Adopta un postre: pan de Calatrava
No le abandones, él no lo haría..

Adopta un postre: pan de Calatrava

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Viajamos hasta Murcia-qué-hermosa-eres para poner en la órbita mundial un dulce sencillo, barato y sabroso. Qué más se le puede pedir a la vida.

Hoy, por petición popular, adoptamos el pan de Calatrava, una cosa común en Murcia pero rara avis en el resto de España, a pesar de que entronca con esa entrañable tradición culinaria que es juntar lo poco que tienes en la cocina para marcarte un plato memorable. Un jetapostre de los que nos gustan aquí, con mínima elaboración y máxima satisfacción, que solo requiere cuatro ingredientes que se encuentran en cualquier despensa a final de mes.

Si escarbamos en el origen de este plato, es muy probable que provenga de Calatrava la Vieja o la Nueva, poblaciones ambas de la provincia de Ciudad Real. Cómo llegó a convertirse en un dulce típico de tierras murcianas o si lo inventaron antes los andalusíes o después los monjes de la Orden de Calatrava, es harina de otro costal y no he podido desentrañarlo.

Quedémonos con que es un postre de ingredientes frugales y degustación viciosa, emparentado con el flan y los puddings de sobras. Servía para aprovechar los restos de pan duro transformando unos chuscos de pobres en sobremesa de ricos. Actualmente muchas recetas recomiendan hacerlo con magdalenas, pero usar el pan reseco que tienes bailando por ahí es la versión más auténtica, más barata y para mi gusto, ampliamente satisfactoria.

Yo usé una buena hogaza sin las partes duras de la corteza y quedó fetén, pero sentíos libres de reutilizar cualquier cosa susceptible de ser “pastelizada”: pan de molde, croissants, bizcocho o esas magdalenas que te ha regalado tu suegra y están más duras que la pata de un santo.

Si os pasa igual que a mí y estáis cansados de la combinación sota-caballo-rey del limón con la canela, podéis probar a dejar la leche sin aromatizantes o usar vuestra imaginación tirando por la piel de naranja, las semillas de tres vainas de cardamomo o incluso (que no me oigan las abuelas murcianas) alegrarla con unas cucharadas de cacao en polvo. Igualmente, si no os gusta el caramelo, pasad olímpicamente de incorporarlo y ya está. Al fin y al cabo lo importante es adoptar un nuevo postre necesitado de cariño y difusión.

Ah, el nombre viene del pan que lleva la receta y de la forma final que tiene, puesto que se suele preparar en moldes alargados. Vale con uno de plumcake normal y si no tenéis, cualquiera redondo pero estanco, para que no se salga el líquido durante la cocción al baño maría.

Dificultad

Nivel cuadernillo Rubio

Ingredientes

Para unas 8 raciones

  • 500 ml de leche
  • 5 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 200 g de pan, bizcocho o similar
  • La corteza de medio limón en tiras
  • 1 palo de canela
  • Azúcar y agua para el caramelo

Preparación

  1. Precalentar el horno a 160 grados.

  2. Para el caramelo: calentar en un cazo tres cucharadas de azúcar junto con dos de agua y hervir hasta que la mezcla tome un color dorado. Verterlo inmediatamente sobre el fondo del molde y mover éste intentando cubrir también los lados.

  3. Colocar los trozos de pan (o ingrediente similar) sobre el fondo del molde.

  4. Hervir la leche junto con la corteza de limón y el palo de canela o los aromas elegidos. Cuando llegue a ebullición, dejar enfriar unos 10 minutos y colar. Si no se desea aromatizar la leche se puede usar directamente fría.

  5. Batir los huevos junto con el azúcar con unas varillas y añadir poco a poco la leche hasta conseguir un líquido homogéneo y espumoso. Verter la mezcla sobre el pan.

  6. En la bandeja honda del horno o en una fuente dentro de la cual quepa el molde, echar agua hasta una altura de unos 3 centímetros o dos dedos.

  7. Colocar el molde en la fuente con el agua, meter dentro del horno y cocer al baño maría durante 45 minutos o hasta que una aguja pinchada en el postre salga limpia. Durante la cocción el pan sube a la superficie pero luego baja otra vez al fondo.

  8. Sacar el pan de Calatrava del horno y dejarlo enfriar mínimo una hora antes de desmoldarlo dándole la vuelta. Refrigerar y consumir al día siguiente, que es cuando más bueno está.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Archivado en:

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista