Sardinas marinadas con soja y vinagre de Módena
Aprovechad para comer sardinas ahora, que se acaba la temporada..

Sardinas marinadas con soja y vinagre de Módena

  • Comentar
  • Imprimir

¿El mejor truco para preparar sardinas en casa sin que todo se quede impregnado de 'eau de chiringuito'? Utilizar una receta en la que no pasen por el fuego.

A la forma de preparar sardinas que propuse hace cosa de un mes –a saber: con panceta–, donde un lector aconsejó poner una bandeja con agua y rodajas de limón en el horno para evitar el olor, se le suma hoy otra a prueba de narices finas. ¿No quieres que te apeste la casa cuando vas a preparar sardinas? Muy bien, no las cocines: simplemente marínalas. Tras el redoble de aplausos irónicos y comentarios jocosos, pasemos a la historia que hay detrás del plato.

En Sevilla, tierra de montaditos y cervezas en la calle, abrió hace tiempo un bar llamado La Pepona en el que sirven este plato (mucho más sofisticado y con una presentación exquisita, claro) del que me enamoré nada más probarlo. Tengo entendido que hay una regla no escrita en contra de pedir una receta a un cocinero, pues este se puede ofender, pero cuando les mandé un mensaje me respondieron muy amablemente, y compartieron su conocimiento para mi (y tu) uso y disfrute. Si no te va el rollo de la tostadita con la compota de tomate (que a mí me vuelve loco), puedes aprovechar estas sardinas para una ensalada o, muy a lo loco, para sushi, más o menos como la anguila marinada.

Dificultad

Poca, realmente, aunque luego es interesante quitar las espinas con unas pinzas y eso, más que difícil, es un poco peñazo.

Ingredientes

Para 4 personas (como aperitivo)

  • 8 filetes de sardina con piel sin la espina central ni aletas
  • 80 ml de salsa de soja dulce
  • 160 ml de vinagre balsámico de Módena
  • 160 ml de aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Retirar con un cuchillo las espinas de la ventresca y quitar las escamas de la piel con cuidado de no romper los lomos.

  2. Mezclar el vinagre con la soja y añadir el aceite en hilo removiendo constantemente con unas varillas para que emulsione.

  3. Disponer las sardinas con la piel hacia arriba en una fuente y echar la marinada por encima. Dejarlas entre 24 y 48 horas.

  4. Sacar las sardinas de la marinada, secarlas con cuidado y usar unas pinzas para retirar todas las espinas posibles.

  5. Opcional: Dar un golpe de calor de 1 minuto, aproximadamente, en el grill del horno a 250 ºC. Servir en unas tostaditas untadas con un poco de mermelada de tomate o aprovechar los filetes para una ensalada estilo oriental de pepino y algas.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista