Dúo de porridge
Chocobanana del amor.

Dúo de porridge

  • Comentar
  • Imprimir

Un desayuno o cena de lo más apañado, listo para reconfortar el cuerpo y el corazón en esos días fríos y agotadores en los que se dan de tortas tus ganas de comer caliente y tu energía para cocinar.

Llega un momento en la vida en el que te tienes que empezar a plantear qué rollo se trae la avena. Al menos, a mí me pasó así hace cosa de tres o cuatro años, cuando decidí que tenía que dejar atrás la sensación de hastío que me producía un plato de gachas. Sin embargo, un buen día me dio por investigar un poco y di con el porridge, ese desayuno inglés en el que tratan la mezcla de avena y líquido como una base a la que se le puede añadir absolutamente todo lo que se te pase por la cabeza.

Mermeladas, frutos secos, chocolate, fruta, mantequilla de cacahuetes o aromatizantes (como la vainilla, la canela o el anís), entre otros, serán bien recibidos en este plato. Si tienes el día salvaje, cambia la mezcla líquida tradicional de leche o agua y leche por caldo y métele, a lo Ibán Yarza, un poco de manteca colorá, pimientos asados y un huevo frito. Una auténtica delicia.

“¿Qué moto me intenta vender hoy?”, te estarás preguntando. En este caso, te traigo dos propuestas y ambas son dulces. En una de ellos aproveché un boniato asado que llevaba demasiado tiempo tocando el ukelele en la nevera, y en la otra confié en mi amor por la mezcla de sabores de tahina (pasta de sésamo), miel y cacao. Si no encuentras tahina cerca de ti, puedes prescindir perfectamente de ella y quedarte solo con el cacao y la miel, o machacar un poco de sésamo blanco en un mortero.

Porridge de boniato asado y jengibre

Dificultad

Menor que intentar comerse un paquete de granola sin nada con lo que remojarla.

Ingredientes

Para 2 personas

  • 90 g de copos de avena
  • 500 ml de leche
  • 1 boniato asado
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 cucharaditas anís en grano
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Jengibre fresco rallado al gusto
  • Una pizca de sal

 Preparación

  1. Cuando encendáis el horno para cualquier cosa, tiradle un par de boniatos dentro. CARLOS ROMÁN

    En una olla pequeña, derretir a fuego medio-bajo la mantequilla. Subir el fuego, añadir la avena junto con la sal y marearla hasta que empiece a tostarse.

  2. Infusionar la leche con el anís durante 10 minutos. Colar y reservar.

  3. Cuando el color de la avena pase de marrón claro a dorado, agregar la leche templada por tandas. Primero un tercio, remover hasta que se haya absorbido, luego otro y así sucesivamente. En total, debería de estar unos 10 minutos o hasta que la avena se haya hidratado bien.

  4. Apagar el fuego y agregar el boniato, pelado y troceado. Remover para incorporarlo bien a las gachas. Por último, añadir la miel y el jengibre fresco, remover bien y servir.

Porridge de chocolate y plátano

Dificultad

La misma de antes.

Ingredientes

Para 2 personas

  • 90 g de copos de avena
  • 500 ml de leche
  • 2 cucharaditas de cacao en polvo
  • 2 cucharaditas de tahina (opcional)
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 plátano
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Una pizca de sal

Preparación

  1. En una olla pequeña, derretir a fuego medio-bajo la mantequilla. Subir el fuego, añadir la avena junto con la sal y marearla hasta que empiece a tostarse.

  2. Cuando el color de la avena pase de marrón claro a dorado, agregar la leche templada por tandas. Primero un tercio, remover hasta que se haya absorbido, luego otro y así sucesivamente. En total, debería de estar unos 10 minutos o hasta que la avena se haya hidratado bien.

  3. Apagar el fuego y agregar el cacao en polvo, la tahina y la miel. Remover bien y servir junto con el plátano picado.

¿Has tenido problemas preparando esta receta o cualquier otra de El Comidista? Escribe a la Defensora del Cocinero: defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista