El descubrimiento de las yemas curadas

Las yemas curadas llevan un par de años triunfando en internet. Es hora de que pruebes este método sin calor y sin esfuerzo, que convierte esta parte del huevo en una pequeña maravilla multiusos.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Ahí va qué chorrazo /

Toda la vida de Dios se han curado carnes y pescados. Si hoy comes jamón ibérico, bacalao o anchoas es gracias a que alguien, en un pasado muy remoto, descubrió que esos productos frescos se conservaban bien después de estar una temporadita enterrados en sal. La aplicación de esta técnica a los huevos tampoco es nueva, aunque por aquí nos suene más rara: se practica desde hace décadas en China, Filipinas o Japón.

En Occidente, la explosión de las yemas curadas es un fenómeno relativamente reciente, que se produjo en 2015 en el mundo anglosajón y en más de una cocina modernista de cualquier punto del planeta. Para enfrentarte a su elaboración no hacen falta ni sartenes, ni fuegos, ni hornos. Todo lo que necesitarás será sal, azúcar, unos huevos y un recipiente, porque el proceso no puede ser más simple. ¿Qué conseguirás con él? Transformar la parte más deliciosa de este alimento en una pequeña maravilla cargada de sabor, capaz de iluminar desde la tostada del desayuno hasta cualquier plato de pasta o de verduras.

En el vídeo de hoy la tienes en dos formatos: el rápido, que te servirá para elaborar lujuriosas yemas de interior chorreante, y el largo, con el que obtendrás yemas más tiesas para rallar.

CURADO RÁPIDO

Ingredientes

  • Huevos
  • Sal
  • Azúcar

Preparación

  1. Mezclar la sal y el azúcar en un bol o fuente a partes iguales, o aumentando la proporción de sal si se quiere un resultado menos dulce.
  2. Hacer unos huecos con una cuchara para recibir las yemas.
  3. Verter en los huecos las yemas, bien limpias de la clara, con mucho cuidado.
  4. Cubrirlas con mezcla de sal y azúcar y dejarlas a temperatura ambiente.
  5. Esperar una hora y media, desenterrar con cuidado y límpiarlas en agua. Servir sobre tostadas con mantequilla, verduras, pasta o lo que se quiera.

CURADO LENTO

Una vez enterradas las yemas en la mezcla de sal y azúcar, meterlas en la nevera y dejarlas dos días. A partir de entonces, ya estarán duras y se podrán rallar sobre cremas de verduras, pasta o el plato que queramos. Para una curación completa de sabor intenso, esperar hasta dos semanas.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista