Burrata rellena
Amor relleno de amor..

Burrata rellena

  • Comentar
  • Imprimir

Cambiar el relleno natural de la burrata –llamado 'stracciatella', como el helado– por otro dulce o salado permite conseguir un plato sorprendente en sabor y presentación.

Lo que os voy a contar a continuación tuvo lugar en ese momento maravilloso y dolorosamente lejano al que llamamos 'vacaciones'. Concretamente cerca de Olot, cerca de los Pirineos, con la cabeza en prados verdes como los del Reino Unido y el paladar todavía rememorando el impresionante fuet que nos habíamos apretado en el desayuno. En un día de lluvia que nos hizo cancelar las excursiones y cualquier plan al aire libre, volvimos al hotel, encendimos la tele y nos encontramos a Ángel León –conocido, entre otras cosas, por su restaurante Aponiente–, rellenando una burrata de una crema de erizos. Ahí es ná.

El caso es que no pude dejar de hacerle ojitos a una preparación así, que mezcla mi queso favorito (y mira que es difícil decantarse por uno solo) con un relleno que puede cambiar tanto como la imaginación te permita. Solo necesitas una base cremosa y el resto vendrá solo. Eso sí, es importante no pasarse con la temperatura del agua al fundir la burrata: siempre debe estar en torno a 70­-75 °C. Si tienes eso bajo control, estás listo para servir algo que dejará ojiplático a todo aquel que se ponga por delante.

Dificultad

Hombre, se las trae un poco. Lo importante es tener cuidado con la temperatura del agua y la burrata.

Ingredientes

Para 2 personas

  • 250 g de burrata
  • 200 g de mascarpone
  • 60 g de chocolate para fundir
  • 1 puñado de frutos secos variados sin salar
  • 1 cucharada de ralladura de limón
  • 2 higos

Preparación

  1. ­Romper el chocolate en trozos pequeños y derretirlo en un cuenco en el microondas a temperatura baja­-media en tandas de 20­ o 30 segundos. Entre tanda y tanda, sacar el bol y remover el contenido con una cuchara.
  2. Machacar los frutos secos y disponerlos sobre una lámina de papel vegetal. Echar por encima el chocolate derretido y, a continuación, dejarlo endurecer. Si hace mucho calor, meterlo un poco en la nevera. Cuando haya solidificado, partirlo en trozos pequeños.
  3. Lavar bien los higos, pelarlos y abrirlos.
  4. Trabajar el mascarpone con una cuchara hasta que sea fácil de manejar. Incorporar la ralladura de limón, la pulpa de los higos y el chocolate con frutos secos. Dejar enfriar.
  5. Calentar agua hasta que alcance los 70 °C. Sacar la burrata del suero (reservar), pasarla a un bol y añadir un cazo del agua caliente. Empezar a trabajarla hasta que adquiera una textura un poco gomosa. Si hace falta, añadir un poco más de agua caliente, pero con moderación.
  6. Dividir en dos la burrata y estirar cada parte hasta formar una lámina circular de un grosor de unos dos milímetros. Rellenar una lámina con el mascarpone y cerrar por la parte que queda abierta haciendo un saquito que se atará con un hilo de la misma burrata. Repetir con la otra lámina de burrata. Devolver al suero y dejar en la nevera hasta el momento de servir.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista