Plátano salteado con crema fría de aguacate
Contrastes que dan gustirrinín.

Plátano salteado con crema fría de aguacate

  • Comentar
  • Imprimir

El aguacate se usa como fruta en medio mundo y como hortaliza en el otro medio. En El Comidista debemos estar justo en el meridiano entre una mitad y otra, porque le damos a las dos cosas. Hoy le toca ser dulce.

Malu y Alberto. Creo que ya te he hablado de ellos. Buenas personas, trabajadores duros y, lo que es mejor, amantes de mover el hocico. Ella es brasileña y él italiano. Ella cocinera y él recepcionista en su hotel, Montali Country House. Ella era antes arquitecta. Él tenía un bar muy popular en Perugia. Compraron una casita en el campo en Umbría y la convirtieron en ese hotel que, además, también es un restaurante vegetariano de toma pan y moja. Un escándalo.

¿A qué viene esto? A que este postre maravilloso que me enseñó Cosma, sobrino de Malu y Alberto, mezcla lo mejor de dos mundos completamente diferentes, a mi modo de ver: el toque de la mantequilla y la canela con el contraste refrescante y exótico de la lima y el aguacate. Acompáñalos de unas buenas tostadas francesas, unas crêpes o unos "hot cakes" (me niego a llamarlos “tortitas”). Si no, más a lo loco, cómetelo así, a pelo, con un par de galletas de jengibre machacadas y espolvoreadas por encima, para darle su dosis de crujiente.

Eso sí, procura cortar el plátano solo cuando vayas a echarlo a la sartén. De la misma manera, abre el aguacate solo si lo vas a triturar a continuación, porque no aguanta mucho al contacto con el aire sin oscurecerse. Por otro lado, con estos ingredientes te sale para cuatro personas sin que sobre. Lo suyo es que sea justamente así, ya que la crema, aunque la guardes bien protegida con film transparente, acaba oxidándose.

Dificultad

Atención al aguacate y al plátano, que se oxidan con solo mirarlos.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 aguacates medianos maduros
  • 2 limas
  • 3 plátanos grandes o 4 medianos poco maduros
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharadita de canela

Preparación

  1. Lavar bien las limas y rallar su piel con cuidado de no llegar hasta la parte blanca, que amarga. Reservar. Cortarlas por la mitad, exprimirles el zumo y mezclarlo con el azúcar hasta que se disuelva.
  2. Aplastar la pulpa de los aguacates con un tenedor. Añadir el zumo de lima con el azúcar y triturarlo con una batidora de brazo. Pasarlo a un bol, filmar por contacto y meterlo en el congelador durante un mínimo de una hora.
  3. Calentar una sartén a fuego medio-alto.
  4. Pelar los plátanos y cortarlos al bies en rodajas de, aproximadamente, un dedo de grosor. Echar una cucharada de mantequilla en la sartén, esperar a que se derrita (sin que se queme) y colocar las rodajas de plátano en ella evitando que se toquen entre sí.
  5. Pasados un par de minutos, dar la vuelta al plátano si se ha caramelizado y añadir el resto de la mantequilla si hace falta más grasa. Cuando se hayan caramelizado ambos lados, apagar el fuego y espolvorear la canela por encima de las rodajas.
  6. Servir la crema bien fría con unas cuantas rodajas de plátano al lado. Espolvorear un poco de piel de lima rallada y acompañarlo con tostadas francesas o "hot cakes". Si no, comerlo directamente.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista