Alma Cheli: es la leche en bote
Panceta a la naranja. Para comerse un cubo..

Alma Cheli: es la leche en bote

  • Comentar
  • Imprimir

Alma Cheli es una taberna con espíritu punk, muy buena onda y un cocinero autodidacta que aprendió viendo a Arguiñano por televisión.

¿“Es la leche en bote”? Ya puestos, ¿por qué no sacas los ojos a los lectores?

A ver, el título está escrito en “cheli”, una jerga que tuvo su auge durante los ochenta en grandes ciudades como Madrid. Significa que el restaurante Alma Cheli, del que trata este post, está muy, pero que muy bien.

Te has puesto creativo, de acuerdo. ¿Qué tiene de especial Alma Cheli?

Todo. Alma Cheli es el típico sitio al que no entrarías si no te lo recomendara alguien de confianza pero del que no quieres salir una vez dentro. No aparecerá en revistas cuquis ni ganará premios de interiorismo, pero pocos restaurantes ganan a éste en amabilidad y frescura. Virtudes que le contagia su propietario, Jose Miguel Parra, que además de ser un cocinero fetén es todo un personaje.

ampliar foto
José Miguel, muy cheli y con mucha alma. JORDI LUQUE

¿Y qué tiene este tal Parra?

Su historia es singular y la cuenta con tanto desparpajo que al cabo de cinco minutos parece que le conozcas de siempre. Parra era un administrativo que, aburrido de su trabajo y de su jefe, decidió meterse a cocinero. Durante un tiempo estuvo en los fogones de Taberna La Concha, en Cava Baja, hasta que se sintió preparado para abrir su propio restaurante. Lo mejor es que jamás estudió cocina, por lo que él dice, lo aprendió todo viendo el programa de Arguiñano por televisión.

Pues no tiene muy buena pinta la cosa…

Aquí está la grandeza, que todo es un derroche de imaginación y sabor. Como ejemplo, su “Negroni al escondite inglés”, así le llaman. Se trata de un copón de vermú casero que previamente se espraya con ginebra y se termina con unas gotas de Campari. Cualquier entendido en cotelería te dirá que es el Negroni menos canónico que ha visto y tendrá razón, pero es divertidísimo ver como lo prepara José Miguel.

ampliar foto
Salmorejo con chipotle, KABOOOM. JORDI LUQUE

El salmorejo con chipotle es para que te estalle la cabeza de bueno. Y un platazo espectacular es la panceta lacada a la naranja con especias chinas, se cocina a baja temperatura con un método casero durante 4 horas y después se marca en la plancha.

ampliar foto
Albondigas de pescado al curry verde. ¡Curry que se acaban!. JORDI LUQUE

Si no te molesta el cardamomo, el Pollo Garam Masala es para mojar pan; igual que la carrillera de cerdo -se deshace- con mole de cacahuete o las albondigas de merluza y gambas al curry verde que acompañan del “variadillo de arroces del Mercadona", admite José Miguel sin reparos.

Tienen un surtido de tartas caseras de las que sólo probé la Sacher, que me pareció espectacular.

Pero, ¿no era un bar cutre?

Es una taberna. Y sí, su aspecto no es exactamente el de los restaurantes de la calle Ponzano, que está enfrente. Aunque tampoco lo son los precios. Toda la cena, más cervezas y alguna cosilla más, nos salió a 20€ por cabeza.

Pues debuti, ¿no, tronco?

Pues eso.

Alma Cheli: Santa Engracia, 103, Madrid. De martes a jueves de 10:00h a 00:00h, viernes de 10:00h a 01:30h y sábados y domingos de 12:00h a 01:30h. Tel. 915913630. Mapa

 

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista