Revuelto de trastos: edición especial Navidad 2016

Un unicornio que le atiza al frasco, manteles de papel más bonitos que los de tela, el huerto que crecerá en cualquier sitio y una máquina para hacer helados japoneses: si no los quieres ya es que no eres humano.

  • Comentar
  • Imprimir

Si no queréis consumir nada estas fiestas, a lo mejor aún estáis a tiempo de iros a vivir a una cueva vestidos con un saco, abrazar el pastafarismo o fingir que se os ha olvidado vuestra lengua materna y solo habláis klingon. Si ya tenéis asumido que vienen días de fraternidad, villancicos y regalos, echadle un ojo a esta edición navideña de vuestro revuelto amigo: puede servir tanto de inspiración para presentes propios y ajenos como para vengaros de aquella vez que un pongo arruinó el diseño nórdico y minimalista de vuestra cocina.

La gofrera de la Estrella de la Muerte

Para que la curiosidad por si he sido de capaz de colar el trasto de Star Wars de turno no acabe con vosotros, empiezo con él. Esta vez se trata de una plancha para hacer pancakes o gofres con la forma de la Estrella de la Muerte: se vé que el epicentro del mal hace unos pastelillos tiernos y dorados, que no se pegan gracias a un revestimento antiadherente de gran calidad y con una carcasa de acero inoxidable. Si os gusta la saga pero esta nave en concreto no os dice nada –a veces es difícil empatizar con una nave– también pueden soplaros los ahorros: en Pangea Brands tienen gofreras de StormTrooper, Datrh Vader y hasta BB-8. Todas cuestan 39,99 dólares –unos 36,5€– en Amazon.

El termómetro de cocina para el iPhone iGrill2

Lo que promete el iGrill2 así de entrada, no es moco de pavo: nada más y nada menos que convertir tu arte en la cocina en una ciencia exacta. Para ello cuenta con la ayuda de la app Connected, que se sincroniza con tus dispositivos para avisarte de que la chicha está lista. Solo necesita que le cuentes qué tipo de carne estás asando y a qué temperatura interna o punto la quieres, pincharle la sonda y dedicarte a otra cosa: ella te avisará cuando tu comida esté al punto.

Además es compatible con dos sondas, así que puedes controlar dos temperaturas a la vez. Permite escoger alarmas de temperatura preseleccionadas o personalizadas, compartir tus creaciones en diferentes redes sociales y descubrir recetas exclusivas, además de monitorizar dos temperaturas a la vez gracias a sus dos sondas. Puedes comprar el enésimo cachivache absurdo compatible con Apple por 79,95 euros. En la tienda Apple, dónde si no.

Los manteles individuales de papel de Amorismo

Esta propuesta es muy útil como regalo navideño, pero no lo es menos si buscas una manera diferente de decorar tu mesa estas fiestas, a años luz de los bordados de la abuela o de sufrir porque el mantel acabará hecho unos zorros cuando alguien se ponga tajarín y esparrame la copa de tinto. Porque los manteles de Amorismo, en 5 diseños reversibles, elegantes, divertidos y preciosísimos, son de usar y tirar, y están hechos de papel mate en acabado de calidad. Cuestan 30€ el pack de 40 unidades en su propia tienda, lo que te asegura unas cuantas cenas y comidas con clase sin acercarte a la lavadora.

Vajilla de porcelana con carpas japonesas

Si mirar un estanque lleno de peces es una práctica casi zen, hacer lo mismo con unos platos de porcelana llenos de preciosas carpas japonesas no puede ser muy diferente. Dibujada con acuarela y en una elegante gama cromática de azules y rosas, esta vajilla se compone de tazas de té y sus platillos, platos llanos, boles y platos de postre en los que los peces se persiguen y hacen que tus sopas, ensaladas y guisos luzcan todavía más. Cuestan entre 3,99 y 5,99€, según la pieza, en Zara Home.

El unicornio que te aguanta el vino

Si os paráis a pensar en la cantidad de personas que conocéis a las que les gustan los unicornios y también el vino, este invento os dejará de parecer una frikada y empezaréis a pensar seriamente si puede salir a cuenta pedir un palé. Ver este unicornio de resina plástica dándole a la botella con más ganas que David Hasselhoff después de un día regulero es quererlo, necesitarlo y adorarlo. Pues nada: está en Amazon por unos 16 euros más gastos de envío, y acabo de descubrir por casualidad que también existe en versión Flipper, lechuza y perrete labrador. Ya véis que no hay nicho de mercado que nos vaya a sacar de pobres.

La máquina analógica para hacer kakigori

Si tenéis en la familia algún fan de la cultura japonesa y los helados a la vez, este regalo puede hacerle tocar el cielo con las manos. Se trata de una máquina para hacer kakigori, los típicos helados de hielo raspado a los que después se añaden siropes, cremas, fruta o la omnipresente pasta de judía dulce. El hielo, que debe estar hecho con agua pura de manantiales japoneses, se raspa manualmente de un bloque dando vueltas a la manivela. En Haiku Barcelona la traen por encargo por 225€.

Los delantales de diseño Qooqer

Un delantal puede ser desde algo que te pones una vez cada tres meses para hacer un pastel –mangado de tu madre y con el logo de una marca de tomate frito estampado– hasta un uniforme de trabajo que nos pongamos a diario. En el primer caso las virguerías que hacen en Qooqer no tienen demasiado sentido, pero en el segundo pueden no solo facilitarnos la vida gracias a la calidad de sus telas y acabados, sino también hacernos sentir más cómodos (y hasta más guapos, que también es importante). Tienen 3 líneas: Canvas, de tejido 100% natural y en diferentes colores, Denim, en tejido vaquero con diferentes acabados y detalles y Lino, de corte más clásico y con el blanco como protagonista. Consulta el precio de cada modelo en su web (y cómpralos allí directamente).

Kitchen Aid Artisan, el robot definitivo

Si hay un momento del año para pensar en hacerse con una Kitchen Aid es la Navidad. No solo porque su precio no es precisamente bajo, sino también porque es un acto de generosidad que generará más generosidad –que te puede caer mucha comida buena, vamos– y porque estás regalando algo que pasará en la familia más de una generación. El modelo Artisan puede con cualquier masa que le ponga por delante, con una potencia de 220-240 V / 300 W, cuerpo metálico, un bol de casi 5 litros de capacidad y una velocidad de giro que va de 58 a 200 rpm. No sé si los últimos modelos son igual de todoterreno, pero yo compré de segunda mano hace años una que tiene casi mi edad y no tiene pinta de ir a retirarse de servicio. En Enjuliana cuestan a partir de 424,95 € –dependiendo del color– y regalan un bol extra de cristal o metal con cada pedido.

Módulos de cultivo indoor de Ikea

Hasta hace poco cuando alguien decía que ‘tenía un cultivo de interior’ nos hacía pensar en algo que se usa para aliñar pero no tiene mucho que ver con la comida (excepto que da mucha hambre, eso sí). Pero con los kits de Ikea –de diferentes tamaños y con infinitos niveles de sofisticación– puedes cultivar, incluso en una habitación sin luz natural, una cantidad importante de verduras, aromáticas y demás. Solo tienes que escoger el tamaño y la altura que se ajuste a tu espacio, hacerte con las bandejas para el cultivo hidropónico y estudiar si dispones de luz natural o también necesitas una. Busca en su catálogo tu combinación perfecta –a partir de 29,99– y no vuelvas a pasar un día sin menta o cilantro frescos y sostenibles.

El cuchillo de chef japonés Kai Santoku

"Será de chef o será japonés, pero las dos cosas a la vez, lo dudo", habréis pensado, no sin razón, al leer el titular. Pero os prometo que ambos supuestos son reales: se trata de un cuchillo Santoku de acero Daido de alta calidad, fabricado en Japón con un mango combinado de polvo de bambú y polipropileno. Pero también de un cuchillo con el filo occidental –es decir, afilado por los dos lados de la hoja–, lo que le aporta una versatilidad que no tienen los afilados por un solo lado. Por su medida, se le puede dar el mismo uso que a un cuchillo de chef o cebollero, uno de los imprescindibles de cualquier manta. Cuesta 40,60 en Le Cuine, y si lo tratas con mimo te acompañará durante muchos años. 

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista