Mejillones con vinagreta de pimiento, tomate y pepino
La flor de mi pasión..

Mejillones con vinagreta de pimiento, tomate y pepino

  • Comentar
  • Imprimir

Lo mejor de la huerta y lo mejor del mar se unen para ofrecer un aperitivo, primer plato o cena ligeros y con todo el sabor del verano.

Es como si el gazpacho de repente se deconstruyera –esos verbos tan pijos que utilizamos a veces– para fusionarse –más– con su nuevo mejor amigo, salido del fondo del mar. O como si, también de repente, te preguntaras cómo es posible llevar 26 años enamorado del gazpacho y otros 26 enamorado de los mejillones sin haber tenido los dedos de frente suficientes para juntarlos. Hay ocasiones en las que las mezclas locas no funcionan, pero cuando lo hacen… ¡ay, cuando lo hacen!

Así que aquí estamos tú y yo, mejillón en mano, el plato lleno de conchas y preguntándote qué he venido a enseñarte. Te lo digo desde ya: nada. Este plato es solo una excusa para aprovechar las maravillosas verduras de temporada y uno de los bivalvos más baratos y ricos del mercado. Si consigues superar la pereza y dejas el aliño macerando un par de horas en la nevera, solo tienes que abrir los mejillones al vapor, servir y acumular cáscaras hasta que te aburras.

P. D. Si no sabes qué hacer con el pimiento y el pepino sobrantes, pícalos, alíñalos (con aceite, vinagre y feta), y cómetelos para cenar, que están bien ricos y aquí no se tira nada.

Dificultad

Para morirse de la risa.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 k de mejillones
  • 1 tomate
  • 1/4 de pimiento rojo (unos 80 g)
  • 1/3 de pepino (unos 80 g)
  • 1 hoja de laurel
  • 3 cucharadas de perejil fresco picado
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de manzana

Preparación

  1. Hacer un corte en forma de cruz en el culo del tomate, retirarle el pedúnculo y escaldarlo durante 30 segundos. Pasarlo por agua fría, pelarlo, despepitarlo y cortarlo en cubos pequeños.
  2. Pelar el pepino y cortarlo en cubos junto con el pimiento rojo. Agregar el tomate en cubos, aliñar con tres partes de aceite y una de vinagre (cantidad al gusto, pero es importante mantener la proporción), salar y guardar en la nevera un par de horas.
  3. Limpiar a conciencia las conchas de los mejillones y retirarles las barbas. Pasarlos por agua.
  4. Calentar una olla a fuego medio-fuerte, añadir un chorrito de aceite de oliva junto con la hoja de laurel y los mejillones. Tapar hasta que se hayan abierto todos. Retirarles la concha superior.
  5. Aliñar los mejillones con la vinagreta, rematar con el perejil picado y servir.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista