Joaquín Reyes frente a la escala del picante

El humorista se enfrenta a un crescendo de chiles mexicanos y salsas abrasadoras en nuestra primera entrega de gastronomía suicida.

  • Comentar
  • Imprimir

Desde los 2.500 de un Padrón hasta los 2,2 millones de un Carolina Reaper, la escala Scoville mide el nivel de capsaicina presente en pimientos, chiles, guindillas o ajíes. Es decir, su potencia para picar, ya que esta sustancia es la que te quema la boca cuando ingieres alguno de estos alimentos. ¿Pero qué ocurre cuando, pasito a pasito, vas descendiendo por esa Stairway to hell que representa dicha escala, comiendo cada vez picantes más poderosos? 

Para averiguarlo, utlizamos como conejillo de indias a uno de nuestros grandes ídolos: Joaquín Reyes. Al héroe de La hora chanante, Muchachada Nui, Retorno a Lilifor, El intermedio o Anclados no le gusta el picante, lo cual fue un acicate aún mayor para someterle a una brutal espiral de guindillismo en uno de los restaurantes mexicanos más auténticos de Barcelona, el Oaxaca. ¿Salió con el culo torcido, o simplemente irritado? Mira el vídeo de nuestra primera entrega de Comida extrema y lo sabrás.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista