Refresco casero de limón, sandía y miel

¿Por qué inflarte a Coca-Cola, Fanta, Pepsi y otras bebidas azucaradas industriales, cuando es tan fácil hacer tus propios refrescos en casa con fruta de verdad?

  • Comentar
  • Imprimir
La chispa de la vida, no de la obesidad. /

Los refrescos son Satán. ISIS. ETA. Kim Jong-un celebrando el Festival del Uranio con el lanzamiento de 1.000 cabezas nucleares. Esto es lo que vienen a decir muchos dietistas, armados de poderosas razones: las bebidas azucaradas industriales son el máximo ejemplo de alimento nada recomendable, porque engordan y enganchan al azúcar sin aportar ningún beneficio nutricional y sí muchas calorías vacías.

Mientras personajes como Jamie Oliver reclaman impuestos especiales similares a los del tabaco para la Coca-Cola, la Fanta o la Pepsi, las multinacionales que los producen se afanan en eludir su responsabilidad en el galopante aumento de la obesidad en el mundo (la próxima vez que un anuncio suyo te venda que tienes que ponerte en forma, piensa que el mensaje forma parte de esa estrategia nada altruista). Sin dejar de apoyar el castigo fiscal de Oliver y de muchos otros, desde aquí propongo otra respuesta más local al hiperglucémico mundo del big soda: preparar tus propios refrescos en casa con frutas de verdad.

La receta de hoy parte de la limonada clásica, a la que quitamos el azúcar refinado y añadimos dulzor con dos grandes amigos del limón: la sandía y la miel. Las burbujas, que consiguen que la sensación refrescante se multiplique en la boca y la garganta, las pone una simple agua con gas. Si preparas de más, no sufras porque éste pierda fuerza: la bebida se irá transformando en una limonada convencional sin mayores dramas.

Dificultad

Zero.

Ingredientes

Para 4 personas.

  • 2 limones grandes.
  • 500 g de sandía pelada
  • 50 g de miel
  • 1 litro de agua con gas
  • Hielo
  • Menta

Preparación

  1. Triturar la sandía.

  2. Cortar los limones en octavos y juntarlos con la sandía y la miel. Triturar muy poco (menos de 5 segundos).

  3. Colar y mezclar con el agua con gas sin remover demasiado.

  4. Servir con hielo y una ramita de menta.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista