ¿otra vez lo mismo?", que son gente normal, aunque pretendan no parecerlo.
Ya se me quito las ganas de comer. Un pelo de uno de estos en mi sopa? Usen una puta camisa, y el de cueros espero no encuentre el palo para hacer la pizzas. Mas bien hagan un libro sobre cultivos de papas o de mecánica.
Es que no hay nada como ser auténtico y hacer un libro de de cocina de comida gay es auténticamente bueno.
Muy buenas fotos. Pero mejor con el fuego apagado y las satenes vacías. Una vez me puse a freir "casi" en bolas y me sartó aceite a la tripita... Cuando veo las fotos me acuerdo del momentazo. Ufff.
Buenas fotos pero tanto orondo que no se cuida me lleva amo famosa teoría,porque tengo que pagarle yo el médico a unos señores que se pasan el día comiendo grasa?
  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista