10 rellenos fastuosos para un cruasán
Mascarpone, cacao, azúcar glas, un croissant y mucho amor.

10 rellenos fastuosos para un cruasán

  • Comentar
  • Imprimir

Dulces, salados, fríos, calientes, con fruta, con queso, con embutido y hasta con pescado: las opciones para rellenar un cruasán y convertirlo en un delicioso desayuno, merienda o aperitivo son casi infinitas.

Un cruasán campeón, de esos que saben a felicidad y entre cuyas capas de masa aireada anidan los sueños y bailan las hadas, es capaz de arreglarle a cualquiera el día más chungo. Puedes comértelo solo, claro, o rellenarlo con mantequilla y mermelada y aquí paz y después gloria. O también puedes echarle imaginación y convertirlo casi en una comida completa, una merienda gloriosa o el desayuno de los campeones. Dulces, salados, deliciosos: te proponemos 10 rellenos de croissant que harán subir tu contador de felicidad hasta la estratosfera (los modelos son de Cloudstreet Bakery).

Mermelada de castaña con vainilla, virutas de chocolate, higos hidratados en vino dulce

Rallar un par de pastillas de chocolate –con un porcentaje de 70% de cacao será perfecto– y mezclarlas con dos cucharadas de crema de castañas con vainilla. Añadir tres higos troceados y previamente hidratados en vino dulce (moscatel o Pedro Ximenez, por ejemplo). Un golpe de calor fundirá el chocolate y multiplicará el placer por diez.

Plátano, mango, crema de chocolate, leche de coco

Un plátano a rodajas, unas láminas de mango maduro, un chorrito de leche de coco (por dentro del cruasán) una cucharada generosa de crema de chocolate con avellanas y a la sartén. Placer tropical y francés a partes iguales.

Pastrami, pepinillos, queso suizo, salsa de rábano picante

Cortar el pepinillo en láminas finitas, untar el interior del cruasán con salsa de rábano picante, añadir unas rodajas de queso suizo –emmental o gruyère–, una cantidad generosa de pastrami y a comer. Una Indian Pale Ale para acompañar, y directamente entras en órbita.

Tomate seco, mozzarella, alcaparras

Hidratar tres tomates secos en agua tibia durante media hora, pelarlos y trocearlos. Mezclar con media mozzarella (unos 100 gramos) y alcaparras al gusto. Para un extra de gustera, sustituir la mozzarella por media burrata. Las aceitunas también son bienvenidas.

Atún, mayonesa, huevo duro, tabasco

Como los huevos endiablados de toda la vida, pero dentro de un cruasán. Mezclar un huevo duro picado con una cucharada generosa de mayonesa, una lata de atún bien escurrido y unas gotas de tabasco. Rellenar y acompañar con un vermut con mucho hielo y sifón.

Mascarpone, cacao, azúcar glas

Mezclar dos cucharadas generosas de mascarpone a temperatura ambiente con una de cacao y un poco de azúcar glas. Rellenar el cruasán y a disfrutar. Los remanentes de turrón de Jijona o Alicante troceados también le irán estupendamente.

Lacón, queso Arzúa-Ulloa, rodajas de manzana a la plancha 

Rico, suave, ya tu sabeh, que diría Yung Beef. MÒNICA ESCUDERO

Pelar una manzana y hacerla a la plancha en una sartén antiadherente hasta que esté dorada, haya caramelizado y huela bien. Rellenar un cruasán con ella, unas lascas de lacón y un poco de queso Arzúa-Ulloa. Pasar el cruasán por la plancha hasta que el queso esté fundido y rendirse a la infalible combinación de porcino, queso y manzana.

Queso cremoso, cebollino, alcaparras, salmón

Desayuno, comida, merienda o cena. MÒNICA ESCUDERO

Picar un par de lonchas de salmón ahumado y mezclarlas con una cucharada de alcaparras, dos de queso cremoso y cebollino picado al gusto. El cebollino puede sustituirse por tallo de cebolleta picado fino o cualquier otra hierba aromática no leñosa (albahaca, cilantro o perejil, por ejemplo).

French toast de cruasán con frutas rojas

Esto cuenta como fruta. VICENS GIMÉNEZ

En el pleistoceno inferior hicimos la tostada francesa más gozosa de la historia, perfecta para rellenar con fresas, frambuesas y arándanos, todo de temporada. Si te parece poco y quieres que sea directamente para mayores de 18 años, métele un poco de helado de vainilla.

Yogur griego mezclado con queso azul, nueces, y pasas hidratadas

Remojar un puñado de pasas en agua tibia durante una media hora. Mezclar con dos cucharadas de yogur griego de verdad con un trocito de queso azul –tipo Roquefort, Stilton o Bleu d'Auvergne, el gorgonzola sería demasiado suave y el Cabrales excesivo– y unas nueces picadas.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista