Chuletas de cerdo marinadas para barbacoa
Solo faltan los chorizos parrilleros..

Chuletas de cerdo marinadas para barbacoa

  • Comentar
  • Imprimir

Aunque tengas la cabeza intoxicada por una sobredosis de Georgie Dann podrás preparar sin esfuerzo estas fastuosas chuletas de cerdo (o cualquier corte apto para esa cocción).

Saben a cinco, seis, siete, ocho y nueve años de edad. Saben a domingos ociosos con la familia, en un parque con barbacoas en las que poníamos a hacer cebollas dulces y trozos de carne hasta que las primeras estaban dulces –claro– y los segundos tiernos. Saben a refrescos de tamarindo, a tortillas de maíz y a boca enchilada. Saben, en definitiva, a México.

La clave de esta receta está en dejar las chuletas —o los filetes, las costillas, la panceta o aquello que nos venga en gana— macerando un buen rato. Luego, basta con esperar a que el calor obre su milagro y hacer la carne en el punto deseado. En mi caso es muy sonrosada por dentro, pero eso es como rascarse la espalda: va al gusto de cada uno. Además, es muy interesante usar una cerveza potentorra para realzar el sabor, pero no te preocupes por rascarte el bolsillo, cualquier lata de supermercado hará perfectamente el trabajo. ¿Tienes ya lista la nevera para llevártela por ahí?

Dificultad

¿Abrir una lata de cerveza se considera difícil?

Ingredientes

Para 4 personas

  • 700 g de chuletas de cerdo (unos 4 filetes generosos)
  • 330 ml de cerveza
  • 60 ml de jugo Maggi
  • 1 limón
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Mezclar la cerveza con el jugo Maggi, el zumo de limón, una pizca de sal y un golpe de pimienta negra recién molida.
  2. Sumergir las chuletas de cerdo y marinarlas un mínimo de dos horas en la nevera.
  3. Unos 10 o 15 minutos antes de prepararlas, sacarlas de la marinada y dejarlas temperar ligeramente antes de la cocción.
  4. Si se van a hacer en la barbacoa, untarlas bien con aceite y ponerlas en la parrilla cuando las brasas estén blancas.
  5. Si se van a hacer en sartén o plancha, untarlas bien con aceite y hacerlas a fuego alto durante un minuto o minuto y medio por cada lado, hasta que tengan un bonito color dorado. Comer inmediatamente.

¿Has tenido problemas preparando esta receta o cualquier otra de El Comidista? Escribe a la Defensora del Cocinero: defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista