Cómo evitar timos con el jamón york

Si en tu nevera no puede faltar el jamón cocido para bocadillos, ensaladas y otras preparaciones rápidas, no te pierdas estas recomendaciones para distinguir uno bueno de otro más flojete.

  • Comentar
  • Imprimir

¡Quien no lo tenga en su nevera, que levante la primera rebanada de sandwich! Porque, si hubiera un rey en la charcutería, este vendría del cerdo, tendría color rosado y sería la loncha más multiusos de cualquier estudiante, prisicas o cocinero poco dotado. El jamón de york, junto con la pasta y las latas de atún, es el comodín por excelencia cuando tu estómago implosiona de hambre o tu despensa está más vacía que las letras de las canciones de Paquirrín.

Pero, ¿sabes distinguir un buen jamón dulce de uno más chusco? ¿Qué tipos de jamón cocido existen? ¿En qué consiste su proceso de elaboración? Hemos entrevistado a un experto en la materia para que nos responda a estas preguntas y nos explique cómo debe ser un buen jamón. Lo único que tú tienes que hacer es darle al play, invertir tres minutos en ver el vídeo y procesar la información que te da.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista