Saca el aguacate de la tostada
Un fruto, infinitas posibilidades.

Saca el aguacate de la tostada

  • Comentar
  • Imprimir

Pasteles, batidos, mousses de chocolate, sopas frías, tartas sin horno o todo tipo de salsas y vinagretas: el aguacate ofrece muchas posibilidades más allá de ponerlo sobre pan y hacerle fotos cuquis en Instagram.

A raíz de las últimas noticias sobre gente que se destroza la mano intentando sacarle el hueso a un aguacate con un cuchillo -el fenómeno es tan común últimamente que tiene hasta nombre-, nos tememos que este fruto pase de ser lo más cuqui de los desayunos de Instagram al enemigo público número uno. Con intención de quitarles a los pobres aguacates una culpa que no tienen y devolverlos al Olimpio alimentario, hemos preparado un listado de cosas riquísimas que puedes hacer con ellos. Para que todas estas ideas lleguen a buen puerto, es importante que, si vas a sacarle la semilla con un cuchillo, lo uses en paralelo a tu mano y con un giro de muñeca. Si lo apuñalas como en la escena de la ducha de Psicosis y acabas en urgencias, no respondemos de las consecuencias. Y el aguacate, tampoco.

Un helado casero cremoso y rápido

Uno, por no decir todos los que quieras: si te acuerdas de tener siempre una tartera con fruta cortada en el congelador y tienes aguacate, podrás hacerte un helado en un pispás (con la ayuda de un robot de cocina o batidora). Mango, melocotón, piña, fresas, cerezas deshuesadas, plátano -otro comodín de la cremosidad heladera-, albaricoque y un montón de frutas que no contengan muchísima agua congeladas (la sandía y el melón, mejor para otras preparaciones), un cuarto de aguacate mediano por cada 200 g de fruta y a triturar. Puedes añadir cacao, aromáticas como menta o albahaca o un poco de chocolate rallado: estará rico de todas las maneras.

Batidos

El fresco del barrio. MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA

Siguiendo el mismo principio del punto anterior, también puedes beneficiarte de su textura añadiéndolo a tus batidos para que sean más cremosos. Mikel López Iturriaga -de los Iturriaga de toda la vida- lo mezcló con melón y albahaca, consiguiendo una bebida que tumbó todos sus prejuicios. Lo veo también con cualquier fruta tropical, con cítricos o con frutas rojas. Si crees que el tono verdoso indefinido del aguacate puede darte un poco de bajona, combátelo con colores potentes como el de la cereza, las fresas, las frambuesas o la remolacha (sí, está buenísima en zumos y batidos). Añádele hielo y un chorrito de ron o vodka y ale, ya tienes un cóctel.

Cremas y patés para untar

El aguacate es la base perfecta para hacer un untable o paté vegetariano. De hecho si está en su punto ya es un untable, tiene una textura parecida a la de la mantequilla un poco más fría que en pomada lista para ponerle cosas ricas. Por aquí le hemos añadido cebolla asada y almendras, y el resultado fue espectacular. Con brotes también está muy rico, el toque fresco y crujiente que aportan le viene al pelo a este fruto, y la siempre talentosa Su de Webos Fritos apuesta por los mejillones en escabeche. Pimentón rojo o chile, gomasio, anchoas picadas, aceitunas, encurtidos, frutos secos, tomate deshidratado… las opciones son casi infinitas: hazte con un buen pan, crudités o picos y a disfrutar.

Tartas y pasteles con y sin horno

Si hacemos pasteles con yogur, mantequilla o aceite, ¿por qué no con aguacate, que también tiene bastante grasa (de la buena, además)? En Recetín lo usan para hacer una tarta de queso -sin horno y helada- que tiene una pinta espectacular. También hay innumerables recetas de bizcocho, no recuerdo exactamente la que usé cuando preparé uno con té matcha hace eones, pero sí que tenía un sabor y textura perfectos. Si no puedes tomar gluten por intolerancia o celiaquía, en Directo al Paladar también tienen una receta para ti.

Salsas y vinagretas

Las salsas con aguacate son especialmente interesantes para sustituir la mayonesa si eres alérgico al huevo o vives solo y no te sale a cuenta preparar los 250 ml de rigor para que el invento cuaje. Tritura con batidora -o un tenedor, si te da igual que quede más rústico- un poco de este fruto con un poco de zumo de limón, sal y las especias que prefieras y tendrás la textura perfecta para mojar unas albóndigas de pollo al horno (o unas veganas, una hamburguesa o lo que prefieras). No las llamaremos bravas, pero si le añades cayena, chile, sriracha o tu picante favorito a esa salsa y la poner sobre unas patatas fritas o confitadas en dados, lo vas a gozar. Para convertir esto en una vinagreta, aligéralo con más zumo, vinagre o un poco de agua.

Cremas de verduras sin lácteos

Una crema muy rica y un gato al que sigo echando de menos cada día. MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA

En El Comidista abrazamos los lácteos con todo nuestro corazón, pero también nos solidarizamos con los que no pueden tomarlos por cuestiones de alergias o intolerancias. La mejor manera de conseguir una textura untuosa y sedosa sin ponerle nada que venga de la leche es usando aguacate. Nuestro puré de zanahorias y naranja es un ejemplo: también puedes usarlo en una crema de puerro, pera y patata para tomar en frío -sin gorgonzola también está rica-, en una de escalivada, ésta de calabacín o en cualquiera que suelas preparar en casa. Un cuarto de aguacate por ración y harás feliz a cualquier alérgico a la proteína de vaca o intolerante a la lactosa.

Postres con chocolate

El aguacate se usa como ingrediente en platos salados en la mitad del mundo, y como dulce en la otra, y esto es algo que se nos olvida demasiado a menudo. Con chocolate fundido, cacao en polvo, leche o alguna bebida vegetal y el endulzante que prefieras puedes preparar una mousse brutal en menos de 10 minutos. En Gastronomía&Cia la preparan con miel, y en Eva muerde la manzana solo con cacao en polvo y con plátano. Quédate con la versión que prefieras (o prepara una propia combinando ingredientes).

El plato con aguacate más sencillo del mundo

Y también uno de mis favoritos. Solo necesitas medio aguacate en su punto, un huevo cocido siete minutos -con la yema ligeramente líquida y la clara bien cocida-, alcaparras al gusto, pimienta y un chorrito de salsa Perrins (yo no le pongo sal, pero si os gustan las cosas muy saladas igual necesita un toquecito). A partir de aquí podéis hacer tantas adaptaciones como queráis: en bocadillo, en ensalada con lechugas o rúcula, otro formato ensaladero con pepino y tomate o con cuscús o una pasta corta si tenéis más hambre.

Y una guarrería deliciosa

Todo es rebozable. STOMAKO

Lee atentamente: a-gua-ca-te re-bo-za-do cru-jien-te. Sí. No lo digo yo, lo dicen mis compañeros Rubén y Guille de Stomako (pero lo secundo haciendo palmas con las orejas para un capricho ocasional). También lo proponen en Chowhound, en este caso metido dentro de un taco con col encurtida y salsa de yogur y cilantro. En Betty Crocker dicen que mejor con mayonesa de wasabi y lima, y tampoco pinta nada mal. No lo he probado, pero estoy bastante segura de que que horneándolo a 200 grados sobre una rejilla podríamos conseguir un resultado bastante parecido sin tener que freírlo.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista