Albóndigas suecas

Ya conoces las de Ikea. Ahora sólo te falta descubrir que si las haces en casa están un millón de veces más ricas.

  • Comentar
  • Imprimir
Köttbullar como nunca las has comido /

Ante las albóndigas de Ikea hay tres actitudes posibles: o las amas, o las aborreces, o las consideras un mal menor en el viacrucis de comprar muebles en dicha tienda. Sin embargo, ante su versión casera sólo hay dos: te las zampas a pares o las rechazas porque eres vegetariano.

Hechas por ti, esas bolitas suecas se transforman en un pequeño prodigio de ternura y ligereza, al que acompaña en perfecta armonía una salsorra de las de toma hogaza de pan de medio kilo y moja. Lo de combinarlas con puré de patata y mermelada de lingon, hjortron o jordgubb ya es cosa tuya: aquí lo único que garantizamos es que nuestra receta, cortesía de Teresa Beaskoetxea, vasca y residente en Suecia desde hace 30 años, está que te mueres.

Dificultad

Menos que montar unas Billy.

Ingredientes

Para 4 personas

Albóndigas

  • 200 g de carne picada de cerdo
  • 200 g de carne picada de ternera
  • 1 huevo batido
  • 1 cucharada de cebolla cruda rallada
  • 4 cucharadas de pan rallado
  • 1 cucharadita de harina
  • 150 ml de leche
  • 3 cucharadas de mantequilla

Salsa

  • 400 ml de caldo de carne
  • 100 ml de leche
  • 2 cucharadas de nata
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 1 cucharada de harina
  • Sal

Preparación

  1. Mezclar en un bol la carne picada de cerdo y ternera, la cebolla, un huevo batido, el pan rallado y la harina disuelta en la leche. Salpimentar.
  2. Formar pelotillas pequeñas con las manos untadas en aceite.
  3. Calentar la mantequilla en una sartén amplia y anti-adherente a fuego medio-alto y añadir las albóndigas. Sacudir la sartén o darles la vuelta para que se doren por todos los lados.
  4. Bajar el fuego y dejar que se hagan unos 3 minutos.
  5. Retirar las albóndigas y añadir el caldo de carne. Desglasar raspando suavemente el fondo de la sartén con una cuchara de madera.
  6. Añadir la harina disuelta en la leche fría. Cocer removiendo de vez en cuando hasta que espese. Sumar la nata y la salsa de soja y corregir de sal.
  7. Servir las albóndigas calientes con la salsa, mermelada de arándanos, ensalada y puré de patatas.

Nota de la Defensora del Cocinero: para conseguir una masa de albóndigas fácil de bolear, recomiendo reducir la cantidad de leche a 100 ml o procurar que las cucharadas de pan rallado sean generosas (con copete).

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista