Revuelto de trastos

La salina doméstica, el juego de cuchillos de Star Wars y los calcetines-sushi son algunos de los gadgets –y chaladuras– que presentamos en el revuelto de julio.

  • Comentar
  • Imprimir

Con las vacaciones a la vuelta de la esquina, ¿quién piensa en gastar en cacharros para la cocina? Nuestras temblorosas cuentas asienten, pero en El Comidista siempre hemos pensado que estar a dieta no significa no poder ojear el menú, así que seguimos con nuestra dosis mensual de útiles y tontunas bajo la canícula. Siempre podéis ponerlo en esa lista de "cosas que quiero para mi cumpleaños, Navidad o cuando esté forrado" que todos guardamos como oro en paño.

LA SALINA DOMÉSTICA DE SALAOS

Observar desde casa los procesos que normalmente tienen lugar en la naturaleza es una experiencia, cuanto menos, curiosa (sobre todo cuando hay niños de cualquier edad en casa). Jugando con ese concepto nace Salaos, la primera salina doméstica con la que se puede vivir en primera persona el momento en el que el agua del mar se convierte en sal pura, sin procesar y con todos sus oligoelementos y minerales. El pack contiene un recipiente que imita las formas rectangulares de las salinas marinas y una bolsa con agua de mar de la Costa Brava (filtrada, analizada, apta para el consumo humano y con su propio registro sanitario, por si alguien teme por su salud). Solo hay que verter el agua en la salina, dejarla al aire libre donde el sol y el viento puedan hacer su trabajo –sirve un balcón o una ventana– y observar los cambios durante un proceso que dura apenas unos días. El invento cuesta 20 euros en su propia web, y con él se consiguen entre 30 y 50 gramos de sal.

EL JUEGO DE CUCHILLOS X WING

Una simpática lectora llamada Mónica, consciente del friquismo que destilamos en todo lo que concierne a Star Wars, me hizo saber de la existencia de este juego de cuchillos con la forma de un X-Wing. Además de la peana-sujetacuchillos que le da calidad a la película incluye una puntilla, un cuchillo de pan, uno de trinchar, un cebollero y uno de chef. Todos son de acero inoxidable, y cuestan 85 euros en Amazon (donde algunos usuarios se quejan de que la base es de plástico y de que los cuchillos pesan poco).

LOS CALCETINES DE SUSHI

Si eres fanático del sushi, te tira el rollito j-pop o eres de los que prefieren llevar su excentricidad de manera semioculta, estos calcetines te van a volver bananas. Doblados tienen exactamente la misma forma que una pieza de sashimi de salmón, sushi de langostino, tortilla, pulpo o atún (entre otros). Puestos en los pies son unos bonitos calcetines de tejido natural, con el dibujo tejido –y no estampado, lo que hace que dure más en perfectas condiciones– y que cuestan 11,29 euros en Firebox, desde donde aseguran que no hacen que los pies huelan a pescado (un detalle que siempre se agradece).

LOS ENVOLTORIOS COVER BLUBBER

Otro entrañable lector, preocupado por si no éramos capaces de encontrar solos los inventos de cocina más mostrencos del mundo, tuvo a bien presentarnos lo que él llamó “el condón para piñas”. Se trata de unas fundas elaboradas con un material llamado Sticky RubberTM –solo por eso ya mola– totalmente libre de sustancias tóxicas, que se adapta a frutas, boles o alimentos para conservalos en óptimas condiciones sin tener que usar plástico de cocina ni bolsas zip. Son reutilizables –lavándolas siempre a mano–, y pueden ponerse en la nevera y el congelador pero no en el microondas, cuesta 19,90 dólares el pack de 4 (de tamaños diferentes) en Amazon.

LOS POSAVASOS DE CEREBRO DISECCIONADO

Que nadie se preocupe porque ningún cerebro real ha sido dañado para la elaboración de estos posavasos (sobre el de quien los use como base para atizarse unos cuentos lingotazos de espirituosos no podemos decir tanto). Se trata de diez placas de cristal –con un protector de goma para no rascar ninguna superficie– con una lámina de cerebro impresa en cada una a modo de prueba forense, de manera que al poner las diez en orden una encima de la otra se puede ver el cerebro entero. Un regalazo para fanses de Bones, CSI y demás series de polis y casquería, por 19,99 dólares en ThinkGeek.

JUEGO DE LICOR PORTOMARÍNICO DE SARGADELOS

La buena cerámica no es barata, pero bien cuidada puede pasar de generación en generación y acumular buenos recuerdos e historias familiares. Así me imagino yo lo que sucede alrededor de este juego de licor de Sargadelos, un clásico perfecto para servir aguardiente, orujo o cualquier pimple de alta graduación. Elaborado con unos bonitos detalles en bajorrelieve y pintado en el color tradicional de la casa, el juego incluye una botella, seis vasos y la capacidad enamorar por igual a tu abuelita y tu prima la fanática de Kinfolk y el punto de cruz. Cuesta 95 euros en la web de Sargadelos, y aunque es perfectamente compatible con microondas y lavavajillas no creo que yo fuera capaz de ponerla en ninguno de los dos sitios.

EL VASO PARA GRANIZADOS DE ZOKU

Hacer granizados prácticamente al momento es posible gracias a Zoku. Solo hay que recordar tener siempre su vaso interior en el congelador para que esté siempre listo, sacarlo en el momento en el que se quiera usar, ponerle la funda exterior –el vaso está muuuy frío–, verter los ingredientes y remover. El café, cacao, zumo, yogur o batido de frutas que hayamos vertido en su interior estará listo en pocos minutos (y quien dice un granizado, dice un margarita o daikiri frozen sin hielo añadido). Cuesta 23 euros en Claudia and Julia.

EL DISPENSADOR DE BEBIDA CON TANQUE PARA HIELO O FRUTA

Siguiendo con la tónica “combatir el calorazo” de este revuelto, proponemos que os hagáis con un dispensador de bebidas como este para vuestras fiestas. Además de poder contener ocho litrazos de líquido, el frasco tiene un contenedor que permite enfriar la bebida con hielo –sin que este caiga en las bebidas– o aromatizarlas con trozos de fruta o hierbas como menta o albahaca. Además, es la mar de bonito. Cuesta 39,95 euros en la que posiblemente sea la web con el mejor nombre del mundo: Regalos de Capricho.

EL DELANTAL DE TELA VAQUERA Y CUERO DE BRAMBY SUPPLY

En un mundo tomado por los delantales con estampados de cupcakes, tartas y similares, este ejemplar –hecho a mano en tela vaquera japonesa, con detalles en cuero– es un soplo de aire fresco. Descubrí a su creador en la última edición de All Those Market, y aunque su precio no lo hace muy adecuado para cocinar en casa, seguramente los profesionales que necesiten un delantal potente que les proteja de manchas y hasta quemaduras agradecen el chivatazo. Cada uno es una pieza única y artesanal, y cuesta 115 euros en la web de Bramby Supply.

MOLINILLO PARA CAFÉ Y ESPECIAS

Cafeteros, panarras y aficionados a la cocina en general: todos podréis disfrutar de las virtudes de este molinillo para café y especias de Moulinex. Triturar el café al momento para aprovechar todo su aroma, hacer vuestro propio zaátar o ras el hanut en casa o moler chía para utilizarla en panes o repostería sin gluten son algunas de las posibilidades que ofrece este cacharrito tan compacto como potente. Cuesta 31,36 euros en Sihogar.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista