Garbanzos con espinacas, pasas, piñones y butifarra
Sin butifarra también está muy bueno.

Garbanzos con espinacas, pasas, piñones y butifarra

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Una vuelta de tuerca a las clásicas espinacas a la catalana, que se convierten en un sabroso plato único gracias a los garbanzos y ganan sabor con un sofrito y una puntita de butifarra.

Las pasas y los piñones son dos ingredientes bastante fáciles de encontrar en platos salados catalanes tradicionales: sirven tanto para preparar un bacalao a la ampurdanesa bastante rápido y sencillo como para darle potencia a un pollo rustido que tardaremos bastante más en preparar (en este caso, las pasas pueden sustituirse por ciruelas también secas u orejones, dependiendo de la receta: el caso es que haya una fruta deshidratada).

También se usan para preparar un plato de espinacas que lleva poco más que estos tres ingredientes, además de un poco de aceite, sal y pimienta. Añadir unos garbanzos cocidos es un truco bastante habitual en casa para convertir un primero en una comida completa, que se cocina en un plis y nos gusta a toda la familia. Cuando tenemos un poco más de tiempo, preparamos un sofrito de fondo que le da más profundidad al conjunto.

Aunque a veces le ponemos un poco de huevo duro picado, en este caso decidí incorporar a la ecuación otro ingrediente: la butifarra catalana. En los ingredientes especifico que se trata de ‘butifarra cocida’ para diferenciarla de la fresca, que sería parecida a una salchicha de un tamaño considerable. La versión cocida más habitual suele ser blanca, negra o de huevo, aunque hay chiquicientas versiones locales con diferentes especias, grosores e ingredientes añadidos. Estas butifarras se usan para cocinar platos como habas a la catalana o escudella -plato típico navideño-, y también para comer tal cual en un bocadillo o picoteo.

Yo las dejé en trozos grandes porque me gusta encontrármela, pero si os gusta más que el sabor esté completamente repartido podéis picarla o incluso incorporarla al sofrito casi al final. Si no tenéis butifarra a mano podéis usar morcilla, aunque en este caso os recomiendo disminuir la cantidad porque, al menos las variedades que yo conozco, son bastante más especiadas. ¿Tampoco tenéis morcilla? Hacedlo sin carne, mi vegetariano de referencia lo comió así y dijo que estaba buenísimo.

Dificultad

Es básicamente un salteado, así que poca.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 600 g de garbanzos
  • 600 g de espinacas frescas
  • 150 g de butifarra cocida al gusto (blanca, negra o mezclada)
  • 40 g de piñones
  • 40 g de pasas
  • 1 cebolla
  • 1 tomate de pera
  • 2 dientes de ajo
  • 100 ml de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Hacer un sofrito dorando en un par de cucharadas de aceite la cebolla picada, añadiendo después el ajo también picado y finalmente el tomate rallado y sin piel. Cuando haya reducido y tenga un color ligeramente amarronado, reservar.
  2. En la misma sartén, añadir otras dos cucharadas de aceite y saltear las espinacas a fuego alegre. Cuando hayan reducido añadir los garbanzos, el sofrito, la butifarra en rodajas o dados, las pasas y los piñones.
  3. Dar vueltas durante un par de minutos, añadir el vino, dar vueltas durante un par de minutos más o hasta que se evapore, ajustar de sal y servir sazonado con pimienta.

Si haces estas recetas, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista